TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo:615/2013

Sucre: 29 de noviembre2013

Expediente: Pt 38 13 - S

     Partes: Teodoro Maydana Ayzacayo. c/Fernando Aramayo, María Teresa Silva Vda. de Aramayo y Herederos.

Proceso: Usucapión  Decenal Extraordinaria.

Distrito: Potosí.

VISTOS: El recurso de casación de fondo de fs. 86a89vlta.,de obrados, interpuesto por Teodoro Maydana Ayzacayo, contra el Auto de Vista No145/2013 de fs.79 a 81 y vlta., de  fecha 29 de agosto de 2013, pronunciado por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, en el proceso Ordinario de Usucapión  Decenal o Extraordinaria, seguido por Teodoro Maydana Ayzacayo contra Fernando Aramayo, María Teresa Silva Vda. de Aramayo y sus herederos, el Auto de Concesión de fs. 92 vlta., los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Mixto de Sentencia de Tupiza, en fecha 1º de abril de 2013, pronunció Sentencia Nº 38C/2013, cursante de fs. 63 a 64vlta., declarando Improbada la demanda de Usucapión Decenal o Extraordinaria a instancia de Teodoro Maydana Ayzacayo contra Fernando Aramayo, María Teresa Silva Vda. de Aramayo y herederos, en  atención a que no se demostró la pacifica posesión ininterrumpida, publica por más de 10 años sobre el lote de terreno de una extensión de 792.24 mts2 colindante  al Norte con la calle sin nombre,  al Sud con la calle Caracollo, al Este con la franja de seguridad de la Carretera Tupiza-Cotagaita-Potosí, para quien no habría operado el plazo de usucapión, establecida en el art. 138 del Código Civil.

Contra esa Resolución de primera instancia el actor Teodoro Maydana Ayzacayo, interpone recurso de apelación, habiendo la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, el 29 de agosto  de 2013 pronunciado Auto de Vista Nº 145/2013 confirmando la Sentencia apelada, Resolución de Alzada que fue recurrida en casación de fondo  por eldemandante, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Manifiesta que el Auto de Vista habría pasado por alto las eficientes probanzas ofrecidas conforme los art. 1283 parágrafo I y II del Código Civil y el art. 375 del Código de Procedimiento Civil,no habría señalado en forma inequívoca y segura cuales las razones legales para  rechazar esas probanzas y no examinarlas en el fallo, al no haberse conducido conforme a procedimiento y haber valorado la simple declaración de la Alcaldía Municipal de Tupiza, sin documentación probatoria alguna, transgrediendo las disposiciones anotadas  y el art. 1286 del Código Civil, toda vez que la ley Nº 2372 de 22 de mayo de 2002, establecería que lasinstituciones Municipales demuestren su derecho propietario sobre el lote en forma documentada.

2.- Señala también que  el  primer considerando  del Auto de Vista expresó que el Juez Aquo debió utilizar la norma del art. 333 del Código de Procedimiento Civil, para que el demándate cumpla con acreditar la tradición registral del inmueble que se pretende usucapir y otros documentos relativos, consiguientemente  el Ad quem antes  de confirmar  la Sentencia debió anular el proceso hasta la admisión de la demanda en cumplimiento  a las normas dadas por ésteTribunal Supremo de Justicia , que significaría contradecir normas  constitucionales, de debido proceso y seguridad jurídica.

3.-Arguye también que el Auto de Vista valoró el memorialde apelación como si éste careciera de agravios denunciados, lo cual no seríaevidente debido a que a fs. 67vlta., se habría denunciado  en forma clara y determinante que el A quo no valoró la prueba testifical de cargo, la inspección ocular  a tiempo  de dictarse Sentenciacomo tampoco se habría realizado una debida interpretación de los arts. 87,110 y 138 del Código Civil menos  tomado  en cuanta los artículos 6 y 7 de la Ley 2672 referida a laregularización del derecho propietario de áreas Municipales.

Concluye señalando que una vez fundamentado el recurso de acuerdo a la previsión del art. 253 núm. 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil,  solicitando a éste Tribunal casar el Auto de Vista Nº 145/2013 de fecha 29 de agosto conforme el art. 271 núm. 4) del código de Procedimiento Civil o en su caso Anular Obrados, con reposición hasta fs. 12 inclusive de acuerdo al art. 271 núm. 3), mientras se presenten los documentos necesarios para la admisión de la demanda.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme lo acusado por la recurrente y el análisis de todo el proceso y en aplicación de la jurisprudencia que maneja este Tribunal Supremo de Justicia se tiene lo siguiente:

El art.138 del Código Civil regula la usucapión decenal o extraordinaria indicando que la propiedad de un bien inmueble se adquiere también por solo la posesión continuada durante diez años. En consecuencia  diremos que la usucapión es un modo de adquirir la propiedad por haberla poseído durante el tiempo previsto y con apego a las condiciones determinadas por ley, sea que se trate de usucapión ordinaria o extraordinaria, tres son los presupuestos legales 1) un bien susceptible de ser usucapido, 2) posesión 3) transcurso del tiempo,adir además que para que la posesión sea válida debe ser publica continuada y no interrumpida que medien actos que la exterioricen esaposesión.

En el caso de Autos el recurrente manifiesta que el Auto de Vista habría pasado por alto las  eficientes probanzas ofrecidas y no se habría señalado de manera inequívoca cuales las razones legales para  rechazarlas y no examinarlas en el fallo impugnado, al contrario haber valorado la simple declaración de la Alcaldía Municipal, sin documentación probatoria alguna, transgrediendo  los artículos 1283 y 1286 del Código Civil y el art. 375 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que la ley Nº 2372 de 22 de mayo de 2002, establecería que las instituciones Municipales deben demostrar la regulación de su derecho propietario en forma documentada; al respecto es necesario precisar, si bien el recurrente no precisa que prueba no habría  merecido valoración, sin embargo de la revisión de obrados se advierte que,  toda la prueba  producida no proporciona suficientes elementos de convicción para demostrar la usucapión pretendida, en virtud a que la documental adjuntada  por el recurrente de fs. 1 a 9 consistentes en fotocopias simples de Testimonio Nº67/73 sobre transferencia  realizada por Carlos Víctor Aramayo en favor de Fernando Aramayo de fecha 14 de febrero de 1973, Testimonio de Declaratoria de Herederos  seguido por  María Teresa Silva Vda.  de Aramayo, tramitado en el juzgado de Instrucción de Tupiza de fecha 8 de octubre de 1980 y plano  del inmueble objeto de litigio a nombre del demandante, nogeneranconvicción respecto  a que Fernando Aramayo y posteriormenteMaría Teresa Aramayo y sus herederos fuesen los últimos propietarios registrales del inmueble para constituirse sujetos pasivos, por otro lado, si bien resulta evidente que los  dos testigo ofrecidos coincidieron en señalar que el  actor  poseería el inmueble objeto de la Litis desde hace bastantes años, sin embargo no precisaroncuándo y en qué  condiciones  ésteentróen posesión del citado lote,  aspecto de suma importancia toda vez que la  fecha de inicio de la posesión es el punto de partida para realizar el  cómputopara la usucapión.

Por otro lado, la prueba de inspección ocular  realizada al inmueble  determinó que el  inmuebleno existe ninguna construcción, ni servicios básicos de aguapotable, energía eléctrica ni alcantarillado y que  el inmueble solo se encuentra  delimitado con ruedas y alambre de púas.

De lo relacionado se llega a establecer que toda la prueba  producida por el recurrente no demuestra de manera clara y contundente que efectivamente  estuviese poseyendo el inmueble que pretende usucapir, más aun si no existe evidencia de la realización de actos que hagan presumir  aquello, pues según la doctrina y la uniforme jurisprudencia se exige que la posesión sea real, continuada, pública, pacífica y sobre todo con el ánimo de ser verdadero dueño de un bien inmueble durante el tiempo que exige la ley, lo que equivale demostrar de manera indiscutible los elementos de la posesión como son  el corpus y el animus,el corpus; entendida como la aprehensión material de la cosa y el animus; el hecho de manifestarse como propietario de la cosa. En consecuencia no resulta evidente  lo  acusado por  el recurrente  en sentido de que no se hubiera valorado  las suficientes probanzas efectuadas por  su parte, al contrario éste Tribunal considera que los Tribunales  realizaron una valoración acorde a la prueba  cursante en obrados. 

Con relación a que  no habría realizado una debida interpretación de los artículos 87, 110 y 138 del Código Civil; manifestar que el recurrente  no  precisó   como y de qué forma debían ser  interpretadas las citadas normas, incumpliendo con lo establecido por el art. 258  núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, al contrario losTribunales de instancia interpretaron  y aplicaron correctamente la normativa señalada, y como ya se tiene manifestado el recurrente no demostró haber cumplido los presupuestos necesarios para beneficiarse de la prescripción adquisitiva como es corpus y el animus.

Respecto a que se hubiese valorado lo afirmado por la AlcaldíaMunicipal de Tupiza, con relación a que el inmueble objeto de la Litis seria de propiedad Municipal; señalar que si bien resulta evidente que la Alcaldía de Tupiza no acreditó con documentación que el lote objeto de usucapión estuviese inscrito en Derechos Reales   a nombre del Municipio, sin embargo dicha entidad demostró a través  del informe delresponsable de Catastro Urbano que el lote de terreno  es parte del área Municipal  y estádestinada para área verde, corroborado por el  plano aprobado adjuntado a fs. 57 de obrados,al margen de ello  realizada la verificación técnica del inmueble por parte de ésta, se evidenció que  el recurrente no cumple ninguna función en el citado lote objeto de usucapión,consecuentemente la valoración efectuada por el Ad quem respecto a que el inmueble objeto de usucapión se encuentra dentro del área Municipal fue  correcta,toda vez que este extremo  se encuentra  respaldado por el  informe emitido  por la Unidad de Catastro Urbano que tiene todo valor legal, más aún si el recurrente no demostró lo contrario, siendo que la carga de la prueba le  incumbía precisamente a éste,  a efectos de demostrar la posesión  alegada en su demanda.

Finalmente respecto a que el Ad quem antes de confirmar  la Sentencia debió anular el proceso hasta la admisión de la demanda en cumplimiento  a las normas dadas por ésteTribunal Supremo de Justicia con relación a la acreditación  de la tradición registral y otros aspectos relativos a la usucapión, que  su incumplimiento significa contradecir normas  constitucionales  de debido proceso y seguridad jurídica; en principio es preciso aclarar que este vicio procesal acusado por el recurrentedebió ser planteado como "error in procedemdo" o error de forma y fundamentarse de acuerdo  a las causales y previsiones contenidas en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil, con la finalidad de  la anulación de la Resolución recurrida o del proceso mismo, sin embargo el recurrente no reclamó estos vicios procesales oportunamente, que conforme al art. 258 núm.  3) del mismo cuerpo legal, no está permitido presentar nuevos documentos ni alegar nuevas causas de nulidad por contravenciones que no hubieren sido reclamadas en los Tribunales inferiores.

Sin perjuicio de lo manifestado, es preciso enfatizar  que si bien  resulta evidente que  el presente proceso fue tramitado  defectuosamente, es decir que el Juez Aquo no ejerció su facultad establecida en el art. 333 del Código de Procedimiento Civil, sustanciándose un proceso irregular y falta de una adecuada dirección del proceso, sin embargo al margen de esos errores de procedimiento, no se puede soslayar que  en presente caso el recurrente no ha demostrado  mediante actos  y hechos verdaderos que hagan presumir que efectivamente  viene poseyendo el inmueble objeto de litigio,  como ser la ocupación física del inmueble  que haya presumir  su uso en beneficio propio, efectuando construcciones, instalación de servicios básicos, pago de impuestos y otros, tampoco se demostró  lafecha en que hubiere comenzado a ejercer su  posesión, aspecto de vital importancia para el computo de la posesión, de manera  que no se considera que  los Tribunales de instancia hayan actuado al margen de lo establecido por el art. 138 del Código Civil  ni  efectuado mala valoración de la prueba cursante en obrados, siendo  que el recurrente no cumplió con la carga de  demostrar la   usucapión pretendida.

Por lo expuesto precedentemente, y sin entrar en más consideraciones del recurso,  este Tribunal de casación  emite Resolución en la forma determinada por los arts. 271 núm. 2) y 273 del código de procedimiento civil. 

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso interpuesto por Teodoro Maydana Ayzacayo, cursante de fs. 86 a 89vlta., contra el Auto de Vista Nº 145/2013 de fecha 29 de agosto de 2013 emitida por el Tribunal Departamental de Justicia  de Potosí. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: séptimo