TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                  S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 610/ 2013

Sucre: 28 de noviembre 2013

Expediente: SC-91-13-S.

Partes: Cristina Valencia Rodríguez  c/ Hugo Antelo Zankys, Julio Alvarado,

             Mirtha  Rojas  de Zankys  y presuntos propietarios

Proceso: Usucapión.

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación de fs. 134  a 135, interpuesto por Hugo Antelo Sankys contra el Auto de Vista Nº 267/2011 de fecha 21 de noviembre de 2011, cursante de fs.122 a 123 y vta., emitido por la Sala Civil Segunda  del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario sobre usucapión seguido por Cristina Valencia Rodríguez contra Hugo Antelo Zankys, Julio Alvarado,  Mirtha  Rojas  de Zankys  y  presuntos propietarios, la respuesta de fs.152 a 153 y vta.; la concesión de fs.154;  los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido en Materia Civil y Comercial Décimo Segundo de la ciudad de Santa Cruz, el 31 de mayo de 2010, pronunció la Sentencia Nº 18, cursante de fs. 81 a 82, declarando probada la demanda de usucapión extraordinaria de fs. 10 a 10 vta. y su complementación de fs. 28  y vlta.  Interpuesta  por Cristina Valencia Rodríguez, declarándola en consecuencia única y legítima propietaria de inmueble ubicado en la Zona Este, U.V.99, Mza. 8, lote Nº 21, con una  superficie de 413 ms.2, lote de terreno en el que con sus  propios recursos económicos ha mandado construir mejoras disponiendo que se le ministre posesión real, corporal y judicial así como se le franquee las piezas principales para que el mismo sea inscrito en Derechos Reales.

Contra esa Resolución de primera instancia, Hugo Antelo Sankys, apersonándose al proceso, interpuso Recurso de Apelación de fs. 95 a 96, que tramitado emitió Auto de Vista Nº 267/2011 de  fecha  21 de noviembre de 2011 que corre de fs. 222 a  223 y vta. que confirmó totalmente la Sentencia Apelada.

Contra esa Resolución de segunda  instancia, Hugo Antelo Sankys, mediante memorial de fs. 134 a 135  recurrió de casación  en el fondo, mismo que se considera.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Acusó el recurrente la violación de los arts. 1454, 105 del Código Civil y 91 del Código de Procedimiento Civil, señalando que  el Auto de Vista recurrido, lo deja en completo estado de indefensión, ya que no resulta válida la notificación practicada mediante Edicto de prensa, cuando los contrarios sabían dónde se encontraba su domicilio, lo que afectaría también el derecho de su esposa, que no ha sido ni demandada,  ni notificada, habiendo vulnerado el art. 91 del Código de Procedimiento Civil, porque no se les permitió ejercer su derecho de forma efectiva, donde el principio de verdad material se restituya y se les escuche.

Concluye señalando que formula recurso de casación en el fondo, en previsión del art. 253 inc.1) y 2) (no indica de qué norma) y pide que ante la violación de las normas procesales que vulneran sus derechos  así como los de su esposa, este Tribunal dicte Auto Supremo, casando el Auto de Vista y disponiendo la nulidad de todo lo actuado, hasta que se notifique legalmente a su persona.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La uniforme jurisprudencia sentada por la Ex Corte Suprema de Justicia con la cual este Supremo Tribunal comparte criterio,  precisó que el recurso de casación no puede ser considerado como una instancia más del proceso ordinario, sino que  se  constituye en  una demanda nueva de puro derecho, la misma que puede ser interpuesta en el fondo, en la forma o en ambas formas a la vez, conforme  establece  el art. 250 del Código de Procedimiento Civil.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, por errores in iudicando, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el art. 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva Resolución, que unificando la interpretación de las normas jurídicas resuelva el fondo del litigio; en tanto que si se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el art.  254 del mismo cuerpo legal, cuya finalidad es la anulación de la Resolución recurrida cuando esta contiene infracciones formales o,  la nulidad del proceso mismo cuando en su tramitación se hubieren violado las formas esenciales del proceso,  sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir que se debe citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores, ni suplirse posteriormente.

Como se tiene expuesto, el recurso de casación de fondo y  de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente resultado o pronunciamiento  diferente, el de fondo,  está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la Resolución del litigio y que el Auto Supremo case la Resolución recurrida. En cambio el recurso de casación en la forma está destinado a la constatación de los vicios procedimentales en la sustanciación de la causa, los mismos que resulten ciertamente inconvalidables e insubsanables porque conllevan la afectación del debido proceso, en ese caso la pretensión del recurrente está  dirigida a la  nulidad de la Resolución impugnada o a la nulidad de obrados.

En Autos, el recurrente no comprendió la diferencia que existe entre el recurso de casación en el fondo y en la forma y de manera imprecisa interpuso recurso de casación en el fondo, acusando como agravio que no habría sido citado con la demanda de usucapión interpuesta por la actora, lo que le habría causado indefensión, aspecto que corresponde al procedimiento, fundando contrariamente su petición en el art. 253 núms. 1) y 2) del Código de Procedimiento Civil, contradicción que no concluye ahí, sino que erróneamente  en el petitorio solicita que se case la Resolución recurrida y se anule todo lo actuado, petición en la que se confunden y se entremezclan las dos formas de Resolución del recurso de casación que como se tiene señalado precedentemente, obedecen a circunstancias totalmente diferentes y que generan en consecuencia  Resoluciones también distintas, toda vez que se  “casa”, cuando se trata de recurso de casación en el fondo, por errores in iudicando y se “anula”  cuando en el recurso  se acusan agravios o vicios de procedimiento, conforme se tiene explicado precedentemente, además de que tampoco ha cumplido con lo  dispuesto por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, que cuando se interpone recurso de casación, en cualquiera de sus formas,  inexcusablemente se debe citar  en términos claros, concretos y precisos la Sentencia o Auto del que recurre, indicar su folio dentro del expediente, señalar la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la  violación, falsedad o error, sea que se trate de recurso de casación en la forma o en el fondo, o en ambos a la vez, falencias y contradicciones demasiado evidentes  que  atentan no solo a la naturaleza del recurso de casación, sino que las mismas no permiten que se ingrese en el fondo del asunto y se emita una Resolución  de fondo.

Por las razones expuestas y  resultando  evidente que el recurso de casación en el fondo  deducido por el recurrente no se acomoda a lo dispuesto por el art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, corresponde emitir fallo  en la forma prevista por los arts. 271 núm. 1) y 272 num. 2) del citado Código Adjetivo.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271núm. 1) y 272 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación o nulidad de fs.134 a 135, interpuesto por  Hugo Antelo Sankys. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: séptimo