TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                   S A L A     C I V I L


Auto Supremo: 602/2013

Sucre, 26 de noviembre 2013        

Expediente: CH-71-13-S

Partes: Oscar Chavarría Bustillos,  Hortensia Achá Campos  de Chavarría  c/ 

             Angélica  Gonzales Carrasco Vda. de Cejas 

Proceso: Cumplimiento de contrato

Distrito: Chuquisaca


VISTOS: El recurso de casación en la forma cursante de fs. 486 a 492-A y vlta. de obrados interpuesto por Angélica Gonzáles Carrasco Vda. de Cejas contra el Auto de Vista Nº SII-388/2013 de 21 de agosto 2013, cursante de fs. 471 a 477 pronunciada por la Sala Civil, Comercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro el proceso de cumplimiento de contrato seguida por Oscar Chavarría Bustillos y Hortensia Achá Campos de Chavarría contra la recurrente, los antecedentes procesales; y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, por Sentencia Nº 12/2013 de 9 de abril 2013, cursante de fs. 442 a 445 declaró:

1.- Probada en parte la demanda incoada a fs. 7.

2.- Probada la excepción perentoria de falta de acción y derecho en la reconvencionista opuesta de fs. 16 a 17 y aclarada a fs. 19 de obrados.

3.- Improbada la demanda en cuanto a la petición de resarcimiento de daños y perjuicios de fs. 7 por no haber sido demostrado con prueba alguna.

4.- Improbada la reconvención sobre nulidad de contrato intentada a fs. 12.

Asimismo, dispuso que dentro de tercero día de ejecutoriada la Resolución, la demandada entregue a favor de Oscar Chavarría Bustillos y Hortensia Achá Campos de Chavarría, el inmueble de 150 m² de superficie, cito en calle Nataniel Aguirre Nº 270-238 de esta ciudad, previa firma de la minuta definitiva de transferencia a favor suyo, con la respectiva documentación de propiedad y demás planos debidamente aprobados, a su vez los compradores deberán cancelar a favor de Angélica Gonzales Carrasco Vda. de Cejas la suma de $us.6.000.- correspondientes al saldo del precio adeudado en el mismo plazo.

Deducida la Apelación por Angélica Gonzales Carrasco Vda. de Cejas, ésta fue remitida ante el Tribunal de Alzada, instancia que por Auto de Vista Nº 388/2013 de 21 de agosto del año en curso, cursante de fs. 471 a 477 confirmó la Sentencia de fs. 422 a 445.

En conocimiento de la determinación adoptada por el Ad quem, interpuso recurso de casación en la forma, mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Acusa la violación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que el Auto de Vista no se suscribió a los puntos resueltos por el inferior ni a  los que fueron objeto de Apelación; por ejemplo respecto a la afirmación que realizan indicando que: “Sobre una demanda defectuosa, la parte demandada tiene el derecho de defensa que se activa después de la citación con la demanda, de la respuesta y reconvención se advierte que ella no ha opuesto la excepción previa de obscuridad, contradicción o imprecisión en la demanda, prevista en el art. 336 num. 4), por esa negligencia ha dejado precluir ese derecho y no es admisible reclamar ese aspecto en Apelación”; ese aspecto es nulo de pleno derecho porque el A quo jamás fundó su Sentencia en la preclusión de observar la excepción de oscuridad y contradicción de la demanda y meno la recurrente apeló por ese motivo por lo que el Auto de Vista es extra petita.

2.- Afirma también que la Resolución emitida por el Ad quem es citra petita, porque el Juez a tiempo de emitir los hechos a probarse señaló en el num. 1) la mutua petición de su memorial o reconvención de nulidad de contrato deducida de fs. 12 a 13 de obrados por las causales invocadas, determinación que es discriminatoria y que vulnera el art. 354 del Código de Procedimiento Civil, que señala que la autoridad debe fijar hechos a probar para ambas partes y esto en cumplimiento del principio de igualdad consagrada en la Constitución Política del Estado y respecto a los otros 5 puntos fijados por el Juez, a los que el Ad quem da razón también se encuentran viciados de nulidad y que de conformidad al art. 3 inc. 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil, era deber del Juez cuidar que el proceso se desarrolle sin vicios de nulidad y tomar las medidas necesarias para asegurar la igualdad efectiva de las partes en todas sus actuaciones.

3.- De otro lado señala que el Ad quem al contestar su segundo agravio sostuvo que no es objeto de la demanda las arras penitenciales o confirmatorias, que no se ha demandado el pago de $us.40.000.- en forma expresa, cuando en su demanda los actores señalan:  “Pedimos se declare improbada la demanda reconvencional con costas daños y perjuicios imponiendo las arras convenidas, todo en contra de Angélica Gonzales Vda. de Cejas”, esta manifestación destruye el argumento de los de Alzada porque el objeto de la demanda es el cumplimiento de las arras, correspondiendo al Tribunal de segunda instancia desentrañar cuál de las dos arras fue materializado en el falso contrato de 25 de abril 2008, incurriendo en error cuando afirman que el A quo cumplió con la interpretación del contrato en base al art. 510 del Código Civil, toda vez que no se analizó la intención de las partes para firmar un contrato con arras, porque pretendían lograr un beneficio económico en caso de incumplimiento del contrato, sabiendo que la recurrente no podía cumplir con el contrato y menos vender porque no era propietaria en ese entonces del inmueble.

4.- Asimismo, acusa violación del art. 397 del Código de Procedimiento Civil porque existe una defectuosa y omisión en la valoración de la prueba, específicamente la cursante de  fs. 4 a 5 del expediente con relación a la de fs. 198  que no desestima las probabilidades de adulteración de la documentación base de la demanda, porque no puede reconocerse el documento un día antes de haberse faccionado conforme se muestra en dicha documental, correspondiendo al Tribunal de Alzada su valoración aplicando las reglas de la sana crítica, mucho más cuando en el contrato suscrito se asevera que la recurrente no es propietario del inmueble en cuestión, violándose el principio de la sana crítica en la apreciación de la prueba.  Lo propio sucede cuando no se realiza una correcta valoración de las declaraciones testificales de sus testigos de descargo.

Por todo lo antes mencionado, habiendo el Ad quem incurrido en lo previsto en el art. 254 inc. 4) y 7) del Código de Procedimiento Civil, solicita al Tribunal Supremo de Justicia se anule totalmente el injusto Auto de Vista porque vulnera el principio de congruencia, es extra petita y citra petita, correspondiendo se anule hasta fs. 30 y vta. 


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La recurrente acusa al Ad quem de haber violado el art. 236 del adjetivo civil por no haberse sujetado a responder a los puntos de Apelación y contener afirmaciones que no fueron ni objeto de Resolución en oportunidad de emitirse la Sentencia y menos de Apelación, siendo dicho Auto recurrido extra petita; al respecto y conforme señala en la fundamentación de su recurso, alude básicamente al hecho de que el Tribunal de Alzada afirmó en la Resolución emitida que la parte demandada no habría opuesto excepción previa de obscuridad, contradicción o imprecisión en la demanda, cuya negligencia dejó precluir su derecho a reclamo posterior, a ello habrá que señalar que dicha acusación no es evidente; es decir el Ad quem en momento alguno resolvió de manera extra petita; al contrario esta instancia simplemente da respuesta al agravio referido a la vulneración del art. 190 del Código de Procedimiento Civil, haciendo saber a la recurrente que si consideraba existir en la demanda aspectos que no eran claros sobre los que se dictó una Sentencia, antes de emitirse la misma y como defensa de todo litigante, tenía posibilidad de presentar la excepción previa de obscuridad, contradicción o imprecisión en la demanda, justamente en el aspecto que ella refiere sobre el derecho propietario ejercido del inmueble que se otorgó en compromiso de venta, más aún si como señala en la propia demanda se afirma que ella es poseedora y vendedora de un inmueble que se encuentra registrado a nombre de Adelio Céspedes Flores y esposa, consideración efectuada como se dijo para dar respuesta al agravio referido a la supuesta incongruencia existente entre la demanda y la Sentencia, la misma conforme a la revisión efectuada, fue pronunciada respecto a las cosas litigadas y de la manera en que fueron planteadas.

Sobre la determinación citra petita del Ad quem al no evidenciar que el Juez de primera instancia vulneró la igualdad entre las partes porque de conformidad al art. 371 del  Código de Procedimiento Civil el Juez fijara el Auto expreso y en forma precisa los puntos de hecho a probar, sin embargo el A quo no fijo de manera escrita hechos a demostrar y el Tribunal de Alzada al haber dado razón a tal extremo han incurrido en emitir una Resolución, más aún si no advirtió que para la parte demandada señaló en el num. 1) que se pruebe la mutua petición de su memorial o reconvención de nulidad de contrato deducida de fs. 12 a 13 de obrados por las causales invocadas, determinación que es discriminatoria y que vulnera el art. 354 del Código de Procedimiento Civil; al respecto, revisados los antecedentes se tiene a fs. 30 vta. el Juez mediante Auto de 13 de octubre 2010 de conformidad a lo dispuesto por el art. 354 parágrafo I de la norma antes citada calificó el proceso como ordinario de hecho, sujetando la causa a prueba por el término de 20 días común a las partes y fijó los puntos de hecho a probar tanto para la actora como para la demandada y es evidente que en el numeral 1) correspondiente a la recurrente dispuso que se demuestre la mutua petición o reconvención sobre nulidad de contrato deducida de fs. 12  a 13 de obrados por las causales ahí invocadas, no existiendo en tal actuación vulneración al derecho a la igualdad; por otra parte conforme se tiene en la previsión contenida en el art. 371 del Código de Procedimiento Civil, el Auto que fije los puntos de hecho a probar podrá ser objetado por las partes dentro de tercero día y dará lugar a pronunciamiento previo e inmediato, pudiendo ser Apelado en el efecto devolutivo  sin recurso ulterior, en el sub lite y conforme se tiene en antecedentes, una vez emitido el Auto de 13 de octubre 2012 de fs. 30  y vta. de obrados no se evidencia que la recurrente hubiera objetado el Auto antes señalado, en el siguiente memorial presentado por la misma cursante a fs. 44  a 45 está referido al ofrecimiento de prueba y la interposición de recurso de reposición con alternativa de Apelación respecto a la providencia de admisión de prueba de cargo con providencia de 19 de octubre 2010 de fs. 40; de lo que se infiere que al presente ha precluido su derecho de objetar u observar el Auto en el que se fijaron los puntos de hecho a probar.

Con relación a que el Ad quem a tiempo de considerar el segundo agravio de la Apelación sostuvo que no es objeto de la demanda las arras penitenciales o confirmatorias y que no se ha demandado el pago de $us.40.000.- cuando en forma expresa los actores pidieron que se declare improbada la demanda reconvencional con costas daños y perjuicios imponiendo las arras convenidas en contra de Angélica Gonzales Vda. de Cejas, por lo que el Tribunal de Alzada habría incurrido en errónea interpretación del art. 510 del Código Civil al omitir pronunciarse de manera concreta al respecto;  sobre ello, referir que si bien los actores a tiempo de responder a la demanda reconvencional piden que se declare improbada la demanda reconvencional con costas, daños y perjuicios imponiendo las arras convenidas en el contrato, no es menos evidente que los demandantes cuando realizan el petitorio en su demanda, de manera expresa señalan que demandan el cumplimiento de contrato de venta y que una vez ejecutoriada la Sentencia, sea la demandada quien les extienda la minuta definitiva de transferencia más la entrega de los títulos, pago de impuestos y otros del bien inmueble por el que ya habían procedido al pago de $us.20.000.- restando un saldo de $us.6.000.- señalando además el cumplimiento de la demandada de las siguientes disposiciones legales descritas en el Código Civil, art. 614 núms. 1) y 2) referida a las obligaciones del vendedor como es la entrega de la cosa vendida y hacerle adquirir la propiedad de la cosa o el derecho si la adquisición no ha sido efecto inmediato del contrato,  el art. 617 que hace alusión a la entrega de títulos y documentos por parte del vendedor relativos a la propiedad o al uso de la cosa o derecho vendido; art.  537 parágrafo II que dispone:  “Si una de las partes no cumple, la otra puede rescindir el contrato, reteniendo las arras el que las recibió o exigiendo la devolución en el doble quien las dio; a menos que prefiera exigir el cumplimiento o la Resolución del contrato, con el resarcimiento del daño(la negrilla es propia); por lo que en virtud a esta última parte los actores decidieron exigir el cumplimiento del compromiso de venta del inmueble, por lo que en virtud al mismo es que el Ad quem afirma que la devolución del duplo en la suma de $us.40.000.- no fue motivo de litis y que de manera correcta fue interpretado el art. 510 del Código Civil, al determinar que la voluntad de las partes fue la de suscribir un documento de compromiso de venta de inmueble.  Asimismo, habrá que puntualizar que conforme señala Carlos Morales Guillen la palabra arras, supone un concepto de prenda, asimismo afirma que: “El art. 538 norma la arra penitencial.  El efecto general es que la prenda se pierde, solamente cuando no se da cumplimiento al contrato o se desiste de cumplirlo. Si una de las partes después de haberse resistido al cumplimiento, es obligada a ejecutarlo, tendrá derecho a pretender se le restituya la prenda o que se la incluya en el importe de su obligación”; en el caso presente los actores no demandaron la rescisión del contrato suscrito, sino al contrario pretenden su cumplimiento dejando de lado la aplicación del art. 538 del Código Civil y sujetando su pretensión a la última parte del art. 537 parágrafo II del Código Civil.  A mayor abundamiento, conforme se tiene en los antecedentes y el contrato de compromiso de venta de inmueble, habrá que puntualizar que si bien las arras penitenciales tienen por finalidad ser medio para el lícito desistimiento contractual y que comúnmente se dan en las promesas de compraventa, no es menos evidente que “La promesa del contrato crea a favor del destinatario de ella una situación estable, una seguridad jurídica que le da una ventaja considerable”, así afirma Sabatier en su libro La promesa del Contrato, citado por Fernando Hinestrosa y en el caso presente los actores no basaron su demanda en que al incumplimiento de lo acordado el que dio las arras, si rescindiere el contrato las perderá en provecho del otro; al contrario lo que demandan e impetran es que se dé cumplimiento a las condiciones estipuladas en el contrato de compromiso de venta de inmueble.

Finalmente, con relación a la violación del art. 397 del Código de Procedimiento Civil al existir defectuosa valoración de la prueba, específicamente de la cursante de fs. 4 a 5 de obrados, simplemente señalar que esta causal previo cumplimiento del art. 258 núm. 2) del  Código Adjetivo Civil, corresponde acusarla en el fondo y no en la forma.

Por lo antes descrito al no evidenciar causal de nulidad del Auto de Vista recurrido, corresponde que este Tribunal resuelva conforme a los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I, num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto por los art. 271 núm. 2 y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación en la forma interpuesto por Angélica Gonzales Carrasco Vda. de Cejas contra el Auto de Vista Nº SII- 388/2013 de 21 de agosto 2013, cursante de fs. 471 a 477 pronunciada por la Sala Civil, Comercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.1.000.-


Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: séptimo