TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                    S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 600/2013

Sucre: 21 de noviembre  2013

Expediente: LP-105-13-S

Partes: Santiago Chipana Visaluque y Justina Churqui Condori  c/ Erasmo 

            Loayza Yumpiri

Proceso: Usucapión

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Santiago Chipana Visaluque y Justina Churqui Condori representados legalmente por Freddy J. Sinka Espejo, impugnando el Auto de Vista Nº S- 34/2013 de fecha 30 de enero del 2013, pronunciado por la Sala Civil, Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso de Usucapión  seguido por los recurrentes contra Erasmo Loayza Yumpiri, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de La Paz, emitió la Sentencia Nº 181 de fecha 18 de mayo de 2012, cursante de fs. 215 a 217 y vlta., declarando improbada la demanda principal cursante  de fs.  35 a 36 y vlta, subsanada a fs. 42 y 43 a 44 y vlta., interpuesta por Santiago Chipana Visaluque y Justina Churqui Condori y probada en parte la demanda reconvencional cursante de fs. 75 a 76 y vlta, interpuesta por Erasmo Loayza Yumpiri con relación a la Acción Reivindicatoria e improbada con relación al Mejor Derecho Propietario también demandado, disponiendo la restitución del terreno objeto de Litis a favor del demandado reconvencionista Erasmo Loayza Yumpiri en el plazo de 10 días.

Apelada la Sentencia por Santiago Chipana Visaluque y Justina Churqui Condori, la Sala Civil, Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº S- 34/2013 de fecha 30 de enero de 2013, cursante de fs. 260 a 261 y vlta., anuló obrados hasta fs. 214, es decir, hasta que el Juez A quo corrija el proceso de conformidad a lo previsto por el art. 237 I -4) del Código de Procedimiento Civil.

Resolución de Alzada que es impugnada por el representante legal de Santiago Chipana Visaluque y Justina Churqui Condori, a través del recurso de casación de  fs. 267 a 270 y vlta., y que es motivo de autos.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Luego de realizar una exposición de los antecedentes del proceso, los recurrentes manifiestan que si bien el Tribunal de Alzada anuló el proceso hasta fs. 214, sin embargo, no se consideró que existe otra nulidad cuyo antecedente deviene del rechazo de la proposición de su prueba, que fue dispuesta por el Juez A quo en aplicación de lo dispuesto por el art. 379 del Código de  Procedimiento Civil, cuando la última notificación  con el Auto de Calificación del proceso se la efectuó en fecha 28 de octubre del 2011 (fs.98), habiendo sus personas presentado el memorial de ofrecimiento de prueba de fs. 107, en fecha 01 de noviembre del mismo año a horas 13:56, es decir, dentro de los 5 días conforme dispone el art. 379 del Código de Procedimiento Civil, concordante con lo dispuesto por el art. 140-II del mismo Código,  que dispone que los plazos comunes para las partes correndesde el día hábil siguiente a la última notificación; por ello,acusan que el Tribunal de Alzada incurrió en la infracción de lo dispuesto por el art. 3 inc. 1) del Código Adjetivo de la materia. 

Concluyen solicitando se revoque totalmente el Auto de Vista de fs. 260 a 261, declarando en el fondo la nulidad de obrados hasta fs. 98, esto es, hasta la apertura de nuevo plazo procesal para que las partes puedan producir sus pruebas.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Antes de resolver el recurso interpuesto, corresponde dejar claramente establecido que el recurso de casación al estar equiparado a una demanda nueva de puro derecho, debe cumplir con los requisitos exigidos por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, esto es, aparte de ser interpuesto como recurso de casación en  la forma, en el fondo o en ambos a la vez, debe precisarse con toda claridad las normas legales (sustantivas o adjetivas) que hubieren sido infringidas, en qué consiste dicha infracción y cómo debieron ser aplicadas éstas y en tratándose de alegaciones sobre errores de hecho o derecho, en qué consisten los mismos y  qué documentos auténticos no fueron correctamente valorados por los de grado, en el caso, que si bien se advierte que el recurso de casación interpuesto por los actores no cumple con las precitadas exigencias, empero, en aplicación del principio pro hómine y de la garantía de la tutela judicial efectiva, se pasa a resolver dicho recurso.

Al efecto anteriormente referido, se tiene que los recurrentes aluden que el Tribunal de Alzada incurrió en la infracción de lo dispuesto por el art. 3 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, debido a que si bien dispuso la anulación del proceso hasta fs. 214, sin embargo, según los impugnantes, con anterioridad a este actuado procesal existe otro vicio de nulidad que consiste en el rechazo ilegal que hizo el Juez A quo del ofrecimiento de su prueba,  misma que la consideró haber sido presentada fuera del plazo concedido al efecto por el art. 397 del Código de Procedimiento Civil, cuando el computo del plazo debe realizarse conforme lo dispone el art. 140 parágrafo II de la misma norma procesal, que prevé que los plazos comunes corren a partir de la última notificación; al respecto, siendo que el referido supuesto vicio procesal fue reclamado por los demandantes a través del recurso de reposición bajo alternativa de Apelación de fs. 134 a 135, que siendo concedido en efecto diferido (fs. 136), reservándose su Resolución conjuntamente la causa principal, reclamo que al devenir de una Apelación incidental, de ninguna manera puede ser objeto del recurso de casación, mismo que solo está reservado para impugnar Autos de Vista que resuelven el fondo del litigio, conforme lo establece el art. 255 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, tampoco se encuentra previsto en los otros numerales del citado art. 255, consiguientemente, el recurso en examen deviene en improcedente. Máxime si los recurrentes tampoco acreditan la efectiva existencia del defecto procesal a que aluden o la vulneración a derechos y garantías de índole constitucional.

Asimismo, sin perjuicio de lo manifestado precedentemente, sólo con fines de aclaración, indicar que el plazo para proponer prueba previsto en el art. 379 del Código de Procedimiento Civil no es un plazo común para las partes, sino individual para cada una de ellas y que se computa desde el momento de la notificación con el Auto que fijo los puntos de hecho a probar a cada una de las partes, criterio consignado entre otros en la SCP-2548/2012 de 21 de diciembre.

Por  lo expuesto, corresponde dar aplicación a lo dispuesto por los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Trib unal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, ejerciendo la facultad prevista en el art. 42 núm. 1) de la Ley Nº 025 del órgano Judicial y en aplicación de los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 267 a 270 y vlta. presentado por Santiago Chipana Visaluque  y Justina Churqui  Condori el contrario el  Auto de Vista Nº S -34/2013 de fecha 30 de enero del 2013. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.-

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: sexto