TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A  C I V I L

Auto Supremo:599/2013

Sucre:21 de noviembre 2013         

Expediente:        LP-98-13- S.

Partes: Fernando Ayca Rodríguez. c/Martha Arias Sanga y Marina Luz Valda de

Castro.

Proceso:Nulidad de Poder Notarial.

Distrito:La Paz.

VISTOS: El recurso  de casación de fondo de fs. 143 a 144, interpuesto por Marina Luz Valda de Castro,  contra el Auto de Vista Nº 059/2012 de fecha 09 de marzo 2012, cursante de fs. 139 a 140 vlta., emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de Nulidad de Poder Notarial, seguido por Fernando Ayca Rodríguez contra Martha Arias Sanga y Marina Luz Valda de Castro; la concesión de fs. 205, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el  Juez  Cuarto de Partido en lo Civil - Comercial de la Ciudad de El Alto, el 16 de noviembre de 2010, pronunció Sentencia, cursante de fs. 104 a 106, declarando Probada la demanda  principal, consiguientemente declaró la nulidad del Poder Nº 820/2006 de fecha 23 de octubre de 2006, conferido por Fernando Ayca Rodríguez y María Blanco de Ayca a favor de Martha Arias Sanga y de la Minuta de fecha 04 de noviembre de 2006 y su protocolización escritura pública Nº 019/2007 de fecha 29 de enero de 2007 de préstamo de dinero con garantía hipotecaria suscrito entre Martha Arias Sanga y Marina Luz Valda de Castro, disponiendo la orden a Derechos Reales del El Alto para que proceda a la cancelación del asiento B-1 de la matrícula Nº 2014010093279 que corresponde al registro de escrituras públicas Nº 019/2007 de préstamo de dinero con garantía hipotecaria.

Contra esa Resolución de primera instancia, lacodemandada, presentó recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz el 09 de marzo de 2012 emitió el Auto de Vista defs. 139 a 140vlta., Confirmando la Sentencia.

Contra esa Resolución de segunda instancia, interpuso recurso de casación en el fondo la parte codemandada, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Indicó que la Sentencia al igual que el Auto de Vista le causa un irreparable daño a sus derechos en los siguientes motivos:

1.- La Sentencia fue pronunciada en una incorrecta aplicación del art. 554 del Código Civil, procesando una causa por nulidad siendo que sus fundamentos corresponde a un caso de anulabilidad.

2.- Acusa el criterio de los Tribunales de Instancia sobre el consentimiento, indicando que la apoderada se apersonó ante la recurrente mediante un instrumento legal, el cual podía ser subsanado por los poder conferentes o en su defecto en una expresión de voluntad negar la misma. Estableció que según lo normado en el art. 455 del Código Civil indicando que el contrato no se forma, no cobra existencia y consecuentemente no puede ser anulado un acto inexistente que no ha sido formado.Reiterando que un contrato con errores e incluso actos ilícitos, este es sujeto de anulabilidad y nunca de nulidad.

3.- Por último indico que los Tribunales de instancia emitieron una resolución arbitraria e incongruente, en términos del Código Civil y que se apartaron de la solución normativa señalada.

Por lo que, terminan peticionando que se Case el Auto de Vista y se declare improbada la demanda principal.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De los antecedentes expuestos precedentemente y analizados los mismos, se tiene las siguientes consideraciones de orden legal:

La recurrente en su recurso de apelación presentado de fs. 113 a 115, observó la conducta del Juez de instancia, acusando como agravio la parcialización a favor de los ejecutantes, en ese entendido su argumento del recurso de apelación se enmarco a objetar aspectos formales de la demanda de nulidad, como la excusa por haber conocido el Juez, otro proceso con las mismas partes  y con el mismoobjeto, y que a criterio de la recurrente la autoridad de instancia debió excusarse de oficio.  De la misma forma continuo acusando como agravios lo referente a un proceso ejecutivo, el cual estaría ejecutoriado y tendría la calidad de cosa juzgada, por último indicó que conforme a lo determinado por el art. 490 del Código de Procedimiento Civil el demandante tenía un plazo de treinta días para acudir a la vía ordinaria, lo cual no aconteció; argumentos que sirvieron para que el Tribunal Ad quem en base a lo determinado por el art. 236 del Código Adjetivo Civil abra su competencia y resuelva la apelación presentada.

En ese entendido, el Ad quem se enmarco a lo dispuesto en lo argumentado en el recurso de apelación, por dicho motivo estableció: “Respecto a los argumentos expuestos en el recurso de apelación en el punto 1) incisos a), b), c), d) y e), estos al ser los mismos que la apelante empleó en el incidente interpuesto a fs. 59 yvlta., incidente que fue resuelto mediante Auto de fecha 3 de agosto de 2010 cursante a fs. 60, el cual fue recurrido en apelación y concedido en el efecto diferido conforme se tiene a fs. 86 vlta., la parte debió fundamentar su recurso de acuerdo al art. 25 de la Ley 1760 y al no haber sido fundamentada dicha apelación en forma conjunta con el recurso de apelación de la Sentencia por la parte apelante, no merece pronunciamiento alguno al respecto por parte de este Tribunal”; el Ad quem continuo indicando respecto al otro agravio expresado en apelación, respecto a la cosa juzgada que: “los procesos ejecutivos no causan estado, por lo que se colige que la sentencia emitida en el proceso ejecutivo, tiene carácter formal y no material y es susceptible de revisión o modificación mediante un proceso de conocimiento.”, con lo que terminó confirmando la sentencia dictada en obrados.

De lo expuesto precedentemente, se puede advertir que la recurrente en ningún momento, argumentó sobre la vulneración del art. 455 y 554 del Código Civil, como lo realiza ahora en casación. Al no haber expuesto como agravio este aspecto, no fue considerado por el Tribunal de Alzada, quien se encontraba limitado a lo dispuesto por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Al no haber fundamentado como agravio la infracción de los arts. 455 y 554 del Código Civil, en su recurso de apelación la parte recurrente mal ahora puede pretender que se considere dicho motivo, no es posible considerar dicho agravio, en virtud de lo dispuesto por el principio del "per saltum", (pasar por alto), puesto que para estar a derecho debió instar en apelación dicho debate y así agotar legal y correctamente su agravio enAlzada.

Siendo así los antecedentes ocurridos en la litis, la recurrente, pretende ahora mediante recurso de casación en el fondo que el Tribunal Supremo de Justicia se pronuncie sobre agravios que ciertamente no fueron analizados por el Tribunal de Alzada. Por dicho motivo, concluiremos indicando que no se abre la competencia de éste Tribunal, correspondiendo fallar en la forma prevista por el art. 271 núm. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 271 núm. 1), del Código de Procedimiento Civil, declara:IMPROCEDENTE el recurso de casación de fondo de fs. 143 a 144, interpuesto por Marina Luz Valda de Castro, contra el Auto de Vista Nº 059/2012 de fecha 09 de marzo 2012, cursante de fs. 139 a 140 vlta., emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas.

Se regula el Honorario profesional en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: sexto