TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A  C I V I L

Auto Supremo:595/2013

Sucre:21 de noviembrede 2013        

Expediente:        LP-104-13- A

Partes:Leny Evangelina Herrera Carrillo y Gerardo Flores Choquehuanca.  c/

Carmelo Tintaya Cori.

Proceso:Cumplimiento de Obligación y entrega de cosa vendida.

Distrito:La Paz.

VISTOS: El recurso de nulidad o casación de fs. 101 a 102vlta., interpuesto por Carmelo Tintaya, contra el Auto de Vista Nº 027/2013 de fecha 28 de enero 2013, cursante a fs. 99 y vlta., emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso sumario de Cumplimiento de Obligación, seguido por Leny Evangelina Herrera Carrillo y Gerardo Flores Choquehuanca contra Carmelo Tintaya Cori; la concesión de fs. 115, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el  JuezSegundo  de Partido en lo Civil - Comercial de la Capital, el 18 de diciembre de 2010, pronunció Auto por el cual resuelve la reposición planteada en obrados, dando lugar a lo solicitado por la parte actora, respecto al rechazo de la prueba en segunda instancia, planteada por la parte apelante, por dicho motivo anuló obrados hasta fs. 183 vlta., disponiendo que prosiga la causa conforme a procedimiento.

Contra dicha Resolución de primera instancia, el demandado y apelante, presentóun nuevo recurso de apelación en contra del Auto que deniega la prueba en segunda instancia, en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz el 28 de enero de 2013 emitió el Auto de Vista a fs. 99yvlta., anulando el Auto de concesión del recurso de apelación en consideración de que el Auto pronunciado por el Juez Ad quem no es susceptible de recurrirse en apelación, teniendo en cuenta que el proceso sumario fue elevado ante el Juez Ad quem en apelación, por lo que dicha autoridad jurisdiccional se encuentra conociendo el proceso en apelación, no corresponde elevar otro actuado del proceso en apelación a un Tribunal que en ese caso viene a ser de casación.

Contra esa Resolución de los vocales, el apelante interpuso recurso de nulidad o  casación, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusó la violación del art. 255 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil, indicando que el Auto interlocutorio dictado por el Juez que conoció en Alzada la apelación, no puso fin o término al litigio; en ese entendido, el recurrente indica que no se encontraba facultado para interponer recurso de casación en contra del Auto interlocutorio que resolvió sobre la procedencia de prueba en segunda instancia. 

Reiteró que al no ser el Auto Interlocutorio de fs. 65 una Resolución que puso fin al litigio o proceso, el Ad quem violó lo establecido en el art. 255 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil solicitando que se Case la resolución de segunda instancia y deliberando en el fondo se aplique lo dispuesto en el art. 232 del Adjetivo Civil, facultado a las partes a solicitar la apertura del término de prueba en segunda instancia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la revisión de obrados, se advierte una total confusión en el Juez de Partido Segundo en lo Civil, quese constituyó en Juez de Alzada y erradamente concedióuna apelación inviable, lo que dio lugar a que la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de La Paz conceda un recurso de casación manifiestamente improcedente como se explica a continuación.

La presente causa se inició y sustanció como proceso sumario ante un Juez instructor en lo civil, quien tramitó la misma hasta dictar sentencia, resolución que fue apelada por el demandado y concedida en el efecto devolutivo ante el Juez de Partido en lo Civil; dicha Autoridad constituida en Juez de Alzada, emitió el Auto de 18 de diciembre 2010 de fs.65 del cuaderno remitido en fotocopias, por el cual anuló obrados disponiendo la prosecución de la causa conforme a procedimiento, determinación “apelada” por la parte demandada, recurso concedido mediante Auto de 4 de abril 2012 de fs. 90 vlta., en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de 28 de enero 2013 de fs. 99 y vlta., anuló la concesión de esa apelación por considerar que la resolución apelada fue emitida en segunda instancia, razón por la que dicho pronunciamiento no era susceptible del recurso de apelación, no correspondiendo por ello la concesión del referido recurso.

En base a esos antecedentes se concluye que la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, correctamente entendió que contra una Resolución dictada en segunda instancia resultaba manifiestamente inviable la interposición de un recurso de apelación, motivo por el cual emitió el Auto de fs. 99 y vlta., anulando la concesión de aquel singular recurso de apelación; empero, de manera ilógica la Sala Civil del Tribunal Departamental de La Paz, por providencia de 16 de septiembre 2013 concede el recurso de casación interpuesto por la parte demandada contra el Auto de 28 de enero 2013, permitiendo con ello que a este Tribunal Supremo de Justicia se hubiese remitido un recurso de casación deducido contra una Resolución dictada por un Tribunal que se había constituido en Tribunal de Casación, resultando ello manifiestamente impertinente, por lo que determina la improcedencia del recurso que se analiza. 

Se debe tener en cuenta, que un proceso sumario iniciado ante un Juez de instrucción, en ningún caso podría dar lugar a la interposición de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo de Justicia, toda vez que en este tipo de procesos, el Tribunal de Casación y de cierre de la jurisdicción ordinaria se constituye la Sala Especializada del Tribunal Departamental de Justicia respectiva. Siendo innecesarias mayores consideraciones de orden legal corresponde resolver conforme el art. 271 núm. 1) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 271núm.1) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de nulidad o casación de fs. 101 a 102 vlta., interpuesto por Carmelo Tintaya, contra el Auto de Vista Nº 027/2013 de fecha 28 de enero 2013, cursante a fs. 99 y vlta., emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas.Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Se apercibe a la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de La Paz, por conceder el recurso de casación, vulnerando la estructura del Órgano Judicial y también al Juez 2do de Partido en lo Civil Comercial por elevar una apelación totalmente improcedente y contraria a nuestras leyes vigentes. 

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: sexto