TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                  S A L A     C I V I L



Auto Supremo: 580/2013

Sucre, 15 de noviembre 2013        

Expediente: SC-89-13-A

Partes: German Parada Suarez, Limberth Parada Suárez  y Mery  Deysi Parada   c/   

   Yolanda Coca Suarez, Teresa Sonia Coca Suarez  y  Roxana Coca Suarez

Proceso: Declaratoria de herederos

Distrito:   Santa Cruz


VISTOS:   El recurso de casación en la forma cursante de fs. 181 a 184 de obrados interpuesto por Yolanda Coca Suárez, Teresa Sonia  Coca Suárez y Roxana Coca Suárez  contra el Auto de Vista Nº 168/2012 de 24 de octubre 2012, cursante de fs. 175 a176 y vlta. pronunciada por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro el proceso de declaratoria de herederos seguido por Germán Parada  Suárez, Limberth  Parada  Suárez y Mery Deysi Parada Suárez en contra de las recurrentes, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, por Auto de 26 de abril 2012 de fs. 125 y vlta. emitido por el Juez Segundo de Partido y Sentencia de Montero, declaró probada la excepción de prescripción extintiva interpuesta por Yolanda Coca Suarez y otras, consecuentemente prescrito el derecho de los demandantes German Parada Suarez y otros para aceptar la herencia dejada por su fallecida madre Madela Suarez Velez.

Deducida la apelación por los demandantes, ésta fue remitida ante el Tribunal de Alzada, instancia que mediante Auto de Vista Nº 168/2012 de 24 de octubre 2012 anuló obrados hasta fs.102 inclusive, ordenando que  el Juez A quo trabe la relación procesal, sin perjuicio de que los sujetos procesales (demandadas) ratifiquen la excepción de prescripción interpuesta en el proceso.

En conocimiento de la determinación adoptada por el Tribunal de segunda instancia, las demandadas interpusieron recurso de casación en la forma, mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

En virtud a lo dispuesto en el art. 254 núm. 4) del Código de Procedimiento Civil,  Yolanda Coca Suarez, Teresa Sonia Coca Suarez y Roxana Coca Suarez, afirman que se ha conculcado el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, porque conforme se tiene en el memorial de apelación de fs. 147 a 148, los demandantes en ningún momento alegaron causal de nulidad, por lo que el Ad quem otorgó más de lo pedido por las partes a tiempo de emitir el Auto de Vista y anular obrados, no existiendo además congruencia entre lo pedido y lo resuelto.

Por otra parte, señalan que también se ha transgredido el art.90,  251, 252 del Código de Procedimiento Civil y art. 17-II de la Ley del Órgano Judicial, ya que de acuerdo a esta normativa, ningún trámite o acto judicial será declarado nulo si la nulidad no estuviera expresamente determinada por ley  y que en grado de apelación los tribunales deberán pronunciarse solo sobre aquellos aspectos solicitados en el recurso y en el caso presente el Ad quem al determinar la nulidad de obrados sin que ésta haya sido peticionada por los apelantes, ha otorgado más de lo pedido incurriendo en la causal prevista en el art. 254 núm. 4) del adjetivo civil.

Por lo anterior solicita se dicte Auto Supremo anulando el Auto de Vista de 24 de octubre 2012 y se ordene al Tribunal de Alzada la emisión de nuevo Auto de Vista de conformidad al art. 236 del procedimiento civil.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, de conformidad a lo previsto en el art. 16 de la Ley del Órgano Judicial señala que los administradores de justicia deben proseguir con el desarrollo del proceso, sin retrotraer a las etapas concluidas, excepto cuando existiera irregularidad procesal reclamada oportunamente y que viole su derecho a la defensa conforme a ley, ello refiriendo de manera expresa a la continuidad del proceso y la preclusión del mismo y que se halla confirmado por los principios que rigen la administración de justicia previstos en el art. 180-I de la Constitución Política del Estado, entre ellos el de celeridad, eficacia y eficiencia por los que se garantiza a los litigantes poder conocer de manera oportuna el resultado a sus demandas; de lo que se concluye que al presente las nulidades procesales por formalismos o rigorismos que antes fueron determinadas, ha sido desplazada por la nulidad en la que se evidencie que ha existido vulneración al debido proceso en su componente al derecho a la defensa de alguna de las partes, sólo en ese caso y aún de oficio los tribunales podrán determinar la nulidad de obrados a fin de garantizar la igualdad y equidad de defensa de las partes en el litigio.

Que, en el caso de autos, se tiene que los actores una vez solicitada la declaratoria de herederos y posteriormente se les ministre posesión en el bien inmueble del que fueron declarados herederos ab intestato al fallecimiento de su señora madre, existió oposición de otros herederos, por lo que al declararse contenciosa la petición y remitida ante juez competente, los actores a tiempo de contestar a la oposición de posesión en misión hereditaria, merecieron la providencia de 3 de diciembre 2011 en la que el A quo abre un periodo probatorio de 30 días para que las partes demuestren su vocación sucesoria y puedan ser partícipes en la cuota parte de la masa hereditaria, habiendo solicitado se corrija procedimiento al no adecuarse dicha providencia a lo previsto en el art. 371 del Código de Procedimiento Civil, a tal efecto el A quo respondió por decreto de 22 de diciembre 2011, explicando que la providencia observada no es la que traba la relación procesal ni la que fija los puntos de hecho a demostrar y que lo único que se solicitó a través de la misma es que las partes intervinientes que creen tener derecho sucesorio así lo acrediten, toda vez que en obrados también cursa antecedentes de otras dos hermanas (María Rosario Coca Suárez y Catalina Suárez) que podrían ser excluidas del proceso; providencia que no fue observada ni apelada por los actores y que al contrario la siguiente petición presentada por los mismos se refiere a la solicitud del cierre del período probatorio; de lo que se concluye que para ese momento a los demandantes les quedó claro que dentro la tramitación del proceso no se había dictado aún el auto de relación procesal ni se fijaron los puntos de hecho a probar, aspecto que se ratificó con la providencia de 10 de febrero 2012 de fs. 110 vlta., en la que el A quo señala que antes de dictar el auto de relación procesal, convocaría a las partes a audiencia de conciliación, fijando para tal efecto día y hora de audiencia.  Por lo anterior, si bien en el memorial de apelación presentado por los demandantes hacen alusión a elementos por los que debe determinarse la nulidad conforme manda el art. 3 núm. 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil, conforme señalan, no es menos evidente dos aspectos:  el primero que ha sido referido de manera precedente y en el que se aclara que el motivo de nulidad que alegan en la apelación no fue en su momento motivo de la presentación de recurso alguno, por lo que habría precluido el derecho y la oportunidad de reclamar sobre dicho aspecto; y segundo que la apelación presentada se enmarco a la determinación del A quo respecto a la excepción de prescripción presentada por las demandadas, puntos a los cuales, en efecto no dio respuesta el Ad quem, instancia que al contrario se refirió no solamente a uno de los puntos mencionados por los apelantes referidos a la nulidad de obrados, sino también a otros aspectos que conforme se tiene de la lectura señalan existir una serie de irregularidades procesales que no fueron observadas por los jueces que conocieron la tramitación del proceso y que hubieran vulnerado el derecho fundamental al debido proceso, y que revisados los mismos al presente y de conformidad a los nuevos principios que rigen la justicia ordinaria así como los que tutelan la materia de nulidades, no correspondía determinar la nulidad de obrados ni retrotraer el proceso hasta fs. 102 inclusive; concerniendo que el Ad quem resuelva el recurso de apelación de conformidad a lo previsto en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Que, el art. 640-I del Código de Procedimiento Civil, precisa que los procesos voluntarios dentro de los cuales se encuentra la declaratoria de herederos, pueden ser convertidos en proceso contencioso cuando existe oposición durante su tramitación, caso en el cual se remite la causa dentro de tercero día ante el Juez de Partido Ordinario para que sea tramitada conforme a las reglas del proceso ordinario; y, en el caso que nos ocupa habiéndose cumplido con la remisión ante juez ordinario éste debe continuar con el procedimiento ordinario respectivo en el que las partes harán valer sus derechos haciendo uso de todos los medios de defensa así como impugnatorios.

Por lo anterior, conforme se tiene en el recurso de casación en la forma presentado, se evidencia que el Ad quem ha incurrido en la causal prevista en el art. 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil, al determinar se anule obrados por aspectos que en su momento no fueron impugnados por los actores y otros que no ameritan la nulidad conforme se expuso de manera precedente, correspondiendo resolver en la forma prevista en el art. 271 núm. 3) y 275 del procedimiento civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en el Art. 271 núm. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista Nº 168/2012 de 24 de octubre 2012, pronunciada por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, disponiendo que el Tribunal Ad quem, en sujeción a lo previsto en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil emita nuevo Auto de Vista sin espera de turno y previo sorteo.


Sin responsabilidad por ser excusable.


En atención a lo previsto en el art. 17-IV de la Ley Nº 025, remítase copia de la presente resolución al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.


Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: sexto