TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

    SALA  CIVIL

Auto Supremo: 560/2013

Sucre: 4 de noviembre 2013

Expediente: LP - 90 13 - S

Partes: Teófilo Vargas Blanco  c/ Servicio Nacional del Sistema de

             Reparto.

Proceso: Rectificación de año de nacimiento.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 157 a 159, interpuesto por Teófilo Vargas Blanco contra del Auto de Vista Nº 192/2013 de 27 de mayo de 2013 que cursa de fs. 152 a 154, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de rectificación de año de nacimiento seguido por el recurrente en contra del Servicio Nacional del sistema de Reparto, la concesión de fs. 166, los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Jueza de Partido Sexto en lo Civil dicta la Sentencia Nº 303/2012 de 25 de septiembre 2012 por la que declaró probada la demanda de fs. 97 a 98 disponiendo que por ante el SENASIR se proceda con la rectificación del año de nacimiento en el AVC de 1954 a 1939  y en el código pertinente.

Contra dicha Resolución de primera instancia, la entidad demandada formula recurso de Apelación que es resuelto mediante Auto vista de fs. 152 a 154 que revoca la Sentencia Apelada y declara improbada la demanda, fallo que a su vez es recurrida de casación objeto de análisis y estudio.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

1.- Relata que por memorial de fs. 17 a 18 y vlta. demandó en contra del SENASIR, la rectificación de su año de nacimiento de 08 de enero de 1954 a 08 de enero de  1939 y ante la apertura del término de prueba de fs. 32, la parte demandada no ha enervado prueba alguna, señala que en esa etapa de adjuntado prueba testifical, confesión provocada y documental, en lo relevante la de fs. 24 consistente en un informe enviado por el SENASIR donde se verifica su correcta filiación.

2.- Refiere que de la revisión proceso hubiera cumplido con la carga de la prueba y conforme a la confesión provocada expresada por la parte contraria, determina la definición de la causa principal, sin necesidad de otra prueba ni trámite, pruebas a las que no se las ha dado el valor probatorio.

3.- En la última parte del Auto de Vista se hace referencia a un Decreto Supremo, donde menciona que las autoridades deben requerir los informes para emitir resolución y solo se remitió copia legalizada de las mismas pruebas presentadas en la contestación, no pudiendo dar nuevamente un valor probatorio, y fuera del alcance que señala el art. 233 del Código de Procedimiento Civil.

4.- Por otro lado el art. 224 del Código de Procedimiento Civil, señala que  el auto de vista debe circunscribirse a los puntos resueltos por el inferior, conforme al art. 227 del Adjetivo Civil, sin embargo los vocales que suscribieron el Auto de Vista hicieron caso omiso de la misma.

5.- Por último señala que en la parte resolutiva los Vocales, le quitan la competencia y la jurisdicción al Juez al declarar improbada la demanda, cuando de acuerdo al art. 237 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil no se tiene esas facultad y dicha determinación está fuera de todo contexto, pues solo debieron evocar la Sentencia para que el A quo dicte nuevo fallo.

Sostiene que no se ha apremiado la prueba, el Auto de Vista toma aspectos subjetivos como unas copias legalizadas que ya fueron valoradas por el Juez.

El Auto de Vista, ha sido dictado sin valorar pruebas, por lo que habiéndose demostrado los agravios solicita se conceda el recurso de casación, de acuerdo a los arts. 271, 253 inc. 1) y 3), y 254 inc. 4) del Código de Procedimiento Civil, por lo que impetra se anule el Auto de Vista y se disponga declarar probada su demanda.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Antes de considerar el contenido del recurso de casación corresponde señalar algunos aspectos que viabilizan el recurso de casación.-

1.- DEL RECURSO DE CASACIÓN.-

Corresponde señalar que el recurso de casación es asimilable a una demanda de puro derecho, consiguientemente corresponde señalar que la misma debe cumplir con la exigencia contenida en el art. 258 del Código de Procedimiento Civil que señala: “2) Deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma, o ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente”, esta exigencia implica que se tenga que señalar si el recurso de casación es en la forma o en el fondo.

1.1.- Si el recurso resulta ser en el fondo, corresponderá citar el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, que contiene el siguiente texto: “Procederá el recurso de casación en el fondo: 1) Cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley. 2) Cuando contuviere disposiciones contradictorias. 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador”, como se encuentra escrito dicho articulado tiene tres causales.

El primero de los incisos todavía conlleva tres supuestos, las mismas que se deben entender de la siguiente manera, cuando se dice que ha existido violación de la norma se entiende que hay una incorrecta aplicación de normas legales (no aplicación correcta), la interpretación errónea, consiste en que el fallo recurrido ha otorgado a la norma sustantiva un sentido equivocado, ha confundido el alcance o protección de la norma sustantiva y la aplicación indebida es que se ha aplicado la norma sustantiva a hechos no regulados por aquellas.

La segunda causal del art. 253 del Adjetivo Civil, se refiere a que el fallo recurrido haya emitido disposiciones contradictorias, nótese que la norma alude a la parte dispositiva, o decisum del fallo, y no al contenido de la parte considerativa  o motivación, este último caso es impugnable por la forma por la falta de motivación o ausencia de motivación o hasta incongruencia.

La tercera causal se refiere al error de hecho o al error de derecho en la valoración de la prueba; la primera de ellas  consiste que en el fallo recurrido se ha confundido el contenido del medio de prueba, cualquiera que sea ella, testifical, documental, pericial, inspección u otras, ahora corresponde señalar que todo medio de prueba siempre tiene un contenido en que se describan actos o hechos, entonces el error de hecho se produce cuando los de instancia han confundido el contenido de esos medios de prueba Ej. El fallo puede indicar a un color azul, empero el medio de prueba refiere a un color verde, el fallo puede señalar que una marca Toyota, cuando el contenido del medio de prueba se refiere a una marca Toyota, o que el fallo refiera a Bs. 5.000.-, cuando el contenido del probatorio refiere a Bs. 50.000.-, y de esta manera señalar qué punto de hecho hubiera sido demostrado con el referido medio de prueba.  En cambio cuando se trata del error de derecho, la misma resulta recurrible cuando el medio de prueba que los de instancia han confundido el valor probatorio; ejemplo: declaraciones testificales con el valor probatorio de una confesión, para recurrir sobre  la misma, de acuerdo al Código Civil, corresponderá señalar que unas son valoradas de acuerdo a las reglas de la prueba tasada y otras de acuerdo a las reglas de la sana critica, así pues en el caso de la prueba tasada puede que el Juez no haya otorgado el valor que la ley le señala a cierto medio de prueba, como sería obviar un certificado emitido por autoridad competente o documento privado suscrito por las partes contratantes, que se encuentra regulado por la prueba tasada, no sucede lo mismo con las pruebas que deben ser sujetas a la valoración por la sana critica, en ellas se deberá observar si al momento de valorarlas el Juez  ha apreciado conforme a la lógica, ciencia y experiencia, que resultan ser las directrices que regentan a la valoración de la prueba del sistema de la sana critica.

Este recurso en el fondo siempre busca una deliberación en lo sustancial de la controversia, en la que se tenga que analizar si la otorgación a las partes ha sido la correcta o no y en qué medida. 

1.3.- En cambio el recurso de casación en la forma se encuentra contenido en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil, cuyas causales resultan ser las siguientes: “1) Por juez o tribunal incompetente, o por tribunal integrado contraviniendo a lo dispuesto por la ley. 2) Por un juez o con la concurrencia de un vocal legalmente impedidos o cuya excusa o recusación estuviere pendiente o hubiere sido declarada legal por tribunal competente. 3) Por un tribunal con menor número de votos o con menor número de vocales que los requeridos por la ley. 4) Otorgando más de lo pedido por las partes o sin haberse pronunciado sobre alguna de las pretensiones deducidas en el proceso y reclamadas oportunamente ante los tribunales inferiores. 5) En apelación desistida. 6) En uno de los casos señalados por los artículos 208 y 209. 7) Faltando a alguna diligencia o trámite declarados esenciales, falta expresamente penada con nulidad por la ley”, estas  causales no se pueden acusar directamente, sino que para que la misma pueda ser considerada debe estar acompañada de la protesta efectuada en forma oportuna como señala el art.  258 inc. 3) del Código de Procedimiento Civil y el art. 16 de la Ley Nº 025 del órgano Judicial, esto es que dicho vicio haya sido reclamado en forma oportuna y que necesariamente cause agravio en el derecho a la defensa del recurrente, al margen de la misma se debe considerar los principios de  especificidad, trascendencia, convalidación y finalidad del acto, con ello en vía del recurso de casación se puede ingresar a considerar los vicios de procedimiento por haberse vulnerado las formas esenciales del proceso.  

2.- DEL RECURSO DE CASACIÓN FORMULADO POR EL RECURRENTE.-

Ahora de la revisión del recurso de casación el recurrente no ha explicado si recurren en el fondo o en la forma, sobre dicha base en forma específica, según al art. 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil, debía  señalar sobre qué causal impugna el Auto de Vista, con la debida fundamentación, obviamente que cada causal puede buscar una pretensión si resulta ser en el fondo o en la forma, en el primer caso se buscará definir la controversia mediante la emisión del Auto Supremo, en  cambio de acuerdo a la naturaleza de la fundamentación del recurso de casación en la forma buscará el saneamiento de un vicio procesal, pretendiendo retrotraer el procedimiento, lo que no ha ocurrido en el proceso, pues en el numeral 1) del recurso de casación el recurrente ha señalado la cronología parcial de algunos actos generados en el proceso, la cita de medios probatorios  los efectúa en forma de alegatos, aspecto que impide considerar sobre qué causal ha tratado de impugnar el recurrente, si es por error de hecho o error de derecho en la valoración de la prueba, en los términos expuestos en el numeral 1 de los fundamentos de la presente Resolución como para analizar dicha infracción reiterando que lo esgrimido se asemeja a alegatos y no a un recurso de casación en el fondo; en el numeral 2) no tiene un acierto especifico en forma genérica señala que la prueba testifical determinaría la definición de la causa; el numeral 3) refiere al hecho de que el Auto de Vista citaría a un Decreto Supremo para señalar que el Ad quem no podía revalorizar la prueba, por estar fuera del art. 233 del Código de Procedimiento Civil, tampoco constituye una causal o acusación en el fondo conforme a la regla del art. 253 del Código de Procedimiento Civil; el numeral 4) arguye a la falta de congruencia del Auto de Vista respecto al recurso de Apelación, que no especifica en qué consistiría esa incongruencia  máxime si la misma llega a constituir argumentos para un recurso de casación en la forma y no en el fondo; y finalmente en el numeral 5) alude que para probar la parcialización se refiere a  las facultades del art. 327 del Código de Procedimiento Civil y que la determinación estuviera fuera de contexto legal, en la que refiere que el Ad quem no debió revocar la Sentencia sino anularla para que se dicte nuevo fallo, ese es un argumento no valedero para un recurso de casación en el fondo conforme a la cita del art. 253 del tantas veces citado Código de Procedimiento Civil.

Por lo expuesto se evidencia que ninguno de los argumentos se encuentran  orientados como para analizar un recurso de casación en el fondo, careciendo el mismo de tecnicismo.

Consiguientemente, corresponde emitir fallo en base a lo dispuesto en el art. 271 num. 1) del Código Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 num. 1) con relación al art. 272 num. 2) y 258 del Código de Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 157 a 159, interpuesto por Teófilo Vargas Blanco contra del Auto de Vista Nº 192/2013. Sin costas.

No se regula honorario por ser ente público la entidad demandada.


Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: sexto