TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo: 558/2013

Sucre: 4 de noviembre  2013                        

Expediente: T-25-13-A

Partes: Elvira Argentina Alvares Salinas  c/  Wilma Vidaurre Ruiz 

Proceso: Resolución de Contrato

Distrito: Tarija.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Wilma Vidaurre Ruiz  de  fs. 308 a 317 y vlta. impugnando el Auto Definitivo Nº 01/2013 de 25 de Julio de 2013, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, dentro del proceso de Resolución de contrato seguido por Elvira Argentina Álvarez Salinas contra Wilma Vidaurre Ruiz, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el Juez de Partido 5º en lo Civil y Comercial de la ciudad de Tarija, emitió la Sentencia Nº 10/2013 de 26 de Marzo 2013, cursante a fs. 247 a 249 y vlta., declarando sin lugar a la demanda principal y parcialmente probada la demanda reconvencional de cumplimiento de contrato.

Apelada esa Sentencia por Elvira Argentina Álvarez Salinas, es radicada en la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, que por memorial de fs. 287 a 288 y vlta. la apelante Elvira Álvarez Salinas mediante memorial se apersona ante la Sala Civil Primera y solicita Homologación de acuerdo transaccional de fecha 15 de febrero de 2013, que por Auto definitivo Nº 01/2013 de 25 de Julio de 2013 de fs. 300 al 302 y vlta., es homologado dicho convenio transaccional, por el tribunal de apelación, a tal efecto se tiene por concluido en forma extraordinaria el proceso. 

Resolución definitiva que merece recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesta por parte de la demandada.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:  

En la forma:

1.- Acusa que hubo violación, interpretación errónea o aplicación indebida de los arts. 217 y 254 incs. 4) y 6) todos del Código de Procedimiento Civil, toda vez que radicada el recurso de apelación en la Sala Civil Primera, Elvira Argentina Alvares Salinas presenta un memorial ante ese Tribunal de apelación, apersonándose y solicitando la homologación de un acuerdo transaccional que merece la desestimación en Alzada porque esa solicitud debe ser conocida en la instancia. La recurrente acota que de fs. 291 a 292 Elvira Álvarez presenta recurso de reposición contra ese decreto, y que respondida la petición de la homologación por parte de la demandada, indicando ante el Tribunal de Segunda Instancia el incumplimiento del documento transaccional imputable a Elvira Argentina Álvarez Salinas, por decreto de 20 de Junio de 2013 de fs. 297, nuevamente se pronuncia traslado.

Continuando con su alegación recursiva dice que al no haber resuelto el recurso de reposición planteado por Elvira Argentina Álvarez Salinas, surgieron dos situaciones procesales que tienen consecuencias jurídicas; La primera es: la providencia de fojas 284 al no haberlo revocado se mantiene firme, en consecuencia no se ha dilucidado una cuestión previa para resolver la transacción, si es o no competente el Tribunal de Apelación para homologar un contrato de transacción; y la segunda es: que el recurso de reposición por mandato de la ley tiene un plazo para ser resuelto de 8 días, término que se venció el 5 de Junio de 2013, y los Vocales de esta Sala Civil Primera al no haber resuelto el recurso de reposición de la parte contraria, en ninguna de las formas establecidas por el art. 217 del Procedimiento Civil, incumplieron lo preceptuado por el art. 1 del mismo cuerpo legal.          

Finalmente señaló, que queda demostrada la violación de los arts. 217 y 254 incs. 4) y 6) del Procedimiento Civil, y además al debido proceso, puesto que los Jueces tienen la obligación impuesta por la Ley de resolver todos los recursos interpuestos por las partes, y que la omisión de resolver el recurso de reposición deviene en el delito de incumplimiento de deberes previsto en el art. 174 de la Ley Marcelo Quiroga santa Cruz.

En el fondo:

Acusa error de hecho en la apreciación de la prueba que sustenta la homologación de la transacción, indica que el documento privado de 15 de febrero de 2013, que cursa de fs. 282 a 283 de obrados y sustenta la homologación de la transacción, da por probada la conclusión extraordinaria del proceso por transacción, sin estarlo, ya que este estaría disuelto y dejo de existir dicho documento por una clausula resolutoria inserta en el mismo documento, mas propiamente en la cláusula 3º ultima parte, que determina la Resolución del documento en los siguientes términos: “siendo que a partir del depósito bancaria tiene validez el presente documento sin ello no tiene validez alguna, manteniéndose inalterable los documentos suscritos como el proceso” y al haber realizado los depósitos bancarios en fechas posteriores a lo pactado (después del 15 de Febrero de 2013) no se cumplió con el acuerdo transaccional por lo tanto se resolvió y quedo sin efecto la transacción acordada, lo que supone una errónea apreciación del Tribunal de Segunda Instancia, y que esta mala apreciación le causaría un enorme daño porque en primera instancia obtuvo una Sentencia favorable y ahora de manera arbitraria se le priva de los efectos de esta, demostrándose la mala valoración del documento privado homologado de fojas 282 a 283 y de las boletas de depósito de fojas 284 a 285.

Indica también que al no haber leído completamente el documento transaccional y las boletas de depósito se ha llegado a homologar un documento de transacción que se extinguió por una clausula voluntaria resolutiva, lo cual transgredió lo dispuesto en el art. 315 del Código de Procedimiento Civil.

Concluye su fundamentación, que por lo ampliamente expuesto se dicte Auto Supremo conforme el art. 271 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil, anulando obrados hasta el estado de que el Tribunal de segunda instancia resuelva el recurso de reposición planteado por la otra parte, o alternativamente casando el Auto definitivo, en consecuencia lógica ordenar que se continúe con el procedimiento respectivo en segunda instancia y sea con multa al Tribunal infractor.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Habiendo la parte recurrente interpuesto recurso de casación en la forma y en el fondo, este Tribunal en principio resolverá la impugnación en la forma, toda vez que de ser evidentes las infracciones acusadas daría lugar a la nulidad de obrados, siendo en consecuencia, innecesario el pronunciamiento de fondo.

Establecido lo anterior, en función a los fundamentos expuestos, corresponde analizar la impugnación, al respecto se tiene:

En la forma:

Conforme los antecedentes que informan el proceso se tiene que a fs. 287 a 288 vlta., Elvira Argentina Álvarez Salinas presenta escrito solicitando se homologue el acuerdo transaccional de 15 de febrero de 2013, cursante a fs. 283 y vlta., que merece el proveído de fecha  28 de mayo de 2013 de fs. 289 que desestima tal pretensión; en su consecuencia la misma mediante escrito de fs. 291 a 292 insiste en su petición de homologación y plantea recurso de reposición a lo que por proveído de 10 de junio de 2013 de fs. 293, en su última parte se señala, “De conformidad al memorial de fs. 291 póngase a conocimiento de Wilma Vidaurre Ruiz para que en el plazo de 3 días exprese su pronunciamiento y vencido el mismo vuelva a despecho para dictar la resolución que corresponda”.  Posterior a ello se tiene el apersonamiento de Wilma Vidaurre Ruiz a fs. 296 y vlta. y el Auto definitivo de fs. 300 a 302 vlta.

En mérito de los antecedentes se establece que el recurso de reposición fue planteado por Elvira Argentina Alvarez Salinas, siendo ella la única legitimada para solicitar su pronunciamiento, pues se entiende que el acto impugnado agraviaba en su interés, de lo contrario también la otra parte hubiese opuesto similar recurso, en ese sentido no es permisible a la recurrente atribuirse el derecho procesal de pronunciamiento de recurso repositorio cuando no fue ella la accionante.

Por otro lado, de los mismos antecedentes se establece que si bien por decreto de fs. 289 se desestimó la solitud de homologación del acuerdo transaccional de fecha 15 de febrero de 2013, no es menos cierto que fue el mecanismo de reclamo por medio de interposición de la reposición la que dio lugar al pronunciamiento del Auto Definitivo de fs. 300 a 302 vlta., cumpliendo así su objetivo el recurso que modificó la decisión asumida con anterioridad. Por lo que no existiendo infracción alguna respecto a los arts. 217 y 254 incs. 4) y 6) todos del Código de Procedimiento Civil menos causal de nulidad por lo aseverado por la actora, deviene en declarar infundado su recurso de casación en la forma.

En el fondo:

En función a la infracción deducida en recurso debemos señalar que, conforme con el parágrafo I del art. 945 del Código Civil, “La transacción es un contrato por el cual mediante concesiones recíprocas se dirimen  derechos de cualquier clase ya para que se cumplan o reconozcan, ya para poner término a litigios comenzados o por comenzar, siempre que no esté prohibido por ley”; es así que la transacción es una forma extraordinaria de conclusión del proceso, mediando concesiones recíprocas son las partes las que deciden poner  fin al litigio, con los mismos efectos que la decisión judicial, o sea, una vez homologada tiene el valor de cosa juzgada  conforme señala el art. 949 de la norma Sustantiva Civil. A decir de Morales Guillen “La característica fundamental, la esencia de la transacción, estriba en abandonar las dudas o controversias con sacrificios mutuos, sin negar, generalmente, a cada realidad de los fundamentos de sus respectivas afirmaciones”.

El art. 315 del Código de Procedimiento Civil  prevé el mecanismo para su tratamiento procesal,  señalando que las partes podrán hacer valer la transacción del derecho en litigio presentando el convenio o suscribiendo el acta respectiva ante el juez. El Tribunal o Juez se limitará a examinar si se han cumplido los requisitos exigidos por la ley para la validez de la transacción, y estando cumplidos la homologará. Si se negare la homologación continuarán los procedimientos del litigio.

De lo referido precedentemente se deduce que las partes  pueden hacer valer el contrato de transacción del derecho litigado presentando el documento ante el Juez o Tribunal,  y éste se debe limitar a examinar si se han cumplido los requisitos de validez exigidos por ley; es decir, la tarea del Tribunal que conoce de la transacción se restringe a examinar si se han cumplido los requisitos de validez del contrato y no de observar si las concesiones benefician más a uno o a otro o el cumplimiento de las prestaciones, por cuanto el momento de nacimiento de la transacción contractual es con el advenimiento de voluntades sobre los términos pactados.

En tal caso, la homologación cumple una tarea de dar firmeza a lo transado ante el Juez, además se confirma por el Juez  si lo convenido son derechos disponibles y si cumplieron requisitos de validez formales como dispone el art.  492 del Código Civil.

En el caso en cuestión, el recurso centra su argumento en una falta de cumplimiento de lo acordado en la transacción respecto al cumplimiento oportuno de la prestación de depósito del dinero y que por efecto de una estipulación del mismo contrato, a criterio del recurrente, este se habría resuelto.

De la lectura del contrato transaccional de fecha 15 de febrero de 2013, con reconocimiento de firmas el 16 de febrero del mismo año, que cursa de fs. 282 a 283 vlta., se tiene que éste no contiene ninguna cláusula resolutoria por incumplimiento de la obligación, sin embargo en la clausula  3º, ultima parte, se encuentra una condicionante de eficacia del contrato insertado por las partes que señala: “…siendo que a partir del depósito bancario tiene validez el presente documento sin ello no tiene validez alguna, manteniéndose inalterable los documentos suscritos como el proceso”, es decir las partes acordaron como condición de eficacia de éste acuerdo el pago del dinero que Elvira Argentina Álvarez Salinas debía depositar en la cuenta bancaria señalada en la misma cláusula; en esa circunstancia se tiene de fs. 284 a 285 constancias de depósitos bancarios a la cuenta de Bravo Handam Javier Marcelo en el Banco Mercantil Santa Cruz S.A., por lo que el contrato de transacción tenía eficacia para ser presentado ante el Tribunal de Alzada para su respectiva homologación.

El Tribunal Ad quem cumpliendo con lo estipulado en el art. 315 del Código de Procedimiento Civil, verificó los requisitos de validez del contrato transaccional, mismo que en la forma estaba presentado por escrito y debidamente reconocido  las firmas, así como de verificar que los derechos que transaban eran disponibles y versaban sobre controversia debatida, emitiendo en mérito el Auto Definitivo Nº 01/2013 S.C. 1ra.; en tal razón queda descontextualizado los reclamos profesados por la parte recurrente donde no se observa error o yerro del juzgador al homologar el acuerdo que las partes habían arribado voluntariamente con antelación. En tal circunstancia se observa que el recurso de casación en el fondo no tiene el fundamento para revertir la decisión asumida por el Ad quem, por lo que deviene declararlo infundado.

Por otro lado, es obligación de éste Tribunal Supremo de Justicia llamar la atención a la parte recurrente por las expresiones ofensivas e irónicas vertidas a los miembros del Tribunal de Alzada en el recurso opuesto, exhortando guardar el debido respecto a la investidura judicial que se ostenta, así como se respeta desde ésta función judicial, que hoy nos toca desempeñar, a las partes en conflicto.

Por lo anterior corresponde fallar a este Tribunal en sujeción a lo mandado por los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Wilma Vidaurre Ruiz, por memorial de fs. 308 a 317 vlta. Con costas.

Existiendo respuesta al recurso se regula como honorario profesional la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.       

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: sexto