TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                    SALA CIVIL


Auto Supremo: 548/2013

Sucre: 24 de octubre 2013                          

Expediente: CH- 61-13-S

Partes: Julio Gironda Flores, María Lucinda Aguilar Vda. de Palma, María Cruz Michel, y Jorge López Zilvety en su condición de representantes de la Asociación de Petroleros Jubilados de Chuquisaca C/ Fernando Espinoza Palenque, David Vaca Gayte, Félix Rivero Pérez, Constantino Mesa Sánchez y Consuelo Cordero Villa, miembros del Sindicato de Ex - Trabajadores Petroleros de   Y.P.F.B. y asociados al Ex Sindicato de Trabajadores Petroleros.

Proceso: Extinción y/o disolución de Asociación.

Distrito: Chuquisaca.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por David Vaca Gayte, Félix Rivero Pérez, Constantino Mesa Sánchez y Consuelo Cordero Villa miembros del Sindicato de Ex - Trabajadores Petroleros de  Y.P.F.B. cursante a fs. 257 a 258 y vlta., impugnando el Auto de Vista Nº 369/2013 de fecha 14 de agosto de 2013  de fs. 249 vlta., pronunciado por la Sala Civil,  Familiar  Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de disolución de Asociación seguido porJulio Gironda Flores, María Lucinda Aguilar Vda. de Palma, María Cruz Michel, y Jorge López Zilvety en su condición de representantes de la Asociación de Petroleros Jubilados de Chuquisaca contra Fernando Espinoza Palenque, David Vaca Gayte, Félix Rivero Pérez, Constantino Mesa Sánchez y Consuelo Cordero Villa, miembros del Sindicato de ex - trabajadores Petroleros de   Y.P.F.B., los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, por el Juez de Partido Segundo en lo Civil y Comercial de la ciudad de Sucre, el mismo emitió la Sentencia Nº 06/2013de fecha 06 de marzo de 2013, cursante de fs. 149 a 150, declarando probada la demanda de fs. 25 a 28, subsanada a fs. 33.

Contra esa Resolución de primera instancia, la parte demandada  interpuso recurso de Apelación en cuyo mérito la Sala Civil l y Familiar Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, mediante Auto de Vista N° 369/2013 de fecha 14 de agosto de 2013, cursante 249 y vlta., confirmó la sentencia apelada.

Resolución de Alzada que fue recurrida, mediante recurso de casación en el fondo por David Vaca Gayte, Félix Rivero Pérez, Constantino Mesa Sánchez y Consuelo Cordero Villa, miembros del Sindicato de Ex - Trabajadores Petroleros de Y.P.F.B., el mismo que se analiza  y resuelve.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Los recurrentes acusan que el Juez A quo obró con exceso de poder y falta de jurisdicción, al declarar probada la demanda y disponer la disolución de la Asociación de Jubilados Petroleros Rentistas y ExTrabajadores Petroleros de Y.P.F.B. de Chuquisaca correspondiente a la gestión 2006, cuando esta disolución solo podía darse ante la convocatoria expresa a una asamblea general que represente a los dos tercios de asociados y otros requisitos exigidos por el art. 39 de los Estatutos y Reglamentos de la Asociación, vulnerando lo dispuesto por el art.1286 del Código Civil; sin embargo, esta resolución fue confirmada por el Tribunal Ad quem sin observar los errores e infracciones en que  incurrió el Juez de instancia; tampoco se tomó en cuenta que el acta de fs. 3 a 8 de obrados, de fecha 29 de enero de 2011, es de rendición de cuentas y no de autorización para el inicio de la disolución de la Asociación.

2.- Acusan que en la tramitación de la causa, el Defensor de Oficio designado no asumió una defensa real a su favor, hecho que motivó que no pudieran presentar prueba para desvirtuar la demanda, otro hecho es que esta publicación de citación por edictos se la realizó en un medio de comunicación al que pocos ciudadanos acceden.

Concluyen manifestando que: “en base a los fundamentos de derecho expuestos, interponen recurso de casación en el fondo en contra la sentencia Nº 6/2013 de fecha 6 de marzo de 2013 y contra el Auto de Vista Nº 369/2013 de fecha 14 de agosto de 2013 con el objeto de que ese Alto Tribunal de Justicia, en aplicación del art. 271-3 del Código de Procedimiento Civil, anule la sentencia de primera instancia como también el Auto de Vista, supra señalados” (sic). 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La uniforme doctrina desarrollada por este Tribunal, entre ella, la  expresada en el Auto Supremo: Nº 55/2011 de 14 de Febrero de 2011, estableció que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una sentencia o auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos a la vez, de acuerdo a lo que establece el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los arts. 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

Ahora bien, la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la Resolución recurrida o un proceso cuando al ser  sustanciado se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del art. 258 -2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que, cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, puesto que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación. En tanto que si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción intentada a las previsiones del art. 254 del Adjetivo Civil citado, señalando con precisión el vicio procesal a cuya consecuencia se deba disponer la anulación del proceso.

En virtud a esta diferenciación de la acción extraordinaria en análisis, la Resolución que se pronuncie también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil  y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme lo  establecen los arts. 271 núm. 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de Resolución por improcedente o infundado.

En el caso de autos, luego de la revisión exhaustiva del recurso que se resuelve, se advierte que el recurrente en la suma del mismo expresa: “FORMULAMOS RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO”, y concluye solicitando que este Tribunal Supremo de Justicia en aplicación del art. 271 -3) del Código de Procedimiento Civil, anule la sentencia de primera instancia como también el Auto de Vista, confundiendo totalmente la naturaleza jurídica y finalidad del recurso de casación en el fondo, cuando, si su pretensión era la nulidad de la Resolución recurrida, debió plantear recurso de casación en la forma, sin embargo, si bien el recurso contiene la señalada deficiencia en cuanto a la técnica recursiva que debió observarse, dada la finalidad y naturaleza jurídica del instituto jurídico del recurso de casación, que, como ya se dijo, se halla equiparada por la doctrina a una demanda nueva de puro derecho,  infiriéndose del contenido de los argumentos expuestos en el recurso, el hecho que se cuestiona, relativos a que el Tribunal de Alzada no tuvo en cuenta el art. 39 del Estatuto Orgánico y Reglamentario Interno de la Asociación Compartida de Jubilados y Ex Trabajadores de Y.P.F.B. Regional Chuquisaca, en aplicación de la garantía de la tutela judicial efectiva y el principio pro actione se pasa a resolver el  recurso y a cuyo fin, de la revisión de obrados, fundamentalmente de la demanda, Sentencia y Auto de Vista recurrido, además del Estatuto Orgánico y Reglamentario Interno cuya   errónea compulsa se acusa, se puede advertir no ser evidente lo alegado por los impugnantes, dado que si bien en el art. 39 del mencionado  Estatuto  Orgánico  prevé que: DE LA DISOLUCIÓN Y LIQUIDACIÓN: “la disolución de la Asociación de Jubilados Petroleros, Rentistas y ex Trabajadores Petroleros YPFB de Chuquisaca, podrá ser acordada por una Asamblea General Extraordinaria, expresamente convocada a ese efecto, cuando la misma yo no pueda cumplir sus fines y objetivos y por las causales previstas en el art. 64 del Código Civil: debiendo concurrir obligatoriamente a dicha asamblea una mayoría que represente los dos tercios de asociados de la institución.”(las negrillas no corresponden al texto original), empero, dicha disposición reglamentaria que rige los destinos de la entidad cuya disolución ha sido demandada, al constituir una norma referencial y no absoluta, de ninguna manera restringe la aplicación de la demás normativa legal vigente y aplicable al caso, como ser las disposiciones contenidas en los arts. 64, 2) y 3) y 65 del Código Civil, que en el caso del primero, establece: (EXTINCIÓN).- “La asociación se extingue: 2)- por haberse incumplido o resultar imposible la finalidad para la que fue constituida. 3)- Por no poder funcionar conforme a sus estatutos.” normativa legal que ha sido prevista por el legislador positivo,  precisamente ante la eventualidad presentada en el caso, en el que no habiendo la Asociación cumplido la finalidad para la que fue constituida y hallándose imposibilitada de funcionar conforme a sus Estatutos por el lapso aproximadamente de 7 años, por encontrarse sin Directiva y existir imposibilidad material por ese hecho de que se convoque a la Asamblea General Extraordinaria a que hace referencia el art. 39 del anteriormente nombrado Estatuto Orgánico y Reglamentario Interno de la Asociación Compartida de Jubilados y Ex Trabajadores de Y.P.F.B. Chuquisaca, por ello, no es evidente que los de grado hubieran interpretado o aplicado erróneamente el mencionado artículo de la citada norma Reglamentaria, consiguientemente el recurso planteado en el fondo es infundado.

Por último, de los argumentos expuestos en el recurso también se infiere que los recurrentes han pretendido interponer recurso de casación en la forma, debido a que aluden que los de Alzada no consideraron que el Defensor de Oficio no efectuó una defensa real y adecuada en representación de los Asociados al Ex Sindicato de Trabajadores Petroleros en su calidad de co - demandados y que la publicación del edicto mediante el cual se los citó, fue efectuada en un diario al que muy poca gente accede, sin hacer mención a que medio periodístico escrito se refieren, sin embargo, así expuestos los hechos, se advierte que, al margen de que los ahora impugnantes carecen de legitimación activa para reclamar respecto de la citación mediante edictos practicada a los co-demandados Asociados del Ex Sindicato de Trabajadores Petroleros, los mismos tampoco demuestran normativamente el daño que supuestamente se les hubiera infligido  con los hechos acusados y que a su vez supongan vulneración de derechos y garantías fundamentales, debido a que los ahora recurrentes, una vez que fueron legal y personalmente citados con la acción, respondieron a la demanda y opusieron excepciones tal cual se evidencia de los memoriales cursantes de  fs. 48 a 49 y 50 a 51 y no efectuaron la observación traída recién en casación, razón por la cual, el referido reclamo también deviene en infundado.

En consecuencia, pese a haberse formulado de manera inadecuada el señalado recurso de casación, corresponde a este Tribunal fallar conforme lo establecen los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42, parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación, cursante de fs. 257 a 258 y vlta., de obrados, interpuesto por David Vaca Gayte, Félix Rivero Pérez, Consuelo Cordero Villa y Constantino Mesa Sánchez. Con costas.

Existiendo respuesta cursante de  fs. 263 a 265 al recurso, se regula el honorario profesional en  la suma de Bs. 700.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: sexto