TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 493/2013

Sucre: 30 de septiembre 2013

Expediente: B-20-13-S

Partes: Gabriela Guzmán Teco de Ove. c/ Pura Teco Echegaray, Alcalde

             Municipal de Trinidad Moisés Shiriqui Vejarano.

Proceso: Usucapión.

Distrito: Beni

VISTOS: El recurso de casación de fs. 153 a 154 vlta., interpuesto por Gabriela Guzmán Teco contra el Auto de Vista Nº 60/2013, cursante de fs. 150 vlta., emitido el 20 de mayo de 2013 por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso ordinario sobre usucapión seguido por la recurrente contra Pura Teco Echegaray, sin respuesta; la concesión de fs. 157;  los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido 2º en lo Civil y Comercial de Trinidad, el 21 de septiembre  de 2012 pronunció la Sentencia Nº 39/2012, cursante de fs. 126 a  130, declarando improbada la demanda de usucapión extraordinaria de fs. 31  a 31vlta.,  interpuesta por Gabriela Guzmán Teco, sobre el inmueble  objeto de Litis, seguido en contra de Pura Teco Echegaray, disponiendo no haber lugar a la usucapión, manteniéndose el derecho propietario de la demandada en su superficie original de 285 Mts.2. Con costas.

En apelación deducida contra esa Sentencia por la parte actora principal, la Sala Civil  del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, el 20 de mayo de 2013 pronunció el Auto de Vista Nº 60/2013, cursante de fs. 150 y vlta. , confirmando totalmente la Sentencia impugnada, con costas.

Contra esa Resolución de segunda instancia la parte demandante interpuso recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Manifiesta la recurrente que de fs. 134 a 136, se encuentra el recurso de apelación que está debidamente fundamentado, haciendo una relación de los  puntos de su contenido  respecto de los hechos probados  por el actor  que según refiere serían: La posesiónpor parte de la actora, la división que ha realizado en el inmueble,  por una barda y que por la inspecciónjudicial  y las testificales se ha  constatado que la actora ocupa el inmueble con su familia desde considerable tiempo y que a esto se llama verdad material pero que sin embargo el A quo declara improbada la demanda, razón por la que no habría congruencia  entre las partes considerativas  y resolutivas, vulnerando el debido proceso y los requisitos de la Sentencia como determina el art. 182 de Código de Procedimiento Civil.

Señalando luego que la Sentencia no refleja exactamente lo que dijeron los testigos, respecto a la posesión de la actora data de mucho tiempo y que ahí nacieron y se criaron sus hijos y que en principio la vivienda era de chicio y barro y ahora tiene mejoras, por lo que la prueba no fue valorada conforme lo determina el art. 1330 (no indica de qué norma) y que tampoco valoró la confesión  provocada de fs. 110 a 112).

Que, el Ad quem manifiesta que la Sentencia es más didáctica que considerativa  lo que significa que  hubo fundamentación de agravios porque la Sentencia  como se ha indicado causa perjuicios, en consecuencia, al existir los mismos, como señala el Auto Supremo 160 de 26 de agosto de 1997 se abre la competencia del Tribunal de Alzada para dictar Auto de Vista fundamentado, por lo tanto el propio Tribunal ha desconocido su competencia atentando al debido proceso y violando el art 236 del Código de Procedimiento Civil, lo que amerita la nulidad del Auto de Vista  Nº 80/2013.

Concluye pidiendo que el Tribunal dicte Auto Supremo  casando la Sentencia de fs. 126 a fs. 130 y nulidad del Auto de Vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme la abundante jurisprudencia dejada por la Ex Corte Suprema de Justicia y con cuya línea comparte criterio este Tribunal, se tiene establecido que el recurso de casación se asemeja a una demanda nueva de puro derecho  destinada a invalidar una resolución de instancia, en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo  interponerse  como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos a la vez, conforme tiene regulado el  art. 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con las condiciones establecidas en los arts. 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

En ese entendido,  resulta imperativo  precisar que  el recurso  de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil; en tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la resolución recurrida o el proceso mismo, cuando en su sustanciación  se vulnera el debido proceso,  de manera específica en su vertiente del derecho a la defensa y los vicios que se acusan son insubsanables, por ello, la interpretación y aplicación de  las normas y principios que regulan las nulidades debe ser uniformes, siendo en ambos casos, de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del art. 258 del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo, los hechos que se denuncian, deben estar circunscritos a  las causales de procedencia establecidas por el art. 253 del Código de Procedimiento Civil y  cuando el recurrente pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, se debe acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, puesto que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación. En tanto que si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción intentada a las previsiones del art. 254 del Adjetivo Civil, señalando con precisión el vicio procesal a cuya consecuencia se pretenda la anulación del proceso.

En virtud a las diferencias anotadas,  la resolución  tiene asimismo en cada caso,  una forma específica y diferente, así, cuándo el recurso es en el fondo, la Resolución casa la resolución recurrida, en conformidad con los  arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la resolución, dispondrá la nulidad de obrados, conforme establecen los arts. 271 num. 3) y 275 del mismo cuerpo legal.

En la especie, luego de la revisión prolija de antecedentes, principalmente del memorial del recurso que se resuelve, se advierte  desconocimiento absoluto de la naturaleza jurídica del recurso de casación pues interpone recurso de casación en el fondo, contra la Sentencia Nº 39/2012, cursante de fs. 126 a 130 por incumplimiento de los numerales 1, 2 y 3 del art. 253 del Código de Procedimiento Civil y nulidad del Auto de Vista Nº 80, ingresando luego en la cita y transcripción de  fragmentos doctrinales y jurisprudenciales;  posteriormente en la parte referida al caso concreto hace una relación textual de partes de la Sentencia (hechos probados) que el A quo supuestamente declara probados  en la Sentencia, manifestando luego de manera general que a pesar de ese reconocimiento, la Sentencia declaró improbada la demanda por lo que  la Sentencia no tendría la debida congruencia entre la parte considerativa y  resolutiva, vulnerando el debido proceso y los requisitos que debe tener una Sentencia como determina el art. 182 del Código de Procedimiento Civil, (textual) aspectos que no resultan evidentes porque la transcripción, no es textual, sino una interpretación  antojadiza de la misma.

Asimismo, de la revisión de los antecedentes de obrados y  de manera particular del Auto de Vista que se acusa se advierte que el mismo contiene la fundamentación pertinente pues de la lectura del memorial de apelación, se advierte que el mismo incurre en las mismas deficiencias y errores del recurso de casación, pues  se trata de una relación y exposición de hechos, acontecimiento y fragmentos de la Sentencia que ni siquiera han sido transcritos de manera que tengan la coherencia que se requiere para comprender su sentido, resultando el mismo un memorial de alegaciones que no concretizan el agravio o los agravios que supuestamente le hubieran sido inferidos por el A quo, de lo que se concluye que la decisión asumida por el Ad quem al confirmar la Sentencia apelada no resulta de ninguna manera vulneratoria como pretende hacer ver la recurrente, es más,  de la  Sentencia Nº 39/2012 se advierte que el A quo ha realizado el debido análisis de todos los elementos fácticos y legales pertinentes del proceso, así como de todas las pruebas aportadas por las partes y que el decisorio está enmarcado en la base legal que corresponde, orientando incluso a las partes  en las acciones pertinentes que debieran asumir para llegar a una solución del conflicto,  de lo que se infiere que no existe infracción alguna.

Asimismo y como se tiene evidencia, el recurso intentado por la recurrente resulta incongruente, pues  si bien en alguna parte del recurso señala que el mismo es de fondo, en su desarrollo, se centra a acusar la Sentencia, no así el Auto de Vista y los agravios que esta resolución le significarían, olvidando que el recurso de casación tiene atribuciones específicas para conocer y resolver resoluciones que han concluido con la etapa ordinaria, vale decir, Autos de Vista, siendo la revisión de las Sentencias de primer grado, atribución específica de los Tribunales de Apelación, resultando por lo tanto impertinentes las argumentaciones del recurso, que en su totalidad están destinadas a impugnar 


la Sentencia y no así el Auto de Vista, acusando por momentos aspectos de fondo y de forma indiscriminadamente, cuando a tratarse supuestamente de un recurso de casación en el fondo, el mismo debía  fundarse en los errores "in judicando" en que hubiera incurrido el Tribunal Ad quem al emitir su resolución, los mismos que deben estar debidamente identificados citando en  términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error conforme a las causales señaladas por el art. 253 del Código Adjetivo que en caso de Autos no ocurre, concluyendo con un petitorio igualmente contradictorio cuando señala: ” que el Tribunal de casación  dicte Auto Supremo  casando la Sentencia de fs. 126 a 130 y nulidad del Auto de Vista Nº 80-2012…”, incumpliendo los requisitos previstos por el art. 258 del adjetivo de la materia,  a lo que se suma el hecho de que el Tribunal de Alzada,  no ha ingresado al fondo del asunto por los defectos del recurso de apelación como se tiene evidenciado, otro motivo más por el que este Tribunal de Casación, no puede aperturar su competencia para conocer el recurso interpuesto.

Finalmente conviene señalar que el Auto de Vista al confirmar la Sentencia de primera instancia precisó que dicha decisión fue asumida ante la inexistencia de agravios contenidos en la apelación, consiguientemente el Tribunal Ad quem se limitó a revisar la forma de la apelación y advirtiendo que ésta no se adecuaba al art. 227 del Código de Procedimiento Civil no ingreso a su consideración de fondo, razón por la que a la parte recurrente le correspondía impugnar la resolución de alzada a través del recurso de casación en la forma, si consideraba que la apelación que interpuso si contenía la debida expresión de agravios y que el Ad quem contraviniendo lo dispuesto por el art. 236 del Adjetivo Civil, soslayó su consideración vulnerando de esa forma el principio de congruencia; en el caso que se analiza el recurso de casación en el fondo por éste y por los motivos antes expuestos resulta improcedente.

Por lo expuesto, corresponde a este Tribunal Supremo, fallar conforme disponen los arts. 271 num. 1) y 272 del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 paragrago I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs.153 a 154 vlta., interpuesto por  Gabriela Guzmán Teco de Ove. Con costas.

Sin regulación de honorario profesional porque no hay respuesta.


Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Magda.  Dra. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto