TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 464/2013

Sucre: 13 de septiembre 2013

Expediente: LP-78-13-S

Partes: Juana Cutipa de Choque c/ Hilario Mamani Samo, Lucio Alberto Chipana

            Quenallata y Martha Choque Cutipa.

Proceso: Nulidad de Escrituras Públicas.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 149 y vlta., interpuesto por Lucio Alberto Chipana Quenallata contra del Auto de Vista Nº 420/2012 de 10 de  diciembre de 2012 cursante en fs. 145 y vlta., pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de  Justicia de La Paz, en el proceso de nulidad de Escrituras Públicas, seguido por Juana Cutipa de Choque en contra del recurrente y otros, la concesión de fs. 156, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de El Alto, dicta la Sentencia Nº 107/2012 de 7 de marzo de 2012 que cursa de fs. 118 a 120, por la que declara probada la demanda de fs. 12 a 13, improbada la demanda reconvencional interpuesta por Martha Choque Cutipa, y dispone la nulidad de la  Escritura Pública Nº 178 de fecha 18 de enero de 2002, asimismo dispone que por la oficina de Derechos Reales proceda a la cancelación del registro propietario registrado a nombre de Hilario Mamani Samo, Lucio Alberto Chipana Quenallata y Martha Choque Cutipa.   

Contra dicha Resolución de primera instancia, el ahora recurrente interpone  recurso de apelación que es resuelto mediante Auto de Vista que cursa en fs. 145 y vlta.,  que anula el Auto de concesión del recurso de apelación  manteniendo firme la Sentencia de primera instancia por considerar que el recurso de apelación hubiera sido interpuesto fuera del plazo que señala el art. 220 parágrafo I con relación al art. 142 del Código de Procedimiento Civil, dicho fallo a su vez es recurrido de casación en la forma por Lucio Alberto Chipana Quenallata, que es objeto de análisis y estudio.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

Acusa la infracción del art. 140 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil, sosteniendo que los plazos procesales comienzan a partir del día siguiente a la notificación, conforme a ello sostiene que el Tribunal de apelación al dictar el Auto de Vista recurrido ha infringido dicha norma confundiéndola con el art. 220 parágrafo II del mismo Adjetivo Civil.

Sostiene que se ha interpretado en forma errónea el art. 220 del Código de Procedimiento Civil, cuya norma no indica en forma determinante que los plazos corran de momento a momento, sino desde el día siguiente hábil a la notificación  por lo que señala haberse violado el art. 140.I del Código de Procedimiento Civil.

Por lo expuesto en forma clara solicita conceder el recurso de casacón en la forma solicitando al Supremo Tribunal de Justicia anular el Auto de Vista recurrido  ordenando a la Sala Civil Tercera se emita nuevo fallo en atención al recurso de apelación.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En función a la acusación de haberse interpretado en forma errónea el art. 220 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil, corresponde señalar que dicha norma tiene el siguiente texto: (Plazos para apelar).- I.- La apelación, salva disposición contraria expresa, se interpondrá dentro de los plazos siguientes: 1) Diez días, de las sentencias y autos definitivos pronunciados en procesos ordinarios sumarios y ejecutivos. 2) Cinco días, de las sentencias y autos definitivos en procesos sumarísimos.  II. Estos plazos son fatales y se computarán a partir de la notificación con la sentencia o auto”, la segunda parte del artículo describe que plazos para la apelación son fatales, conforme a la Real Academia de la Lengua, se considera un plazo fatal como un plazo improrrogable, que conforme a la norma aludida se computa a partir de la notificación con la Sentencia o Auto, esto implica que ese plazo es una excepción a la regla general descrita en el art. 140 del Código de Procedimiento Civil,  deduciendo que si la norma señala que el plazo se computa a partir de la notificación, se entiende que el plazo para ese acto jurídico procesal (apelación) comienza en ese mismo momento y su cómputo resulta ser de momento y no desde el día hábil siguiente a la notificación, como señala el art. 140 del Adjetivo Civil, esta interpretación  en base al art. 220 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil ya ha sido objeto de interpretación por el Tribunal Constitucional, al emitirse la Sentencia Constitucional N°1643/2004-R de 13 de octubre de 2004.

En el sub lite, Lucio Alberto Chipana Quenallata, es notificado con la Sentencia dictada en autos, en fecha 4 de junio de 2012 a horas 16:21, tal como consta en la diligencia de fs. 124, quien tenía en plazo fatal e improrrogable de diez días que se computan de momento a momento (fatalidad), para la interposición de su recurso de apelación el que caducaba el 14 de junio a horas 16:21; sin embargo el demandado presenta su recurso de apelación (fs. 127 a 129) en fecha 14 de junio a horas 16:52, con un retraso de más de treinta minutos, deduciendo que el plazo para la interposición del recurso de apelación resulta ser fatal, y su cómputo resulta de momento a momento, consiguientemente no se ha interpretado en forma errónea el art. 220 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil, menos infringido el art. 140 parágrafo I del mismo cuerpo legal, concluyendo que el Ad quem al anular el Auto de concesión del recurso de apelación ha obrado conforme a derecho.  

Por lo expuesto, no se ha evidenciado infracciones a la Norma Adjetiva por lo que corresponde fallar en la forma prevista en los arts. 271 núm. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 núm. 2) con relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil declara INFUNDADO en recurso de casación en la forma. Con costas.

Se regula honorario en la suma de Bs. 1.000

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Dr. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Dra. Rita Susana Nava Duràn.

Ante Mi.- Dra. Patricia Ríos Tito - Secretaria de Sala Civil

Libro Tomas de Razón: Quinto