TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                       SALA CIVIL

Auto Supremo: 461/ 2013

Sucre: 12 de septiembre  2013                          

Expediente: O-29-13-S

Partes: Filiberto Genaro Pacheco Huarachi c/ José Santos Huarachi y Jorge     Santos Pacheco.

Proceso: Nulidad de documento de transferencia y otro.

Distrito: Oruro.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Freddy Apaza Pacheco en representación de Filiberto Genaro Pacheco Huarachi de fs. 242 a 243 y vlta., impugnando el Auto de Vista 080/2013 de fecha 07 de junio del 2013, pronunciado por la Sala Civil, Familiar y Comercial Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso de nulidad de documento de transferencia y otro seguido por Freddy Apaza Pacheco en representación de Filiberto Genaro Pacheco Huarachi contra José Santos Huarachi, y Jorge Santos Pacheco, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, por el Juez de Partido Mixto Ordinario de Sentencia en lo Penal, Niñez y adolescencia y del Trabajo y Seguridad Social de la localidad de Caracollo,  el mismo emitió la Sentencia Nº 43/2012 de fecha 10 de diciembre del 2012, cursante de fs. 212 a 215 y vlta., declarando improbada  la demandade fs. 26 a 27, subsanada a fs. 36.

Contra esa Resolución de primera instancia, la parte actora interpuso recurso de apelación en cuyo mérito la Sala Civil, Familiar y Comercial Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, mediante Auto de Vista N° 080/2013 de fecha 07 de junio de 2013, cursante de fs. 237 a 240 vlta., confirmó la Sentencia apelada.

Resolución de Alzada que fue recurrida, mediante recurso de casación o nulidad en el fondo por Freddy Apaza Pacheco en representación de Filiberto Genaro Pacheco Huarachi, el mismo que se analiza  y resuelve.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El  Abogado apoderado del actor, en forma totalmente desordenada e incoherente, alude que recurre de casación en el fondo, manifestando que el Auto de Vista nuevamente viola, interpreta erróneamente y aplica indebidamente normas legales de carácter expreso, debido a que el documento de transferencia de fecha 17 de abril de 1983, es ilícito por no contemplar ninguno de los requisitos exigidos por el art. 452 del Código Civil, solicitando en este punto se anule obrados hasta la demanda.

Por otra parte acusa la vulneración de los arts. 452, 473, 549, 1286, 1287 del Código Civil con relación a los arts. 370,  373 a 377, 379, 382 y 397 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que se ha demostrado que los demandados se hicieron de la propiedad a través de un documento ilícitamente obtenido, situación que debió ser observado por el Juez de la causa, cuyo incumplimiento vulnera lo dispuesto por el art. 115 de la Constitución Politica del Estado y art. 3 núm. I), y 5) del Código de Procedimiento Civil.

Manifiesta que el documento de fecha 17 de abril de 1983, carece de objeto, por cuanto los supuestos propietarios nunca reclamaron ni vivieron en el inmueble por más de 25 años y también carece de forma, ya que nunca se pagó precio alguno por el inmueble, así mismo, acusa que existe error esencial en el documento, motivo por el cual se acusó la violación y errónea aplicación de la ley.

Concluye solicitando se eleve obrados, ante este Tribunal, para que se CASE totalmente el AUTO DE VISTA recurrido, dictado bajo la Resolución Nº 080/2013 de fecha 07 de junio de 2013 y anule obrados hasta el memorial de demanda, conforme lo determina el art. 252 del mencionado Código de Procedimental, con las formalidades de ley .

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La uniforme doctrina desarrollada por este Tribunal, entre ella, la  expresada en  el Auto Supremo: Nº 55/2011 de 14 de febrero de 2011,  estableció que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos a la vez, de acuerdo a lo que establece el art.  250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los arts. 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

Ahora bien, la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente.  En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la Resolución recurrida o un proceso cuando al ser sustanciado se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en la norma del art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

Asimismo, corresponde señalar que, cuando se plantea el recurso de casación en el fondo se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho en su apreciación, puesto que ésta es una atribución privativa de los juzgadores de instancia incensurable en casación. En tanto que si se plantea en la forma, debe adecuarse la acción intentada a las previsiones del art. 254 del Adjetivo Civil citado, señalando con precisión el vicio procesal a cuya consecuencia se deba disponer la anulación del proceso.

En virtud a esta diferenciación de la acción extraordinaria en análisis, la Resolución que se pronuncie también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme lo  establecen los arts. 271 num. 3) y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de Resolución por improcedente o infundado.

En el caso de Autos, luego de la revisión detenida de antecedentes con relación al memorial del recurso que se resuelve, se advierte que el recurrente ha incumplido con los requisitos que prescribe el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, puesto que de forma desordenada e incoherente, erróneamente acusa que el documento de 17 de abril de 1983, es ilícito por no contener los requisitos exigidos por el art. 452 del Código Civil, sin precisar, cómo el Tribunal de Alzada hubiera vulnerado dicha norma procedimental; luego, también de forma confusa acusa la vulneración de los arts. 452, 473, 549, 1286, 1287 del Código Civil con relación a los arts. 370, 373 a 377, 379, 382, 397 del Código de Procedimiento Civil, manifestando que los demandados se hicieron de la propiedad a través de un documento ilícitamente obtenido, situación dice que debió ser observada por el Juez A quo y no debió imprimirle el trámite de ley, lo que constituye vulneración del art. 115  de la Constitución Politica del Estado y art. 3 núm I) y 5) del Código de Procedimiento Civil, sin embargo, una vez más el recurrente si bien identifica las normas supuestamente vulneradas no especifica en qué consiste la violación, falsedad o error y cómo debieron ser aplicadas dichas normas legales, confundiendo totalmente la naturaleza jurídica y finalidad del recurso de casación, dado  que en el presente recurso cuestiona hechos o supuestos errores de hecho y derecho que supuestamente se hubiera incurrido al momento de pronunciarse la Sentencia de primera instancia, cuando el recurso de casación se encuentra configurado para invalidar o en su caso rever los Autos de Vista dictados por las Salas Civiles de los Tribunales Departamentales de Justicia, en los que se hubiera incurrido en errores in procedendo e in judicando, incoherencia a la que se añade el petitorio contradictorio efectuado a este Tribunal por el impugnante en el sentido de que case al Auto de Vista y deliberando en el fondo también anule la Resolución recurrida, aspectos que tornan imposible la apertura de la competencia de este Tribunal.

En consecuencia, habiéndose formulado de manera inadecuada el señalado recurso de casación, corresponde a este Tribunal fallar conforme lo establecen los arts.  271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42, parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 242 a 243 y vlta., de obrados, interpuesto por Freddy Apaza Pacheco en representación de Filiberto Genaro Pacheco Huarachi. Con costas.

Existiendo respuesta cursante a fs. 460 a 461 al recurso, se regula el honorario profesional en  la suma de Bs. 700.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relatora: Mgtda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Dr. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Dra. Rita Susana Nava Duràn.

Ante Mi.- Dra. Patricia Ríos Tito - Secretaria de Sala Civil

Libro Tomas de Razón: Quinto