TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                    S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 459/2013

Sucre: 12 de septiembre 2013        

Expediente: O-30-13-S

Partes: Cristina Huanca Espinoza c/ Gregorio Callapa López Notario de Fe

             Pública de 1º Clase Nº 10  Santiago David Paton Flores y otros

             ANSSCLAPOL

Proceso: Reposición de protocolo de Escritura Pública

Distrito: Oruro


VISTOS: El recurso de casación de fs. 184 a 185 de obrados interpuesto por Alejandro Molina Quispe contra el Auto de Vista Nº 123/2013 de fecha 20 de junio 2013 cursante de fs. 176 a 181 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro el proceso de reposición de protocolo de Escritura Pública incoada por Cristina Huanca Espinoza contra el Notario de Fe Pública de 1º Clase Nº 10 y ejecutivos de ANSSCLAPOL, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, por Sentencia Nº 152/2012 de fecha 11 de septiembre 2012 cursante de fs. 125 a 126 y vlta., el Juez Primero de Partido en lo Civil de la Capital declaró probada la pretensión principal contenida en la demanda de fs. 28 a 29, disponiendo que la Notaria de Fe Pública de Primera Clase Nº 10, a cargo del Dr. Gregorio Callapa López proceda a la reposición del protocolo de la Escritura Pública Nº 249/1984 de fecha 29 de septiembre de 1984, relativos a una compra y venta de un lote de terreno Nº 2 y 3, Manzano Nº 14, Serie Plan R (VIII) otorgado por la Asociación de Sub Oficiales Clases y Guardias de la Policía Nacional “ASCLASGUARNAL”, dentro el plazo de tres días de ejecutoriada la Sentencia y sea conforme a la ley del Notariado y en atención de la minuta y demás documentos existentes en el Libro Minutario bajo su guarda.

En conocimiento de la determinación Alejandro Molina Quispe dedujo apelación contra la Sentencia y también fundamentó su apelación diferida respecto a la providencia de fecha 30 de mayo 2012 de fs. 104 de obrados por la  que el A quo remite a decreto de fecha 4 de mayo 2012 en el que se desestima su apersonamiento al no haberse justificado su legitimación pasiva para ser demandado. Asimismo, el Presidente y Secretario de Hacienda de ANSSCLAPOL, apelan contra la Sentencia conforme consta a fs. 149 de obrados. Apelaciones que fueron remitidas ante el Tribunal de Alzada, instancia que mediante Auto de Vista Nº 123/2013 de 20 de junio 2013 de fs. 176 a 181 confirma la Sentencia de  fecha 11 de septiembre 2012.

En conocimiento de la determinación adoptada por el Ad quem, Alejandro Molina Quispe presentó recurso de nulidad y casación, mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


Recurso de casación en la forma:

1.- Señala que la causa se hubiera tramitado con vicios de nulidad al no haberse integrado a la litis al recurrente para que asuma plena defensa de sus derechos e intereses. Por otra parte señala que al haberse formalizado demanda contra representantes de ANSSCLAPOL, institución que no ha intervenido en la transferencia de los lotes registrados a nombre de Ramón Huanca Castañeta que fueron realizados por Justo Flores Casas, Simeón Godoy Ramos y Tiburcio Chuquimia Canqui, quienes no contaban con poder suficiente, también se vicia de nulidad la presente causa.

2.- También acusa que se ha infringido el art. 204 paragrafo III del Código de Procedimiento Civil, porque el proceso fue sorteado el 24 de mayo 2013 y la Resolución si bien lleva fecha de 20 de junio 2013, recién salió de despacho después de la vacación judicial, aspecto que se evidencia conforme consta en la nota de fs. 175 vlta., que se registra después de la nota del sorteo realizado; de haber salido el Auto de Vista en la fecha señalada, la nota de la vacación judicial debió estar asentada después de la referida resolución, porque se supone que era el último actuado antes de la vacación, de lo que infiere que el Auto de Vista fue dictado fuera del plazo concedido por ley.

Recurso de casación en el fondo:

1.- Acusa la conculcación de los arts. 805 paragrafo II, 809, 810 paragrafo II del Código Civil, porque al disponer la reposición de un protocolo que adolece de la ausencia de un poder especial y bastante se está validando una transferencia irregular vulnerando no solo sus intereses, sino de la Institución que no ha intervenido en la transferencia, no obstante su condición de legítimo propietario.

2.- Señala asimismo que se ha incurrido en la causal prevista en el art. 253 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil, porque el Ad quem no ha apreciado la prueba literal referida a las fotocopias legalizadas de la Escritura Pública Nº 249/84 en las que de manera clara se establece que no existe poder que hubiera otorgado ASCLASGUARNAL para la trasferencia de lotes de su propiedad, por lo que debió declararse improbada la demanda.

3.- Finalmente, señala que el Auto de Vista Recurrido no se ha pronunciado de manera clara y concreta sobre los puntos expresados en el recurso de apelación oportunamente formalizado, infringiendo con el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Por lo que solicita que revisados los antecedentes se anule obrados con reposición hasta el vicio más antiguo o alternativamente se case el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo declare improbada la demanda de fs. 28 a 29.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


Planteado el recurso de casación tanto en el fondo como en la forma, con carácter previo daremos respuesta a éste último, ya que de ser evidente lo acusado en la forma se procedería conforme dispone el art. 275 del Adjetivo Civil.

Del recurso de casación en la forma:

Respecto a que no se ha integrado a la litis al recurrente y que se inició la demanda en contra de representante de ANSSCLAPOL, entidad que no intervino en la transferencia efectuada el año 1984; debemos señalar lo siguiente:

El año 1981, específicamente el 25 de agosto, cuando se hizo la transferencia de los Lotes Nº 2 y 3 con extensión de 410,40 m², la asociación que fue conformada por sub-oficiales clase y guardias de la Policía Nacional se denominaba ASCLASGUARNAL, lo que al presente es ANSSCLAPOL y que conforme se tiene de fs. 34 la demanda fue dirigida contra el Presidente y Secretario de Hacienda, ejecutivos que al presente representan a dicha asociación; por lo que el sujeto pasivo de la presente demanda fue correctamente legitimado a los fines consiguientes de la demanda. No podía demandarse a los personeros de ASCLASGUARNAL de ésa época (1981-1984), toda vez que los mismos actuaron en representación de la asociación que hoy en día es ANSSCLAPOL, misma que al presente cuenta con otros ejecutivos que representan a los intereses de dicha asociación y quienes son responsables de sus intereses.

Respecto a que no se integró a la litis al recurrente a los fines de que éste asuma defensa de sus intereses, conforme se tiene en la demanda, la pretensión de la actora es la reposición del protocolo en el que consta la transferencia de inmueble que efectuó el año 1981 ASCLASGUARNAL a favor de Ramón Huanca Castañeta, padre de la demandante y no así otro derecho del que tenga que asumir defensa el recurrente o en el que tenga que hacer prevalecer su derecho, conforme se indicó por el Ad quem en caso de existir litis respecto al mejor derecho propietario sobre el inmueble del que al presente se solicita la reposición de protocolo o la nulidad del documento de transferencia que se encuentra contenido en el protocolo, se dilucidará en el proceso respectivo que tanto el recurrente como la actora puedan hacer valer.

En relación a que el Tribunal de Alzada emitió el Auto de Vista recurrido fuera del plazo previsto en el art. 204 paragrafo III del Adjetivo Civil; revisados los antecedentes se tiene que a fs. 175 vlta., consta sello del sorteo de fecha 24 de mayo 2013, posteriormente el Auto de Vista Nº 123/2013 de 20 de junio del año en curso, evidenciándose que el mismo fue dictado dentro el plazo previsto en la norma que se tiene por vulnerada. De otra parte a los fines de la nulidad que se solicita, habrá que tomar en cuenta los principios que rigen a las nulidades procesales y sobre todo a la nueva concepción que se tiene respecto a las nulidades procesales por defectos formales, que han sido reemplazadas por aquellas que se determinan cuando el justiciable ha advertido la existencia de vulneración al debido proceso en su componente al derecho a la defensa, siendo aplicable únicamente en estos casos.  En el sub lite, según se muestra el Auto de Vista para el momento que se dictó no ha causado indefensión a ninguna de las partes, al contrario éste se ha sujetado a lo previsto en el art. 204 paragrafo III y 236 del Código de Procedimiento Civil.

Por lo anterior, el recurso de casación en la forma, deviene en infundado.

Del recurso de casación en el fondo:

Con relación a los dos primeros puntos del recurso de casación en el fondo, referidos a que los de instancia dispusieron la reposición de un protocolo que adolece de ausencia de poder especial y bastante de quien transfirió el inmueble, validando una transferencia irregular vulnerando no solo sus intereses, sino de la Institución que no ha intervenido en la transferencia, no obstante su condición de legítimo propietario; señalar que en el presente litigio no ha sido motivo de la litis el documento en el que consta la transferencia de inmueble efectuado por ASCLASGUARNAL a favor de Ramón Huanca Castañeta o que dicho documento contuviere alguna causal de nulidad, conforme se tiene la demanda, la pretensión de la actora es clara al señalar que impetra la reposición del protocolo notarial en la Notaria de Fe Pública de Primera Clase Nº 10 de la capital, habiendo para tal efecto adjuntado la prueba idónea, así como producido otra en la que demuestra que la existencia de la Escritura Pública Nº 249 de 29 de septiembre de 1984 (fs. 27), misma que fue presentada al Registro de Derechos Reales para la inscripción del inmueble y en el que consta el registro con la misma, determinación jurisdiccional que sólo interesa a la actora. Por lo que al presente el recurrente no puede señalar que los de instancia han validado una transferencia irregular, cuando el motivo del litigio no ha sido la validez o invalidez de la transferencia del inmueble.

Finalmente, con relación a que el de Alzada vulneró el art. 236 del Código de procedimiento Civil por no responder a todos los puntos de agravio, referir que esta causal corresponde a la de nulidad y no así al fondo del mismo, por lo que no amerita mayor consideración, más aún cuando se evidencia que el Auto de Vista responde a todos los agravios señalados por el ahora recurrente.

Por lo antes señalado, corresponde que el Tribunal Supremo resuelva el recurso presentado conforme dispone los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Alejandro Molina Quispe contra el Auto de Vista Nº 123/2013 de fecha 20 de junio 2013 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro. Con costas.


Se regula honorario profesional en la suma de Bs.700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Dr. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Dra. Rita Susana Nava Duràn.

Ante Mi.- Dra. Patricia Ríos Tito - Secretaria de Sala Civil

Libro Tomas de Razón: Quinto