TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                         S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 436/2013

Sucre: 27 de agosto 2013

Expediente: CB-63-13-S

Partes: Vicenta María Ledezma de Rojas c/ Nivardo Rojas Jiménez

Proceso: División y Partición

Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 431 a 433,  interpuesto por Vicenta María Ledezma de Rojas contra el Auto de Vista de fecha 14 de marzo de 2013 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso ordinario de División y Partición seguido por Vicenta María Ledezma de Rojas contra Nivardo Rojas Jimenez, la concesión de fs. 444, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Onceavo en lo Civil dicta la Sentencia de fs. 395 a 404,  declarando probada la demanda principal de fs. 123 a 125 en todas sus partes, improbadas la acción reconvencional y las excepciones perentorias de falsedad, ilegalidad, improcedencia, cosa juzgada, falta de acción, derecho y falta de legitimación sustancial de fs. 184 a 188, interpuestas contra la demanda principal; probadas las excepciones de falsedad, dolo, falta de acción y derecho opuestas por la demandante reconvenida a la acción reconvencional de fs. 213 a 215, disponiendo que en ejecución de Sentencia la subasta y remate de los inmuebles de la Litis  para que su producto sea dividido económicamente entre los litigantes en un 50% a cada uno.

Resolución de fondo que es recurrida de apelación por Norma Alicia Rojas de Alvarado y Milton Javier Butrón Parraga en representación de Nivardo Rojas Jiménez, por escrito de fs. 408 a 412, y como consecuencia de ello se dicta el Auto de Vista de 14 de marzo de 2013, cursante a fs. 425 y vlta., que anula obrados hasta el decreto de admisión de la demanda de fs. 126; Resolución de Alzada que es recurrida de casación por escrito de fs. 431 a 433 de obrados, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

En el recurso de casación en el fondo interpuesto se expresa los siguientes puntos de consideración:

Señala que existe interpretación errónea de los arts. 380, 366, 167 y 172 del Código Civil (dice de familia). Argumenta que la competencia dentro de la división y partición no afecta ni depende de una cuestión familiar porque no se está afectando derechos, los derechos de cada uno de ellos, condición que no fue fundamentado en el Auto de Vista.

Indica que el Auto de Vista hace referencia a Autos Supremos de nulidad de documentos que si afecta derechos de terceros, que son casos diferentes. Por lo que el proceso civil de división y partición  no depende del Código de Familia.

Señala que el Auto carece de fundamento legal, porque no fundamenta el por qué la presente división depende del juzgado de familia. Por otro lado tanto la contestación de la demanda que además de efectuar una serie de acciones fantasiosas que pretende desconocer algo real la copropiedad de los dos inmuebles; también la cosa juzgada dentro el proceso de divorcio sustanciado por edictos, del que conoce el domicilio conyugal en Cochabamba, del que hace una relación lucida de dicha morada, donde se olvida aplicar lo determinando en el art. 24 y 30 del Código Civil, jurando falsamente y desconociendo los bienes en copropiedad que no puede negar.

Por lo que si bien no reconoce ningún bien ganancial, pero en la actualidad existe esos dos bienes, una autoridad no puede desconocer lo real que es el derecho propietario que de acuerdo a ley y el Código de Familia si protege dicho derecho es una verdad jurídica y no amañada como es el proceso de divorcio.

Respecto a las mejoras estas debieron ser con su consentimiento dice- y la disposición de dicho bien mediante escrito por lo que no existe ninguno de los dos presupuestos, por lo que se vulneró el art. 167 y 172 del Código Civil, que establece la procedencia mediante autoridad judicial y en cuanto al art. 380 del Código da Familia dicho, objeto de la demanda, que es división y partición de bienes en copropiedad no dependen del juzgado de familia.

Por ultimo pide se declare procedente el recurso, anule obrados hasta el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la lectura del recurso se tiene que este se presenta como casación en el fondo, sin embargo, en su tenor se hace denuncia por la falta de fundamentación y objeta la decisión de la nulidad de obrados dispuesta por el Ad quem, entendiendo, que lo que se denuncia es la forma de Resolución, entre otras cosas; no obstante la contrariedad citada, éste Tribunal, por el principio pro actione y de impugnación constitucional, prosigue a considerar lo siguiente:

De los reclamos respecto a las cuestiones relativas al divorcio, la supuesta tramitación anómala y su efectos, no se hace ningún examen al respecto por ser manifiestamente improcedente, por la naturaleza misma de la Resolución de Alzada que al ser anulatoria de obrados, no entró a considerar cuestiones de fondo, del derecho debatido, en consecuencia contra de esa Resolución no cabe denuncia de fondo, sino, simplemente en la forma.

En relación a la decisión anulatoria de obrados por parte del Tribunal de apelación, es pertinente señalar que la demanda interpuesta de fs. 123 a 125 de obrados tiene como pretensión la división y partición de dos bienes inmuebles, el primero, ubicado en la ciudad de Santa Cruz, zona Sud-Este, UV 44, manzano N-18, registrado bajo matrícula 01.1.99.0061529 a nombre de Nivardo Rojas Jimenez y Vicenta María Ledezma de Rojas, y otro inmueble, ubicado en la zona Cerro Verde de la ciudad de Cochabamba, manzana 1324, lote Nº 12, registrado bajo la Partida 631, Libro 1º “A” de  propiedades ciudad (capital) a nombre de Nivardo Rojas Jiménez.

Ahora bien, del contenido de la pretensión se establece que la actora no sólo persigue la división y partición de los inmuebles indicados, sino, en primer término, busca que el inmueble ubicado en la ciudad de Cochabamba sea declarado como bien ganancial, por cuanto éste inmueble está registrado en Derechos Reales sólo a nombre de Nivardo Rojas Jiménez y no de la demandante, por lo que la división y partición impetrada estaba subordinada a la declaratoria de ganancialidad del bien antes señalado, en otras palabras, la pretensión de división, que es una cuestión civil, estaba sujetada a una cuestión familiar como es la declaratoria de bien ganancial de un inmueble. 

Aspecto competencial que no fue observado oportunamente por el Juez A quo a momento de admitir la demanda y de decidir sobre la misma, en contrario, se arrogó una competencia propia de un Juez de Partido Familia, pues emitió criterio sobre la ganancialidad del bien litigioso, contrariando lo establecido en el art. 380 del Código de Familia que señala que: “En caso de plantearse una cuestión civil que dependa de otra familiar será competente para conocer de ella el juez de familia”, siendo nulo todo lo actuado conforme señala el art. 369 del mismo compilado normativo y la Constitución Política del Estado en su art. 122, que castiga la usurpación de competencia con la nulidad.

Por lo explicado, el criterio emitido por el Tribunal de Alzada fue el correcto al anular obrados hasta la admisión de la causa como consecuencia propia de tramitar un proceso ante un órgano jurisdiccional que no contaba con la competencia requerida como se ha establecido, en ese contexto, se evidencia la claridad de la fundamentación y motivación del Ad quem en su decisión, no siendo veraz lo manifestado por la recurrente sobre la carencia de fundamentación.

Sin embargo cabe precisar una connotación competencial, en éste caso que la competencia para la verificación y división de los bienes gananciales del extinto matrimonio Ledezma-Rojas, es el Juez que dilucido el divorcio, (Juez de Partido Sexto de Familia, conforme literales de fs. 38 a 39), que permite verificar la apertura de la competencia de un órgano jurisdiccional que tomó aprehensión de los hechos de divorcio por lo tanto de las incidencias que emergen de éste, aún no se especifique en el contenido de su Sentencia; por lo que el Juez A quo, conforme previene la decisión del Tribunal de Alzada, al momento de su pronunciamiento deberá tener presente la precisión señalada.

Conforme lo argumentado éste Tribunal de Casación, emite Resolución en la forma determinada por los arts. 271- 2)  y 273 del  Código Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 431 a 433,  interpuesto por Vicenta María Ledezma de Rojas contra el Auto de Vista de fecha 14 de marzo de 2013, con la connotación competencial precisada. Con costas. 

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.


Fdo. Dr. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Dra. Rita Susana Nava Duràn.

Ante Mi.- Fdo Dra. Patricia Ríos Tito - Secretario de Sala Civil

Registrado en el Libro Tomas de Razón: Quinto