TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                                  S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 353/ 2013

Sucre: 15 de Julio 2013

Expediente: SC- 44 - 13- S

Partes: Uvalda Melgar Orellana. c/ María Betty Soria Pinto.

Proceso: Usucapión decenal

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 218 a 222 y vlta., interpuesto por Uvalda Melgar Orellana contra el Auto de Vista Nº 79/13 de fecha 06 de marzo del 2013, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de usucapión decenal seguido por Uvalda Melgar Orellana contra María Betty Soria Pinto, el Auto de concesión de fs. 230, los antecedentes del proceso, y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez Segundo de Partido en lo Civil dicta la Sentencia de fs. 181 a 183 y vlta., declarando probada la demanda de Uvalda Melgar Orellana, sobre Usucapión y reconocimiento de derecho propietario sobre mejoras introducidas.

Sentencia que es recurrida de apelación por María Betty Soria Pinto, resuelta por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, mediante Auto de Vista 79/2013 de fecha 06 de marzo de 2013, cursante de fs. 200 y vlta., que revoca la Sentencia apelada y declara improbada la demanda de usucapión decenal.

Resolución de alzada que dio lugar al recurso de casación en el fondo interpuesto por Uvalda Melgar Orellana.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


  1. Acusa que el Auto de Vista incurrió en infracción de la ley y errónea interpretación de la norma, por cuanto el Tribunal de Alzada le atribuye la condición de tolerada desconociendo su posesión pacífica y continuada por más de 14 años, contraviniendo lo dispuesto por el art. 87 y 110 del Código Sustantivo.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


Previamente antes de ingresar a resolver el recurso de casación deducido, se considera la necesidad de aclarar lo que en esencia es el recurso de casación, en ese sentido, dicho recurso  está considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario, procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las Resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

En dicho antecedente, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho utilizada para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, de acuerdo a lo estatuido por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los arts. 253 y 254 del mismo cuerpo legal.

En ese sentido, cabe  precisar que la finalidad del recurso de casación en el fondo es la de unificar la interpretación de las normas jurídicas de nuestro país creando la jurisprudencia correspondiente. En tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma, es la de anular la Resolución recurrida o un proceso cuando en su sustanciación se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la Ley, por ello, la interpretación de las leyes que regulan las nulidades debe ser uniforme. En ambos casos, son de inexcusable cumplimiento los requisitos establecidos en el art. 258 núm., 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir,  señalar en forma clara y precisa qué disposiciones legales se han infringido en la tramitación de la causa y cuáles son las causales de nulidad que invoca dentro de las permisiones legales que el ordenamiento procesal señala; asimismo, debe indicar en forma puntual qué disposiciones legales se han violado, aplicado indebidamente o interpretado en forma errónea en la Resolución de fondo, es más, cuando de prueba se trata, el recurrente debe identificar a ésta e indicar cómo debía apreciarse o valorarse con arreglo a la ley, no siendo suficiente citar determinadas disposiciones como infringidas sin la debida fundamentación.

Respecto al único punto alegado por la recurrente, luego de efectuar una repetición de los fundamentos contenidos en su demanda, solo manifiesta que el Auto de Vista hubiese incurrido en infracción de la ley y errónea interpretación de la norma, sin embargo, no manifiesta como se infringió dicha norma, si acaso acusa error de hecho o error de derecho, tampoco hace una precisión de las normas civiles interpretadas erróneamente, aplicadas indebidamente, lesionadas o infraccionadas, limitándose a denunciar de manera general la infracción de la ley y errónea interpretación de la norma, sin fundamentar las violaciones que suponen o la aplicación indebida y la interpretación errónea del derecho tal cual exige el artículo 258 núm., 2) del Código de Procedimiento Civil, pretendiendo que este Supremo Tribunal ingrese a censurar la apreciación y valoración de la prueba realizada por los jueces de grado sin identificar la existencia de errores de derecho o de hecho en la valoración de la misma para aperturar la competencia de este Tribunal.

El Tribunal Supremo es de puro derecho como lo es la impugnación extraordinaria, de tal manera que no puede suplir de oficio las omisiones, imprecisiones o impericias en que incurre un recurrente; en consecuencia, al no haber cumplido la recurrente con la carga legal precedentemente referida, se encuentra impedido de abrir su competencia para conocer el recurso intentado, omisión que se encuentra sancionada de conformidad a lo que prevén los arts., 271 núm. 1) y 272 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42, parágrafo I,  núm., 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm., 2) y 272 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso interpuesto por Uvalda Melgar Orellana cursante de fs. 218 a 222 y vlta. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran´.