TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                            S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 329/2013

Sucre: 04 de julio 2013

Expediente: CH 38 13 S.

Partes: Marcial Portillo Díaz. c/ Dionicia Muñoz Fernández.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Chuquisaca.


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 223 a 227, interpuesto por Julio César Campos Zambrana en representación de Dionisia Muñoz Fernández contra el Auto de Vista SSI-Nº 116/2013 de 22 de marzo de 2013, emitido por la Sala Civil, Comercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Chuquisaca, en el proceso ordinario de divorcio seguido por Marcial Portillo Díaz en contra de Dionicia Muñoz Fernández la concesión del recurso de fs. 240, los antecedentes del proceso, y:


C0NSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, el Juez Primero de Partido Mixto en lo Civil, Familia, Niñez y Adolescencia en lo Civil de la Localidad de Monteagudo, pronunció la Sentencia Nº 010/2012 de 20 de noviembre de 2012 que cursa de fs. 175 a 177 vlta., declarando probada la demanda principal y probada en parte la demanda reconvencional, declarando disuelto el vínculo conyugal de los esposos Portillo-Muñoz, disponiendo que en ejecución de Sentencia se proceda a cancelar la partida matrimonial, asimismo deja para la etapa de división y partición de los bienes que constan en inventarios levantados por la Notaría de Fe Pública de Huacareta, y en lo que se refiere a la Asistencia Familiar impetrada por la demandada dispone no ha lugar por no haber demostrado su estado de necesidad.

Resolución de primera instancia que es recurrida de apelación por la demandada y resuelta mediante Auto de Vista SSI-Nº 116/2013 de 22 de marzo de 2013, que revoca en forma total la Sentencia apelada, fallo que a su vez es recurrido de casación en la forma, objeto de análisis y estudio.


CONSIDERANDO II

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1) Refiere violación de los arts. 236, 190 y 90 del Código de Procedimiento Civil, arguyendo que de acuerdo a la pertinencia de la Resolución del Auto de Vista, debe circunscribirse a los puntos resueltos por el inferior y que hubiesen sido objeto de apelación y fundamentación a que se refiere el art. 227, ya que el Auto de Vista recurrido, no se refiere a los puntos expuestos en el memorial de apelación, con respecto a lo resuelto por la Sentencia y  lo apelado por su persona, en franco desconocimiento de lo dispuesto por el art. 17 parágrafo II de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, ya que los Vocales desconocen lo apelado y resuelven por algo que no fue impugnado, ya que la Sentencia en ningún momento hace alusión al instituto de la caducidad en el que se acogen los Vocales, y señala que el fallo recurrido resulta ser ultra petita dando más de lo pedido y extra petita pronunciándose sobre cuestiones no planteadas, violando el art. 236 del Código de Procedimiento Civil y los principios de congruencia y fundamentación.

Señala que el memorial de apelación de fs. 180 a 185 se refirió a que la Sentencia hubiera desconocido de la ganancialidad de mejoras introducidas en el inmueble, donde realizó su convivencia los esposos en vigencia plena del matrimonio, ya que por muchos años hubiera contribuido para las mejoras.

2) Acusa violación de los arts. 90, 236 y 237 del Código de Procedimiento Civil, con relación al art. 254 núm. 4) del mismo cuerpo legal, alegando que el Auto de Vista, revoca en forma total la Sentencia apelada, refiriendo que conforme al memorial de apelación de fs. 180 a 185, detallando los agravios se hubiera peticionado que se revoque en forma parcial la Sentencia apelada y se disponga que en ejecución de Autos se proceda a la división y partición de las mejoras introducidas en el lote de terreno de propiedad del demandante, por lo que al haberse dispuesto la revocación total de la Sentencia se ha otorgado más de lo pedido, por lo que se encuentra amparado por el art. 254 núm. 4) del Código de Procedimiento civil y trascribe los Autos Supremos Nº187 de 3 de agosto de 2000, Nº 104 de 27 de abril de 2000Nº 100 de 28 de noviembre de 1987 (S.C. II), Nº 247 del 14 de octubre de 1992 y Nº 89 de 21 de marzo de 1995.

Consecuentemente en base a lo expuesto en base al recurso de casación en la forma solicita se anule el Auto de Vista disponiendo se dicte uno nuevo en base a la pertinencia prevista por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.


CONSIDERANDO III

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


1.- Del principio dispositivo.-

El art. 236 del Código de procedimiento Civil señala lo siguiente: “(Pertinencia de la resolución).- El Auto de Vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de la apelación y fundamentación a que se refiere el artículo 227, excepto lo dispuesto en la parte final del artículo 343”, norma que obliga a los operadores de segunda instancia a resolver el recurso de apelación en base al fallo de primera instancia y los argumentos expuestos en el recurso, no permitiéndosele ir más allá de lo solicitado por el recurrente.

Corresponde señalar que siendo el proceso civil, al que se sujeta el régimen familiar, se rige por distintos principios entre ellos el dispositivo, por el que las partes son absolutamente libres para disponer de sus intereses privados y reclamarlos o no judicialmente, en la medida que éstos consideren oportuno, de acuerdo a ello en su concepción clásica ha sido estructurado de acuerdo a los puntos siguientes:

a) El inicio de la actividad jurisdiccional a instancia de parte, de acuerdo a los aforismas nemo iudex sine actore y ne procedat iudex ex officio (no puede existir un proceso si no hay actor, y no puede existir un proceso de oficio).

b) La determinación del objeto del proceso únicamente por los litigantes.

c) La congruencia de las Resoluciones judiciales con las pretensiones de las partes, por lo que resulta de plena vigencia el brocardo ne eat iudex ultra petita partium (el juez no puede ir más allá de lo pedido por las partes), y

d) La finalización de la actividad jurisdiccional por voluntad exclusiva de los litigantes, quienes pueden disponer libremente tanto de la res in iudicium deductae (objeto deducido en juicio), mediante la renuncia, el allanamiento o la transacción, como de la continuación del proceso, a través del desistimiento o la caducidad de la instancia.

De estas directrices que regentan el principio dispositivo, corresponde tomar en cuenta el tercero, por el que la congruencia de la Resolución debe estar sujeta a la pretensión de las partes, consiguientemente diremos que una vez dictada la Sentencia, en caso de que las partes hayan recurrido de la resolución, por lo que se dirá que con la apelación se apertura la segunda instancia que concluye con la emisión del Auto de Vista, en ese sentido diremos que el recurso de apelación, al contener los agravios descritos en dicho medio de impugnación tiene una pretensión, agravios que  pueden versar sobre aspectos de fondo en forma total o parcial, o solo sobre aspectos de forma, por lo que el Tribunal de Alzada, debe circunscribir su fallo en base a los puntos resueltos por el inferior que hubieren sido objeto de apelación, en ese orden de ideas  el Juez o Tribunal de apelación en virtud del principio dispositivo, se encuentra restringido a conocer su Resolución al objeto de la apelación, en otras palabras, es competente únicamente para revisar las cuestiones litigiosas propuestas en primera instancia, dentro de los límites propuestos por el apelante, no estando autorizado para resolver aspectos que no fueron motivo de impugnación, lo contrario implica un exceso de jurisdicción que se califica como ultra petita, la que a su vez constituye una típica manifestación del vicio de incongruencia quebrantando el concepto de orden público, con relación a lo expuesto la Sentencia Constitucional Nº  0486/2010-R de 5 de julio ha emitido el siguiente razonamiento: "El principio de congruencia, responde a la pretensión jurídica o la expresión de agravios formulada por las partes; la falta de relación entre lo solicitado y lo resuelto, contradice el principio procesal de congruencia; la Resolución de primera y/o segunda instancia, debe responder a la petición de las partes y de la expresión de agravios, constituyendo la pretensión jurídica de primera y/o segunda instancia", así también en la Sentencia Constitucional Nº 0863/2003-R de 25 de junio ha señalado lo siguiente: "...el Juez o Tribunal Ad quem, no puede ir más allá de lo pedido, salvo en los casos en que los vicios de nulidad constituyan lesiones a derechos y garantías constitucionales como cuando la nulidad esté expresamente prevista por ley".

2.- De los actos del proceso.-

La Sentencia de primera instancia ha declarado probada la demanda principal y probada en parte la demanda reconvencional, declarando disuelto el vínculo conyugal de los esposos Portillo-Muñoz, disponiendo que en ejecución de Sentencia se proceda a cancelar la partida matrimonial, asimismo deja para la etapa de división y partición de los bienes que constan en inventarios levantados por la Notaría de Fe Pública de Huacareta, y en lo que se refiere a la Asistencia Familiar impetrada por la demandada, dispone no ha lugar por no haber demostrado su estado de necesidad.

En contra de dicha Resolución, la demandante interpone recurso de apelación que consta de fs.  180 a 185 de obrados, expresando los agravios relativos a que las mejoras introducidas en el inmueble ubicado en la calle Bolívar s/n de la Localidad de Huacareta, hubieran sido efectuados dentro del matrimonio, lo que constituiría dichas mejoras bienes de carácter ganancial, la prueba generada en el proceso relativa a la introducción de las mencionadas mejoras, para peticionar: “en vista de los agravios sufridos y reclamados REVOQUE parcialmente la Sentencia apelada y disponga que en ejecución de Sentencia se proceda a la DIVISIÓN Y PARTICIÓN de las mejoras  introducidas en el LOTE DE TERRENO DE PROPIEDAD del señor MARCIAL PORTILLO DIAS”, de lo expuesto se deduce que la impugnación no ha sido sobre la pretensión principal de la demanda o la reconvención (que resulta ser el divorcio), sino que la apelación ha sido interpuesta sobre aspectos accesorios a la demanda principal, como es el reclamo de la declaratoria de ganancialidad de las mejoras introducidas en el inmueble de propiedad del esposo y como resultado de ello se ordene proceda a la división y partición de dichos bienes. Sin embargo de ello el Tribunal de Alzada, en forma oficiosa, refiere que las pruebas generadas en primera instancia hubieran sido producidas fuera del plazo probatorio y se hubiera violentado el art. 377 del Código de Procedimiento Civil,  y que conforme al art. 5 del Código de Familia, sostiene que en base a la confesión de las partes tan solo contendría carácter indiciario para la disolución del matrimonio y en la causa no se hubiera probado el requisito contenido en el art. 131 del Código de Familia, y que al haberse producido la prueba fuera del plazo previsto en el art. 377 del Código de Procedimiento Civil, no se hubiera acreditado la separación de hecho, por lo que revoca en forma total la Sentencia apelada.

Deduciendo que el criterio emitido por el Ad quem, no se ha enmarcado dentro del principio dispositivo, que debe regir en los recursos, por el cual tal solo correspondía emitir criterio sobre el punto expuesto en apelación, si la misma consideraba viable o no conforme al art. 236 del Código de Procedimiento Civil, y no emitir fallo de fondo revocando la Sentencia y declarando improbada la demanda principal y reconvencional, cuando ninguna de las partes hubiera expuesto dicha pretensión, aspecto que causa perjuicio a los litigantes y constituye vicio de procedimiento enmarcado dentro de la causal 4 del art. 254 del Código de Procedimiento Civil, en desmedro del principio de seguridad jurídica, error in procedendo que debe ser saneado por este Tribunal.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir resolución en la forma prevista en el art. 271 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los art. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil,  ANULA el Auto de Vista SSI-Nº 116/2013 de 22 de marzo de 2013, emitido por la Sala Civil, Comercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Chuquisaca, disponiendo que se dicte nuevo Auto de Vista bajo la pertinencia descrita en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, previo sorteo y sin espera de turno.

Sin responsabilidad por ser excusable.

En aplicación del art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, remítase la presente Resolución al Consejo de la Magistratura.  

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.