TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo:   296/2013

Sucre: 07 de junio 2013

Expediente: CH-26-13-S

Partes:        Lucia Paco Montaño c/ Tomas Mostacedo Cruz

Proceso:        Anulabilidad de Matrimonio

Distrito:        Chuquisaca.

VISTOS: El recurso de casación en la forma interpuesto por Tomas Mostacedo Cruz de fs. 160 a 162 y vlta., impugnando el Auto de Vista No. 063/2013 de fecha 21 de febrero de 2013, pronunciado por la Sala Civil, Comercial y de Familia, de la Niñez y Adolescencia Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de anulabilidad de matrimonio, seguido por Lucia Paco Montaño contra Tomas Mostacedo Cruz, la concesión de fs. 167, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Tercero de Partido de Familia de la Capital Sucre - Bolivia, emitió la Sentencia No. 110/2012, de fecha 09 de octubre de 2012 cursante de fojas 100 a 102, declarando Probada la demanda principal interpuesta por Lucia Paco Montaño y ordenó que se Anule la partida matrimonial de fecha 20 de enero de 1997.  También declaró Probada la demanda reconvencional interpuesta por Tomas Mostacedo Cruz y dispuso Anular la partida matrimonial de fecha 19 de enero de 1991, por incumplimiento de requisitos previstos en el art. 80 del Código de Familia. 

Contra dicha Sentencia, apeló el demandado, por dicho motivo el Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca emitió el Auto de Vista por el cual Confirmo parcialmente la Sentencia, modificando  la parte dispositiva únicamente salvándose los derechos que les asisten a los hijos que pudieran existir respecto de los actos matrimoniales anulados.

Dicha resolución dio lugar al recurso de casación en la forma interpuesto por parte del demandado, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusó que el Tribunal Ad quem omitió pronunciarse sobre la certificación negativa expedida por la Corte Electoral, documento que demostraría que se caso de buena fe, en virtud de haber contraído el segundo matrimonio sin la existencia del primer matrimonio.

Continuo señalando que las autoridades judiciales no pueden dejar de pronunciarse sobre todas las pretensiones deducidas en el proceso, porque de  hacerlo se vulneraría el derecho al debido proceso, aspecto que el Tribunal Ad quem no observó y no se refirió en nada al certificado negativo que expidió la Ex Corte Electoral de Chuquisaca.

Indicó que se caso de buena fe, en virtud a la certificación emitida, aspecto que no fue valorado ni por el Juez A quo, mucho menos por el Ad quem.

Termino peticionando que en virtud del art. 254 num. 4 del Código de Procedimiento Civil y al no haberse pronunciado sobre todos los puntos apelados se Anule el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Sin consentir en la forma en la que ha resuelto la demanda reconvencional, este Tribunal se encuentra reatado  resolver el recurso de casación en los términos en que ha sido planteado.

La doctrina estableció que el recurso de casación en la forma o de nulidad tiene por objeto subsanar los defectos procesales del proceso, sirve para impugnar una resolución judicial que contenga un vicio formal o que derive de un procedimiento violatorio de las reglas establecidas; pero éste recurso de casación no puede estar orientado a dilatar el proceso; toda vez que los administradores de justicia y los abogados no deben olvidar que ningún tramite o acto judicial será declarado nulo, si la nulidad no estuviere expresamente determinada por ley o el vicio que acusa no tenga trascendencia en la litis, en caso de hacerlo se estaría retardando ilegalmente el proceso y denegando justicia pronta y oportuna  a las partes, derecho consagrado en la Constitución Política del Estado; sólo se anula lo que esta previsto por ley o cause un perjuicio irreparable a los derechos de los litigantes, como indica Hugo Alsina “Donde hay indefensión, hay nulidad; si no hay indefensión, no hay nulidad”, postulado que rige  cualquier nulidad pretendida.

En la litis, el recurrente funda su recurso de casación de forma en la no pronunciación del Ad quem del certificado negativo cursante a fs. 17 y vlta, el mismo que a criterio del recurrente demostraría que contrajo el segundo matrimonio de buena fe, al constatarse de la inexistencia del primer matrimonio.  Criterio del recurrente que no es correcto, en virtud de que el Ad quem sí se refirió a dicha prueba, al indicar que: “…la sentencia refleja de forma clara y evidente los hechos probados y no probados en el elenco probatorio presentado por la demandante, y el reconviniente…”, criterio del Ad quem sobre la valoración de toda la prueba y en especial del certificado negativo acusado por el recurrente; por dicho motivo no resulta evidente lo indicado ahora en casación, de no haberse pronunciado sobre algunas pretensiones deducidas en apelación, que en todo caso si el apelante consideraba que no se le dio respuesta a su agravio, contaba con la posibilidad de solicitar al Tribunal de Alzada que aclare, explique y complemente su resolución, en estricta aplicación del art. 239 del Código de Procedimiento Civil.

Por otro lado analizando lo acusado por el recurrente, se tiene que en la litis cursa prueba contundente que demuestra que el matrimonio celebrado el año 1991, se efectuó y la consideración del certificado negativo acusado en el recurso de apelación y ahora en el de casación, con argumento de no haberse pronunciado sobre dicho documento el Ad quem, ya no resulta trascendente, en virtud de que dicho documento quedó desvirtuado por la partida matrimonial correspondiente a Lucia Paco Montaño y Tomas Mostacedo Cruz.

Además, si revisamos de manera textual el tantas veces indicado Certificado Negativo expedido por la Ex Corte Electoral de Chuquisaca, se puede advertir que la certificación que solicita el recurrente textualmente indica  “Estando siendo sindicado de haber contraído matrimonio civil con la señorita que responde al nombre de LUCIA PACO MONTAÑO en la localidad -dice- de Potolo ante  el Señor Oficial de esa localidad, más o menos en el mes de diciembre de 1990…, …se me certifique que tal extremo de ningún modo es evidente…”;  a dicha solicitud el jefe de la sección de archivos del Registro Civil de Sucre, el 2 de diciembre de 1996 indicó: “…se evidencia que la partida de matrimonio de MOSTACEDO CRUZ TOMAS y PACO MONTAÑO  LUCIA efectuado alrededor del mes de Diciembre de 1990 en la localidad de Potolo, no ha sido inscrito en ningún libro correspondiente a la localidad de Potolo.”; de la revisión de dicha prueba, se puede advertir que la certificación se circunscribió a los datos proporcionados por el recurrente que fueron diciembre de 1990, aspecto que resulta totalmente diferente a la partida matrimonial que es de fecha 5 de septiembre de 1993 con fecha de celebración del matrimonio el 19 de enero de 1991 y no así diciembre del año 1990. 

En ese entendido concluiremos indicando que el Tribunal Ad quem, aplicando correctamente el derecho confirmó parcialmente la Sentencia dictada por el Juez A quo, el recurrente al no haber agotado la posibilidad de explicación y complementación conforme lo establece nuestro procedimiento civil y también en la consideración de este Tribunal Supremo de Justicia de no ser trascendente lo acusado por el recurrente con referencia al certificado negativo; lo argumentado en el recurso de casación de forma no genera nulidad alguna.

Por lo indicado y por las razones expuestas este Tribunal concluye que no son fundados los agravios expuestos por la parte recurrente, correspondiendo por ello fallar en la forma prevista por el art. 271-2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 - 2) y  273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma interpuesto por Tomas Mostacedo Cruz de fs. 160 a 162 y vlta., impugnando el Auto de Vista No. 063/2013 de fecha 21 de febrero de 2013, pronunciado por la Sala Civil, Comercial y de Familia, de la Niñez y Adolescencia Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca. Con costas.

Se regula el honorario del profesional en la suma de Bs.- 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani