TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                              S A L A  C I V I L                                                                                                                                                                            Auto Supremo: 284/2013

Sucre: 05 de junio de 2013

Partes: Primitiva  Jiménez  Zapata  c/ los Vocales  de la  Sala  Civil  Segunda  del

            Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba

Expediente: CB-54-13-COM

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de compulsa cursante de 35 a 37 del cuadernillo de compulsa interpuesto por Primitiva Jiménez Zapata, contra el Auto  de fecha  22 de abril de 2013, que niega la concesión del recurso de casación deducido contra el Auto de Vista  de fecha 8 de febrero de 2013, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del  fenecido proceso de divorcio seguido por Daniel Octavio Merino Nina contra Primitiva Jiménez Zapata, los antecedentes del testimonio y;

CONSIDERANDO: De la revisión de los datos que cursan en fotocopias legalizadas  se llega a establecer que dentro del caso ut supra, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, pronuncia Auto de Vista por el que  confirma en parte el Auto apelado, con la modificación de que se declara bien ganancial tanto al inmueble (lote de terreno ) como a las construcciones existentes en dicho inmueble por ello partibles y divisibles en partes iguales entre las partes en litigio; determinación que fue emitida en conocimiento del recurso de apelación contra el Auto de fecha 27 de diciembre de 2011, pronunciada por la Juez Tercero de Partido de Familia declarando Probada en parte la demanda de división partición en ejecución de Sentencia, disponiendo que el lote de terreno es ganancial pero la construcción la asumió la demandada, contra esta determinación el demandado impugnó el auto de fecha 27 de diciembre de 2011 vía recurso de apelación. 

Contra el Auto de Vista que resolvió el recurso de apelación  la demandada Primitiva Jiménez Zapata interpuso  recurso de nulidad y casación cursante de fs 20 a 22 del cuadernillo de compulsa bajo los fundamentos siguientes: la resolución que determina que tanto el inmueble como las construcciones son bienes gananciales estableciendo su división y partición en partes iguales constituye lesiva y atentatoria a sus intereses  por no ser el resultado de una correcta e imparcial aplicación de las normas vigentes que son de orden público y de cumplimiento obligatorio, toda vez que no han considerado que desde el año 2002, las partes se encontraban ya separadas y de acuerdo al informe pericial las construcciones datan del 2005 habiendo la demandada enviado dinero desde el año 2002 hasta el 2008  para la construcción  del inmueble cuando ya se encontraban separados.

En conocimiento del mencionado recurso la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, pronunció Auto de fecha 22 de abril de 2013, cursante a fs. 24 del cuadernillo de compulsa por el que niega la concesión del recurso de casación,  bajo el argumento que las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas solo en el efecto devolutivo sin recurso ulterior, así como el art. 26 inciso 3) de la Ley 1760 que complementa el art. 262 del Código de Procedimiento Civil que dispone la improcedencia del recurso de casación cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil 

Contra esta Resolución de Vista la demandada Primitiva Jiménez Zapata  anuncia compulsa a fs. 26  formalizando luego la misma a fs. 35 que se analiza.

CONSIDERANDO: Conforme con la previsión del artículo 283 del Código de Procedimiento Civil, procede el recurso de compulsa en los siguientes casos:

1) Por negativa indebida del recurso de apelación;

2) Por haberse concedido la apelación sólo en  efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y

3) Por negativa indebida del recurso de casación.

En este marco normativo, la competencia del Tribunal Supremo al momento de resolver la compulsa ha de circunscribirse a precisar si la negativa  de concesión del recurso es legítima o  no,  tomando  en   cuenta para ello la regulación que prevé el Procedimiento Civil en función a la naturaleza de los procesos, las resoluciones pronunciadas en ellos y otros presupuestos procesales que hacen al régimen de los recursos. En otras palabras,  corresponde determinar si el Tribunal compulsado  adecuó su determinación en el marco de lo previsto por el art. 262 del Código Adjetivo de la materia, es decir, 1) Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término 2) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiera hecho uso de ese recurso ordinario  y 3) cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados por el Art. 255 del referido cuerpo procesal,  este último complementado por el Art. 26 de la Ley No 1760 de 28 de febrero de 1997.

CONSIDERANDO: Que, de la revisión del cuadernillo de compulsa se tiene que dentro del fenecido  proceso de divorcio interpuesto por  Daniel Octavio Merino Nina contra Primitiva Jiménez Zapata, en ejecución de Sentencia se demandó la división y partición de bienes, declarando el Juez A quo probada la demanda solo respecto del bien inmueble siendo la construcción asumida por la demandada constituyendo un bien propio, interponiendo el demandado recurso de apelación y en conocimiento del mismo el Tribunal de Alzada pronunció Auto de Vista de fecha 8 de febrero de 2013,  que modificó la determinación indicando que tanto el inmueble como la construcción constituye bien ganancial por tanto susceptible de división y partición en partes iguales,  determinación  que no  puede ser impugnada vía recurso de casación, por disposición expresa del art. 518 del Código de Procedimiento Civil estableciendo que los medios de impugnación para procesos en ejecución de Sentencia están restringidos,  los mismos que solo pueden ser impugnados mediante el recurso de apelación en efecto devolutivo sin recurso ulterior.

La Sentencia Constitucional 0195/2011 de 11 de marzo de 2011 establece” El Código de Procedimiento Civil, (CPC) regula el trámite a seguir en la ejecución de sentencia, así como los medios de control e impugnación con los que cuenta el ejecutado o demandado cuando en el proceder se conculquen sus derechos. Así el art. 517 del (CPC) señala: “La ejecución de autos y sentencias pasadas en autoridad de cosa juzgada no podrá suspenderse por ningún recurso ordinario ni extraordinario, ni el de compulsa, ni el de recusación, ni por ninguna solicitud que tendiere a dilatar o impedir el procedimiento de ejecución”, tanto es así que el legislador con la finalidad de evitar dilaciones en la ejecución de los fallos, ha previsto que contra las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia sólo procede el recurso de apelación en el efecto devolutivo sin recurso ulterior, dejando de lado los otros medios de impugnación como el recurso de reposición, el de reposición con alternativa de apelación, el de apelación en efecto suspensivo y diferido, el recurso de casación y de nulidad, y el de revisión extraordinaria de Sentencia, de donde se concluye que contra cualquier forma de resolución pronunciada en ejecución de Sentencia sólo y únicamente procede el recurso de apelación en el efecto devolutivo, como lo determina con claridad el art. 518 del CPC que señala: “Las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior”.

En el caso concreto la resolución pronunciada dentro del proceso de división y partición en ejecución de Sentencia  no se encuentra dentro de los casos expresamente señalados por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil, por el Tribunal de Alzada estaba obligado a negar la concesión del recurso de casación o nulidad.

Por lo expuesto, está claro que el Tribunal compulsado ha obrado correctamente y aplicado adecuadamente la previsión contenida en el art. 262 - 3) del Código de Procedimiento Civil al negar la concesión del recurso de nulidad interpuesto, máxime si, el parágrafo II del artículo 213 del Código de Procedimiento Civil establece la permisión de negarse al examen del recurso cuando la ley declara irrecurrible una resolución, situación a la que se acomoda el caso en análisis, en cuya virtud resulta ilegal la compulsa interpuesta.

Por las razones expuestas la impugnación en casación es inviable, en virtud a ello la denegación dispuesta por el tribunal compulsado resulta conforme a derecho, toda vez que la resolución que se impugna  es irrecurrible en casación por no encontrarse prevista en ninguno de los casos que señala el Art. 255 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución conferida por el artículo 42 parágrafo 1) numeral 4) de la  Nueva Ley del Órgano Judicial, declara ILEGAL, el recurso de compulsa interpuesto por  Primitiva Jiménez Zapata. En aplicación del artículo 296 del Código de Procedimiento Civil, se impone costas y multa a la compulsante que se gradúa en el equivalente a tres días de haber del Juez ante quien se tramita la causa, conforme así lo dispone el Reglamento de Multas Procesales del Órgano Judicial, cuyo pago mandará hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

Regístrese, comuníquese y notifíquese.-