TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                                                                                                                                                         

                                                                                                                 S A L A   C I V I L 


Auto Supremo: 283/2013

Sucre: 05 de junio de 2013 

Expediente: CB-50-13-COM

Partes: Wendel Natan Henry Alvarado Liz Juana Henry Alvarado, Rossio Estela

             Henry Alvarado y Juana Alvarado Claustro c/ Vocales de la Sala Civil

             Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba

Distrito: Cochabamba


VISTOS: El recurso de compulsa de fs., 21 a 23 de obrados, interpuesto por Wendel Natan Henry Alvarado, Liz Juana Henry Alvarado, Rossio Estela Henry Alvarado y Juana Alvarado Claustro contra el Auto de fecha 11 de marzo de 2013, que niega la concesión del recurso de casación, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba dentro del proceso coactivo civil seguido a instancia de Antonio Héctor Villarroel Foronda contra Heidy Katterine Camacho Maldonado, los antecedentes del testimonio y ;

CONSIDERANDO I:

De la revisión de los datos que cursan en testimonio se llega a establecer que dentro del caso ut supra, los Vocales de la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Cochabamba pronunciaron Auto de Vista de fecha 24 de diciembre de 2012, por el que confirmar los Autos de fecha 17 de noviembre de 2008 y Auto de fecha 9 de febrero de 2009, y anulan obrados con reposición hasta fs 188, es decir anulan el Auto de fecha 28 de abril de 2009, que conmina la entrega de 50% de acciones y derechos adjudicados en subasta judicial , debiendo el A quo proveer al memorial presentado en fecha 23 de abril de 2009, conforme a los lineamientos establecidos en la causa y exigir a todo oposicionista la acreditación de los derechos que alegue, previamente a admitir su intervención en el proceso.

Contra el referido Auto de Vista los ahorra recurrentes  interponen recurso de casación en el fondo y en la forma, argumentando que se les niega la intervención dentro del proceso coactivo en base a una flagrante deslealtad procesal, en vulneración al principio de verdad material, determinando que no gozarían de personería para intervenir en el presente proceso, determinación que resulta incorrecta porque son poseedores del bien inmueble que se pretende rematar, por  más de quince años  teniendo además un juicio de usucapión que se tramita en  el Juzgado Segundo de Instrucción en lo Civil, así como otro proceso penal por falsificación de testamento contra Heidy Katterine Camacho Maldonado, por estos argumentos resultaría claro que los oposicionistas tendrían derecho a intervenir en el proceso coactivo civil, siendo además incorrecta la decisión del Tribunal Ad quem de no considerar la suspensión del remate en función de los arts. 514 y 517 del Código de Procedimiento civil, más aún si la nulidad de un acto jurídico o contrato debe ser declarado judicialmente conforme prevé el art. 546 del Código de Procedimiento Civil, por estas razones se estaría infringiendo el art. 115 parágrafo 1 de la Constitución Política del Estado que implicaría el derecho a la tutela judicial consistente en que todo Juez deberá proteger oportunamente a las personas en el ejercicio de sus derecho e intereses legítimos.

Con el traslado correspondiente, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, pronuncia Auto de fecha 11 de marzo de 2013,  en el que se rechaza el recurso de casación en el fondo y en la forma, argumentando que el Auto de Vista de fecha 24 de diciembre de 2012 no se encuentra comprendido dentro de las Resoluciones contra las cuales procede el recurso de casación, con el fundamento de que se trata de una Resolución dictada en ejecución de Sentencia y el art. 262 núm., 3)  del Código de Procedimiento Civil autoriza negar la concesión del recurso de casación cuando no se encuentre previsto en los casos expresamente señalados por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil.

Contra esta determinación Wendel Natan, Liz Juana, Rossio Estela todos de apellidos Henry Alvarado y Juana Alvarado Claustro, anuncian compulsa, que luego formalizan mediante memorial cursante de fs 21 a 23 del cuadernillo de compulsa que se analiza:

CONSIDERANDO II:

Conforme con la previsión del art., 283 del Código de Procedimiento Civil, procede el recurso de compulsa en los siguientes casos:

1) Por negativa indebida del recurso de apelación;

2) Por haberse concedido la apelación sólo en el efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y

3) Por negativa indebida del recurso de casación.

En este marco normativo, la competencia del Tribunal Supremo al momento de resolver la compulsa ha de circunscribirse a precisar si la negativa de concesión del recurso es legítima o no, tomando en cuenta para ello la regulación que prevé el Procedimiento Civil en función a la naturaleza de los procesos, las resoluciones pronunciadas en ellos y otros presupuestos procesales que hacen al régimen de los recursos. En otras palabras, corresponde determinar si el Tribunal compulsado adecuó su determinación en el marco de lo previsto por el art. 262 del Código adjetivo de la materia, es decir, 1) Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término 2) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiera hecho uso de ese recurso ordinario y 3) cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados por el art. 255 del referido cuerpo procesal,  este último complementado por el art. 26 de la Ley Nro. 1760 de 28 de febrero de 1997.

CONSIDERANDO III:

Que, el art., 283 núm., 3) del Código de Procedimiento Civil establece que procede el recurso de compulsa por negativa indebida del recurso de casación. Que, en el caso que nos ocupa los compulsantes han interpuesto recurso de casación en el fondo y en la forma contra el Auto de Vista  de fecha 24 de diciembre de 2012 pronunciado dentro del proceso coactivo civil seguido por Antonio Héctor Villarroel Foronda contra Heidy Katterine Camacho Maldonado el mismo que se encuentra en ejecución de Sentencia conforme consta de los antecedentes expuestos en el testimonio de compulsa y el Auto de rechazo del recurso de casación pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, razón esta para que los medios de impugnación en procesos que se encuentran en este etapa se encuentran restringidos conforme lo establece el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, disposición que establece que las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas solo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior, es decir no admiten recurso de casación, norma que ha sido establecida con el objetivo de evitar el uso abusivo del recurso de casación con la finalidad de retardar la ejecución coactiva de la Sentencia, por lo que el Auto de vista impugnado  es irrecurrible en recurso de casación, por no encontrarse previsto en los casos que señala el art., 255 del Código de Procedimiento Civil, máxime si el artículo 213 parágrafo II ambos del mismo cuerpo procesal señala: que sólo cuando la ley declare irrecurrible una Resolución será permitido negarse al examen del recurso o someterlo a conocimiento del Juez correspondiente. Adviértase que la norma es imperativamente restrictiva, pues de un lado, define expresamente la vía de impugnación a una Resolución emitida en ejecución de Sentencia, la misma que es la apelación en el efecto devolutivo; y, del otro, niega toda posibilidad de que la decisión adoptada por el Tribunal de Alzada pueda ser impugnada por recurso ordinario o extraordinario alguno ante la jurisdicción ordinaria, entre ellos la casación, salvo las vías tutelares que se activarán para los supuestos en los que se hubiese producido una vulneración de los derechos fundamentales o garantías Constitucionales de algunas de las partes que intervienen en el proceso; la frase "sin recurso ulterior" constituye una negativa rotunda y absoluta de cualquier posibilidad de impugnar la Resolución adoptada por el Tribunal de Alzada en la fase de ejecución de Sentencia, dicha negativa responde a las normas previstas por los arts. 250 y 255 del Código de Procedimiento Civil, así como a la finalidad del recurso de casación dicho entendimiento ya fue expresado por este Tribunal a través de los Autos Supremos 322/2012, 136/2013.

Al respecto también el Tribunal Constitucional ha establecido en la Sentencia Constitucional 1673/2011-R de 21 de octubre que: es importante precisar, que por disposición del art. 225 del Código de Procedimiento Civil, en ejecución de Sentencia, el recurso de apelación será concedido en el efecto devolutivo contra las resoluciones dictadas en esa etapa procesal entre otros casos. En concordancia con dicha disposición legal, el art. 518 del mismo compilado, prescribe: “'Las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior”.

Al margen de lo expresado en el caso de Autos es importante advertir que el proceso en cuestión se trata de un proceso coactivo que por su propia naturaleza se asemeja a los procesos de ejecución en los que no se admite recurso de casación en contra de ninguna Resolución que en ellos se pronuncia conforme la disposición especial Tercera parágrafo II (complementaciones y Derogaciones) de la Ley 1760 (derogaciones), en virtud a la cual quedó derogada la posibilidad de recurrir en casación en tratándose de procesos ejecutivos.

En consecuencia, por los argumentos expuestos se concluye que la decisión del Tribunal de Alzada al denegar la concesión del recurso de casación formulada por los recurrentes,  es correcta y se encuentra enmarcada a lo previsto por el art. 262 núm., 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución conferida por el art., 42 parágrafo I núm., 4) de la  Ley del Órgano Judicial, declara ILEGAL, el recurso de compulsa  interpuesto por Wendel Natan, Liz Juana, Rossio Estela  todos Henry Alvarado y Juana Alvarado Claustro  

En aplicación del artículo 296 del Código de Procedimiento Civil, se impone costas y multa a la compulsante que se gradúa en el equivalente a  tres días de haber del Juez ante quien se tramita la causa, conforme así lo dispone el Reglamento de Multas Procesales del Órgano Judicial, cuyo monto mandará hacer efectivo el Tribunal de Alzada.


Regístrese,  comuníquese y devuélvase.-