TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                 

S A L A     C I V I L


Auto Supremo: 246/2013

Sucre, 16 de mayo 2013        

Expediente: PT-10-13-S

Partes: Margarita Colque Caballero, Rocío Duran Colque c/ Lidia Josefina Colque

de Acuña, Juana Natividad Colque Vda. de Yánez, Sabino Colque         Caballero, Luís Colque Caballero, Javier Colque Caballero, Manuel Colque Caballero y   Edgar Colque Caballero

Proceso: Usucapión.

Distrito: Potosí.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo cursante de fs. 273 a 279 de obrados interpuesto por Margarita Colque Caballero y Rocío Durán Colque contra el Auto de Vista Nº 019/2013 de 8 de febrero 2013, cursante de fs. 267 a 270 y vlta. pronunciada por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro el proceso de Usucapión seguido por las recurrentes en contra de los hermanos Colque Caballero, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, mediante Sentencia Nº 088/2012 de 24 de octubre 2012, cursante de fs. 247 a 250, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, declaró improbada la demanda de Usucapión, por lo que no dispuso no haber lugar a declarar dueña y legítima propietaria a la Sra. Margarita Colque Caballero y Rocío Durán Colque, sobre el inmueble ubicado en la Av. Arce Nº 244 de esa ciudad.

Deducida la apelación por las demandantes y remitidos los antecedentes ante el Tribunal de Segunda Instancia,  la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Potosí, mediante Auto de Vista Nº 019/2013 de 8 de febrero 2013 confirmó la sentencia apelada.

En conocimiento de la determinación del Ad quem, las demandantes interpusieron recurso de apelación en el fondo, mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Acusa errónea valoración de la prueba, porque durante la sustanciación habrían demostrado con prueba abundante que ellas han permanecido en el inmueble motivo de la litis por más de 10 años de manera pacífica e ininterrumpida; es más los testigos de manera uniforme y conteste señalaron que los demandados no viven en el inmueble de la  Av. Arce Nº 244 Zona San Roque y de la inspección al inmueble se pudo determinar son las únicas que habitan el inmueble del que se impetra la usucapión.

Indican también que la prueba cursante a fs. 87 de obrados consistente en un documento privado de alquiler de una tienda y trastienda suscrito con Luís Colque Caballero y Ana Maldonado Orellana de Zambrana, es de 1 de enero 2012, es decir de fecha posterior a la demanda iniciada de su parte.

2.- De otro lado señala la existencia de incongruencia entre la parte considerativa y resolutiva de la sentencia, porque el A quo hizo referencia a lo previsto en el art. 135 del Código Civil, en el que se señala que la posesión violenta o clandestina no funda Usucapión sino desde el día en que cesan la violencia y la clandestinidad; haciendo alusión a que ella no habría cumplido a cabalidad con los requisitos de la Usucapión, no existiendo invasión alguna del referido inmueble de su parte ni mucho menos clandestinidad en la posesión del mismo, sino que dicha posesión se realizó de manera pública; aspecto corroborado por los testigos.

Asimismo, señalan que la obligatoriedad de la probanza de los hechos que tenía que ser acreditada por los demandantes, conforme el art. 1283-II del Código Civil no fue cumplida, por lo que de manera alguna podía declararse probada la demanda y menos confirmarse en segunda instancia; por lo menos debió revocarse parcialmente y otorgarse la Usucapión de la parte y porción en la que habitan las recurrentes.

Por lo anterior al tenor del art. 253 num. 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, solicitan se case el Auto de Vista recurrido y aplicando las leyes se disponga la Usucapión del inmueble en litigio a su favor.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:


Siendo el recurso de casación de carácter formal y en el que se deben cumplir con los requisitos previstos en el art. 258 num. 2) en el que señala que en el mismo necesariamente debe citarse en términos claros, concretos y precisos que ley o leyes han sido violadas o aplicadas falsa o erróneamente sea que se trate de recurso de casación en la forma o en el fondo; y, en el presente caso aún no se cuente con una impugnación planteada con la debida técnica recursiva, en atención a los nuevos principios que rigen la administración de justicia previstas en el art. 178 y 180 de la Constitución Política del Estado y de la lectura del mismo, extractando la pretensión de las recurrentes se dará respuesta a cada uno de los cuestionamientos señalados:

En ese sentido diremos que respecto a la errónea valoración de la prueba en la que habría incurrido el Ad quem con relación a las atestaciones de los testigos de cargo así como la inspección al inmueble en la que se constató que son las únicas que habitan el mismo y que la documental de fs. 87 es clara al referir que el documento privado de alquiler de una tienda y trastienda fue suscrito por uno de los co demandados de manera posterior a la demanda; señalar que a los efectos de producirse la Usucapión a favor de quien así la reclama, necesariamente y de manera conjunta deben concurrir cuatro requisitos, conforme se desprende del art. 138 del Código Civil que son:  la posesión que es el poder de hecho ejercido sobre una cosa mediante actos que denotan la intención de tener sobre ella el derecho de propiedad (art. 87 C.C), para que se cumpla con dicho requisito no es necesario que el poseedor tenga ejercicio permanente de posesión sobre el bien, bastando que se comporte como dueño;  la publicidad, por la que se entiende que toda posesión debe ser pública y no clandestina; pacífica, significa que el poder de hecho sobre la cosa no se adquiera o se mantenga por la fuerza o violencia,; finalmente debe ser ininterrumpida, según nuestra legislación durante 10 años no debe haberse producido interrupción alguna en la posesión.  Asimismo, señalar que “la usucapión declarada judicialmente produce un doble efecto, adquisitivo para el usucapiente y extintivo para el usucapido, razón por la cual para que ese efecto se produzca de forma válida y eficaz, es indispensable que el actor dirija la demanda contra quien figure, en el Registro de Derechos Reales, como titular del derecho propietario del bien inmueble que se pretende usucapir". A.S. Nº 262 de 25 de agosto de 2011.  Señalado lo anterior, diremos que dentro del contexto que comprende dilucidar una demanda de usucapión a favor de quien la solicite, debe tomar en cuenta lo mencionado.

En el sub lite se evidencia que Margarita Colque Caballero y Rocío Durán Colque inician demanda persiguiendo la declaratoria de Usucapión sobre un inmueble de 268 m² ubicado en la Av. Arce Nº 244, argumentando que desde que nacieron han habitado dicho inmueble y ante el fallecimiento de su señora madre y abuelita continuaron la posesión del bien, dirigiendo la demanda en contra de los coherederos (sus hermanos); al respecto debemos señalar que los Jueces de instancia han valorado de manera correcta la prueba presentada, no solamente la que corresponde a las actoras sino de manera integral, conforme dispone el art. 1286 del Código Civil y art. 397 de su procedimiento; es decir cumplieron con su obligación de valorar las esenciales y decisivas para adoptar la determinación que se tiene; si bien las atestaciones de cargo señalaron que son las dos actoras a las que únicamente han visto durante todos estos años vivir en el domicilio motivo de la Usucapión; no es menos evidente que los testigos de descargo han señalado que el resto de los hermanos tienen presencia en dicho inmueble, de una u otra manera en su calidad de co herederos; aspecto corroborado no solamente por declaraciones testificales sino también por documental, como ser la de fs. 88-89 por la que dos de las hermanas, co demandadas al presente deciden con el derecho propietario que les asiste como co herederas otorgar en calidad de préstamo dos habitaciones a la hermana de su madre fallecida, Sra. Felipa Caballero Coronado, por tiempo indeterminado (hasta el día de su muerte señala el contrato). Por otra parte los Jueces de instancia evidenciaron que si bien los hermanos demandados tienen sus domicilios particulares en otros lugares, inclusive en otras ciudades, no es menos cierto que éstos con el derecho que les asigna como co propietarios del inmueble han estado utilizando el mismo ya sea para ocuparlo unos días mientras permanecen en la ciudad de Potosí o en su caso para usufructuar con la percepción de alquileres de una tienda tras tienda, como se tiene demostrado a fs. 87-88 de obrados.  Por otra parte, habrá que señalar que conforme prevé el art. 1233 del Código Civil, todo heredero puede pedir siempre la división de la herencia, el Dr. Carlos Morales Guillen en su Libro Código Civil Comentado y Concordado, señala que:  “El art. Cuando prescribe que todo coheredero puede pedir siempre la división de la herencia, consagra la imprescriptibilidad de la acción de partición de la herencia o de los bienes comunes”; de lo que concluimos que las demandantes no pueden argüir que se encuentran en posesión del inmueble por más de diez años, cuando tienen conocimiento que dicho bien que ocupan es uno susceptible a división por existir co herederos, conforme se tiene de fs. 26 a 28 de obrados, cuando por Auto de 20 de noviembre 2003 el Juez Segundo de Instrucción en lo Civil de la Capital, declaró herederos a Lidia Josefina, Luis, Javier, Margarita, Edgar, Sabino, Manuel y Juana Natividad todos Colque Caballero, herederos legales forzosos de todos los bienes, acciones y derecho relictos al fallecimiento de su madre Francisca Caballero Coronado; encontrándose en dicha declaratoria la ahora demandante, demostrándose con ello que al haberse tanto ella como sus hermanos declarado herederos de su madre (fallecida) el año 2003 y consentido la misma, mal podría pretender al presente la Usucapión de un inmueble que ocupo en su momento como hija y posteriormente como co heredera; es decir su posesión no fue exclusiva, sino compartida con sus hermanos de una u otra forma; no siendo evidente que la misma y su hija hayan estado en posesión pacífica, ininterrumpida ni mucho menos exclusiva en calidad de propietarias.  Todos estos aspectos fueron tomados en cuenta por los Tribunales de instancia, no existiendo en las resoluciones emitidas incongruencia alguna como señalan las recurrentes.

Por lo antes señalado, corresponde a este Tribunal resolver de la forma prevista en los arts. 271 núm. 2) y 273 del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación en el fondo cursante de fs. 273 a 279 de obrados interpuesto por Margarita Colque Caballero y Rocío Durán Colque contra el Auto de Vista Nº 019/2013 de 8 de febrero 2013, cursante de fs. 267 a 270 y vlta., pronunciada por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí.  Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Duran