TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                            S A L A    C I V I L

Auto Supremo: 221/ 2013

Sucre: 06 de mayo 2013                                                                                  Expediente: SC-23-13-S                                                                         Partes: Cristopher Crosst Martínez. c/ Jorge Aguirre Cuellar y Otro.

Proceso: Nulidad de Documentos de Transferencia, Matricula y Garantía.

               Hipotecaria.

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Roberto Calvo Durán de fs. 207 a 208 vlta., impugnando el Auto de Vista de fecha 27 de junio de 2012, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de Nulidad de documentos de transferencia, matrícula y garantía hipotecaria seguido por Cristopher Crosst Martínez contra Jorge Aguirre Cuellar y Roberto Calvo Durán, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el Juez Quinto de Partido en lo Civil Comercial de la Capital Santa Cruz, emitió la Sentencia No. 177 bis/2009 de fecha 08 de octubre de 2009, cursante de fs. 168 a 171, declarando PROBADA la demanda de Nulidad de Contrato de Transferencia de fecha 08 de octubre de 2003, cancelación en Derechos Reales de la matrícula computarizada No. 7.01.1.99.0050040 de fecha 26 de Noviembre de 2003 y Nulidad de la Garantía otorgada en el Instrumento Público No. 0916/2003, relativa al Contrato de Préstamo con garantía Hipotecaria  suscrito entre los demandados Roberto Calvo Durán y Jorge Aguirre Cuellar, con Imposición de Costas Procesales a ser calificados en ejecución de Sentencia, corriente de fs. 14 a fs. 16 del expediente. Señalando las consecuencias del fallo dictado de manera detallada.

Recurrida la Sentencia mediante apelación por Roberto Calvo Durán de fs. 176 a 177, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, mediante Auto de Vista No. 196 de fecha 27 de junio de 2012, cursante de fs. 201  a 202, confirma totalmente la Sentencia apelada de fecha 08 de octubre de 2009, de fs. 168 a 171 de obrados.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por parte de Roberto Calvo Durán, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma

Solicita nulidad de oficio previsto por el art. 252 del Código de Procedimiento Civil, porque el Tribunal Ad quem no habría considerado su apelación y descartado su reclamo refiriendo que no habría reclamado planteando un incidente de nulidad, considera que atentaría el art. 3 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil.

Refiere que la citación por Edictos de prensa es casual de nulidad por citación personal, relatando que se hubiera apersonado sin contestar a la demanda  pidiendo que se le cite personalmente, sin embargo cursaría Edicto por el que se le citaría también a él y habría nombramiento de defensor de oficio también a su favor, la misma que no surtiría efecto, como tal efecto señala pedir nulidad de obrados hasta el vicio mas antiguo.

Por otro lado refiere la existencia de nulidad por falta de Resolución de excepciones previas, y que en argumento del superior no se la hubiera tramitado al haber sido planteado fuera de término, este aspecto fuera falso que viciaría de nulidad aun de oficio.

En el fondo

Refiere que en sujeción a lo previsto por el art. 253 num.1) del Código de Procedimiento Civil  plantearía recurso de casación en el fondo, y el reclamo versa en el hecho que la prueba ofrecida por la parte demandante estuviera fuera del plazo previsto por ley, o que luego de la última notificación con el Auto de relación procesal la ratificación estuviera fuera de los cinco días que permitiera la ley. Considera el recurrente que el Tribunal de Primera instancia habría ingresado en interpretación errónea de la ley, vulnerando los arts. 370 y 379 del Código de Procedimiento Civil al convalidar las pruebas dice sin estar vigente el periodo de prueba.

Concluye con el petitorio de casar el Auto de Vista y declarar la nulidad del proceso hasta el vicio más antiguo sin identificar cual fuera ese presunto vicio.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En la forma

En consideración a que se ha venido en plantear recurso de casación tanto en la forma como en el fondo, este Tribunal resolverá en primer término los argumentos expuestos con relación al primero, es decir casación en el fondo, en consideración a que si fueran evidentes, el fallo a emitir fuera por anular obrados, imposibilitando la consideración del recurso de casación en el fondo.

Dicho lo anterior consideramos los reclamos efectuados en la forma:

Si bien de principio se cita el art. 252 con relación al art. 3 num. 1) del Código de Procedimiento Civil ambos, la denuncia se concentra en el hecho de habérsele citado mediante Edicto de prensa conjuntamente el co-demandado Jorge Aguirre Cuellar, como consecuencia habría el nombramiento de defensor de oficio también a su favor, y acusa como causal de nulidad ese aspecto en el razonamiento que él se habría apersonado al proceso pidiendo se le cite personalmente pero sin contestar a la demanda.

Para dar respuesta, partiendo del siguiente antecedente, que si bien es cierto que de principio el Juez A quo dispuso la citación al hoy recurrente en sujeción a la norma establecida por el art. 124 parágrafo III del Código de Procedimiento Civil y se realizaron las publicaciones de Edicto mediante prensa escrita, el recurrente fue citado personalmente de fs. 45, (anterior fs. 44 corregido por orden del operador de justicia), precisamente por ese motivo es que presenta los memoriales de fs. 47 a 48, y 49 y vlta., (anteriormente fs. 46 a 47 y 48), de manera que resulta siendo carente de todo fundamento jurídico el reclamar la presunta existencia de nulidad con la citación mediante edictos, como ha razonado correctamente el Tribunal Ad quem, que mas bien habría plena publicidad a fin de que pueda asumir la defensa correspondiente, y producto de ello ejercitó actos de defensa que se manifiestan precisamente en la formulación de excepciones, la contestación e incluso formular demanda reconvencional, ahora que por su descuido o negligencia no haya cumplido dentro de los plazos procesales con aquella presentación, no es atribuible al Órgano Jurisdiccional y no puede considerarse como causal de nulidad, pues en momento alguno la publicación de edictos con la respectiva citación a ambos demandados ha causado perjuicio, mas aun si al ahora recurrente no le hicieron correr plazos desde la referida publicación sino desde la citación personal con la demanda como se ha establecido, por lo que este reclamo no tiene fundamento alguno.

Con relación al otro punto reclamado como la existencia de nulidad de Resolución de excepciones previas, habrá que señalar que ciertamente su planteamiento ha sido dentro de los plazos establecidos por ley, sin embargo de ello corresponde precisar que el hoy recurrente luego de su presentación, no ha efectuado reclamo alguno con relación a su tramitación, limitándose a interponerlos, en esa secuencia de fs. 121 del expediente, se verifica el Auto de relación procesal con los puntos de hecho a probar y notificado con este actuado de fs. 122 en fecha siete de agosto de 2008, no formuló objeción alguna, allanándose a la tramitación del proceso en las condiciones en las que se había configurado hasta ese momento, pretendiendo recién cuando el periodo de prueba había concluido y realizado sus conclusiones la parte actora, de fs. 159 en fecha 15 de junio de 2009, que recibiendo el proveído correspondiente de fs. 159 vlta., tampoco efectuó reclamo alguno, estos aspectos demuestran el poco interés con el que actuó el demandado, dejando que exista pronunciamiento de Sentencia y recién en apelación pretender la presunta existencia de nulidad y luego en casación reiterar el mismo argumento.

De lo referido y verificado, concluiremos que luego de la presentación de las excepciones previas, y al haberse establecido finalmente que las mismas estaban formuladas dentro de término que la ley fija para esa interposición, el demandado no hizo gestión ni reclamo alguno para efectos de recibir respuesta a los mismos, allanándose a la tramitación del proceso soslayando su reclamo como se dijo anteriormente, habiendo convalidado esa omisión y producido la preclusión, consiguientemente tanto el reclamo en apelación como en casación sobre la carencia de ese planteamiento resulta extemporánea, pues nadie puede fundar nulidad en su propia mala fe o negligencia, si bien es cierto que el Tribunal Ad quem rechaza el agravio denunciado en apelación con el argumento que estuviera planteado fuera de termino al no haber reparado que la providencia de admisión fue objeto de la Resolución de fs. 88, no hay que perder de  vista que fue objeto de reposición parcial por Auto de fs.103 y vlta. (102 y vlta. anterior foliación) y confirmado por Auto de Vista de fs. 112 y vlta. de fecha 8 de junio de 2007, empero esta situación bajo el razonamiento expuesto supra con relación a la presunta nulidad de obrados, no cambia de ninguna forma, pues “nadie será oído si alega su propia torpeza”, que emerge del Principio de Protección, que se funda en la moralidad, en razón a esto, la nulidad sólo será declarada a petición de la parte perjudicada por el acto viciado, si no contribuyó a éste, en el caso de Autos el recurrente pretende exista una presunta nulidad de actuados, cuando luego de presentar la excepciones que se reclaman de irresueltos, no ha cumplido con la carga procesal de reclamar porque se diluciden los mismos, dejando transcurrir el proceso, estando obligados bajo el principio dispositivo a ser parte activa del proceso y no quedarse en la inercia, en consideración a que es a las partes que atañe conocer oportunamente el resultado de los planteamientos que se formulan, la inactividad por parte de las mismas, eventualmente pueden ser considerados renuncia a sus peticiones. 

Bajo esas consideraciones la pretensión de dar aplicación del art. 252 con relación al art. 3 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil no es posible, por lo que este Tribunal dictará fallo en sujeción a lo previsto por los arts. 271num. 2) y 273 de la norma sustantiva Civil.

En el fondo

El reclamo versa en la presunta interpretación errónea de la ley, vulnerando los arts. 370 y 379 del Código de Procedimiento Civil, siendo el argumento la presunta presentación de prueba por parte del demandante fuera de los cinco días y la ratificación estuviera fuera de ese plazo desde la última notificación con el Auto de relación procesal, a este argumento corresponde señalar que de fs. 121 corre el Auto de Relación Procesal, que es notificada en principio de fs. 122 al actor, que presenta en fecha 9 de agosto de 2008, en los cuales se hace referencia a las documentales que se acompañó a la demanda en sujeción a lo determinado por el art. 330 del Código de Procedimiento Civil, además de proponer otros medios de prueba, recibiendo el memorial el proveído que ordena  la notificación a todos los sujetos procesales con el referido Auto de relación procesal, cumplida esta orden fue ratificada por diversos memoriales, para finalmente de fs. 133 vlta., el Juez de la causa, aun sea de manera poco habitual, señala día y hora de audiencia para la recepción de la declaración de los testigos, Resolución con la cual el demandado hoy recurrente fue debidamente notificado de fs. 134 no habiendo hecho cuestionamiento alguno; entonces, vemos que la presunta irregularidad de haberse presentado “fuera de término” la prueba del actor no es evidente. Con la pertinente aclaración además que la vía correcta para el reclamo efectuado por el recurrente sobre este punto debió ser en la forma y no en el fondo.

Sin embargo de lo anterior y para finalizar, corresponde señalar que resulta incongruente la petición realizada al finalizar el recurso, pues a tiempo de pedir se case el Auto de Vista reclama que el resultado sea la nulidad del proceso hasta el vicio mas antiguo, aspecto que de ninguna manera es posible, y debió el recurrente considerar las diferencias que existen entre lo que resulta el recurso de casación en la forma con relación al de fondo y de acuerdo a ello adecuar su petición.

Por lo anterior, habiendo ingresado el Tribunal Supremo a considerar las presuntas vulneraciones denunciadas y absuelto las mismas no encontrando sustento legal para acogerlo favorablemente, falla en sujeción a lo previsto por los  arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil declara: INFUNDADO los recursos de casación en la forma como en el fondo, contenido en el memorial de fs. 207 a 208 vlta., presentado por Roberto Calvo Durán. Sin costas por no existir respuesta.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo.  Dr. Rómulo Calle Mamani