TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 215/2013

Sucre: 26 de abril 2013

Expediente: PT 12 13 - S

Partes: Daniel Anagua Anagua.  c/  Clotilde Enrríquez.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Potosí.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 55 a 55 vlta., interpuesto por Daniel Anagua Anagua, contra el Auto de Vista Nº 25/2013 de fecha 25 de febrero de 2013, pronunciado por la Sala Familiar, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, en el proceso de divorcio seguido por el recurrente en contra de Clotilde Enrríquez, la concesión de fs. 58 vlta., los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Mixto Liquidador y de Sentencia de Betanzos Provincia Saavedra del Departamento de Potosí, dicta la sentencia de 17 de diciembre de 2012, declarando probada la demanda de fs. 2 y la reconvención de fs. 16 apoyadas en la causal del art. 131 del Código de Familia.

Resolución de primera instancia que es recurrida de apelación por la demandada y una vez efectuados los trámites de remisión del recurso ordinario la misma radica  en la Sala Familiar, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Potosí, que dicta el Auto de Vista Nº 25/2013 de fecha  25 de febrero de 2013, por el que revoca la sentencia apelada, declarando improbadas la demanda principal de fs. 2 y la demanda reconvencional de fs. 16, manteniendo el vínculo conyugal de los esposos Daniel Anagua Anagua y Clotilde Enrríquez, resolución de segunda instancia que es recurrida de casación en el fondo, objeto de análisis y estudio.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Trascribiendo la causal contenida en el art. 131 del Código de Familia,  y en el presente caso la separación fuera desde  el 15 de junio de 2010, demostrado por el acta de fs. 11 a 14 y hasta la fecha ya han trascurrido dos años y ocho meses que haya habido vida en común, por lo que existiría vulneración y violación de la norma Procesal Civil en su art. 254, con la lógica de que nadie puede estar atado a su pareja sin amor comprensión y felicidad, peor aún si no tienen hijos.

Refiere que antes de redactar el acta ya estuvo separado de su esposa, su persona en la ciudad de Sucre y la demandada en la Localidad de Vila Vila, quien ejerce la actividad de comerciante, y que el Auto de Vista vulnera el art. 131 del Código de Familia y de los arts., 1286, 1287, 1289 del Código Civil, y la escasa interpretación del art. 397 del Código de Procedimiento Civil, en cuanto a la valoración de la prueba, del acta suscrita entre ambos cónyuges y ofrecida como medio probatorio conforme a los arts,. 373 y 374num. 1) del Código de Procedimiento Civil.  

Por lo que solicita al Tribunal Supremo de Justicia, casar el Auto de Vista  y mantener firme la sentencia de primera instancia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El art., 131 del Código de Familia textualmente señala: “(Separación de hecho). Puede también demandar el divorcio, cualquiera de los cónyuges, por la separación de hecho libremente consentida y continuada por más de dos años, independientemente de la causa que hubiera motivado. La prueba se limitará a demostrar la duración y continuidad de la separación”, consiguientemente se podrá apreciar que en obrados la única prueba documental es la que cursa de fs. 11 a 14 se evidencia que los esposos Daniel Anagua Anagua y Clotilde Enrríquez, en fecha del 15 de junio de 2010, suscribieron un acuerdo conciliatorio, ante el Juez de la Localidad de Betanzos Provincia Cornelio Saavedra del Departamento de Potosí, acta del cual lo más relevante para la presente litis, es que acordaron la separación voluntaria entre ambos cónyuges, eso resulta ser un medio de prueba por el que se acreditaría el inicio de la separación conyugal de los esposos Anagua- Enrríquez.

Ahora, en el proceso familiar de divorcio no se ha presentado otro medio de prueba que pueda acreditar la continuidad  y duración de la separación  firmada ante la autoridad jurisdiccional, pues nótese que la segunda oración contenida en el art. 131 del Código de Familia, exige que la prueba para la causal de divorcio contenida en dicha norma debe estar limitada a demostrar la continuidad  y duración de la separación, dicho de otra forma que durante ese intervalo de tiempo de dos años,  ambos cónyuges no hayan vuelto a la vida conyugal o al lecho común, ese extremo de la continuidad es el que no ha sido demostrado en la litis, como para demostrar la continuidad de la separación por el lapso de dos años.

Ahora respecto al tenor expuesto en la demanda de fs. 2 y vlta., y la reconvención de fs. 16 y vlta., tan solo pueden ser consignados como indicios, conforme al art. 391 del Código de familia, cuyo texto dice: “(Regla general).Se admiten en el proceso de divorcio y de separación de los esposos toda clase de pruebas; pero la confesión y el juramento valdrán como simples indicios”, en la especie no consta ningún medio de prueba documental y/o testifical que pueda acreditar, que la  separación haya sido continuada, pues como se ha  dicho el documento de fs. 11 a 14 tan solo demuestra el inicio de la separación, no demuestra que la separación haya sido continuada y los escritos deducidos por ambas partes en sus memoriales tan solo pueden considerarse como indicios, al no ser considerados como medios de prueba propiamente dichos, de acuerdo a la regla señalada.

Por lo expuesto no  se evidencia vulneración del art. 131 del Código de Familia, menos de lo dispuesto en los arts.,  1286, 1287 y 1289 del Código Civil, ni art. 397 de su procedimiento, por lo que el Tribunal de Alzada, en estricto reclamo al recurso de apelación, ha efectuado una correcta valoración de los medios de prueba.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir resolución en la forma prevista en los arts., 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Daniel Anagua Anagua  contra el Auto de Vista Nº 25/2013 de 25 de febrero de 2013, pronunciado por la Sala Familiar, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo.  Dr. Rómulo Calle Mamani.