TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                  S A L A     C I V I L



Auto Supremo: 210/2013

Sucre, 26 de abril 2013        

Expediente: CH-19-13-S

Partes: Nery Justiniano Cossío c/ Leyla Rocío Daza Paredes

Proceso: Acción Negatoria

Distrito: Chuquisaca


VISTOS: El recurso de casación en el fondo cursante de fs. 560 a 561 y vlta. de obrados interpuesto por Leyla Roció Daza Paredes contra el Auto de Vista Nº 07/2013 de 7 de enero 2013, cursante de fs. 552 a 556 vlta. pronunciada por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia, dentro el proceso de acción negatoria seguido por Nery Justiniano Cossío contra la recurrente, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:


ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, el Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, mediante Sentencia Nº 29/2012 de 29 de junio 2012 declaró probada la demanda de acción negatoria e improbadas las excepciones perentorias de falta de acción y derecho en la demandante así como la reconvención sobre mejor derecho propietario y reivindicación intentada por la demandada; dispuso además:

1.- El reconocimiento a favor de la demandante  propietaria del inmueble de 1.500 m² de superficie, sito en la calle Madre de Dios, zona La Prosperina de la ciudad.

2.- La inexistencia de derecho propietario sobre el inmueble referido y el derecho a construir respecto de la demandada Leyla Roció Daza Paredes, disponiendo además el inmediato cese de cualesquier tipo de perturbaciones.

3.- Dio lugar al resarcimiento de daños y perjuicios ocasionados a favor de la actora principal averiguables en ejecución de Sentencia, debiendo por su parte la demanda proceder a la construcción de las paredes o muros y la restitución de la puerta, así como el retiro de materiales de construcción existentes, la restitución del medidor de agua potable.

4.- Finalmente, determinó la cancelación de la matricula del derecho propietario de la demanda inscrita en el Registro de Derechos Reales del Departamento de Chuquisaca.

En conocimiento de la determinación adoptada por el A quo, la demandada interpuso recurso de apelación, mismo que fue remitido ante el Tribunal Ad quem, instancia en la que mediante Auto de Vista Nº 07/2013 de 7 de enero 2013, confirmó parcialmente la Sentencia Nº 29/2012, modificando en parte los efectos de la misma y disponiendo que no corresponde ordenar la cancelación de la matrícula de la demandada inscrita en Derechos Reales, la misma que se mantiene vigente, por cuanto el registro corresponde a un inmueble diferente al del presente proceso.  Por lo que la demandante dentro el término previsto por ley interpuso recurso de casación en el fondo, mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:


HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Acusa que tanto el Juez A quo como el Tribunal de Alzada interpretaron de manera errónea lo previsto en el art. 1455 del Código Civil, toda vez que respecto a la demanda de acción negatoria interpuesta por la actora, los Tribunales de instancia no exigieron que la misma que demuestre su derecho propietario y que este sea tan idóneo que pueda desplazar o anular y dejar sin efecto el derecho propietario de la recurrente sobre los 500 m². 

2.- De otro lado señala que, el Auto de Vista contiene disposiciones contradictorias, porque primeramente declara probada la acción negatoria de la parte actora y seguidamente reconoce la validez del derecho propietario de la recurrente sobre los 500 m², situación que por principio de identidad necesariamente una de las dos decisiones contradictorias incorrectas, ya que de pretender mantener ambas provocaría que ninguna se pueda cumplir; es decir que no se podría por un lado declarar probada la acción negatoria y por el otro decir que ambos documentos o derechos de propiedad son válidos.

En el proceso, el Juez de la causa, señaló como punto de hecho a probar en el numeral 3, que:  “Probar y demostrar que los 500 m² de superficie de propiedad de la demandada, no forma parte ni esta incluida en los 1.500 m² de terreno de propiedad de la actora”; cuando lo correcto y lógico debía ser que el Juez A quo en el mencionado punto de hecho a probar debía ser la actora la que demuestre que los 500 m² de propiedad de la recurrente, si forman parte, físicamente de los 1.500 m² de terreno de propiedad de la misma; solo de esta manera se habría dilucidado el conflicto existente entre los dos predios.

Por todo lo anterior solicita que el Tribunal Supremo case el Auto de Vista recurrido y declare improbada la demanda de acción negatoria.



CONSIDERANDO III:


FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Respecto a que tanto el Juez A quo como el Tribunal de Segunda Instancia hubieran incurrido en errónea interpretación del art. 1455 del Código Civil, debemos dejar claramente establecido que conforme sostiene el Dr. Carlos Morales Guillen en su Libro Código Civil Concordado y Anotado, el objeto de la acción negatoria es “…obtener una Sentencia declarativa que establezca que la cosa está libre y franca de determinada carga o que la carga es inexistente” y que “Al propietario le basta probar su derecho, correspondiendo al demandado probar la existencia del derecho real que alega sobre la cosa ajena”.  Por otra parte  diremos que para la procedencia de la acción negatoria y conforme dispone la normativa antes señalada, los presupuestos y requisitos básicos son dos: 1.- Que, el propietario puede demandar a quien afirme tener derecho sobre la cosa y pedir que se reconozca la inexistencia de tales derechos; y 2.-  Que, si existen perturbaciones o molestias, el propietario puede pedir el cese de ellas y el resarcimiento del daño. Señalado lo anterior, en el caso sub lite, por las pruebas presentadas por la actora  respecto al derecho que dice tener la recurrente, se ha podido establecer la inexistencia de dicho derecho en Sentencia declarativa; es decir no se ha reconocido a favor de la demandada la titularidad de dominio alguno respecto al lote de terreno de la actora.

Con relación a que existiría disposiciones contradictorias, porque primero se declara probada la acción negatoria de la demandante y seguidamente se reconoce la validez del derecho de la recurrente sobre los 500 m²; señalar que no es una disposición contradictoria del A quo y del Tribunal de Segunda Instancia,  al contrario en la fundamentación que se realiza se deja claramente establecido que por la prueba presentada se advirtió que los 500 m² que arguye tener la recurrente definitivamente no se encuentran ubicados dentro de los 1.500 m² de la actora, conforme señala la documental este lote de terreno tiene ubicación distinta al de la demandante, razón por la cual modifica la Sentencia en sentido de no corresponder la orden de cancelación de la matricula en el Registro de Derechos Reales de la demandada, debiendo mantener vigente la misma por cuanto dicho inmueble es diferente al de la litis, según los antecedentes de compra-venta que cada una de ellas tiene respecto a los inmuebles del que dicen ser propietarias cada una. Por lo que no existe contradicción en la determinación del Ad quem.


Respecto a que lo correcto hubiera sido que el A quo señale como punto de hecho a probar que la actora demuestre que los 500 m² de propiedad de la recurrente forman parte física de los 1.500 m² de la demandante; señalar que los puntos de hecho a probar expresados en Auto de 25 de septiembre 2010 de fs. 94, no fueron objetados conforme prevé el art. 371 del Código de Procedimiento Civil por la recurrente; si ella conforme señala en el recurso de casación vio ilógico o simplemente no correspondía que el A quo establezca como punto de hecho a probar (numeral 3)  y demostrar que los 500 m² de superficie de propiedad de la demandada, no forma parte ni esta incluida en los 1.500 m² de terreno de propiedad de la actora; sino que se demuestre que los 500 m² de propiedad de la recurrente, si forman parte, físicamente de los 1.500 m² de terreno de propiedad de la misma para que de esta manera se dilucide el conflicto existente entre los dos predios, conforme se señaló de manera precedente, debió ser la recurrente la que objete el Auto de fijación de puntos de hecho a probar dentro de tercero día de pronunciado el mismo; sin embargo conforme se tiene en antecedentes, luego de esta actuación la misma demandante ofrece prueba (testimonial, pericial, inspección, confesión provocada) sin señalar su desacuerdo con los puntos a probar señalados en dicho Auto; por lo que se advierte que la recurrente ha consentido en someterse a las probanzas señaladas por una parte; y por otra al presente la oportunidad de su reclamo habría precluído.

Por lo anterior corresponderá que el recurso de casación en el fondo interpuesto, se resuelva conforme prevé el art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I, num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en el art. 271 núm. 2 y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por Leyla Roció Daza Paredes cursante de fs. 560 a 561 y vlta. de obrados interpuesto contra el Auto de Vista Nº 07/2013 de 7 de enero 2013, cursante de fs. 552 a 556 pronunciada por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia. 

Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán