TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA


SALA CIVIL

Auto Supremo: 207/2013

Sucre: 25 de Abril 2013

Expediente: CB-15-13-S

Partes: María René Barrientos Cuellar, representada por Luís Fernando                     Campos  Campos c/ Walter René Barrientos Galindo, Sandra Rosemarie Barrientos Galindo, María Ximena Barrientos Galindo, César Fernando Barrientos Galindo, Pablo Germán Barrientos Galindo y Paula Ercilia Barrientos Galindo representados por Raúl Marcelo Salinas Gamarra


Proceso: Demanda Ordinaria de Nulidad y consiguiente División y Partición                     de Herencia


Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación de fs. 1145 a 1146 vta., interpuesto por Marcelo Salinas Gamarra, en representación  de Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo German y Paula Ercilia Barrientos Galindo, contra el Auto de Vista de fecha 22 de octubre de 2012, cursante de fs. 1140 a 1141vlta., emitido en fecha  22 de octubre de  2012 por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba en el proceso ordinario sobre nulidad y consiguiente división y partición de herencia, seguido por María René Barrientos Cuéllar contra Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo; la respuesta de fs. 1149 a 1151, la concesión de fs. 1156 vlta.; los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido Civil y Comercial de la ciudad de Cochabamba, el 16 de marzo de 2009,  pronunció la Sentencia cursante de fs. 1053 a 1059 de obrados,  declarando probada la demanda principal de fs. 27 a 34 vlta. y la ampliación   modificación de fs. 708 a 710 de obrados, en cuyo mérito dispuso la nulidad de la división y partición del dinero existente en la clave clientelar N° 0835-294485-4 en fecha 7 de septiembre de 1996 o del monto resultante a momento del cierre en fecha 29 de febrero de 2000 de la clave clientelar N° 0835-294485-4 y sus respectivas sub cuentas con sus traspasos y depósitos efectuada entre Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo; disponiendo que los mismos restituyan a la masa hereditaria los dineros recibidos y se proceda a una nueva división y partición del dinero existente en la clave clientelar 0835-294485-4 en fecha 27 de septiembre de 1996 o del monto resultante a  momento del cierre en fecha 29 de febrero de 2000 de la clave clientelar N° 0835-294485 y sus respectivas sub cuentas con sus traspasos y depósitos a la sucesión de René Barrientos Ortuño, en nueve partes iguales correspondientes a sus nueve hijos: Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena,  César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo  y René Antonio, Claudia Alejandra y María René Barrientos Cuéllar.

Asimismo, que el Banco Credit Suisse de Zurich-Suiza, otorgue en favor de María René Barrientos Cuéllar o su apoderado el monto que corresponde a las tres novenas partes de la nueva división a efectuarse sobre la totalidad de los dineros depositados en las sub cuentas y sub depósitos de los codemandados Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena,  César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo o de cualquier  otra cuenta derivada en el banco o en cualquier otra entidad bancaria y que corresponde a las tres novenas partes del dinero depositado por René Barrientos Ortuño por intermedio de su hermana Elena Barrientos de Grcina y Pedro Grcina Scribanelli en el mencionado banco, que pertenecen a María René Barrientos Cuéllar por cesión de sus hermanos René Antonio y Claudia Alejandra Barrientos Cuellar.

En caso de que, los coherederos Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena,  César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo, hubieran retirado total o parcialmente  los dineros depositados en  las seis sub cuentas y sub depósitos producto de la división del dinero de la clave clientelar  N° 0835-294485-4 en el momento de la partición, se ordene alternativamente la inmediata devolución de la totalidad del dinero distribuido en perjuicio de los otros coherederos de los dineros retirados de la clave clientelar N° 0835-294485-4 y sus respectivas subcuentas con sus traspasos y depósitos, correspondiente a las tres novenas  partes antes señaladas. Todo bajo conminatoria de ley y  procederse al embargo y subasta de los bienes  propios de los demandados hasta obtener la cancelación total de los montos perjudicados. Más daños y perjuicios averiguables en ejecución de Sentencia.

Contra esa Sentencia de primera instancia por memorial de fs. 1063 a 1068 apelaron Raúl Marcelo Salinas Gamarra en representación legal de Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo, en cuyo mérito, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, emitió el Auto de Vista  de 22 de octubre  de 2012, cursante de fs. 1140 a 1141 vlta. confirmando la Sentencia apelada, con costas.

Contra esa Resolución de segunda instancia, Raúl Marcelo Salinas Gamarra en representación legal de Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo, interpuso  Recurso de Casación en la forma.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente, a tiempo de interponer el recurso, señaló que  el Auto de Vista, no contiene ningún fundamento legal que señala que se ha acreditado la concurrencia de hijos, quienes por imperio de la ley tienen derecho a su porción y, que el Juez ha valorado la prueba de acuerdo a las disposiciones del Código Civil en actual vigencia.

- Que, en consecuencia el Auto de Vista recurrido, incurre en las causales de  casación previstas en el art. 254, incisos 1), 4), 6) y 7) por las siguientes razones:

- Que, por los datos de fs. 1080, se evidencia que luego de elevada la apelación, se procedió al sorteo del expediente en fecha 13 de junio de 2011 en la Sala Civil Segunda, donde se emitió el Auto de Vista de fs. 100 que anuló obrados por falta de notificación con la Sentencia a algunas  de las partes del proceso, infracción al orden público y sancionada con nulidad.

- Que, con la emisión del Auto de Vista referido, concluyó la competencia de la Sala Civil  Segunda, toda vez que, con la nulidad declarada, se invalidó el Auto de concesión y se produjo un acto de juzgamiento, no una observación solamente formal, pues de no haberse abierto la competencia,  no podrían haber pronunciado el Auto de Vista de fs. 1100 de obrados.

- Que, cuando se volvió a conceder el recurso de fs. 1126 vlta. y se remitió el expediente mediante Resolución  de fs. 1131, los componentes de la Sala Civil I donde se sorteó el expediente, remitieron el expediente  a la Sala Civil Segunda, acto procesal que contraviene el debido proceso y la legalidad dispuestos en el art. 30 de la Ley 025 y que comporta delegación de competencia  que infringe el art. 115 parágrafo II de la Constitución Política del Estado, por lo que corresponde la aplicación de lo dispuesto por el art. 122 de la Constitución Política, pues la Sala Civil Segunda al no ser la titular del sorteo, carece de competencia, demostrándose así, la causal de casación establecida en el art. 254 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil.

- Señala asimismo, que para el  supuesto de que tuvieran competencia, conforme se tiene de los datos de fs. 1137 vlta de obrados, el expediente fue sorteado a Vocal Relator, en fecha 24 de septiembre, debiendo pronunciarse máximo hasta fecha 24 de octubre de 2012, en conformidad con lo dispuesto por el art. 204 parágrafo III el 10 de septiembre de 2012 (de fs. 1137), se convocó a la Dra. Lineth Marcela Borja, sin embargo, de fs. 1137, cursa Auto de fecha 14 de noviembre por el que se convoca a nuevo relator, ante la disidencia de la Dra. Lineth Marcela Borja, prueba irrefutable de que el Auto de Vista emitido inexplicablemente con fecha 22 de octubre de lo 2012 ha sido emitido  fuera de plazo establecido  por el art. 204 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil, situación imposible porque el Dr. Terrazas, último vocal relator, fue convocado recién el 14 de noviembre, como consta en obrados, irregularidad procesal y la pérdida de competencia de la Sala en su conjunto en conformidad con lo dispuesto por el art. 209 del Código de Procedimiento Civil; causal de casación  prevista en el art. 254 num. 6) del Código de Procedimiento Civil.

- Que, asimismo, de no mediar las causales de casación invocadas, el recurso de apelación  que cursa a fs. 1063  expresa los siguientes agravios denunciados y que no han sido resueltos por el Tribunal de Alzada:

- Defectos procesales por infracción de los artículos 3, 90, 91, 124, 190, 192, 343, 194 del Código de Procedimiento Civil.

- Sentencia contradictoria en su fundamentación.

Sentencia inconsistente, pues las cartas no son prueba, por la existencia de declaraciones testificales, por concurrir presunciones ilegales, por la falta de consideración  de la legislación aplicable, por exclusiones ilegales, entre ellas la de la cónyuge del General Barrientos que tendría que haber sido llamada a la causa, por incongruencia e impertinencia de  la Sentencia de primer grado, por infracción en el límite subjetivo de la cosa juzgada, por infracción e inconsistencia de la parte resolutiva.

Manifiesta asimismo que el Auto de Vista no se pronunció sobre los agravios  expresados en la apelación infringiendo el art. 236 del Código de Procedimiento Civil y el art. 17 inciso II  de la Ley 025, incurriendo en la causal de casación prevista en el art. 254 inciso 4 del Código de Procedimiento Civil.

En aplicación del art. 275, pide la nulidad del Auto de Vista recurrido hasta el vicio más antiguo,  con reposición de obrados.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Estando interpuesto el Recurso de Casación en la forma y de todo lo anterior, corresponde señalar que el artículo 180 parágrafo II de la  Constitución Política del Estado, garantiza el principio  de impugnación  para todo proceso judicial en el que se considere se hubieran vulnerado normas de orden público, con la finalidad de que el Tribunal superior repare los agravios inferidos a la parte afectada y reencauce el proceso conforme a derecho.

- Con relación al agravio referido a la falta de notificación a algunos de los co-herederos y a  presuntos  interesados  con el Auto de Vista de fs. 1100 a 1101, que  según refiere el recurrente se constituiría en causal de nulidad, corresponde señalar que si bien de la revisión de obrados se evidencia tal extremo, conviene recordar que en la vía del saneamiento procesal, la Resolución aludida determinó la nulidad de obrados hasta fs. 78, de lo que se infiere que la ausencia de notificación con la referida Resolución, no ha causado agravio alguno a ninguna de las partes ni a presuntos interesados ni ha  afectado al debido proceso, por lo que este extremo no amerita la aplicación de una medida que debe asumirse como último recurso, cuando se ven seriamente afectados el debido proceso con incidencia al derecho a la defensa. 

- Respecto a la acusación del recurrente de que, el Auto de Vista impugnado amerita nulidad porque la Sala Civil Segunda del Tribunal de Justicia de Cochabamba a tiempo de emitir el Auto de Vista anulatorio de fecha 22 de junio de 2012 por falta de notificación a algunos de los codemandados, ha realizado un acto de juzgamiento, sin embargo, subsanado el vicio y sorteado nuevamente el expediente a través del sistema informático de plataforma, a la Sala Civil Primera, ésta, dispone su remisión ante  la Sala Civil Segunda, delegando  con este acto su  competencia en contravención del debido proceso y legalidad señalados en el art. 30 de la Ley 025 y 115 parágrafo II  de La Constitución Política del Estado.

Corresponde señalar que, si bien por los datos del proceso se evidencia que efectivamente la Sala Civil Primera remitió el expediente mediante el CITE 235/2012  sin embargo, no es menos evidente que esa decisión, no ha sido impugnada por ninguna de las partes, consintiendo en la misma y convalidando  tácitamente con su silencio esa  determinación,  más allá de que sea correcta o no esa determinación, no pudiendo alegarse conculcación alguna en esta instancia.

- Señala asimismo el recurrente, que los vocales de la Sala Civil Segunda,  hubieran dictado el Auto de Vista de  fecha 22 de octubre 2012,  sin competencia, toda vez que,  el proveído de fs. 1138 por el cual se convoca al Dr. Gualberto Terrazas ante la disidencia de la Dra. Lisbeth Borja, que data de fecha 14 de noviembre de 2012 es incongruente con el Auto de Vista  de fs. 1140 a 1141 vlta., que tiene como fecha de emisión, el 22 de octubre  de 2012.

Al respecto y de la revisión de los antecedentes del proceso, a fs. 1137 vlta. de obrados, se tiene sello de sorteo del expediente de fecha 24 de septiembre de 2012,  que marca el inicio del plazo dispuesto por el art. 204 parágrafo III del Código de Procedimiento Civil para la emisión del Auto de Vista.

A fs. 1138, corre providencia  de fecha 14 de noviembre de 2012 por la  que se convoca al Dr. Gualberto Terrazas Ibáñez para la conformación de Tribunal, por la disidencia de la Dra. Lizbeth  Borja al proyecto presentado por el Vocal Relator.

A fs. 1139 de obrados,  salen notificaciones de fecha 15 de noviembre 2012, tanto al vocal convocado y a las partes, con la providencia anterior.

De fs. 1140 a 1141 vlta, se tiene  Auto de Vista dictado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, que tiene como fecha de emisión, el 22 de octubre de 2012, advirtiéndose manifiesta contradicción entre la fecha de emisión de la Resolución recurrida y los actuados  procesales de fs. 1138 y 1139.

Respecto a los plazos procesales para dictar Resolución con la intervención de un tercer vocal, las SSCC 11/2003, 24/2004, 86/2003, así como la 118/2004, han declarado que:(…) “en aquellas situaciones en las que ha sido necesario  llamar al tercer Ministro a efectos de formar Sala para  considerar el proyecto (como en el presente caso), el plazo  de 30 días  establecido en el art. 204 - III CPC se cuenta a partir de la convocatoria efectuada al tercer ministro para conformar Sala; empero, se advierte que la convocatoria deberá efectuarse estando vigente el plazo original de los treinta días, pues de lo contrario se entiende que el Ministro Relator ya habría perdido competencia, por lo que la convocatoria sería nula. “En la especie, el sorteo del proceso ordinario del que emerge este recurso, fue realizado el 14 de enero de 2004. El Ministro Relator presentó su proyecto de Resolución  el 19 de enero  de 2004; empero, al no contar dicho proyecto con  el apoyo  de la Ministra Emilse Ardaya, integrante de la Sala Civil, se convocó a conformar Sala al Ministro de la Sala Penal Jaime Ampuero García, que fue notificado el 4 de febrero de 2004. El Auto Supremo objetado por el actor fue pronunciado el  10 de marzo de 2004.

En el caso de Autos y de los datos del proceso se advierte manifiesta incongruencia entre la fecha de emisión de la Resolución de Alzada y la convocatoria al tercer Vocal (Dr. Gualberto Terrazas), toda vez que el sorteo es del  24 de septiembre de 2012 y la convocatoria al tercer Vocal para que dirima con su voto el proyecto presentado por el Vocal Relator, data de fecha 14 de noviembre de 2012, cuando el Vocal Relator ya había perdido competencia, pues hasta esa fecha habría vencido el término establecido por el art. 204 par. III respecto del sorteo de 24 de septiembre, resultando  manifiestamente incoherente la fecha que figura en el Auto de Vista (22 de octubre de 2012), concluyéndose que el Auto de Vista de fs. 1140 a 1141 vlta. de obrados, ha sido dictado sin competencia por la extemporaneidad en que ha sido emitida la convocatoria al tercer Vocal respecto de la fecha del sorteo e inconsecuencia del plazo perentorio  previsto  en el art. 204 Parágrafo III del Código de Procedimiento Civil,  con relación al art. 209 del Adjetivo Civil que dispone : “El vocal  de Corte Superior que  no  hubiere presentado su relación en el plazo legal o en el complementario perderá Automáticamente su competencia en el asunto. En este caso la sala pasará el proceso a quien le siga por orden de sorteo”, de lo que se infiere que la Resolución recurrida es nula conforme lo dispuesto por el art. 9 del Código de Procedimiento Civil que dice: “Las resoluciones dictadas en los casos de suspensión  o pérdida de competencia del Juez, serán nulas”.

Respecto a la falta de congruencia del Auto de Vista que acusan los recurrentes y advirtiendo por la fundamentación del recurso que este Tribunal optará por la nulidad del Auto de Vista recurrido, la consideración de este aspecto  no reviste mayor trascendencia, sin embargo y solo con fines de aclaración se debe advertir que el Tribunal de Alzada a tiempo de considerar los agravios expuestos en apelación no tomó en cuenta en detalle todos los motivos por los que se recurrió en apelación, respondiendo únicamente en lo principal del litigo sin guardar la debida pertinencia y precisión respecto a todos los agravios expresados por los recurrentes  que como dijimos por el resultado de la Resolución su consideración y tratamiento no resulta trascendental en el resultado de la Resolución.

Por lo expuesto, corresponde fallar en la forma prevista por los  artículos 271 num. 3) y 275  del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el articulo 42 num. 1)  de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, en aplicación de los artículos  271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista de fs. 1140 a 1141 vlta. y,  siendo evidente la perdida de competencia del Tribunal que ha dictado la Resolución, se dispone que, en el día la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, remita el expediente a la Sala Civil siguiente en número, a efectos de que se resuelva el recurso de apelación de fs. 1063 a 1068 vlta. con la pertinencia que refiere el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Siendo inexcusable y recurrente el error, se  impone multa de un día de su haber mensual a los Vocales suscriptores del Auto de Vista anulado con excepción de la Vocal disidente, a favor del Tesoro Judicial. Comuníquese a la Dirección General Administrativa y Financiera del Órgano Judicial para tal efecto.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17 parágrafo IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Teniendo en cuenta que existen antecedentes de la iniciación de una investigación penal vinculada al caso concreto, notifíquese con la presente Resolución a la Fiscalía General del Estado Plurinacional a los fines consiguientes de ley. Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Magda. Dra. Rita Susana Nava Durán