TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 196/2013

Sucre: 17 de abril 2013

Expediente: PT-5-13-A

Partes: Susana Gonzáles Vda. de Terrazas c/ José Despot Mitru

Proceso: Entrega de Bien Inmueble y Acción Negatoria.

Distrito: Potosí


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por José Despot Mitru de fs. 116 a 119 vlta., impugnando el Auto de Vista Nro. 226/2012 de fecha 10 de diciembre de 2012, pronunciado por  la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de  Potosí, dentro del proceso de Entrega de Bien Inmueble y Acción Negatoria seguido por Susana Gonzáles Vda. de Terrazas contra José Despot Mitru, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, iniciada la causa ante la interposición de excepciones previas y tramitada la misma, el Juez de Partido de Tupiza, emitió el Auto Definitivo Nro. 09C/2012 de fecha 23 de marzo de 2012 cursante de fojas 72 a 73, declarando probada la excepción de prescripción de fs. 34 a 38, extinguida la demanda ordinaria de entrega de bien inmueble y la acción negatoria interpuesta por Susana Gonzáles Vda. de Terrazas contra José Despot Mitru de fs. 10 a 12, ordenándose el archivo de obrados.

Recurrida la Resolución mediante apelación por Susana Gonzáles Vda. de Terrazas por memorial de fs. 76 a 77, la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, mediante Auto de Vista Nº 129/2012 de fecha 12 de julio de 2012, cursante de fojas 88 a 90, revoca el Auto definitivo, disponiendo el rechazo de las excepciones previas de fs. 34 a 37 por haberse planteado fuera de término, asimismo que el Juez de A quo prosiga con la tramitación del proceso conforme a derecho.

Resolución que dio lugar al recurso de casación interpuesta por parte del demandado José Despot Mitru, que fue resuelto mediante Auto Supremo Nº 379/2012 de fecha 18 de octubre de 2012, cursante de fs. 103 a 105 Vlta. Anula el Auto de Vista Nº 129/2012, disponiendo se pronuncie nueva Resolución  guardando la debida pertenencia del art. 236 del  Código de Procedimiento Civil; en cumplimiento a aquella decisión, mediante Auto de Vista Nº 226/2012, el Tribunal de Alzada emite nuevo Auto de Vista cursante a fs. 112 a 113, revocando el Auto definitivo declarando improbada la excepción de prescripción, probada la  excepción de personería del demandado y dispone se integre a la Litis como sujetos pasivos a Jun Nicolás, Silvia Elena, Tatiana Zorka y Lilian Rosa Despot Mitru., Resolución que fue recurrida de casación en la forma y el fondo por el demandado que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma

1.- Que pese a la nulidad dispuesta por Auto Supremo  129/2012 de 12 de julio de 2012  lamentablemente, nuevamente el Ad quem habría incurrido en la violación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, vulnerando los principios de pertinencia y coherencia que debe regir a las Resoluciones, en consecuencia  no habría decidido sobre el recurso de apelación formulado contra el Auto Definitivo que resolvió las excepciones previas, asimismo no cursaría ningún fundamento, ni argumento jurídico por el que se hubiera determinado  la revocatoria de Auto Definitivo Nº 90/2012 de 23 de marzo de 2012 y sin existir fundamento alguno habría declaró probada la excepción de impersonería del demandado ordenándose se integre a  la Litis a sus hermanos  Juan Nicolás, Silvia Elena, Tatiana Zorka y Lilian Rosa Despot Mitru.

2.- Por otro lado, el Ad quem alegando aplicación de normas procesales que son de orden público, sin expresar claramente habría determinado  la revocatoria del Auto definitivo,  Resolución mixta de revocatoria con efectos anulatorios, que no existiría en nuestra economía procesal, acusando la vulneración  del art. 237 incisos 3 y 4., circunstancias que ameritarían que este Tribunal en aplicación del art. 271 del Código de Procedimiento Civil, debe anular Auto de Vista impugnado conforme el art. 237 del mismo cuerpo legal.

En el Fondo

1.- Que, en permisión del art. 253 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, interpondría recurso de casación en el fondo, contra  el Auto de Vista impugnado, toda vez que, este contendría disposiciones contradictorias; que en una primera parte fundamentó que la Resolución  emitida por el  A quo era contradictoria y no habría cumplido  con las previsiones del art. 336 de Código de Procedimiento Civil  en un segundo término, se habría realizado un análisis de la demanda y el límite que otorga al Juez para la Resolución de la causa, después habría realizado  un breve análisis de los fundamentos que sustentaron sobre la excepción  de impersonería del demandado y esta estaría probada, para concluir afirmando que la demanda debe  ser subsana antes de su admisión en un plazo prudencial.

2.- Por otro lado, constaría que la demandante inscribió su derecho propietario  en un principio en fecha 18 de septiembre de 1990 y luego como heredera de su difunto esposo el 6 de octubre de 1995, que desde esa fecha nunca reclamó entrega de inmueble, menos aún la acción negatoria, fecha que desde la cual su derecho  habría sido oponible contra terceros conforme el art. 1.538 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil,  consiguientemente a la citación con la demanda habrían transcurrido  más de 16 años, en cambio sí se presume que el comodato lo realizo cunado la  madre del demandado se encontraba viva antes de 25 de junio de 2004, fecha en la cual falleció, que  a la fecha de presentación de la demandada de todas formas  el derecho de la actora  también habría  prescrito, conforme el art. 1.507 del Código Civil y su derecho para iniciar el presente proceso se encontraría prescrito.

Lo anterior al considerar que fueran cuestiones de fondo ameritaría aplicar  los arts. 253 num. 2) y 274 del Código de Procedimiento Civil y casar el Auto de Vista, manteniendo el Auto Definitivo cursante de fs. 72 a 73.

Aunque para concluir solicita se anule obrados hasta el vicio más antiguo, hasta que se pronuncie nuevo Auto de Vista, y de no considerarse que fueran válidas las causales de nulidad casar declarando probadas las excepciones o mantener subsistente el Auto Definitivo Nº 90/2012 de fecha 23 de marzo de 2012.  

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que, el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, faculta al Tribunal de Casación anular de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público, en ese sentido, corresponde advertir que este Tribunal  emitió el Auto Supremo Nº 379/2012 de 18 de octubre de 2012, cursante de fs. 103 a 105 vlta., observando la contradicción contenida en el Auto de Vista  Nº 129/2012 de 12 de junio 2012, por el cual el Tribunal de Alzada resolvió el recurso de apelación  cursante de fs. 76 a 77 deducido por la parte actora contra el Auto definitivo de fs. 72 a  73; en aquella oportunidad se cuestionó la decisión asumida por el Tribunal de Alzada en sentido de haber revocado el Auto Definitivo y al mismo tiempo haber dispuesto que el Juez A quo pronuncie nueva Resolución, disponiendo el rechazo de las excepciones previas por haber sido planteadas fuera de término; determinación que ciertamente resultaba imprecisa y contradictoria porque no es posible que una Resolución de Vista contenga al mismo tiempo una decisión revocatoria y anulatoria, razón por la que se dispuso que el Tribunal Ad quem resuelva la apelación en términos claros y precisos y que a tal efecto se circunscriba a los agravios contenidos en la apelación.

En aparente cumplimiento de ese Auto Supremo, el Tribunal de Alzada, emite nuevo Auto de Vista Nº 226/2012, revocando el Auto Definitivo y declarando improbada la excepción de prescripción y probada la excepción de impersonería del demandado, ordenando la integración de la litis;  basa su decisión en la crítica que realiza al Auto de primera instancia en sentido de ser contradictorio y carente de motivación y fundamentación y en el hecho de que la demanda no fue dirigida en contra de todos los que correspondería.

Siendo ese el único fundamento de la Resolución de Alzada éste Tribunal Supremo encuentra imposible de comprender cuáles fueron las razones que el Tribunal de Apelación tuvo presente para declarar improbada la excepción de prescripción, respecto a la cual no realizó ninguna consideración fáctica ni legal, resultando por ello totalmente ausente de motivación.

Sin embargo, y pese a que la observación anotada justificaría la nulidad del Auto de Vista recurrido, corresponde analizar que la apelación que la parte actora Susana Gonzales Vda. de Terrazas interpuso contra el Auto Definitivo de fs. 72 a 73, se circunscribió  a cuestionar la falta de fundamentación del referido Auto Definitivo respecto a la Resolución  de la excepción de prescripción, que declaró probada, aspecto que el Tribunal de Alzada en el punto uno  del Considerando único admite como evidente, al sostener que el Auto apelado es incongruente y carece de fundamentación; siendo esto evidente,  llama la atención de éste Tribunal que el Ad quem no hubiera asumido la decisión de anular la Resolución de primera instancia  precisamente por su incongruencia y falta de motivación, y por el contrario, incurriendo en el mismo error que cuestiona, decida revocar esa decisión, sin exponer ninguna motivación al respecto.

Establecido lo anterior, en el marco de lo previsto por el art. 252 del Código de Procedimiento Civil, corresponde considerar de oficio los vicios de procedimiento que afectan al orden público y que en el caso que nos ocupa inciden en su componente a la debida motivación de las Resoluciones, toda vez que la forma en que el Tribunal de Alzada encaró el conocimiento de la presente causa, denota ligereza y genera perjuicio a las partes, quienes por la imprecisión de la decisiones asumidas se ven en la necesidad de activar recursos procesales que ciertamente dilatan injustificadamente la decisión de la causa.

En ese marco de la revisión del Auto  Definitivo cursante de fs. 72 a 73, se evidencia que el  mismo únicamente contiene un resumen y trascripción de los argumentos expuestos por la parte que interpuso las excepciones de impersonería de la demandante, impersonería en el demandado, oscuridad contradicción  e imprecisión en la demanda, y prescripción, para luego pronunciarse, sin ninguna fundamentación ni motivación, declarando probada  -únicamente- la excepción de prescripción, sin decidir respecto a las demás; decisión que al carecer de las razones que la justifiquen se torna en una decisión de hecho y no de derecho que lesiona el derecho al debido proceso en su componente a la debida motivación y fundamentación, lo que incide directamente en el derecho a la defensa de las partes quienes al desconocer en absoluto los motivos que la sustentan se ven impedidos de cuestionar razonadamente la Resolución asumida.

La falta de fundamentación del Auto Definitivo fue precisamente el agravio que sustentó la apelación de la parte actora, en cuyo mérito bastaba al Tribunal de Alzada centrar su decisión en ese agravio y encontrándolo cierto y evidente, le correspondía simplemente emitir Resolución en la forma prevista por el art. 237 4) del Código de Procedimiento Civil, anulando el Auto apelado y ordenando que el Juez A quo emita nuevo Auto que resuelva las excepciones opuestas con la debida motivación.

Por los fundamentos expuestos corresponde a éste Tribunal fallar en la forma prevista por el art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, concordante con el art. 252 del mismo Código.

En consideración a la naturaleza anulatoria de la presente Resolución, no corresponde considerar el recurso de casación en el fondo.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 271 num. 3), del Código de Procedimiento Civil, ANULA obrados hasta fs. 72 inclusive y dispone  que Juez  A quo, sin espera de turno  emita nueva Resolución con la debida fundamentación y motivación.

No siendo excusable el error, se impone multa de un día de haber tanto al Juez A quo como al Tribunal Ad quem; a tal efecto hágase conocer la presente Resolución a la Dirección General Administrativa y Financiera del Órgano Judicial.

En atención a lo previsto en el art. 17 parágrafo IV de la Ley del Órgano Judicial comuníquese con la presente Resolución al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán