TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   

    SALA  CIVIL

Auto Supremo: 186/2013


Sucre: 15 de abril 2013


Expediente: T 4 13 - S


Partes: Automóvil Club Boliviano Filial Yacuiba, representado por Hernán Lucio Martínez Antelo y Renán Gordy Gutiérrez Sánchez c/ Ángel Arandia Córdova y otros.

Proceso: Reivindicación, mejor derecho de propiedad, y daños y perjuicios.


Distrito: Tarija.


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 693 a 710, interpuesto por Ángel Arandia Córdova, Basilia Martínez Aquino, Alia Ojeda Carballo, Beimar Arandia Peña, Jorge Calderón Serrudo, María Marcela Veizaga Nina, Gregorio Fernández. Eulogio Campos Gutiérrez, Martha Yucra, Jorgia Paredes Arancibia, a nombre propio y en calidad de representantes de la Asociación NUEVA ESPERANZA, contra el Auto de Vista Nº 152/2012 de 05 de octubre de 2012, pronunciado por la Sala Civil, Comercial de Familia Niñez y Adolescencia y Violencia Intrafamiliar o Doméstica y Pública Primera del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Tarija, en el proceso de reivindicación y otros  seguido por Automóvil Club Boliviano, representado por Hernán Lucio Martínez Antelo y Renán Gordy Gutiérrez Sánchez contra Ángel Arandia Córdova y otros, la concesión de fs. 732, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Primero en lo Civil, dicta la Sentencia con partida 24/2012 de  22 de mayo de 2012 que cursa de fs. 553 a 558 de obrados, declarando probada en parte la demanda de reivindicación e improbada en cuanto a los daños y perjuicios, sin lugar a la demanda de mejor derecho, disponiendo que los demandados del lote de terreno ubicado en la Av. Bolivia de esa ciudad con una superficie de 7.000 mts2., sea retirando las construcciones realizadas y demás cosas existentes en ella, dentro del plazo de 30 días de ejecutoriado el fallo.

Resolución de fondo que es recurrida de apelación y como consecuencia de ello se dicta el Auto de Vista Nº 152/2012 de 5 de octubre de 2012, que confirma la Sentencia apelada, contra dicha Resolución de Vista, se interpone recurso de casación en la forma y en el fondo objeto de análisis y estudio.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

En la forma.-

I.- Expone la existencia de vicios procesales insubsanables.-

En base al texto de continuidad y preclusión establecido en el art. 17 de la Ley del Órgano Judicial, entendiendo que  todo acto procesal nulo y los subsiguientes contaminados y emergentes de la nulidad procesal fueran inexistentes, conforme a ello señala que de acuerdo al art. 17.I del mismo cuerpo legal, y art. 90 del Código de Procedimiento Civil, las normas procesales son de orden público y de cumplimiento obligatorio bajo pena de nulidad, al efecto describe que los defectos procesales son:

a) Que la demanda principal defectuosa no cumple con los requisitos de “forma” y contenido, exigidos por el art. 327 del Código de Procedimiento Civil, en cuanto a la personería jurídica de la entidad demandante, los demandados han sido identificados a medias, la cosa demandada y los hechos fueran ambiguos, la pretensión  múltiple y contradictoria.

b) La Sentencia es pronunciada cuando existía un recurso de apelación pendiente de Resolución ante el Tribunal de Alzada, señala que el Juez de primera instancia  ha concedido una apelación en el efecto diferido, sobre el cual no tuvieron la oportunidad de fundamentar la apelación diferida, y que de acuerdo a las facultades del Juez conforme al art. 196 del Código de Procedimiento Civil no podría ser corregido, en ese sentido Resolución contraria a dicho precepto es nula, para señalar que se le restringió el derecho previsto en el art. 25 parágrafo I de la Ley Nº 1760.

c) También señala que el Auto de Vista, no se pronuncia sobre los recursos de apelación, oportunamente concedidos en efecto diferido, debió pronunciarse sobre las apelaciones en efecto diferido, que violaría lo dispuesto en el art. 190 del Código de Procedimiento Civil. 

II.- Acusa violación, interpretación errónea aplicación indebida de la constitución y las leyes.

Arguye que el Auto de Vista incurrió en innumerables infracciones a la ley sustantiva, adjetiva y la Constitución.

a) Al confirmar la Sentencia de primera instancia, activada por la demanda de una entidad inexistente se ha infraccionado los numerales 2) y 3) del art. 192 del Código de Procedimiento Civil, establece falta de coherencia entre la parte considerativa y la parte resolutiva, que en la parte considerativa no hace una ponderación de los datos del proceso, tampoco delimita los requisitos para la pertinente y procedencia de la acción reivindicatoria, por lo que considera haberse conculcado el art. 190 del referido cuerpo de leyes y que el Auto de Vista y su Auto complementario, que deberían contener decisiones expresas, positivas y precisas.

b) Al confirmar la Sentencia de primera instancia, que declara probada la demanda, incurre en afectación de sus derechos, pues los documentos inexistentes que ostenta el demandante son inconsistentes, jamás desposeyeron del inmueble litigioso a la entidad inexistente, por lo que se ha violado, interpretado errónea y aplicado indebidamente el art. 1453 del Código Civil, que se extiende a los arts. 110, 119, 105, 1283 y 1286 del Código Civil, Resolución que no ha cumplido en proteger lo dispuesto en el art. 109 y 115 de la Constitución Política del Estado y que el Auto de Vista y su Auto complementario han minado el derecho a la defensa, se aparta de la Constitución y las leyes, ya que al validar una acción reivindicatoria otorgada a una entidad que no tiene personería jurídica, no se ha tomado en cuenta los principios del art. 178 parágrafo I y 180 de la Constitución Política del Estado, principios de referencia que son de importancia, más cuando se ha infringido el art. 13 de la Constitución Política del Estado, refiriendo que los derechos previstos en la Constitución son los de inviolabilidad, universales, interdependientes, indivisibles y progresivos, en ese sentido el Auto de Vista no  cumple con dicho precepto constitucional.

Refiere que, el Auto de Vista y el Auto complementario pronunciados en obrados,  comprueba la nulidad procesal y/o la necesidad de casar las Resoluciones  recurridas, al efecto transcribe el art. 410 de la Constitución Política del Estado y el art. 15 de la Ley del Órgano Judicial, cuyos preceptos se debía respetar la jerarquía constitucional tanto por el Juez de primera instancia como el Tribunal.

III) Acusa error de hecho y de derecho en la apreciación y valoración de la prueba, trascribe el art. 1283 del Código Civil y art. 375 del Código de Procedimiento Civil, normas que la inexistente entidad Automóvil Club Boliviano, no dio cumplimiento, sin embargo al Tribunal de Alzada, y trascribe los arts. 1286 del Código Civil y 397 de su Procedimiento, al efecto deduce los siguientes puntos:

a) La prueba de fs. 75 a 77, resulta ser insuficiente como para sustentar una Sentencia, por la ineficacia jurídica de la mencionada documental, suscrito por Rubén García Cabrera y Jesús Dagoberto Cardozo Pacheco, en la que no consta la personería del representante, documento de 2 de febrero de 2001 con vigencia de tres años, y que dicho reconocimiento se efectúa 9 años después de su suscripción en el que ya no era presidente de dicha entidad, razón por la que dicho documento carece de valor probatorio, documento en el cual no intervinieron por lo que en base a la misma no puede vincularlos para la afectación de sus derechos. Además de asignarle un valor inexistente a la personería jurídica del Automóvil Club Boliviano.

Señala que el documento saliente a fs. 511, no constituye prueba de pruebas, cuando el mismo se refiere a cuestiones diferentes al fondo y emana de una acción penal, que trata de una prueba sobredimensionada por el Tribunal.

b) Otra prueba acusada resuelta ser la inspección judicial, en la que se hubiera constatado los derechos que ejercen y el vínculo jurídico entre la Asociación Nueva Esperanza, medio de prueba que debe no puede ser entendida como prueba independiente sino como prueba vinculada a otros medios probatorios.

c) Asimismo refiere que en las erróneas apreciaciones de las pruebas se refiere a la prueba testifical producida en el proceso, sobre la cual se deberían ponderar una serie de aspectos que son relevantes sobre el fondo de la presente causa, como ser que el inmueble del litigio era uno abandonado y que el demandante no tenía posesión material ni real.

d) Aduce que una de las infracciones que hieren al debido proceso, se refiere a la prueba de confesión provocada, por los demandados, que no puede considerarse confesión a cerca de la demanda, porque no está en debate el ingreso de los sujetos pasivos del predio objeto de la litis, al efecto señala que para la acción reivindicatoria, debe probarse una desposesión, a lo que aducen en forma personal y a nombre de la Asociación Nueva Esperanza, no se ha desposeído al demandante.

Para finalizar expone que los derechos acusados fueran la violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la  los arts. 192 numerales 2) y 3), 90, 91, 373, 375, y “376 y siguientes”, 379 del Código de Procedimiento Civil.

Asimismo se ha infringido 110, 105, 1283, 1286, 1453 y 1454 del Código Civil, asimismo señala como infraccionados los Arts. 13, 24, 56, 109, “115 y siguientes”, 178, 180 y 410 de  la Constitución Política del Estado  y vulnerado los arts.  15, 16 y 17 de la Ley del Órgano Judicial, asimismo se ha infraccionado los principios de transparencia, probidad, legalidad, eficacia, eficiencia, accesibilidad, inmediatez, verdad material y debido proceso.

Por lo que sobre lo expresado, en atención a las acusaciones en la forma, solicita se anule obrados hasta la admisión de la demanda o alternativamente se case el Auto de Vista y se declare improbada la demanda de reivindicación. 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Tomando en cuenta la naturaleza de las acusaciones formuladas en el recurso de casación en la forma primero se resolverá la pertinente a la infracción alegada en el numeral 7) del art. 254 del Código de Procedimiento Civil, esto para verificar la existencia o no de vicio de Procedimiento que acusa ser la más antigua (Sentencia), pues de verificar dicho extremo no tendría relevancia considerar el segundo vicio que se encontraría en el Auto de Vista posterior al primer vicio, conforme a ello diremos lo siguiente:


1.- El primer vicio de Procedimiento acusado en el recurso de casación en la forma, radica en el sentido de haberse violado el art. 327 del Código de Procedimiento Civil, en cuanto a la personería jurídica de la entidad demandante, asimismo señala que los demandados no hubieran sido identificados a medias, los hechos ambiguos y la pretensión múltiple, sobre el particular se debe manifestar que las partes procesales, pueden interponer los medios que el ordenamiento procesal les otorga para hacerlo valer, en cada una de las  etapas procesales, como para el caso acusado resulta ser la excepción de obscuridad, contradicción o imprecisión en la demanda, o en su caso de impersoneria del demandante cuando no acredite su personería o también de impersonería en el demandado, cuando al tratarse de identidades incompletas  siempre que se trate de otra persona diferente a la que se encuentra consignado en la demanda, para las mismas se tiene un trámite de excepciones mediante los demandados, si consideran vulnerados en sus derechos podrán interponer la misma en el momento procesal oportuno y continuar con el trámite hasta ser absuelta mediante recurso de apelación, en caso de que haya sido impugnado.

2.- El segundo vicio acusado es el relativo a que la Sentencia fuera pronunciada cuando existía recurso de apelación pendiente y que no se tuvo oportunidad de fundamentar el recurso de apelación en el efecto diferido, por lo que acusa vicio de nulidad, sobre el particular, se advertirá que ciertamente el Auto de Vista Nº 175/2011 de 29 de diciembre de 2011 que cursa en fs. 451 a 453 vlta., ya ha revisado la expresión de agravios sobre el recurso de reposición alternado de apelación de fs. 219 a 221 de obrados, en el que se impugna la Resolución de 20 de septiembre de 2011 (fs. 206), por lo que aunque dicho recurso debía ser diferido para la eventual apelación de Sentencia, dicha impugnación ya ha merecido respuesta.

Asimismo acusa que el recurso de apelación no hubiera pronunciado sobre los recursos, de apelación, concedidos en el efecto diferido, al respecto se tiene que conforme al memorial de apelación de fs. 563 a 569 vlta., aunque con falta de sistematización se advierte que se ha fundamentado en calidad de agravios: 1) fundamentación apelación diferida a la Resolución de fs. 249 a 251, 2) fundamentación apelación diferida a la Resolución de fs. 320 a 323, y la exposición de agravios en contra de la Sentencia de fondo, en base a las mismas se han concedido los recursos interpuestos, conforme al Auto de fs.  666 de 13 de agosto de 2012 en el que se añade el recurso de apelación de fs. 528 a 529.

Sobre dichos recursos se ha emitido el Auto de Vista Nº 152/2012 de 5 de octubre de 2012 (fs. 678 a 684), en el considerando II del Auto de Vista recurrido se ha evaluado los agravios expresados y concedidos en el efecto devolutivo, por lo que no resulta ser cierta la acusación de que el Tribunal Ad quem no se haya pronunciado sobre los recursos en el efecto diferido.

Sobre la acusación de que no se haya dado tiempo al recurrente, para fundamentar el recurso de apelación en el efecto diferido, se debe anotar que  cuando se interpone recurso de reposición bajo alternativa de apelación, el fundamento del recurso ya se encuentra sostenido en dicho memorial, por lo que no es necesario aguardar a la emisión de la Sentencia para fundamentar nuevamente (con los mismos fundamentos del recurso de reposición alternado de apelación o ampliar los fundamentos o agravios), eso no es correcto.

En lo que corresponde al fundamento del recurso de apelación impetrada en el efecto devolutivo, pueden darse dos hipotéticos: 1) cuando se plantea apelación con expresión de agravios, caso en el cual, al momento de apelar de la Sentencia resulta innecesario formular nuevos agravios, tan solo será necesario hacer conocer a la Jueza que en cuanto a la apelación hubiera diferido para esa oportunidad, se reitera dicho recurso; y 2) cuando se anuncia apelación  en el desarrollo del proceso sin fundamentos o agravios, al momento de apelar de la Sentencia, resulta imprescindible fundamentar los agravios por los cuales se recurre de apelación, el hecho de no haber reiterado o recordado una apelación en el primer caso o de fundamentar una apelación anunciada (en el efecto diferido) no dará lugar a su concesión menos revisión, por lo que no se evidencia que se haya causado indefensión al recurrente, en Vista de que sus recursos han sido atendidos, menos se le ha prohibido de fundamentar sus apelaciones diferidas para la eventual apelación de Sentencia.

3.- Posteriormente refiere en la acusación de violación interpretación errónea y aplicación indebida de la Constitución y las leyes, refiere haberse infraccionado el art. 192 inc. 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, aplicable al Auto de Vista, y que dicha disposición no delimitaría los requisitos de la acción reivindicatoria, entendiendo que no contiene decisiones precisas, claras y concretas porque no contendría todos los puntos que se tenía valorado; sobre esta acusación se debe anotar que la infracción descrita corresponde ser entablada bajo la infracción del Art. 192 del Código de Procedimiento Civil, ya que la acción reivindicatoria su procedencia o no debe acusarse mediante la infracción del art. 1453 del Código Civil, cuando se acusa infracción de los incisos 3) y 4) del art. 192 del adjetivo de la materia, puede sostenerse en base a una Sentencia incongruente, entre la parte considerativa y la parte dispositiva, que no ha sido acusada respecto a la incongruencia.

4.- En lo relativo, a la acusación de que desde el inicio hubieran sostenido que la acción de reivindicación fuera improcedente, porque nunca desposeyeron de la posesión a la entidad demandante, e infraccionado el Art.  1453 del Código Civil; al efecto corresponderá señalar que la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación ha emitido los siguientes fallos Autos Supremo Nº 135/2001 de 29 de junio de 2001), "...la reivindicación es una acción real establecida en defensa de la propiedad y la posesión que emerge de ella o "jus possidendi", es distinta del "jus posesionem" que informa a la posesión de hecho. Por ello el artículo 1453 del Código Civil, discurre en sentido de que el "propietario" que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o detenta..." desde ese punto de  Vista se infiere, que el objeto de la interposición de esta acción es el reconocimiento, protección y libre ejercicio de un derecho real inmobiliario. En consecuencia, la acción ejercida por una persona que reclama la restitución de una cosa de la que se cree propietario, se funda en la existencia del derecho de propiedad y tiene por finalidad la obtención de la posesión, o dicho de otra manera, la acción reivindicatoria es la acción concedida al propietario para permitirle que se le reconozca su derecho y sancionarlo, ya que se encamina al reconocimiento del fondo del derecho y no al simple hecho de la posesión. Así, también se ha pronunciado el Auto Supremo No. 199 de 13 de octubre de 2004, establece "...el sólo hecho de tener título de propiedad, otorga al propietario el corpus y ánimus sobre la cosa, ejerciendo el uso, goce y disposición sobre aquélla, facultándole además, el derecho de reivindicar la cosa de manos de un tercero, aunque el demandante no hubiere estado en posesión material de la cosa en litigio. Así, el derecho de propiedad se diferencia de las acciones posesorias, pues en estas últimas sí es preciso la posesión física o corporal por parte de quien la invoca, lo que no sucede con el primero...", criterio compartido por este Tribunal Supremo de Justicia, consecuentemente la eyección o desposesión, no es requisito para la viabilidad de la acción reivindicatoria; en lo demás la relación de los artículos vulnerados como los arts. 110, 119, 105, 1283 y 1286 del Código Civil, no tienen asidero legal, el primero de ellos se refiere a la clasificación de los modos de adquirir la propiedad, el segundo a la distancia para la instalación de obras y depósitos nocivos o peligrosos, el tercero al concepto y alcance general de la propiedad, sobre el cual el Juez ha valorado de acuerdo a las reglas de la tasa legal y sana crítica, al evidenciar que el mismo hubiera sido adquirida por el Testimonio de fs. 19 a 21 inscrito en la oficina de derechos reales bajo la Partida Nº 21 del Libro Primero de Propiedad de la Provincia del Gran Chaco y los documentos relativos a la personería jurídica contenidos en el testimonio de la Escritura Pública Nº 72/2009 de 19 de agosto de 2009 del Automóvil Club Boliviano Tarija, avalado por la certificación que cursa a fs. 18, otorgado en favor de la Filial de Yacuiba, documentos en base a los cuales los demandantes han acreditado su existencia jurídica y su título de propiedad.

En lo demás la vulneración de los arts. 1283 y 1286 del Código Civil, no se evidencia haberse infraccionado, en Vista de lo expuesto precedentemente, lo propio ocurre con la infracción acusada de los arts. 178.I, 180 de la Constitución Política del Estado, en cuanto a los derechos principios de preferente aplicación respecto a los derechos de inviolabilidad, universales, interdependientes, indivisibles y progresivos, que  a consecuencia no haberse aplicado los mismos y que sus derechos se encuentran seriamente restringidos, sin embargo de ello en el punto recurrido, no se ha mencionado qué derecho  de los recurrentes se hubiera vulnerado, por lo que la revisión de dichas disposiciones constitucionales no tienen sustento. Lo propio ocurre con la aplicación del art. 410 del texto constitucional y el art. 15 de la Ley del Órgano Judicial.


5.- En cuanto al error de hecho y de derecho en la apreciación y valoración de la prueba, se acusa que Automóvil Club Boliviano Filial Yacuiba, no ha cumplido  con los arts. 1283 del Código civil y 397 de su Procedimiento de acuerdo a lo siguiente:

a) Se ha dado valor probatorio inexistente a las pruebas de fs. 76 y 77, consistentes en contratos de arrendamiento suscritos por Jesús Dagoberto Cardozo Pacheco en representación de Automóvil Club Boliviano Filial Yacuiba  y Rubén García Cabrera, si bien el Auto de Vista recurrido en la foja 682 vlta., aduce que la entidad recurrente, ejercía  posesión sobre el inmueble, sobre el mismo corresponde anotar que como se dijo  en el punto 4 de los fundamentos de la presente Resolución, para viabilizar la acción reivindicatoria no es necesario acreditar la desposesión o eyección, sino que por los poderes que otorga el derecho de propiedad, el titular del mismo puede reivindicar el mismo de cualquier persona natural o jurídica que la posea o la detente.

En lo que corresponde a la prueba de fs. 511, no tiene incidencia en la presente acción reivindicatoria, como se dijo anteriormente para la viabilidad de la misma, tan solo es imprescindible acreditar la titularidad del inmueble y que en ella exista un tercero sin título que Autorice su posesión o detentación que sea oponible contra el propietario, para pedirles su entrega.

b) En lo que corresponde a una prueba sobrevalorada, que fuera la inspección judicial, que no se pudo constatar los derechos que ejercen y que la misma les favorece, sobre la misma diremos que el Juez, conforme a la previsión contenida en el art. 397 del Código de Procedimiento Civil, tiene la obligación de valorar la prueba esencial y decisiva para la emisión de su Resolución, prueba que debe ser valorada en forma integral, pues no se entiende en que medida les favorecería una inspección judicial, es más en los términos expresados en el recurso de apelación de la Sentencia que cursa a fs. 567 vlta., (renglón 20 y siguientes), tan solo se hace referencia a la inspección como medida preparatoria, y no en los términos efectuados en el recurso de casación, por lo que sobre la misma, no se emite pronunciamiento alguno.

c) Se acusa errónea apreciación de la prueba testifical, que el inmueble objeto de la litis fuera uno abandonado y que la entidad demandante no tenía una  posesión material, real y efectiva, para la misma este Tribunal reitera, así como a que la prueba de confesión provocada, no podría acreditar, la confesión de la demanda, sino que el debate radicaría en haberse efectuado la desposesión, a ello refieren que los recurrentes ni la Asociación Nueva Esperanza, no desposeyeron a la parte demandante, sino que al momento de su ingreso no tenían actos de dominio ; al efecto nos remitimos a lo expuesto en la primera para del punto 4) de los fundamentos jurídicos de la Resolución, en sentido que para la procedencia de la acción de reivindicación no es necesario acreditar la pérdida de la posesión.

Para finalizar debe aclararse que en memorial de fs. 563 a 569 vlta., Ángel Arandia Córdova, Basilia Martínez Aquino, Alia Ojeda Carballo, Beimar Arandia Peña,  Jorge Calderón Serrudo, María Marcela Veizaga Nina, Gregorio Fernández, Eulogio Campos Gutiérrez, Martha Yucra, Jorgia Paredes Arancibia, en representación de la Asociación Nueva Esperanza, interponen recurso ordinario de apelación que es resuelto por el Auto de Vista Nº 152/2012, ahora impugnado, posteriormente notificados con la Resolución de Vista, los mismos recurrentes a nombre de dicha Asociación Nueva Esperanza y a nombre propio, recurren de casación, por lo que al no haber interpuesto recurso de apelación a nombre propio, la impugnación por vía de casación les resulta ser improcedente.


Consecuentemente, al no evidenciar infracción alguna, corresponde emitir fallo conforme a lo previsto en el art. 271 num. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil e improcedente en cuanto al recurso firmado por los recurrentes a título personal.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y art. 273 del Código de Procedimiento Civil declara, INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por  la Asociación Nueva Esperanza e IMPROCENDETE el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto a título personal por Ángel Arandia Córdova, Basilia Martínez Aquino, Alia Ojeda Carballo, Beimar Arandia Peña, Jorge Calderón Serrudo, María Marcela Veizaga Nina, Gregorio Fernández, Eulogio Campos Gutiérrez, Martha Yucra, Jorgia Paredes Arancibia, conforme a los arts. 271 num. 1) y 262 num. 2) del Código de Procedimiento Civil contra el Auto de Vista Nº 152/2012 de 05 de octubre de 2012, pronunciado por la Sala Civil, Comercial de Familia Niñez y Adolescencia y Violencia Intrafamiliar o Doméstica y Pública Primera del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Tarija.  Con costas.

Se regula honorario del abogado en la suma de Bs. 700.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.