TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                               S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 184/2013.

Sucre: 15 de abril 2013.         

Expediente:        CB-19-13- S.

Partes: Enrique Grober Herrera Pereira y Nilda Beatriz Mérida de Herrera  c/ Banco Unión S.A.

Proceso: Ordinario de nulidad de proceso ejecutivo y declaratoria de inexistencia de obligación de pago.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso  de casación en el fondo de fs. 435 a 438, interpuesto por Isabel Silvia Medinacelli Guzmán en representación del Banco Unión S.A. Sucursal Cochabamba, con Testimonio de Poder Nro. 648/2005 de 06 de septiembre de 2005, contra el Auto de Vista de fecha 23 de noviembre de 2012, cursante de fs. 430 a 432 vlta.  emitido por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso ordinario de Nulidad de proceso ejecutivo y inexistencia de obligación de pago, seguido por Enrique Grober Herrera Pereira y Nilda Beatriz Mérida de Herrera; la concesión de fs. 443 vlta; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Duodécimo en lo Civil - Comercial de la ciudad de Cochabamba el 18 de abril de 2011, pronunció Sentencia,  cursante de fs. 369 a 378, declarando Probada en Parte la demanda principal é Improbadas las excepciones perentorias opuestas contra la demanda, Improbada la acción reconvencional por el Banco Unión S.A., Probadas las excepciones perentorias de ilegalidad e improcedencia opuestas por mutua petición,  y en su consecuencia declara Improbada la demanda Ejecutiva y Probada la Excepción de Falta de Fuerza Ejecutiva opuesta por los ejecutados. No ha lugar a declararse inexistencia de la obligación de $us. 10.037,96, por cuanto si bien se ha procedido con una operación bancaria irregular este monto se halla comprendida en obligación obtenida por los demandantes en la línea de crédito instrumentada por el Testimonio Nro. 244/2000 de 30 de mayo de 2000, pudiendo el Banco Unión S.A. acudir a la vía llamada por ley para recuperar aquel monto y por ultimo declara no ha lugar a la indemnización por daños y perjuicios por el proceso ejecutivo seguido por el Banco Unión S.A., sin costas por ser juicio doble

Contra esa Resolución de primera instancia, interponen recurso de apelación ambas partes,  en cuyo mérito la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba el 16 de abril de 2012 emitió el Auto de Vista de fs. 400 a 401, Confirmando la Sentencia apelada.

Contra esa Resolución de segunda instancia, interponen recurso de casación en el fondo ambas partes, en cuyo mérito la Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia el 19 de septiembre de 2012 emitió el Auto Supremo Nro. 333/2012 de fs. 421 a 423, Anula el Auto de Vista emitido por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba de 16 de abril de 2012 para que sin previo turno, ni sorteo pronuncie nueva Resolución con arreglo al Art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

En base a lo dispuesto en el Tribunal Supremo de Justicia en el Auto Supremo Nro. 333/2012 de fs. 421 a 423, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba el 23 de noviembre de 2012 emitió Auto de Vista a fs. 430 a 432, Confirmando parcialmente la Sentencia apelada modificando: 1) Declaró nulo y sin valor el proceso ejecutivo Seguido por el Banco Unión S.A. en el Juzgado 1 de Partido en lo Civil, donde se demandó el pago de $us. 10.037,66. 2) Se declaró inexistente la obligación de pago del cargo arbitrario del monto de $us. 10.037,66 en la cuenta corriente de los actores.3) revoca los puntos 5, 6 y 7 de la parte resolutiva de la Sentencia.

Contra esa Resolución de segunda instancia, recurre de casación en el fondo la parte demandada, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusó al Auto de Vista de insuficiente en su fallo ya que no se asumió de oficio ejecución de ningún acto sin Autorización del titular por usos y costumbres se habría Autorizado efectuar el sobre giro con compromiso de suscripción del contrato, se ha acreditado que el dinero ingresó a la cuenta de los demandantes, por lo que son los beneficiarios directos de la suma abonada, quedando la operación como legal y legítima, por lo que nadie puede basarse en su propio error para su beneficio personal siendo esta una viveza del demandante.

Continuó indicando que se ha declarado nulo y sin valor legal un proceso ejecutivo donde se ha establecido a los demandantes deudores de la suma de $us. 10.037,66 donde se ha establecido la exigibilidad de la obligación y el plazo vencido por la existencia de un emplazamiento a reconocimiento de firmas y rúbricas de los titulares de la cuenta y beneficiarios del sobre giro, por lo que la valoración del Juez en primera instancia ha sido la correcta.

Acusó que se estaría agraviando a su mandante por que se pretende librar a una parte de la responsabilidad de dinero que le hubiera sido entregada de forma transaccional en su cuenta corriente, que afecta a la seguridad jurídica con un enriquecimiento ilícito induciendo en error para beneficiarse de fallos indebidos, con acto ilícitos..

Por otro lado indicó que Tampoco es correcta la aseveración de que la cuenta corriente haya estado sin fondos, pueda implicar que técnicamente esta sea inactiva, cuando se ha acreditado que el dinero ha ingresado a la cuenta aperturada por los beneficiarios y con ello se lesionaría los art. 486 y sgtes. del Código de Procedimiento Civil y el espíritu de los Arts. 1346 y sgtes. del Código de Comercio.

En otro punto indicó que es antagónico e incongruente que un mismo Tribunal sobre un mismo hecho haya emitido dos criterios totalmente diferentes, con lo que se ha violado el principio de la sana crítica racional y que vicia de nulidad el fallo que afecta los intereses del Estado.

Por último solicitó que se Case el Auto de Vista con costas.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que, conforme lo acusado por los recurrentes y de acuerdo al análisis de todo el proceso y en aplicación de la  jurisprudencia que maneja este Tribunal Supremo de Justicia se tiene lo siguiente:

De manera general la Cuenta Corriente bancaria es un contrato mediante el cual se disciplinan futuras relaciones jurídicas, emergentes de relaciones plurales, con especial referencia a las que el banco, en los límites de su organización empresarial, realiza por cuenta y orden del cliente. También se puede entender como un contrato por el cual, una persona denominada cuentacorrentista, entrega a un banco, directamente o a través de un tercero, cantidades sucesivas de dinero, cheques o títulos valores pagaderos a la vista, quedando el banco obligado a guardar, custodiar, conservar y restituir, total o parcialmente a través del servicio de ventanilla, cuando el cuentacorrentista lo solicite por medio del giro de cheques a nombre suyo o de terceros Autorizados.

Nuestro Código de Comercio en su art. 1346 lo conceptúa como: “… el contrato de cuenta corriente el cuentacorrentista entrega, por si o por medio de un tercero, a un Banco Autorizado al efecto, cantidades sucesivas de dinero, cheques u otros valores pagaderos a su presentación, quedando éste obligado a su devolución total o parcial cuando se la solicite por medio del giro de cheques. Asimismo puede prestar servicios de caja.”; continuando el art. 1347 establece que: “El contrato de cuenta corriente entre el Banco y el cuentacorrentista constará por escrito, conteniendo los derechos y obligaciones que se deriven para ambas partes

Por otro lado el movimiento de la Cuenta Corriente se realiza, por regla general y universal, mediante cheques u órdenes de pago aceptadas por el banco; de ahí que los extractos contables computarizados tienen fuerza probatoria, una vez que han sido remitidos al cliente y éste no los ha observado en un plazo prudencial; los depósitos o abonos en la cuenta corriente se lo realiza mediante:

1.- Depósitos del titular de la cuenta

2.- Depósitos de un tercero con interés legítimo

3.- Acreditaciones del propio banco por algún concepto (desembolsos)

4.- Transferencia de fondos que hace el titular o un tercero

Los cargos o débitos provienen de:

1.- Retiros de fondos por el titular a través de giro de cheques.

2.- Transferencias a otras cuentas.

3.- Cargos del banco por cobro de intereses, comisiones y otros conceptos por los que la entidad financiera estuviere Autorizada para debitar.

En ese entendido, se suscribió el contrato de Cuenta Corriente bancaria en Dólares de los Estados Unidos de Norte América otorgado por el Banco Unión S.A.  y la Importadora Herrera de propiedad de los esposos Grober Enrique Herrera Pereira y Nilda Beatriz Mérida de Herrera que cursa en obrados; contrato donde se incluyen las obligaciones del cuentacorrentista y del banco en la atención de cheques emitidos por el cuentacorrentista, estipulándose en la cláusula novena del mencionado contrato lo siguiente: “El BANCO declara y así lo acepta expresamente el CUENTACORRENTISTA que bajo ninguna circunstancia el BANCO pagará por un importe superior al saldo disponible en la Cuenta Corriente.  Si pese a lo indicado anteriormente se diera el caso extraordinario de que la Cuenta Corriente se sobregirase, el CUENTACORRENTISTA se obliga desde ya a reponer de inmediato y al primer requerimiento verbal o escrito del BANCO, el total de la suma en descubierto, más los intereses, cargos y comisiones que al efecto señale el BANCO.  El no hacerlo en el modo indicado aparejará el cierre definitivo de la cuenta a más de los daños y responsabilidades civiles y penales imputables al CUENTACORRENTISTA.”,  cláusula que tiene íntima relación con el sobregiro de cheques del cuentacorrentista, no otra cosa se entiende de dicha estipulación.

Al estar ligado el contrato de cuenta corriente al manejo, otorgamiento y desembolso de cheques puede ligarse a lo normado en el art. 486 y 487 del Código de Procedimiento Civil, como lo realizó en su demanda ejecutiva el Banco Unión, al indicar que los ahora actores se sobregiraron en $us. 10.037.66, acompañando para ello el certificado del estado de cuenta de la Importadora Herrera,  amparándose en el numeral 2) y 3) del art. 487, los cuales estipulan: 2) “Los documentos privados reconocidos o tenidos como tales por Juez competente” y 3) “Los valores y documentos mercantiles que de acuerdo al Código de Comercio o Ley  especial tuvieren fuerza ejecutiva.”,  y conforme al Código de Comercio, se acuerda fuerza ejecutiva al vale o pagaré, letras de cambio, cheque, bonos, cédulas hipotecarias, factura cambiaría, certificado de deposito y bono de prenda (Warrant), carta de porte y conocimiento de embarque.

Pero ocurre que en el tramite del proceso de nulidad de proceso ejecutivo iniciado por los actores, se ha evidenciado que no ha existido un sobre giro de parte de la Importadora Herrera, es más no ha existido la emisión de un cheque, elemento característico del sobre giro, en la litis el Banco Unión S.A. no ha presentado éste documento fundamental (cheque) para justificar de alguna manera la calidad de fuerza ejecutiva del Documento Privado de Cuenta Corriente suscrito por ambas partes, toda vez que el contrato base del proceso ejecutivo por si solo no constituye un título ejecutivo y como indicamos tiene que estar ligado a un documento mercantil.

En ese entendido al haber vulnerado lo establecido en el art. 486, 487 num. 3), 491 y 507 num. 3) todos del Código de procedimiento Civil no se puede sostener un proceso ejecutivo completamente irregular y falto de legalidad, como lo estableció ampliamente el Juez a quo en su Sentencia de fs. 369 a 378 de obrados.

Por otro lado, con referencia a la existencia o inexistencia del monto demandado, no se puede tratar de justificar esta operación bancaria indicando que ha existido un sobregiro de los titulares de la cuenta corriente y que el Banco en merito de usos y costumbres propios del manejo y relacionamiento con sus clientes, fueron Autorizados para efectuar el sobregiro con el compromiso de suscripción del contrato respectivo por parte de los titulares, aspecto que en la litis no cursa ningún documento que respalde dicha aseveración.

En ese entendido diremos que: El sobregiro bancario hace referencia a los pagos que hace el banco que exceden el saldo de la cuenta del cuentacorrentista.

Cuando una empresa o persona natural abre una cuenta corriente con un determinado valor, puede girar cheques por un valor que sea igual o inferior al que tiene en saldo de la cuenta, pero en algunos casos, el banco Autoriza a girar cheques por un valor superior al saldo en la cuenta corriente y es allí cuando se produce el sobregiro bancario.

Si se abre una cuenta corriente por valor de Bs. 10.000, es de suponer que no se pueden girar cheques que superen Bs.- 10.000, pero si al banco lo Autoriza, se pueden girar cheques por Bs.- 12.000 (por ejemplo), caso en el cual se produce un sobregiro de Bs.- 2.000.

Es en esa circunstancia que estamos frente a un sobregiro, porque en lugar de tener dinero allí guardado estamos debiendo, de modo que lo que en principio era un  activo, con el sobregiro se convierte en un pasivo.

Dentro de ese marco, nótese que todo se relaciona o liga a la emisión de cheques por el titular de la Cuenta Corriente, sin la existencia de dicho documento mercantil, resulta forzado el entendimiento de que existió un sobregiro el cual  benefició a los actores como lo menciona reiteradamente la parte recurrente.

No obstante a lo indicado, no es menos evidente que los actores suscribieron un contrato de apertura de línea de crédito con garantías hipotecarias y personales, hasta la suma de $us 220.000.- en fecha 10 de mayo de 2000; la misma que fue complementada por la Escritura Pública de Contrato de Préstamo de dinero en contrato de mutuo con garantías constituidas bajo línea de crédito: que otorga el Banco Unión S.A: a favor de los actores de fecha 30 de mayo de 2000, fecha en la cual los actores recibieron el monto total de la línea de crédito, o sea los $us. 220.000.-, a entera conformidad de los actores, comprometiéndose a cancelar un interés del 15 % anual con pagos en periodos trimestrales, Autorizando expresamente al Banco a debitar cualquier suma de sus respectivas cuentas corrientes, sean estas individuales o conjuntas. 

Siendo así lo acordado, el monto de los $us. 10.037.66 como correctamente lo estableció el Juez a quo fue descontado de la deuda principal contraída por los actores mediante la línea de crédito y que ingresando en mora dio lugar al  proceso coactivo civil por un monto menor que excluye en su liquidación el monto que se pretende se declare su inexistencia, siendo así lo indicado, dicha obligación sigue vigente para los actores, no pudiéndose declarar la inexistencia de los $us.  10.037.66.

En ese entendido lo resuelto por el Tribunal de Alzada al determinar que la “Importadora Herrera no ha incurrido por acto propio en giro de cheque en descubierto, que no son ellos quienes han provocado su sobregiro, no han solicitado un avance transitorio en su cuenta corriente, ni han solicitado que el Banco les facilite fondos para regularizar el pago de intereses de un préstamo que se encontraba con plazo vencido” y concluir declarando nulo y sin valor el proceso ejecutivo seguido por Banco Unión S.A. contra Grober Enrique Herrera Pereira y Nilda Beatriz Mérida de Herrera como propietarios de la Importadora Herrera resulta parcialmente correcta; toda vez que el monto de $us. 10.037.66, pretendido por los actores se declare su inexistencia, objetivamente fue a cancelar los intereses adeudados por el préstamo de los $us. 220.000 hecho que se encuentra plasmado en los antecedentes del proceso y los actores no demostraron que dicho monto de dinero no fue destinado para dicho pago y que en todo caso fue a cubrir una obligación adquirida por los actores.

Por lo anterior, corresponde a este Tribunal resolver el caso en cuestión, conforme señala el art. 271 num. 4) del Código de Procedimiento Civil y en virtud a lo previsto en el art. 41 de la Ley del Órgano Judicial, y conforme a lo previsto en la Ley del Órgano Judicial Nº 025, art. 41 que establece: "Las resoluciones que adopte la Sala especializada será por mayoría absoluta de votos de sus miembros". Disposición legal que en correspondencia a los principios de celeridad, eficacia y eficiencia reconocidos por el art. 180 parágrafo I de la Constitución Política del Estado determina, sin excepción alguna, que las resoluciones a ser emitidas por la Sala especializada sean por mayoría absoluta de sus miembros, situación que es el caso presente por estar constituida la Sala Civil por dos Magistrados. Por otro lado corresponde precisar que la Ley del Órgano Judicial, respecto de los arts. 277 y 278 del Código de Procedimiento Civil conlleva una derogación tacita de esas normas, la misma que se encuentra así reconocida dentro de las disposiciones derogatorias y abrogatorias contenidas en la citada Ley que expresamente señala: "Quedan abrogadas y derogadas expresamente todas las normas contrarias a la presente ley conforme a las disposiciones transitorias de la misma".  Y conforme a la SC-2537/2012 de 14 de diciembre de 2012.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto por los arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA PARCIALMENTE el Auto de Vista de 23 de noviembre 2012, y deliberando en el fondo, mantiene en todo subsistente la Sentencia de fecha 18 de abril de 2011, dictada por el Juez A quo de fs. 369 a 378.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani