TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                  S A L A     C I V I L



Auto Supremo: 181/2013

Sucre: 15 de abril.2013        

Expediente: T-3-13-S

Partes: Andrés Farfán Casson, Teresa Gutiérrez de Farfán.  c/ Pedro Pascual

             Gareca y Eusebia Mamani Paredes.

Proceso: Mejor Derecho Propietario y Reivindicación.

Distrito: Tarija


VISTOS: El recurso de casación en el fondo cursante de fs. 461 a 462 vlta., interpuesto por Eusebia Mamani Paredes de Gareca contra el Auto de Vista Nº 190/2012 de fecha 11 de diciembre 2012, cursante de fs. 454 a 457 pronunciada por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, dentro el proceso de mejor derecho propietario y reivindicación incoado por Andrés Farfán Casson y Teresa Gutiérrez contra los recurrentes, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, mediante Sentencia de 27 de abril 2012 cursante de fs. 388 a 398 y vlta. la Juez Cuarto de Partido en lo Civil de la capital de Tarija declaró probada la demanda de fs. 17 a 18 y ampliación de fs. 157 a 157., dispuso:  a) Que, los demandados Eusebia Mamani Paredes y Pedro Pascual Gareca restituyan a favor de Andrés Farfán Casson y Teresa Gutiérrez de Farfán la fracción de terreno en la superficie de 200 m² que ocupa en el inmueble sito en la Zona de Villa Abaroa, sobre la calle Ballivián, cuyas colindancias son:  al Norte con la propiedad de Ignacio Rodríguez, al Sud con propiedad de Policarpio Rodríguez, al este con la calle Ballivián y al Oeste con la Quebrada “El Monte”; b) Que, los demandados Eusebia Mamani Paredes y Pedro Pascual Gareca, desocupen el inmueble en el plazo de 30 días, debiendo retirar los materiales de construcción utilizados en la fracción del inmueble.

Deducida la apelación por Eusebia Mamani Paredes de Gareca, ésta fue remitida ante el Tribunal Ad quem, instancia que mediante Auto de Vista Nº 190/2012 de  fecha 11 de diciembre 2012, cursante de fs. 454 a 457 confirmó la Sentencia apelada.

En conocimiento de la determinación adoptada por el Tribunal de Segunda Instancia, la demandada interpuso recurso de casación en el fondo, mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Acusa que el Ad quem ha incurrido en la violación del art. 1544 del Código Civil, referido a que la inscripción no otorga validez a los actos o contratos nulos o anulables, arguyendo que las Escrituras Públicas de fs. 4 a 10 aún estén registradas en Derechos Reales no tienen validez legal alguna, porque el apoderado del vendedor se excedió en su mandato, toda vez que siguió utilizando un poder cuando el poderdante Ciro Mealla Moreno había fallecido en la ciudad de La Paz el 7 de diciembre de 1983 y por otra parte firmó escrituras aclarativas de superficie, sin encontrarse dicha facultad en el Poder otorgado por Ciro Mealla Moreno, atentando contra lo dispuesto en el art. 811 parágrafo II y 815 del Código Civil.

2.- Por otra parte, señala que los demandantes no han demostrado ser legítimos propietarios de los 200 m² de superficie en litigio, por lo que el de alzada ha incurrido en interpretación errónea del art. 1453 del Código Civil, porque no verificó en el proceso que no existe prueba alguna en el proceso que demuestre que los demandantes son propietarios de dichos 200 m².

Por lo antes mencionado solicita al Tribunal Supremo de Justicia casar el Auto de Vista recurrido.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


Revisados los antecedentes se puede advertir que una vez interpuesta la demanda de Mejor Derecho Propietario y Reivindicación de una parte del terreno de propiedad de los actores (200 m²) y contestada la misma por la co demandada, conforme consta de fs. 162 a 164 de obrados en momento alguno reconvino por la nulidad de las Escrituras Públicas que cursan de fs. 4 a 10 presentadas por los demandantes; por lo que al no haber sido motivo de la litis al presente a través del recurso de casación en el fondo no puede acusar al Ad quem de haber violado lo previsto en el art. 1544 del Código Civil, toda vez que las Escrituras Públicas adjuntadas por los actores no fueron declaradas nulas.

Con relación a que el apoderado vendedor excedió las facultades que tenía como la de realizar aclarativas de transferencia a favor de los demandantes sin que esta facultad se encuentre especificada en el poder otorgada por el Sr. Ciro Mealla Moreno, quien además habría fallecido el año 1983; es decir de manera anterior a realizar las aclarativas de transferencia; señalar conforme consta en antecedentes no existencia constancia alguna de que los propietarios del lote objeto de la litis hayan tenido conocimiento de este extremo; por otra parte habrá que dejar claramente establecido que conforme consta de fs. 373 a 374 cursa el Auto de Vista Nº 160/2011 de fecha 14 de diciembre 2011, por el que el Tribunal de Alzada revocó el Auto de fs. 76 del expediente original y fs. 38 y excluyó el punto 3 de los hechos que debían probarse por la parte demandada, referido a que “el apoderado José Eduardo Farfán Mealla, no tiene facultades para realizar aclaraciones de la superficie del inmueble transferido en representación de Ciro Mealla Moreno y que este ha fallecido”; por lo que al presente la recurrente no puede continuar argumentando aspectos que ya fueron resueltos de manera previa y que definitivamente no fueron motivo de litis.

Respecto a que los demandantes no han demostrado tener derecho propietario sobre los 200 m² que tratan de reivindicar; referir que los actores a tiempo de incoar la demanda dejan establecido que son propietarios de un lote de terreno que se encuentra debidamente registrado en Derecho Reales bajo la mat. 6.01.1.01.0006426, así consta de fs. 12 de obrados y que en una parte del mismo el Sr. Pedro Pascual Gareca ingresó de manera violenta para asentarse en una extensión de 200 m² del mismo lote de terreno.  Y conforme se tiene de la audiencia de inspección efectuada in situ, cursante a fs. 260 de obrados, se tiene la constatación que realiza el A quo cuando señala: “Constituidos en el inmueble ubicado en la zona de Villa Abaroa Calle Ballivián, se evidencia que el inmueble motivo del litigio tiene la acera de tierra…al ingresar al inmueble hay un desnivel, por lo que la construcción se encuentra por debajo del nivel de la calle, al lado izquierdo del inmueble hay una construcción más o menos antigua de dos piezas, la pared es de ladrillo, el techo de teja y el piso de tierra, la primer habitación no tiene vidrios en la ventana y está cubierta por una tela… El segundo ambiente no tiene puerta ni vidrios en las ventanas, los mismos son cubiertos por una cortina de tela… Al lado izquierdo del inmueble hay una construcción precaria a medio terminar que cuenta con 3 filas de ladrillos con cemento y piso de tierra…”; de lo que se concluye que por una parte los actores demostraron, a través de las literales presentadas, ser propietarios del inmueble a reivindicar y por otra también demostraron que las construcciones datan de meses antes de iniciar la demanda reivindicatoria y si se toma en cuenta los prepuestos requeridos para demostrar la acción prevista en el art. 1453 del Código Civil, como ser:  el dominio de la cosa por parte del actor, la posesión de la cosa por el demandado y la identificación o singularización de la cosa a reivindicar.  Como se tiene de obrados al presente los demandantes han demostrado ser propietarios del inmueble, conforme consta de fs. 4 a 10; por otra parte la posesión del inmueble de 200 m² por parte de los demandados, a través de las testificales de cargo y descargo, siendo la de fs. 267 a 268 cuando la testigo manifiesta que Eusebia Mamani Paredes de Gareca “se entró en ese cantito”, al terreno e hizo su cuartito de cartón ahora ya se hizo una casita de material y por otra afirma que se entró al terreno porque era dejado; asimismo, se tiene la documental de fs. 16 en la que consta que en fecha 27 de octubre y 19 de noviembre 2004 se realizaron notificaciones por parte del Gobierno Municipal de Tarija en la persona de Pedro Pascual Gareca a objeto de que presente planos aprobados a ser verificados por la unidad de proyectos asimismo instruyen la paralización de todo tipo de construcción; finalmente también se demostró la singularización del inmueble a reivindicar con la prueba antes mencionada, por lo que no hubo mala interpretación del art. 1453 del Código Civil por parte del Tribunal de Alzada.

Conforme a lo antes mencionado y al no evidenciarse causales de casación, corresponde a este Tribunal resolver de la forma prevista en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 2 y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 461 a 462 vlta. interpuesto Eusebia Mamani Paredes de Gareca contra el Auto de Vista Nº 190/2012 de 11 de diciembre 2012, cursante de fs. 454 a 457 pronunciada por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija.  Con costas.


Se regula honorario profesional en la suma de Bs.500.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán