TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                         

                                                        S A L A     C I V I L


Auto Supremo: 175/ 2013

Sucre: 15 de abril 2013

Expediente: LP- 5-13-S

Partes: Tania Quispe Quispe.  c/ Posibles herederos de Paulino Quispe

Benita Quispe Mamani, Nancy Quispe Mamani. 

Proceso: Usucapión

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en  el fondo y en la forma de fs. 296 a 298 vlta., interpuesto por Tania Quispe Quispe contra el Auto de Vista Nº 277/2012 de fecha 17 de agosto de 2012 pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de Usucapión, seguido por Tania Quispe Quispe contra los posibles herederos de Paulino Quispe, Benita Quispe Mamani y Nancy Quispe Mamani, la concesión de fs. 319, los antecedentes del proceso, y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez Décimo Segundo de Partido en lo Civil dicta la Sentencia de  fs. 233 a 234 vlta., de fecha 20 de enero de 2010, declarando improbada la demanda de fs. 8 y vlta, subsanada de fs. 24 y 27 a 27vlta y probada la demanda reconvencional de fs. 41 y vlta y 65-66, interpuesta por Benita Quispe Mamani y Nancy Hortencia Quispe Mamani respectivamente, disponiéndose  la división del bien  inmueble ubicado en calle 6, No. 220, zona Villa Armonía, Barrio Minero de superficie de  240 m2, asignándose a cada una la superficie  de 80 m2; a Nancy Hortencia Quispe Mamani el lote “A”, a Benita Quispe Mamani el lote “B “y a Tania Quispe Quispe  el lote “C”, de acuerdo a la división material ya existente.

Resolución de fondo que es recurrida de apelación por Tania Quispe Quispe por escrito de fs. 238, y como consecuencia de ello se dicta el Auto de Vista Nº 277/2012 de fecha 17 de agosto de 2012, cursante de fs. 291 a 292 que confirma la Sentencia apelada; Resolución de Alzada que es recurrida de casación en el fondo y en la forma por Tania Quispe Quispe que merece el presente análisis.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.


Del recurso opuesto se extrae las siguientes consideraciones:

En la forma:

Expresa, falta de notificación a la codemandada Benita Quispe Mamani con las providencias de fs. 259, 266 vlta., 271 vlta. y 276, tal como de las diligencias de notificación, sobre todo el Auto de concesión del recurso de apelación que cursa a fs. 276  que solo se notificó a Nancy Quispe. Asimismo se acusa falta de notificación con el Auto de concesión del recurso de Alzada a  la H. Alcaldía Municipal.

Indica que el proceso se inicia contra los herederos de Paulino Quispe, posteriormente se apersonan Benita y Nancy Quispe Mamani, y la providencia de fs. 261vlta. señala que debe notificarse  por edictos a los posibles herederos de Paulino Quispe, Benita Quispe Mamani y Nancy Quispe Mamani, publicándose de esa forma los edictos (fs. 263 a 265), aclarando que el proceso es llevado contra los herederos de su abuelo y no de las que la llevan personalmente.

En el fondo:

Acusa violación del art. 466 del Código de Procedimiento Civil, al haber valorado la declaración de María del Rosario Zalles de Linares como única testigo ha interpretado erróneamente el art. 397 del Código Procedimiento Civil, por cuanto se necesitaban cinco testigos y no una.

Señala violación del art. 435 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto el dictamen pericial de fs. 154 a 159 carece de fuerza probatoria porque el perito no ha cumplido con los requisitos esenciales, sin cumplir con la aceptación personal bajo juramento de ley, situación que impedía ser valorada como prueba.

Aplicación errónea del art. 642 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto en el Auto de Vista se menciona este artículo señalando que la declaratoria se puede pedir  en cualquier tiempo por los herederos, por lo que no existe tiempo y plazo; con esta manera de pensar- señala el recurrente- los herederos tendrían derechos eternos para aceptar la herencia, en el presente caso la  aceptación de la herencia en forma pura y simple tiene un plazo de 10 años desde que se abre la sucesión.

Finalmente indica que interpone el recurso contra la Resolución  de fs. 291 a 292 para que el Tribunal de Casación resuelva anulando obrados hasta el vicio más antiguo, o en su caso casando el Auto de Vista señalado, deliberando en el fondo declare improbada la demanda reconvencional.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del recurso de casación en la forma:


Para el análisis del recurso cabe señalar, que sólo será posible sancionar con nulidad, cuando los errores, acusados por el recurrente, efectivamente hubieran lesionado el debido proceso en su componente del derecho a la defensa de la parte que recurre, por ser ésta una medida extrema por parte de los Tribunales jurisdiccionales.

Bajo este marco de análisis, la recurrente acusa la falta de notificación de actos procesales a Benita Quispe Mamani así como la falta de notificación con Auto de concesión de Alzada a la reconviniente y a la Alcaldía Municipal de La Paz; al respecto se debe señalar que, cualquier vicio procesal que se denuncie debe inexcusablemente partir del análisis de la vulneración del debido proceso en cualquiera de sus componentes con incidencia en el derecho a la defensa de manera objetiva; en tal razón la denuncia de falta de notificación a Benita Quispe Mamani como al Gobierno Autónomo Municipal de La Paz no tiene relación con el derecho a la defensa de la recurrente Tania Quispe Quispe, pues el reclamo debe partir de los supuestos afectados y no de otros como sucede en el caso, por cuanto si los afectados con ese supuesto vicio procesal se vieran agraviados seguramente ellos mismos hubieran activado los recursos idóneos para salvaguardar sus derechos, no existiendo violación al derecho a la defensa de la recurrente, o de los otros sujetos procesales objetivamente.

Respecto a la supuesta publicación defectuosa de los edictos, a esto cabe señalar, primeramente, que esta forma de notificación a “posibles herederos de Paulino Quispe, Benita Quispe y Nancy Quispe Mamani” no fue advertida oportunamente por la recurrente si se veía afectada con tal actuado, operando de manera Automática la convalidación procesal; por otro lado, si bien se arguye el vicio de procedimiento, empero de ningún modo la recurrente fundamenta la trascendencia  del mismo para merecer la nulidad solicitada, considerando también que la publicación del edicto de esa forma, cumplió con el principio de finalidad del acto, puesto que se notificó de forma edicta a los posibles herederos de Paulino Quispe, conforme se tenía en proceso. En tal razón, la recurrente no puede buscar actos procesales sin trascendencia, como son esas notificaciones, para pretender una nulidad de obrados que es por su naturaleza una medida extrema que contraria el derecho a la justicia pronta, oportuna y sin dilaciones, por lo que el recurso de casación en la forma deviene en infundado. 

Del recurso de casación en el fondo:

De la supuesta violación del art. 466 del Código de Procedimiento Civil, al haber valorado la declaración de María del Rosario Zalles de Linares como única testigo; en primer termino se debe dejar establecido, que de la prueba producida en instancia es apreciada por el Juez de acuerdo a la valoración que les otorga la ley, pero en caso de no estar determinada, podrá apreciarlas a su prudente criterio o sana crítica, valorando la pruebas esenciales y decisivas, por encima de las otras, conforme establece el art. 1286 del Código Civil y 397 parágrafos  I y II del Adjetivo Civil. Asimismo, en casación la valoración de la prueba realizada en instancia es incensurable, salvo cuando en esa apreciación se haya incurrido en error de derecho o de hecho.

En el caso particular, se dice que el Juez sólo tomó en cuenta la declaración de María del Rosario Zalles de Linares, al respecto se debe indicar que el Juez para tomar la decisión en Sentencia evaluó de manera conjunta la prueba arrimada al proceso, y no sólo de la testigo indicada, como se arguye, sino que fue compulsada conjuntamente otros medios que fueron debidamente descritos en el apartado de “Hechos Probados”, ahora bien, en el recurso no existe argumento como para descalificar dicha prueba testifical y de ningún modo denunció error de hecho o de derecho en la misma, como debió ser tratamiento para valorizar o descalificar este medio probatorio en casación.

En relación a la prueba pericial ofrecida por el Arq. Daniel Guillermo Aguayo Zeballos; se debe indicar que si bien el profesional perito no prestó el juramento respectivo, empero la recurrente notificada con dicho informe pericial de fs. 154 a 159 no impugno u objeto de alguna manera esa prueba producida, pues si dicha pericia le perjudicaba en algún modo debió interponer el recurso idóneo y oportunamente, lo cuál no ocurrió, consintiendo y convalidando la prueba introducida para efectos de compulsa en Sentencia.

Respecto al art. 642 del Código de Procedimiento Civil, y la declaratoria de herederos y la aplicación del art. 1029 del Código Civil; es de señalar que a las demandadas Nancy Hortencia Quispe Mamani y Benita Quispe Mamani les asiste el derecho sucesorio respecto de los bienes fincados por el de cujus Paulino Quispe Mamani, conforme señalan ellas mismas en sus memoriales de contestación y  en razón a los actos de dominio que existen sobre la parte que ocupan en el bien inmueble en litigio, incluso con posesión de hecho por el derecho sucesorio que les atiende, existiendo una aceptación pura y simple en los términos señalados en el art. 1025 parágrafo III del Código Civil, en tal razón, la acción de declaratoria de herederos emerge como un acto formal de la aceptación tácita descrita, por lo cuál se explica la aplicación del art. 642 del Código Adjetivo Civil; no siendo pertinente para el caso el art. 1029 del código Civil, por la aceptación pura y simple tácita desarrollada por las demandantes en el bien objeto de litigio, que de ninguna manera fueron desvirtuados por la recurrente. Por lo que los fundamentos que hacen a la casación en fondo son infundados.

Por lo expuesto corresponde fallar a éste Tribunal de casación  de la forma establecida por los arts. 271 num. 2) y 273 del código adjetivo civil, para ambos recursos. 

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO ambos recursos,  interpuesto por Tania Quispe Quispe cursante de fs. 296 a 298 vlta., contra el Auto de Vista Nº 277/2012 de fecha 17 de agosto de 2012 pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas a favor de las reconventoras.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs.1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.