TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                                SALA CIVIL

Auto Supremo: 170/2013

Sucre: 12 de abril 2013

Expediente: CH 6 13 S.

Partes: Leonor Zurita Martínez c/Grissel, Lesly Milenca  y Gunnar Helmer García Salazar.

Proceso: División y Partición.

Distrito: Chuquisaca.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 463 a 469 vlta., interpuesto por Leonor Zurita Martínez vda. de García contra el Auto de Vista Nº 336/2012 de 27 de noviembre de 2012, emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, en el proceso de división y partición seguido por la recurrente en contra de Grissel,  Lesly Milenca y Gunnar Helmer García Salazar, la concesión del recurso de fs. 476, los antecedentes del proceso, y

C0NSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Séptimo de Partido en lo Civil de la ciudad de Sucre, pronunció la Sentencia Nº 26/2012 de 22 de junio de 2012, que cursa de fs. 411 a 415, declarando improbada la demanda de división y partición planteada por Leonor Zurita Martínez vda. de García, en la que determina no haber lugar  a activar el derecho a la división y partición de bienes hereditarios, por haberse demostrado por la parte demandada el hecho impeditivo al ejercicio del derecho de la demandante, con costas.

Resolución de primera instancia que es recurrida de apelación por la demandante y resuelta mediante Auto de Vista Nº  336/2012 que cursa de fs. 455 a 459 vlta., por el que se confirma la Resolución impugnada, que de su vez es recurrida  de casación en la forma y en el fondo, objeto de análisis y estudio.

CONSIDERANDO II

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

En la forma.-

1) Refiere que, al no haberse reconvenido la acción de exclusión, por disposición del art. 7 del Código de Procedimiento Civil, la Jueza de primera instancia no hubiera apertura competencia para conocer su exclusión a la sucesión hereditaria, señalando que  la competencia de la Autoridad judicial, se abre con la citación con la demanda, pero no con la calificación del proceso y fijación de los puntos a probarse, como erróneamente indicaría el Auto de Vista, pues al no haberse reconvenido la Sentencia estuviera viciada de nulidad, conforme al art. 254 num. 1 del Código de Procedimiento Civil, y a su vez el art. 122 de la Constitución Política del Estado, deduciendo que la Sentencia estuviera viciada de nulidad al no haberse interpuesto reconvención por exclusión de heredera, por lo que impetra la anulación de obradas hasta la Sentencia.

2) Trascribiendo parte del Auto de Vista en las líneas 1 a 7 de la foja 428, en lo relativo a la cita de Julio Ortiz Linares, señala que la contestación fuera distinta las excepcione s de especial y previo pronunciamiento, empero dicho comentario no dice que la acción de exclusión pueda hacerse valer mediante una contestación, porque no es el medio, ni la vía correcta para excluir a una persona de una sucesión hereditaria, porque la exclusión se la hace valer mediante una petición,  y esa petición debe ser una demanda principal o reconvencional conforme al art. 1011paragrafo II y 1177 parágrafo II del Código Civil y art. 645 y 641 ambos del Código de Procedimiento Civil, reitera que la competencia de la Autoridad jurisdiccional no se abre con la relación procesal, sino desde que se cita al demandado con la demanda, por lo que reitera que el Juez no ha abierto su competencia para  disponer su exclusión.

Por otra parte alude que, no solo correspondería que se anule el proceso, sino que esa arbitrariedad atentaría contra el derecho al debido proceso e igualdad de las partes previsto en el art. 180 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, art. 30 inc. 12 y 13 de la L.O.J., pues en Sentencia al haberla excluido de la sucesión sin reconvención se ha vulnerado su derecho a la defensa, en el que podía oponer excepciones de caducidad o en su caso de prescripción y falta de acción y derecho, continúa señalando que conforme al art. 13 de la Ley del Órgano Judicial, que la competencia del órgano judicial solo se amplía por razón de territorio no se amplía con la contestación, así en las líneas 8 y 9 de fs. 428, señalaría que no se ha vulnerado el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, aludiendo que la Sentencia debe recaer sobre las cosas que fueran demandadas, y no se ha demandado reconvención en la causa, por lo que la Sentencia se encontraría viciada de nulidad y se encontraría dentro de las causales del art. 252 y 254-1) del Código de Procedimiento Civil.

3.- Señala que, en las líneas 13 y 14 del Auto de Vista con relación a las pruebas de descargo, señalando que fuera claro en lo relativo al hecho impeditivo, no puede ser confundido con la acción de exclusión, que debía ser efectuada mediante reconvención, pues el hecho de la carga de la prueba descrita en el art. 375 del Código de Procedimiento Civil es distinta de lo previsto en el art. 1001 y 1177-II del Código Civil, por lo que la no haber accionado en la vía correspondiente, el Juez ha obrado sin competencia.

4.- Sostiene que en las líneas de fs. 4 y 5 de fs. 428 vlta., la oposición a su declaratoria de herederos sería el presente proceso, y en el presente proceso los demandados no han opuesto acción alguna en contra de su declaratoria de herederos.

Por todo lo expuesto, en lo relativo al recurso de casación en la forma, solicitan que se anulen obrados hasta la Sentencia, disponiendo que el a quo dicte una nueva.

En el fondo.-

1.- Indica que el Auto de Vista en su tercer parágrafo, en su fundamentación no contiene todos los requisitos de una posible exclusión conforme a lo previsto en el art. 1107 parágrafo II del Código Civil, sin embargo en el punto 1) a ser probado por los demandados, solo se hubiera afijado que a la actora no le corresponde ingresar a la sucesión hereditaria, menos pedir la división y partición de bienes, ni frutos, no se ha fijado los requisitos de propia voluntad, justa causa moral ni legal de la separación, por lo que el Auto de Vista ha dado una falsa e indebida aplicación del art. 1107 num. 3) del Código Civil, en razón den o haberse fijado en el punto 1 los requisitos antes mencionados.

2.- Manifiesta que, en la línea 18 de fs. 427 del Auto de Vista, que el punto 1 no hubiera sido objetado por la parte actora en memorial de fs. 170, preguntándose por qué tendría que objetar la actora ese punto, cuando no le causa perjuicio a su demanda, pues no podía objetar algo en su contra, y ni los propios demandados podían objetar.    

3.- Sostiene que, la aplicación indebida o errónea del art. 1107 num. 3) del Código Civil, consiste en que pese a no estar fijado en el punto 1 los requisitos por propia voluntad, sin justa causa ni legal.

4.- Señala que la aplicación indebida del art. 1107 num. 3) del Código Civil, implica una violación del principio del derecho a la seguridad jurídica,  previsto en el art. 3 num. 4) de la Ley del Órgano Judicial y 178 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, en vista de no haberse aplicado la ley en forma objetiva, al margen de la violación el principio a la legalidad, previsto en el art. 30 num. 6) de la Ley del Órgano Judicial y art. 180 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, porque el Auto de Vista ha aplicado  el art. 1107 num. 3) del Código Civil sin haberse cumplido con los requisitos establecidos para la exclusión de la sucesión hereditaria.

5.- Alude que en lo relativo al principio de legalidad, nadie puede ganar ni perder un juicio, al margen de la ley, pues si el art. 1107 num. 3) del Código Civil ha establecido imperativamente que si la exclusión procede con el cumplimiento de todos los requisitos, en el Auto de calificación del proceso de fs. 161 no se ha calificado los requisitos de propia voluntad, sin justa causa moral ni legal, motivo por el cual no podía haberse excluido de la sucesión. 

6.- Asimismo, refiere que de la líneas 11 y 12 de fs. 426 vlta., del Auto de Vista, se señalaría  haberse demostrado el hecho impeditivo al ejercicio,  de pedir la división y partición de bienes hereditarios, se confunde la “carga de la prueba” contenida en el art. 375 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil, con la “acción de exclusión” establecida en el art. 1107 num. 3 del Código Civil, pues para lograr su exclusión debía de interponerse una demanda en su contra, deduciendo que se ha aplicado en forma errónea el art. 375 del Código de Procedimiento Civil en lugar del art. 1107 num. 3 del Código Civil.

7.- Señala que en lo relativo a la  prueba de descargo, deduce que las pruebas rechazadas no forman parte del proceso y que una vez consolidado el Auto de relación procesal de fs. 161 y 171 fuera inmodificable, empero se hubiera modificado el Auto de 20 de julio de 2011 al confirmar la Sentencia violando el art. 515 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, lo que hace viable la aplicación del art. 253 numerales. 1) y 2) del mismo cuerpo legal.  

8.- Indica que, el Auto de 20 de julio de 2011 de fs. 208, que rechaza la prueba de los demandados, sin embargo en el Auto de Vista se hubiera acomodado esas pruebas rechazadas, lo que  tiene sustento de acuerdo a lo previsto en el Art. 253-3) del Código de Procedimiento Civil.

9.- Deduce que el Auto de fs. 208, rechazó la prueba por no someterse  en su ofrecimiento al art. 380 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, no se puede valorar en Sentencia la prueba testifical de descargo, toda vez que fue objetada por haber sido ofrecida con las mismas deficiencias de las demás  pruebas rechazadas, aspecto que se encuentra dentro de la causal prevista en el art. 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil. 

Asimismo señala, que el testigo Néstor Mosqueira Rodríguez (fs. 109), en el punto 11 claramente emite juicio de valor y una fundamentación como si fuera abogado de los demandados, aspecto que hace que esa declaración carezca de credibilidad conforme al art. 1328 parágrafo I (no menciona cuerpo legal), 

10.- señala que de las líneas 19 y 20 de fs. 428, se hubiera valorado las fotocopias legalizadas del inventado proceso de divorcio, cuando por disposición del art. 404 parágrafo II del Procedimiento civil, toda confesión para que tenga valor probatorio, tiene que ser hecha en el proceso,  además refiere que por disposición del art. 391 del Código de Familia, la confesión ni en materia familiar hace fe probatoria, por lo que viola el art. 404 parágrafo  II del Código de Procedimiento Civil.

11.- Sostiene que en las líneas 6 y 7 de fs. 428 vlta., señala que no se hubiera denunciado la caducidad de la acción de impugnación prevista en el art. 1011 num. III del Código Civil, tampoco la prescripción contenida en el art. 1507 del Código Civil, indicando que no podía denunciar ninguna impugnación porque la contestación no es una demanda, además que la caducidad no se denuncia, se excepciona.

Asimismo indica que en el trámite de su declaratoria de herederos, los demandados han opuesto una acción de exclusión a la sucesión hereditaria, que hubiera merecido el Auto de Vista Nº 183/2003 dictado por el Juez de Partido Tercero en lo Civil, señalando que el Juez de primera instancia es quien debe resolver la oposición y salvar a la vía ordinaria los derechos de terceros, señalando que dicha acción hubiera caducado por disposición del art. 647 del Código de Procedimiento Civil al no haber ordinarizado el mismo dentro de 30 días que conforme al Art. 490 del mismo cuerpo legal se hubiera ampliado a seis meses, y conforme al art. 1011 parágrafo III del Código Civil hubiera caducado en el plazo de dos años desde que se abrió la sucesión hereditaria.   

12.- Señala que  conforme al principio de verdad material al que hace referencia el art. 181 de la Constitución Política del Estado, no indica que tengan que valorarse las pruebas rechazadas mediante Auto ejecutoriado, como se lo hizo en el Auto de Vista.    

13.- Deduce que en el último parágrafo de fs. 428, las pruebas de fs. 76 a 98 y 190 a 193, se señalaría que no se ha expresado agravio sufrido, cuando los agravios estuvieran contenidos en el último parágrafo de su recurso de apelación, y que los documentos demuestran la mala fe de su esposo  no se su persona,  por lo que la Sentencia como el recurso de apelación  ni se asoma al fundamento básico del art. 1107 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.         

Por lo que, sobre el recurso de casación en el fondo, solicita se case el Auto de Vista y se declare probada su demanda.

CONSIDERANDO III

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

De acuerdo a los recursos tanto en la forma como en el fondo, primero se resolverá, el recurso en la forma, tomando en cuenta que las acusaciones sobre la misma vienen peticionadas de una reposición de  obrados, y en caso de no evidenciar infracciones de procedimiento se pasará a considerar las acusaciones de fondo en el recurso, esto por una situación de lógica procesal.

1.- La primera acusación, es por la vulneración del art. 7 y 254 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, en la que sostiene que la Jueza que dictó la Sentencia hubiera obrado sin competencia, sobre la misma corresponde anotar que el art. 7 de la mencionada disposición legal textualmente señala: “(Apertura de la Competencia).- La competencia del Juez, ante quien se interpone una demanda, se abrirá con la citación de ésta al demandado. El citado por un Juez no podrá ser citado después por otro sobre el mismo asunto”, sino que la misma ha tratado de decir que ratio de la litis, queda demarcada con el tema decidendum, en lo demás hace referencia a la prevención en cuanto al planteamiento de la demanda y los fines de prórroga de la competencia por razones de territorio, el hecho sostenido en esta parte del recurso que versa sobre la emisión del fallo relativo a la ausencia de una demanda reconvencional o excepción perentoria que busque la exclusión de la herencia.

Sin embargo de ello, se podrá apreciar que conforme a la acusación relativa a otorgar más de lo pedido descrito en el art. 254 num. 1) del  Código de Procedimiento Civil, respecto a la acusación de que la exclusión de la herencia no hubiera sido formulada ni por vía de excepción ni por vía de reconvención.

Para la atención de la misma, corresponde señalar lo establecido en el art. 346 del Código de Procedimiento Civil, que textualmente señala: “(Contenido y requisitos de la contestación).- En la contestación el demandado, además de oponer las excepciones previstas por el artículo 342 deberá: 1) Reconocer o negar en forma explícita y clara los hechos expuestos en la demanda. 2) Pronunciarse sobre los documentos acompañados o citados en la demanda. Su silencio, evasivas o negativa meramente general podrán estimarse como reconocimiento de la verdad, de los hechos a que se refieren dichos documentos. 3) Exponer con claridad y precisión los hechos que alegare como fundamento de su defensa…”, como se podrá apreciar la norma en cuestión faculta al demandado reconocer o negar  los hechos expuestos en la demanda, pronunciarse sobre los documentos adjuntados a la demanda, y permiten exponer  con claridad y precisión los hechos alegados para su defensa, consecuentemente, para el entendimiento de  dicha disposición es necesario recurrir a la doctrina; al efecto corresponde señalar el aporte doctrinario de Lino Enrique Palacio, que en su obra DERECHO PROCESAL CIVIL Tomo I. Edit. Abeledo-Perrot, pág. 476, expone los siguiente: “…b) Por lo que concierne a los sujetos, su posición activa y pasiva se configura en forma inversa a lo que  ocurre con la pretensión, pues quien figura como sujeto activo de ésta reviste el carácter de sujeto pasivo de la oposición y viceversa. Destinatario de la oposición es el órgano ante el cual la pretensión procesal se interpuso.   c) Constituye objeto de la oposición el efecto jurídico que mediante ella se persigue, el cual puede consistir en el rechazo definitivo, total o parcial de la pretensión, o en la  paralización temporal de ésta. Interesa destacar que si bien el objeto mediato de la oposición debe necesariamente coincidir con el de la pretensión no acontece lo mismo con el objeto inmediato, pues aquella, tiende, en todo caso, a lograr una Resolución o Sentencia declarativa acerca de la inexistencia, total o parcial, del efecto jurídico perseguido por el actor. Es causa de oposición la concreta situación de hecho invocada por el demandado como fundamento para lograr el rechazo o la paralización temporal de la pretensión. Dicha situación de hecho puede ser diferente, nueva aunque compatible, con respecto a la legada por el actor, o bien coincidir con ella pero presentarse desde un punto de vista jurídico distinto…” posteriormente dicho Autor en la página 480 del mismo texto doctrinario, señala lo siguiente: “a) De acuerdo con su contenido, la oposición puede configurarse como una negación o como una excepción. b) Existe negación toda vez que la actitud del demandado se reduce, simplemente, a desconocer la concurrencia de alguno de los requisitos de la pretensión, sin invocar, por lo tanto, frente a las afirmaciones formuladas por el actor, nuevas circunstancias de hecho. c) La excepción, en cambio, es la oposición mediante la cual el demandado introduce, frente a las afirmaciones del actor, circunstancias impeditivas o extintiva tendientes a desvirtuar el efecto jurídico perseguido por dichas afirmaciones. Es consecuencia fundamental de este tipo de oposiciones, la de que incumbe al demandado la carga de la prueba respecto de nuevos datos que incorpora al proceso como motivo de debate. Configura requisito de la excepción, y de la correlativa carga probatoria del demandado, la compatibilidad entre las afirmaciones de hecho respectivamente formuladas por la partes. Dicha carga no concurre, a nuestro juicio, en el supuesto de que el demandado suministre una versión fáctica  incompatible con la formulada por el actor (negación indirecta)”

Como se podrá apreciar, el mencionado Autor ha descrito una clasificación de la oposición, la misma que en nuestro sistema puede ser mediante una contestación a la demanda o la formulación de excepción, que en todo caso resultaría ser una de carácter perentoria,  clasificación doctrinaria que se ha enmarcado en el art.  342 del Código de Procedimiento Civil que señala: “(Excepciones perentorias).- Al contestar la demanda, el demandado podrá oponer todas las excepciones que pudiere invocar contra las pretensiones del demandante, inclusive las señaladas en los incisos 7 al 11 del artículo 336 cuando no hubieren sido planteadas como previas”, así entiende el legislador que conjuntamente con la contestación a la demanda pueda oponerse excepciones perentorias, entendidas como los medios de defensa que puede alegar el demandado contra la pretensión del actor, en  el que se invoque algún aspecto, modificatorio, extintivo o impeditivo del derecho del actor.

En el caso de Autos, Leonor Zurita Martínez vda. de García, adjuntando la declaratoria de herederos de fs. 4 a 12, formula demanda de División y Partición, acción dirigida en contra de Grissel,  Lesly Milenca y Gunnar Helmer García Salazar, ese resulta ser el tema desidendum (límite del área litigiosa), contra dicha pretensión Gunnar Helmer García Salazar, contesta la demanda mediante memorial de fs. 68 a 71 de obrados, negando la demanda principal, así como las co demandadas Lesly Milenca y Grissel García Salazar, que se apersonan mediante su apoderada, María Rosa Aramayo Zelaya en base a los testimonios de poder Nº 181/2011 y 286/2011, negando la demanda principal, en el tenor las contestaciones de referencia, se hace alusión a nuevas situaciones de hecho, como a una acción de divorcio que sostuvo la actual demandante contra el de cujus, la inexistencia de convivencia entre la demandante y el causante, y otras situaciones de hecho, finalizando en el fundamento de la exclusión del cónyuge sobre una sucesión hereditaria contenida en el art. 1107 del Código Civil, que siendo mixtas, cuestiones de hecho y de derecho, debían ser peticionadas en forma expresa atacando la declaratoria de herederos de la actora, mediante la cual la  Jueza, mediante Resolución expresa emita Resolución de carácter declarativo, pues dicha exclusión no puede operar por inercia, sino que debe existir una petición con contenido de hecho y de derecho, efectuado mediante excepción o reconvención, por el que se peticione ante el operador judicial la emisión de Resolución expresa de carácter declarativo, en vista de que debe cambiar la situación jurídica del demandante, pues siendo consignada como heredera o con derecho a la sucesión mediante su declaratoria de herederos de fs. 4 a 12, se pedirá  esa su exclusión de dicha sucesión, al considera que la misma no tiene derecho a la sucesión.

Se debe mencionar, que entre la pretensión y la oposición, como señala Lino E. Palacio, se muestran como un anverso y reverso  de una misma figura jurídica, corresponde puntualizar que solo la primera constituye objeto del proceso, entendiendo sobre el cual la demanda por contener una pretensión expresa, llega a constituir el área de delimitación del litigio, también lo contendrá la contestación en cuanto a situaciones de hecho, empero para ampliar el tema decidendum, con una ampliación  de hechos y peticiones de derecho, deberá ser efectuado mediante excepción o reconvención.

Por lo que el art.  7 del Código de Procedimiento Civil, al delimitar el tema decidendum tiene estrecha relación, en cuanto a la emisión de la Sentencia que la misma haya sido emitida ultra petita, infra petita o citra petita, por lo que revisados el tenor de la Sentencia de fs. 411 a 415 de obrados, en la parte dispositiva se declara improbada la demanda de división y partición y en forma incongruente: “se determina no haber lugar a activar el derecho a la división y partición de bienes hereditarios solicitada, por haber la parte demandada demostrado el hecho impeditivo al ejercicio del tal derecho por la parte demandante”, criterio sostenido en base a la última parte del numeral 2 del Considerando III de la Sentencia, que refiere a que: “no habiendo la parte actora demostrado causa legal o moral para justificar en derecho este estado de separación”, cuando en materia civil rige el principio de la carga de la prueba. Al margen de ello, en el hipotético de que los demandados hubieran formulado excepción perentoria o reconvención por exclusión de heredera, ese hecho no resulta ser un hecho impeditivo como señala el A quo, sino un hecho extintivo del derecho de la actora, que en todo caso debía ser solicitada ante el Juez buscando una Resolución constitutiva, que modifique o cambie el estado jurídico de la demandante, por lo que la petición de exclusión de heredero, al ser catalogado como un hecho extintivo del derecho de la actora, necesariamente debe ir formulado como excepción o reconvención y no como como una negación de la demanda.

Por lo expuesto ante las consideraciones efectuadas se advierte que la Sentencia de fs. 411 a 415 resulta incongruente en cuanto al tema decidendum, como se ha explanado supra, por lo que el resto de las consideraciones  contenidas en el recurso de casación en cuanto a los vicios del Auto de Vista que debía anular la Sentencia por ser defectuosa  y el contenido en el recurso de casación en el fondo, resultan ser innecesarios, en vista de advertir vicio de procedimiento en la Sentencia, que corresponde ser saneada.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir Resolución en la forma prevista en el art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil  ANULA la Sentencia de fs. 411 a 415, debiendo la Jueza dictar nuevo fallo bajo la orientación contenida en la presente Resolución.

Se dispone remitirse la presente Resolución, al Consejo de la Magistratura, en aplicación del art. 17 parágrafo IV de la Ley del Órgano Judicial Nº 025.

Sin multa por se excusable el error incurrido por los de instancia

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.