TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

     SALA CIVIL

Auto Supremo: 160/2013

Sucre: 11 de abril 2013

Expediente: CB - 7 13 S

Partes: Hernán Soria Camacho c/Alcaldía Municipal de Cercado - Cochabamba

                        

Proceso: Reivindicación, Acción negatoria por mejor derecho propietario.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 163 a 166 interpuesto por  Hernán Soria Camacho, contra el Auto de Vista 08/2012 de fecha 05 de noviembre de 2012 de fs. 158 a 159, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso ordinario de reivindicación, acción negatoria por mejor derecho propietario, seguido por el recurrente contra la H. Alcaldía Municipal de Cercado - Cochabamba representada por los Alcaldes sucesivos de turno; la respuesta al recurso de fs. 172 a 173; el Auto de concesión de fs. 173 vlta.; los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Hernán Soria Camacho, de fs. 25 a 28 y vlta., al amparo de los arts. 1449, 1455, 105, 1453 del Código Civil y 328 de su Procedimiento, interpone demanda ordinaria de reivindicación, acción negatoria por mejor derecho propietario contra la H. Alcaldía Municipal de Cercado-Cochabamba representada en aquella oportunidad por Gonzalo Terceros Rojas, de cuyo contenido se resume lo siguiente: indica que adquirió a título de compra-venta de los esposos Ángel Zambrana Brito y María Corina Fernández de Zambrana, el lote de terreno Nº 75 de una extensión de 655.45 m2., ubicado en la Zona Sarcobamba, calle Chiriguanos, Distrito Nº 3, Sub Distrito Nº 21, Manzana Nº 205 (anterior 191), terreno que se encontraría registrado a su nombre en DD.RR. en fecha 11 de mayo de 1994 bajo la Partida Nº 1586 del Libro B de Propiedad de la Provincia Cercado - Rural, actualmente con número de Matrícula y Folio Real Nº 3011020037531 Asiento A-1, adjuntando para el efecto el Testimonio de propiedad Nº 835/1994; terreno que en principio pertenecía al Sr. Héctor Lozano Andrade, quien a su vez adquirió de la Asociación de Suboficiales y Clases de las Fuerzas Armadas de la Nación Filial Cochabamba (ASINANCLAS) y que la indicada persona en su momento habría realizado el trámite de regularización y aprobación del plano del lote mediante Resolución Municipal Nº 391/92 del 03 de abril, documentos que posteriormente fueron legalizados sin ninguna observación por la misma Institución. 

Sin embargo, la Alcaldía Municipal de Cochabamba desde hace años, de manera extraña y sin ningún respaldo legal sostiene que el terreno de su propiedad se encontraría marcado como área verde de ese Municipio sin acreditar para ello su derecho propietario, señalando que supuestamente el terreno habría sido cedido a esa Institución en fecha 20 de agosto de 1969 dentro de la cesión de 15.841,30 mts2. efectuada por la Asociación ASINANCLAS Filial Cochabamba con destino a áreas verdes, calles y otros, en ocasión de que ésta Institución militar tramitó la aprobación del plano de fraccionamiento de Urbanización de la Fracción “B”, cuando en la realidad su terreno se encontraría fuera de esa área cedida, acusando de esta manera que la Alcaldía se habría apropiado de manera ilegal de su terreno donde actualmente se encontraría construido un parque infantil en funcionamiento.

La Institución demandada contesta de manera negativa y opone excepciones de prescripción extintiva y falta de acción y derecho, indicando que al constatar la existencia de un lote de terreno que se encontraba en estado de abandono desde varios años atrás, en uso de sus atribuciones procedió a construir en el mismo un parque infantil.   

Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez Duodécimo de Partido en Materia Civil y Comercial de la ciudad de Cochabamba, mediante Sentencia Nº 0-048/11 de fecha 14 de diciembre de 2011 cursante de fs. 145 a 151 y vlta., declaró probada la demanda, improbadas las excepciones perentorias de prescripción extintiva y falta de acción y derecho opuestas a la demanda, ordenando la reivindicación del lote de terreno objeto de litis en favor del demandante en el plazo de 15 días de su ejecutoria, declarando al mismo tiempo la inexistencia del derecho de la Institución demandada sobre el indicado terreno, ordenando que en el plazo de 15 de días proceda al retiro de los equipos y juegos recreativos instalados en el parque infantil; asimismo en aplicación del art. 197 del Código de Procedimiento Civil. dispuso se eleve la Sentencia en consulta ante el superior en grado.  

Elevada en consulta la Sentencia Nº 0-048/2011 y en ausencia de apelación a la misma, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, por Auto de Vista 08/2012 de fecha 05 de noviembre de 2012 de fs. 158 a 159, anula obrados hasta el vicio más antiguo (fs. 152 notificación con la Sentencia); en contra de esta Resolución de segunda instancia, el demandante recurre en casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente interpone recurso de casación en el fondo sin especificar las causales previstas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, de cuyo contenido se puede resumir lo siguiente:

Acusa interpretación errónea de la ley y aplicación falsa de las normas, violación del art. 101 y 137 num. 4) del Código de Procedimiento Civil. indicando que en la notificación con la Sentencia a la institución demandada, se ha cumplido con las formalidades que debe tener una diligencia de notificación.

De la misma manera, acusa de infringidos los arts. 90 y 91 del mismo Código adjetivo de la materia, propiciando inseguridad jurídica contra lo que dispone el art. 115 de la Constitución Política del Estado.

Refiere que el Tribunal de Alzada ha incurrido en mala aplicación como errónea interpretación del art. 17 parágrafo I de la Ley 025 del Órgano Judicial y art. 247 de la Ley de Organización Judicial.

Con tales antecedentes termina indicando que interpone recurso de casación en el fondo y solicita de manera expresa que se “CASE” el Auto recurrido y declaren firme y subsistente la Sentencia de primera instancia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De manera previa se hace necesario realizar una breve consideración de orden general respecto al recurso de casación; en ese entendido diremos que se ha establecido en reiterados Autos Supremos que el recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el Tribunal de casación revise y reforme o anule las Resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho al debido proceso o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

La uniforme jurisprudencia sentada por la Ex Corte Suprema de Justicia como por el actual Tribunal Supremo de Justicia, señaló que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho, el mismo que puede ser planteado en la forma, en el fondo o en ambos casos a la vez, conforme está establecido en el art. 250 del Código de Procedimiento Civil; cuando el recurso se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, denominado en doctrina error “in procedendo”, su finalidad es la anulación de la Resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas expresamente con nulidad por la ley; en tanto que el recurso de casación en el fondo o “error in iudicando”, procede por errores en la Resolución del fondo del litigio y está orientado a que el Tribunal de casación revise el fondo de la Resolución impugnada, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva Resolución que resuelva sobre el fondo de la controversia en base a la correcta compulsa de la prueba y la aplicación o interpretación de la ley.

En cada caso específico, los hechos denunciados deben circunscribirse a las casuales de procedencia establecidas en los arts. 253 y 254 del adjetivo civil respectivamente y cumplir de manera inexcusable el mandato del artículo 258 inc. 2) del mismo cuerpo legal; es decir citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

Finalmente, en cuanto al petitorio, éste también difiere, pues en caso de ser interpuesto al mismo tiempo ambos recurso (forma y fondo), no se puede terminar solicitando simplemente porque se case la Resolución recurrida o se anule la misma, esta tendrá que ser de manera alternativa porque los fundamentos son diferentes para cada caso, los cuales además deben ser realizados en el mismo memorial por separado diferenciando de manera clara ambos recursos.

En el caso que se analiza, el recurrente interpone recurso de casación en el fondo contra un Auto de Vista anulatorio de obrados, sin especificar de manera precisa las causales por las cuales recurre, sin embargo por el contenido del recurso se puede evidenciar que acusa interpretación errónea y aplicación indebida de la ley, aspecto que se encontraría previsto como causa de casación en el art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil; al respecto se debe indicar que el Tribunal de Alzada tomó conocimiento de la causa y de la Sentencia únicamente en grado de consulta remitida por el Juez A quo en cumplimiento del art. 197 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que la Sentencia de primera instancia es contraria a los intereses de una institución pública como es el Gobierno Municipal de la Provincia Cercado del Departamento de Cochabamba, no existiendo apelación contra dicha Resolución por ninguna de las partes.

En conocimiento de la referida consulta el Tribunal de Alzada tomó la decisión de anular obrados hasta fs. 152, es decir hasta la notificación con la Sentencia a la institución demandada por considerar que dicho actuado procesal se la realizó de manera incorrecta notificando a una persona que no es parte del proceso; con esa decisión asumida, el Tribunal de Alzada como es lógico, no ha ingresado a analizar el fondo del asunto por tratarse de una cuestión que corresponde al ámbito estrictamente formal, y por consiguiente no correspondía la interposición de recurso de casación en el fondo contra una Resolución de esa naturaleza.  

El recurrente al haber interpuesto recurso de casación en el fondo contra una Resolución de Alzada anulatoria pidiendo expresamente a este Tribunal Supremo que se “CASE” el Auto de Vista recurrido, no comprendió la naturaleza del fallo y equivocó el medio de impugnación deducido, toda vez que como se tiene indicado, el Tribunal Ad quem al haber tomado la decisión de anular obrados, no ha ingresado a analizar el fondo de la controversia ni mucho menos ha emitido Resolución de fondo, correspondiendo interponer contra esa Resolución anulatoria, únicamente recurso de casación en la forma para ver si los motivos que dieron lugar a la nulidad dispuesta son o no correctos; al no haberse procedido de la manera indicada, este Tribunal Supremo se encuentra imposibilitado para ingresar a analizar el fondo del asunto, ya que no se apertura la competencia para ello, de procederse en la forma como lo solicita el recurrente en el sentido de “casar” el Auto de Vista recurrido, implicaría fallar en per saltum dejando al Tribunal Ad quem sin la posibilidad de pronunciarse sobre el fondo de la controversia, razón por la cual el recurso de casación interpuesto en el fondo, deviene en manifiestamente improcedente.

Por otra parte, el recurrente debe tener presente que la decisión asumida por el Tribunal de Alzada, no afecta en lo absoluto a la Sentencia de primera instancia,  con esa determinación simplemente lo que se busca es la igualdad de las partes en el proceso, aspecto que constituye un principio elemental previsto en el art. 180. Parágrafo I de la Constitucional Política del Estado y art. 30 num. 13) de la Ley 025 del Órgano Judicial, siendo incluso el propio recurrente quien pone de manifiesto este Principio en su memorial de recurso de casación; al no haber sido anulada la Sentencia, está por demás el solicitar que se mantenga firme y subsistente la misma como lo pretende el recurrente.          

Por lo anteriormente señalado, corresponde resolver el recurso de casación en el fondo, conforme a lo previsto en el art. 271 num. 1) con relación al art. 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto los arts. 271 núm. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto en el fondo por Hernán Soria Camacho, contra el Auto de Vista 08/2012 de fecha 05 de noviembre de 2012 de fs. 158 a 159, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Sin costas.

No se regula honorarios en razón de que la Abogado patrocinante de la Institución demandada intervienen en calidad de funcionaria pública.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.