TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

      SALA   CIVIL

Auto Supremo: 121/ 2013

Sucre: 11 de marzo 2013

Expediente: LP 153 12 - S

Partes: Newman Lumber Inc. c/ Alberto Guiteras Denis  y Augusto Guiteras

            Denis en Representación de Sociedad Agroindustrial SATA S.R.L.

Proceso: Ordinario de pago sobre obligación de saldo líquido, intereses y

               Condenaciones de ley.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 332 a 339 de obrados interpuesto por Alberto Guiteras Denis,  en  contra el Auto de Vista No. N-S -337/2012 de fs. 327 a 329 Vlta., de fecha 4 de septiembre de 2012, pronunciada por la Sala Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario sobre pago de obligación de saldo líquido, intereses y  condenaciones de ley del proceso, seguido por Newman Lumberg Inc. contra Alberto Guiteras Denis  y Augusto Guiteras Denis en Representación de Sociedad Agroindustrial SATA S.R.L., el Auto de concesión de fs. 348, los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Cuarto de  Partido  Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, el 16 de junio de 2010, pronunció la Sentencia  Nº 180/2010, cursante de fs. 280 a 282 vtla., declarando  Probada en parte con costas, la demanda ordinaria de pago de obligación , más intereses y costas, seguido por Newman Lumber Inc. contra Alberto Guiteras Denis y Augusto Guiteras Denis SATA S.R.L., disponiendo respecto al codemandado Alberto Guiteras  Denis, pague la suma de $us408.562, 89 (CUATROCIENTOS OCHOMIL QUINIENTOS SESENTA Y DOS 89/100 DÓLARES AMERICANOS), bajo conminatoria de procederse a la subasta y remate de sus bienes propios, más interés legal e IMPROBADA respecto de la Empresa SATA S.R.L., la excepción de prescripción. Contra esa Resolución de primera instancia los demandados, interpusieron recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia  de La Paz, el 14 de junio de 2012 pronunció Auto de Vista, que confirmó la Sentencia de 16 de junio  de 2011 de fs. 280 a 282.

Contra esa Resolución Alberto Guiteras Denis, interpone  recurso de apelación, que mereció el Auto de Vista Nº S-337/2012  de fecha 04 de septiembre de 2012 que corre de fs. 327 a 329 Vtla., de obrados, que confirma la Sentencia apelada.

Notificado con la Resolución de Alzada, Alberto Guiteras Denis, interpone recurso de casación en el fondo, el mismo que corre de fs. 332 a 339 del cuaderno procesal, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Inicialmente, acusa el recurrente, la falta de fundamentación legal del Auto de Vista Nº S-337/2012 a tiempo de  confirmar la Sentencia apelada, pues señala que los vocales solamente se han limitado a realizar un resumen de los antecedentes del proceso sin siquiera ingresar a la  consideración del fondo que la causa amerita, demostrando evidente parcialización hacia el demandante, de manera especial en cuanto a la excepción de prescripción planteada por su persona, señalando que el cómputo del tiempo es errónea y fuera de todo precepto legal, lo que demuestra clara vulneración de sus derechos, interpretación errónea de la ley e incorrecta apreciación de las pruebas.

Respecto de la prescripción de la obligación.-

Que, el Auto de Vista señala falsamente que el plazo para que opere la prescripción se habría iniciado el año 2003, un año después de haberse girado  las letras de cambio, bajo el fundamento de que las mismas, para pedir su pago y que habría que esperar el vencimiento de ese plazo para comenzar  con el cálculo del tiempo, citando la Sentencia Constitucional N° 0001/2004-R de 7 de enero de 2004, siendo que el plazo para que opere la prescripción es de cinco años conforme al art. 1507 del Código Civil, asimismo el art. 1493 de la misma norma. Que, en ese contexto, la Empresa Newman tenía el derecho de ejercer el cobro  a partir del 7, 18, 28 de enero de 2002 para las  letras de cambio en conformidad al art. 565 del Código de Comercio, que dispone que las letras  giradas a la vista, para su pago, deben ser  presentadas, dentro del año siguiente a la fecha de la letra y que este plazo ha vencido para NEWMAN LUMBERG INC., pues el plazo para su cobro se inició el mismo día que fueron giradas, vale decir, el 7, 18 y 28 de enero de 2002, no como erróneamente señala el Tribunal de Alzada,  que se debía esperar el plazo de un año para el comienzo del cómputo para la prescripción

Que, fue notificado  con la demanda el 30 de enero de 2007, porque la primera notificación de 15 de febrero de 2006 fue anulada mediante la Resolución Nº 141/06 de 26 de abril de 2006, siendo válida la notificación del 30 de enero de 2007.

Que, desde el momento del giro de as letras de cambio hasta la notificación, han transcurrido 5 años y dos días, tiempo suficiente para que opere la prescripción, ya que la letra de cambio es cobrable desde el momento de su giro.

Que, en el Auto recurrido, no se ha considerado las diferencias existentes entre prescripción y caducidad y que las ha confundido, siendo que son totalmente distintas una de otra más aún para el cómputo del plazo que determine una prescripción. Que, la prescripción supone un hecho negativo, una simple abstención que consiste en no ejercitar la acción, en cambio la caducidad se realiza por no ejecutar  los actos que indica la ley y no se complementan como señala el Auto de Vista recurrido que ha confundido la caducidad de la letra de cambio con el plazo  para la prescripción, al añadir un año (que corresponde a la caducidad)  a partir del giro de la letra de cambio  que solamente sirve para el protesto y el cobro de la letra de cambio, vulnerando su derecho a la defensa y  y la seguridad  jurídica, interpretando nuevamente mal los artículos 570, 578 y 580 del Código de Comercio.

Que, la Sentencia Constitucional No 0001/2004-R, no es aplicable al caso porque en ningún momento se refiere a un proceso sobre cobro de letras de cambio y a los plazos para su protesto y la prescripción sino a un contrato de préstamo vigente y que no  guarda relación con el objeto  de mandado.

De la prueba presentada en el proceso.-

Que, con relación a las pruebas de fs. 8 a 10 de obrados, el Juez sostiene que supuestamente se hizo  una primera conciliación de saldos para  la identificación de diferencias económicas, aspecto que ha sido ratificado por el Tribunal Aquo, aseveraciones que están alejadas de la verdad porque nunca hubo conciliación de saldos deudores entre el demandante  y SATA S.R.L. y menos con él como persona natural, pues de acuerdo al art. 85 de la Ley 1770 de conciliación y arbitraje, se establece que en la conciliación, concurren las partes ante un tercero conciliador y que en las literales de fs. 8 a 10 no existe el consentimiento de la Empresa SATA S.R.L.

Que, el art. 180 del Código de Procedimiento Civil, indica que la conciliación  en los procesos Civiles podrá realizarse como diligencia previa  o durante el proceso a instancia del Juez, que en este caso no han existido las dos partes para que se produzca la conciliación  frente a un tercero que es el Juez y que las literales de fs. 8 a 10 carecen de todo valor legal, que en la carta de 28 de marzo de 2008, niegan tener deuda con NEWMAN, demostrando la inexistencia de una  obligación pecuniaria, que demuestra que al haber forjado esas pruebas sin su participación, esas pruebas no sirven ni tienen valor legal pues no interrumpen la prescripción como erróneamente señala el Tribunal Ad Quem

Pide que se case el Auto de Vista recurrido y se declare improbada la demanda  interpuesta por NEWMAN LUMBER INC., y probada la excepción perentoria de  prescripción.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del ampuloso memorial  de fs. 332 a 339, mediante el cual Alberto Guiteras Deniz interpone recurso de casación en el fondo, a tiempo de ingresar a considerarlo, corresponde a este Tribunal señalar que el mismo adolece de la adecuada técnica recursiva propia del recurso de casación, ignorando el recurrente que se trata de una instancia de puro derecho, realizando la exposición de hechos  y escasamente de derecho, cual si se tratara de una demanda ordinaria, entrando en reiterativos abundamientos, confusos y contradictorios, que lejos de precisar lo que en síntesis considera vulneratorio para sus derechos,  dispersa sus ideas creando una suerte de confusión que no  permite precisar su pretensión y menos los fundamentos que pudieran sostener su petición, toda vez que ni siquiera ha hecho mención a las normas pertinentes a este instituto jurídico, limitándose a señalar al exordio que se trata de un recurso de casación en el fondo,  incumpliendo con lo dispuesto por el art. 258 num. 2 del Código de Procedimiento Civil.

Sin embargo haciendo abstracción de las deficiencias encontradas, pasamos a considerar el mismo, resumiendo las supuestas vulneraciones que acusa, a dos aspectos concretos: La prescripción de las letras de cambio giradas, para que se opere o no  la acción impetrada por el demandante y, ligada intrínsecamente a ella la interrupción de plazo previsto por el art. 1507 del Código Civil a raíz de las cartas notariadas de conciliación de saldos de fs. 5, 6 y 7 de obrados y la nulidad de la primera citación con la demanda.

1.- Respecto de la prescripción según refiere el recurrente, el Tribunal de Alzada señala falsamente que el plazo transcurrido para que se opere la prescripción, no es el suficiente, pues toma en cuenta  como inicio el año 2003, siendo que las letras de cambio giradas, conforme dispone  el art. 565 del Código de Comercio,  deben presentarse para su pago  dentro del año siguiente a la fecha en que  la letra ha sido girada,  que en este caso las letras han sido giradas el 7, 18 y 28 de enero de 2002 y que el demandante tenía a partir del día siguiente del giro, un año para que las mismas puedan ser cobradas, siendo errónea la interpretación y aplicación  que realiza el Tribunal Ad Quem, así como del art. 1493 del Código Civil, pues señala que fue  notificado con la demanda el 30 de enero de 2007, habiendo prescrito el derecho al cobro de las letras de cambio giradas, entendiéndose también del tenor de lo manifestado por el recurrente, que esa es la fecha a partir de la cual recién se habría interrumpido la prescripción, habiendo transcurrido desde el giro de la letra  hasta la notificación, 5 años y 22 días en el caso de la primera letra girada; cinco años y 12 días en el caso de la segunda  y 5  años y 2 días en el caso de la tercera letra.

Al respecto, corresponde señalar al recurrente que, de la revisión de obrados se tiene que efectivamente las letras de cambio de fs. 5, 6 y 7,  fueron giradas por su persona, el 7, 18 y 28 de enero de 2002.

En ese entendido, corresponde realizar las siguientes consideraciones,  así, el art. 556 del Código de Comercio señala: (LETRA A LA VISTA). Las letras giradas a la vista deben pagarse a su sola presentación. La presentación para su pago debe hacerse dentro del año siguiente a la fecha de la letra. El girador podrá ampliar el plazo o prohibir la presentación antes de determinada fecha, pero dentro del plazo señalado.

De lo preceptuado por el artículo señalado y acusado de haber sido mal interpretado y aplicado por el Tribunal de Alzada, consideramos que el mismo es preciso y claro, no requiriéndose para su entendimiento la ayuda de otras normas complementarias o que permitan su cabal comprensión; toda vez que el mismo dispone,  que una vez girada la letra a la vista, el acreedor dentro del año de girada la misma puede pedir su cancelación. De lo que se infiere que, el demandante estaba habilitado para exhibir las letras giradas a partir del  7, 12 y 28 de enero de 2002 hasta el 7, 12, 28 de enero 2003. Momento a  partir del cual comenzaría a computarse el plazo para la prescripción, a favor del deudor, ahora recurrente, en conformidad a lo dispuesto por el artículo 1507 del Código Civil para interponer la demanda en la vía ordinaria, como se lo hizo en el presente caso, diferente a la prescripción de la acción ejecutiva prevista en el art. 589 del Código de Comercio que no es el caso de Autos. 

Asimismo y conforme se tiene de los antecedentes que cursan en obrados, el recurrente, ha sido citado con la demanda, que cursa de fs. 86 de obrados en fecha 30 de enero de 2007,  oponiendo inicialmente excepción  de prescripción, mediante memorial de fs. 89 a 92 vta. de 12 de febrero de 2007 y  contestando negativamente la demanda mediante memorial de fs. 94 a 98 Vlta., de obrados, bajo ese contexto y realizado el cómputo del plazo establecido por el art. 1501 del Código Civil al que el recurrente hace referencia y bajo los presupuestos establecidos por los arts. 1492 y 1493 del Código Civil ya mencionados, desde el  7, 18 y 28 de enero de 2003 al 30 de enero de 2007, momento en el  cual el acreedor ha ejercido sus derechos, el tiempo transcurrido no es el exigido por el artículo 1507 del Código Civil, no habiéndose operado la prescripción de la obligación.

Aun, considerándose como hito para el cómputo del plazo, la fecha en la que han sido giradas las letras de cambio, vale decir tomando como punto de partida como pretende el recurrente el 7, 18 y 28 de enero de 2002, el plazo para que se opere la pretendida prescripción, no se produce, toda vez que, según se  tiene de los antecedentes que cursan en obrados y de lo expuesto y reclamado por el propio recurrente, de fs. 8 a 11 de obrados, surge la carta Notariada de conciliación de cuentas dirigida a Augusto Guiteras Denis y Alberto Guiteras Denis, Propietarios de la SOCIEDAD AGROINDUSTRIAL “SATA” S.R.L., con el saldo deudor  de $us 408.000.562.89 a favor de la empresa NEWMAN LUMBER COMPANY entregada a los demandados en fecha 27 de marzo de 2002, por concepto de exportación de madera, a la cual los demandados,  también mediante carta notariada responden negando la deuda, en fecha 28 de marzo de 2002, interrumpiéndose el plazo para la prescripción, conforme al art.1503  parágrafo II del Código Civil concordante con el 1506, ambos del Código Civil documento respecto al cual el recurrente, asume distintas y contradictorias posiciones, negando por momentos haber sido de su conocimiento la remisión de la respuesta y en otros casos señalando que con esos actuados su persona en ningún momento se ha constituido en mora y por lo tanto el plazo para la prescripción, nunca se ha visto interrumpido, indicando que los fallos emitidos por los Jueces de instancia, atentan el derecho a la seguridad jurídica y al debido proceso porque favorecen a la empresa demandante, otorgándole el derecho a cobrar una deuda que ya se encuentra prescrita conforme a ley.

Asimismo, nos referiremos al supuesto agravio sufrido por el recurrente, cuando de manera impertinente trae al presente recurso, la Ley de Conciliación y Arbitraje y el Instituto de la conciliación, regulada en el art. 180 del Código de Procedimiento Civil,  señalando que él nunca se ha reunido con el demandante para una conciliación y que tampoco ha acordado acudir a un Tribunal conciliador, refiriéndose a las cartas notariadas de conciliación de cuentas, en las que la palabra conciliación está empleada en otra de sus acepciones, también con una finalidad distinta a la entendida por el recurrente,  supuesta vulneración que tampoco tiene sustento resulta también infundada.

Conforme a los presupuestos señalados y en virtud de que los  esgrimidos por el recurrente no tienen asidero alguno, al haberse verificado que los Jueces de instancia han actuado enmarcados en las normas legales y principios constitucionales pertinentes, respecto a la fecha a partir de la que la obligación se hace exigible, así como en lo que concierne al plazo para que se opere la prescripción respecto a su cobro,  este Tribunal concluye que no son fundados los agravios expuestos por la parte recurrente, correspondiendo por ello fallar en la forma prevista por el art. 271-2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y  273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fondo de  fs. 332 a 339 de obrados, interpuesto por Alberto Guiteras  Denis, contra el Auto de Vista No. 337/2012 de fs. 327 a 329 Vtla., de fecha 4 de septiembre de  2012. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.