TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                                 S A L A   C I V I L 




Auto Supremo: 6/2013

Sucre, 3 de enero de 2013        

Expediente: CH-54-12-S

Partes: Elsa Espada Aguirre y María Luisa Espada Aguirre  c/ Basilio Francisco   Espada Gutiérrez  y Margarita Limachi Calizaya

Proceso: Nulidad de Escrituras Públicas

Distrito: Chuquisaca


VISTOS: El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Basilio Francisco Espada Gutiérrez y Margarita Limachi Calizaya, cursante de fs. 390 a 394 y vlta. contra el Auto de Vista N° 272/2012 de 11 de octubre 2012 de fs. 384 a 385 de obrados, emitida por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de Nulidad de Escrituras Públicas interpuesto por Elsa y María Luisa Espada Aguirre, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:


ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, el Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, mediante Sentencia Nº 051/2012 de 20 de junio 2012, declaró:

1.- Probada en parte la demanda de fs. 41, declarándose la nulidad solamente del documento de 27 de diciembre de 1994, contenido en el testimonio de propiedad Nº 74/1995 de fs. 19 a 20 del inmueble de la calle Francisco Cerro Nº 74, disponiendo además la cancelación de su registro inscrito en la Mat. Nº 10119900071613, Asiento A-2 de 16 de febrero de 1995.

2.- Improbada la demanda con relación a los Testimonios de Propiedad Nº 462/1998 y Nº 411/1998, así como las excepciones perentorias de impersonería en los demandados e incapacidad en las demandantes, imprecisión en la demanda y prescripción; por lo que declaró no ha lugar a la nulidad referente al otro 50% de la construcción del inmueble en litigo efectuado mediante documento de 2 de diciembre de 1998 y no ha lugar a la transferencia del 50% de la construcción del inmueble suscrito por Susana Aguirre Terrazas a favor de Basilio Francisco Espada Gutiérrez mediante documento de 4 de agosto de 1988 contenido en el Testimonio Nº 411/1999 de fs. 23 a 25.

3.- Se declara el reconocimiento de derecho propietario en el 50% de la propiedad superficiaria a favor de las demandantes del inmueble sito en calle Francisco Cerro Nº 74.

4.- No ha lugar al pago de daños y perjuicios.


Deducida la apelación por lo demandados, ésta fue remitida ante Tribunal de Segunda Instancia como es la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia, que mediante Auto de Vista Nº 272/2012 de 11 de octubre 2012 anuló obrados hasta fs. 322, ordenando que el Juez de instancia pronuncie nueva resolución sin espera de turno y previo decreto de Autos con la debida congruencia establecida por los arts. 190 y 192 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil.


Ante la determinación adoptada por el Ad quem, los demandados interpusieron recurso de casación en el fondo, conforme consta de fs. 390 a 394 y vlta., mismo que se pasa a considerar.


CONSIDERANDO II:


DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


Señala que en el Auto de Vista impugnado se ha aplicado indebidamente el art. 1084 del Código Civil porque ni en la demanda ni en el Auto de relación procesal se ha solicitado ni determinado que las demandantes puedan o no acceder o tener derechos sobre los bienes o el patrimonio de su padre Basilio Espada Flores, por lo que cuando el Ad quem señala que debe haber un trato igualitario a los descendientes, está pretendiendo sustituir la voluntad de ambas demandantes de oficio y sin ningún justificativo, puesto que en función al principio dispositivo son las partes quienes tienen que realizar sus peticiones o pretensiones, pero no suplirlas aspecto que suceptibiliza a la administración de justicia.

Indican que lo propio sucede cuanto el Ad quem aplica de manera indebida el art. 1059 y 1066 del Código Civil, toda vez que los mismos no fueron invocados como pretensión, no pudiendo el Tribunal de Alzada ingresado a tratar dicho de tema de oficio, porque no se contempla en la demanda ni en la relación procesal, ni siquiera en la contestación. 

Asimismo señala que la Sentencia declara con claridad en los puntos 2 y 3 que no hay lugar a la nulidad del documentos de 2 de diciembre de 1998 y de 4 de agosto de 1998 disponiendo su no cancelación en Derechos Reales, empero el Auto de Vista exige hasta una extensión de terreno y sin decirlo, porcentaje de inscripción de las construcciones en el registro de Derechos Reales, cuando quedó definitivamente claro que la Sentencia estimó el 50% del total de los 400 m² que les parece fuera de lugar e inaceptable en virtud a la prescripción operada legalmente e invocada de su parte y que no mereció ningún pronunciamiento, a pesar de haber sido un punto de la apelación.


Finalmente, solicitaron que el Tribunal Supremo ingrese al fondo del tratamiento de la causa, en razón a que son una verdadera burla las sucesivas anulaciones de obrados dictadas por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Chuquisaca, y se case parcialmente el Auto de Vista recurrido y se declare improbada la demanda en su totalidad y probada la excepción de prescripción referida tanto a la acción como al derecho que pudieron haber tenido las actoras en la defensa de sus derechos y sin lugar a reconocimiento de daños y perjuicios.


CONSIDERANDO III:


FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Como se tiene desarrollado en la jurisprudencia sentada por la ex Corte Suprema de Justicia con la que este Tribunal Supremo comparte criterio, se ha dejado sentado que  cuando se recurre de casación en el fondo, debe fundarse en infracciones de "in iudicando", en que hubieran incurrido los Tribunales de instancia al pronunciar sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil; mientras que el recurso de casación en la forma o nulidad, se funda en errores al procedimiento, "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, por el artículo 254 de la citada norma.

De lo referido procedentemente se infiere que las formas de resolución de cada uno de los recursos, en el fondo y en la forma, también adopta una forma específica y diferenciada, de ahí que, cuando se plantea recurso de casación en el fondo lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del litigio; en cambio, cuando se plantea el recurso de nulidad o casación en la forma, lo que se pretende es la nulidad de obrados, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Por ello, al margen de exponer los motivos en que se funda su recurso de casación, sea en el fondo o  en la forma, es deber del recurrente concretar su pretensión en forma congruente con el recurso que plantea.

En el mismo sentido, el art. 258  num. 2) del adjetivo civil establece  que el recurso deberá citar en términos claros concretos y precisos la resolución que se recurriere, su folio dentro el expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en que consiste  la violación, falsedad  o error, ya sea en el recurso de casación, en fondo o en la forma, aplicación normativa inexcusable. 

En el sub lite, los recurrentes acuden ante el Tribunal Supremo impugnado el fondo del  Auto de Vista que anula obrados hasta la Sentencia; al respecto debemos señalar que, cuando la resolución que se impugna  dispone la nulidad de obrados, sólo es procedente la interposición del recurso de casación en la forma, toda vez que este Tribunal asumirá competencia sólo para revisar la legalidad o no de  los motivos que dieron lugar a la nulidad de obrados,  ya que al no haber ingresado el Tribunal de alzada en análisis de fondo, ni emitido criterio alguno respecto del asunto del litigio, no se apertura la competencia para que este Tribunal ingrese a conocer el fondo del recurso, de lo que se infiere que el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Basilio Francisco Espada Gutiérrez y Margarita Limachi Calizaya es improcedente; toda vez que no se puede ingresar a revisar que el  A quo ha incurrido en indebida aplicación del art. 1084 del Código Civil y violación a los arts. 1059 y 1066 de la misma norma legal citada, porque el Tribunal de segunda instancia en su momento tampoco consideró el fondo de la litis ni respondió a los agravios manifestados en el recurso de apelación.  Por otra parte, señalar que los recurrentes no han dado cumplimiento al art. 258 inc. 2) del adjetivo civil, toda vez que no señalan de manera clara, precisa y concreta por qué el tribunal de segunda instancia violó una determinada norma legal o aplico indebida o erróneamente alguna de ellas a tiempo de anular obrados a los efectos de que se verifique si dicha nulidad es o no correcta, es decir argumentos que refieran a la impugnación en la forma.

Por lo anterior manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en virtud a la atribución contenida en el art. 42 num. 1) de la Ley N° 025 del Órgano JudiciaL y en aplicación del art. 271 inc. 1) y 272 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Basilio Francisco Espada Gutiérrez y Margarita Limachi Calizaya cursante de fs. 390 a 394 y vlta. contra el Auto de Vista N° 272/2012 de 11 de octubre 2012.  Sin costas por no existir respuesta al recurso.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Durán