TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 514/2012

Sucre: 14 de diciembre de 2012

Expediente: P-7-12-S

Partes: Lenny Cruz Moscoso Alvez y Oscar Carlos Alvez

c/ Ángel Adrián Moscoso Monasterio y Otros

Proceso: Anulabilidad de Escritura Pública.

Distrito: Pando.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 271 a 275, interpuesto por Lenny Cruz Moscoso Alvez y Oscar Carlos Alvez por si y por sus mandantes, contra el Auto de Vista Nº 92, cursante de fs. 262 a 263 vlta. de fecha 2 de agosto de 2012 y Auto complementario Nº 90 a fs. 268 y Vlta. de fecha 15 de Agosto del 2012, emitidos por la Sala Civil, Social de Familia y de la Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, en el proceso ordinario sobre Anulabilidad de Escritura Pública, en contra de Ángel Adrián Moscoso Monasterio, Ruth Mercado Arredondo de Moscoso y el Banco FFP. FIE. S.A. representado por su regente regional María del Carmen Eguiles; la concesión de fs. 278 Vlta.; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitada la causa, el Juez Primero de Partido en lo Civil de Pando, en fecha 16 de febrero de 2012, dicta Sentencia Nº 004/12 declarando probada parcialmente la demanda, cursante de fs. 211 a 217 en contra de los demandados e improbada en contra del tercer adquiriente, disponiendo la anulabilidad de Escritura Pública Nº 115/2007 de fecha 06 de Marzo de 2007, la cancelación en el Registro de Derechos Reales del Asiento Numero A-cuatro sobre el inmueble con Matrícula 9010100100004207 condenando al pago de daños y perjuicios a los demandados.

Mediante Memorial de fs. 220 los demandantes plantean, explicación, complementación y enmienda solicitando:

1.- Explicación del considerando III, de las razones jurídicas por las cuales habría determinado el derecho propietario del Banco FIE presumiendo su buena fe y que la demanda no fue inscrita en derechos reales, en vista de habérsela inscrito en fecha 03 de Julio de 2010.

2.- Explicación y complementación; del porque después de haberse declarado probada la demanda y habiendo ordenado la cancelación del Asiento Nº A-4 con matrícula 9011010004207, asiento que determinaba el derecho propietario del Banco FFP. FIE S.A. y se declara improbada para el banco, y complementación ordenando que en aplicación al art. 547 del Código Civil la ordene la repetición al Banco FFP FIE S.A. por los demandado y se fije el importe por daños y perjuicios.

3.- Enmienda; solicitan se suprima la declaración de improbada a favor del banco, en razón a que no habrían dirigido la demanda en contra de la entidad financiera y piden, ordene la rehabilitación del Asiento Nº 2 a nombre de Auria Moscoso Alvez, debiendo quedar como única y legítima propietaria del inmueble.

Mediante Auto Nº 59/2012 de 16 de Marzo de 2012 el Juez complementa su Sentencia, explicando al punto 1, que la razón para dicha declaración es el art. 559 y 91 del Código de Procedimiento Civil ,asimismo señala que no consta registro de la Sentencia en Derechos Reales y la que se afirmaba como tal de fecha 03 de Julio de 2010 era posterior al registro del Banco; en cuanto al punto 2, reitera que el fundamento para establecer el derecho propietario del Banco FFP FIE S. A. el art. 559 del Código de Procedimiento Civil y que la repetición solicitada y la fijación de daños y perjuicios no correspondían, el primero porque no fue objeto de la demanda y el segundo porque era una pretensión accesoria y correspondía fijar su importe en ejecución de Sentencia.

Contra la Sentencia y Auto complementario, los demandados y demandantes interponen recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Civil, Social de Familia y de la Niñez y Adolescencia mediante Auto de Vista Nº 92/2012 de fecha 2 de Agosto de 2012 cursante de fs. 262 a 263 y Vlta., Auto complementario Nº 90 de 16 de Agosto de 2012, anula obrados hasta el Auto de fs. 91 de fecha 15 de diciembre del 2010 inclusive, disponiendo que el A quo dicte nuevo Auto de relación procesal.

Resolución que fue recurrida en casación por los actores, misma que se pasa a considerar.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Los recurrentes manifestaron que el Auto de Vista recurrido al anular obrados sin analizar el contenido de su recurso de apelación conculcó y violó lo dispuesto por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, por no guardar la pertinencia prevista en la citada norma y no haber considerado los siguientes aspectos:

1.- No haber considerado el art. 90 del Código de Procedimiento Civil, ni la preclusión que procedió en contra del banco FFP FIE S.A. porque la misma no obró de conformidad al art. 371 del Código de Procedimiento Civil, manifestando que de inicio y hasta la conclusión del proceso la entidad no hizo nada, aspecto que el ad quem debió haber analizado consecuentemente éste habría obrado con parcialidad al haber dispuesto la nulidad de obrados hasta fs. 91 Inclusive Auto de relación procesal.

2.- Que, el Banco FIE S.A. no produjo prueba para demostrar su buena fe, habiéndola propuesto, actuado negligentemente al no verificar los documentos del inmueble otorgado en dación de pago a cambio del crédito que los demandados no pudieron cancelar, menos solicitado la posesión y desapoderamiento del inmueble en cuestión.

3.- Señalaron también que, el Juez de primera instancia ni el de alzada analizaron la prueba aportada en la cual claramente se establecía que los demandados actuaron con mala fe, sabiendo que el inmueble de propiedad de su abuela, tenía otros 9 copropietarios dueños del otro 50% conforme lo demostraron por Testimonio de declaratoria de herederos cursante a fs. 12, 13 y de fs. 27 a 31 y por consiguiente era necesaria la Autorización de estos para la suscripción del contrato de venta que hoy es objeto de anulación.

4.- Que en el Auto de Vista y Auto de vista complementario impugnado, el ad quem realizó una innecesaria consideración de otros aspectos que no fueron peticionados como la nulidad de actuados que no fue pedida por ninguna de las partes, ajenos a los argumentos de la apelación, convalidados por los demandados al no haber observado en su momento el Auto de fs. 91 consiguientemente manifiestan los recurrentes, que esos actos son, ultra pepita que conexamente se violaron los art. 254. inc. 4 del Código de Procedimiento Civil y art. 115 de la Constitución Política del Estado y art. 17 parágrafos II y III de la Ley 025.

5.- Por otro lado señalaron, que el Auto complementario del Tribunal de alzada de fecha 16 de Agosto de 2012 cursante a fs. 268 y Vlta explica parcialmente la solicitud de explicación de por qué del Auto anulatorio hasta fs. 91, toda vez que el fundamento fuera que el Auto complementario a la Sentencia dejaba fuera a uno de los codemandados y por consiguiente se estaba afectando al principio de congruencia de la Sentencia, que en criterio de los recurrentes no fue así, que el A quo al dejar vigente el registro de su derecho propietario, estaba tutelando implícitamente el derecho del codemandado, habiendo éste interpretado y aplicado indebidamente el Art. 237 inc. 4 del Código Civil y el art. 17 I y parágrafo II de la Ley 025.

Cuestionaron los motivos en base a los cuales el Tribunal de alzada decidió anular obrados, en ese sentido hasta fs. 91 de obrados, que las deficiencias de la Sentencia advertidas por el Tribunal Ad quem debieron ser resueltas por éste a través de un pronunciamiento de fondo, por los fundamentos expuestos y las violaciones expresadas solicitaron que el Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional, con mejor criterio dicte Auto Supremo Anulando obrados, dejando sin efecto los Autos de Vista recurridos y ordenando se dicte nuevo Auto de Vista resolviendo los fundamentos de la apelación o en su defecto case el Auto de Vista y deliberando en el fondo, declaren probada la Sentencia y ordene la nulidad de inscripción de los asientos A-4 y A-5 del folio real sobre inmueble 901101000420 y se condene al pago de daños perjuicios costas y multas de ley.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En consideración a que la resolución pronunciada por el Ad quem es anulatoria de obrados, habiendo sido planteados el recurso de casación tanto en el fondo como en la forma, a fin de no incurrir en contradicciones, no siendo posible que se pueda abordar el recurso en el fondo, ante su improcedencia, este Tribunal se abocara a resolver el recurso de casación en la forma, como así, también lo ha establecido el Auto Supremo N° 241/2012 de 13 de agosto de 2012.

En el marco del recurso y de la revisión de antecedentes se evidencia que una vez dictada la Sentencia de primera instancia declarando probada parcialmente la demanda de fs. 33 a 41 en contra de los demandados Ángel Adrián Moscoso Monasterio y Ruth Mercado Arredondo de Moscoso e improbada la demanda en contra del Banco FIE. S.A., a la que los recurrentes plantearon explicación y complementación y enmienda y mediante Auto 059/2011 de fs. 223, el A quo ordenó se suprima de la parte dispositiva de la Sentencia la frase "e IMPROBADA en contra del Banco FIE S.A." en virtud a ello la parte demandante como la demandada apelaron contra esa resolución, en el caso de los ahora recurrentes lo hicieron a través del memorial cursante de fs. 234 a 242, apelando en parte la Sentencia, con la debida y pertinente fundamentación de agravios conforme prevé el art. 237 del Código de Procedimiento Civil, objetando el pronunciamiento de la Sentencia respecto a la vigencia del registro del derecho propietario de la entidad financiera codemandada, toda vez que el A quo no habría valorado debidamente la actuación en todo el proceso de la entidad financiera, indicando que se probó que la misma actuó de mala fe y con negligencia al no haber verificado la documentación del inmueble, que nunca poseyó, en ningún momento solicito la posesión menos el desapoderamiento del mismo, instando al Tribunal de alzada ampliar los alcances de la Sentencia anulatoria hasta el registró del asiento Nº 5 correspondiente a la entidad financiera en aplicación al art. 547 del Código Civil, que la nulidad declarada surte efectos con carácter retroactivo.

A lo cual el Tribunal de apelación tomó la decisión de anular obrados y dispuso que el Juez de la causa dicte nuevo Auto de relación procesal, estableciendo como uno de los puntos a probar la mala fe de los demandantes y del codemandado, con el fundamento de que la Sentencia y su Auto complementario habrían excluido a una de las partes del proceso y consiguientemente afectaban el principio de congruencia fundamentando su resolución en el art. 237 (4) del Código de Procedimiento Civil y en cumplimiento del art. 115. parágrafo I de la Constitución Política del Estado en concordancia con el art. 180 I y en aplicación del principio de verdad material.

En base a esos antecedentes, éste tribunal pasa a considerar sobre la nulidad dispuesta:

Los recurrentes acusan que el Auto de Vista impugnado anuló obrados sin analizar el contenido de su recurso de apelación por consiguiente conculcó y violó lo dispuesto por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, al respecto, los recurrentes no consideraron que la nulidad dispuesta por el Ad quem no se basó en los aspectos impugnados en la Sentencia, sino que fue una determinación asumida de oficio en resguardo del debido proceso, facultad que no puede cuestionarse argumentando una supuesta infracción del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que conforme a su propia naturaleza la nulidad de oficio es asumida por iniciativa del Tribunal y no como respuesta a los agravios formulados por la parte recurrente en su apelación; sin embargo ciertamente que la nulidad dispuesta por el Ad quem no es la más correcta toda vez que se anula obrados sin considerar los siguientes aspectos:

1.- Que, si bien se había llegado a la conclusión que el Juez de primera instancia, habría realizado una defectuosa integración de la relación procesal, sin haber tomado en cuenta los hechos imprescindibles de averiguación, es decir, la mala fe del demandante y tercer adquirente, con relación a la Escrituras 115/2007 y 935/2009; cabe manifestar al respecto, que el Tribunal de Alzada no ha hecho un análisis completo de los antecedentes del caso que nos ocupa, al anular obrados hasta el Auto de relación procesal, no habiendo considerado ni analizado que el Auto de fs. 91, si bien no estableció de manera muy clara este aspecto, sin embargo, en el punto Nº 6 señalo como uno de los puntos a probar, para los actores, los efectos de la anulabilidad de la Escritura Pública 115/2007, con relación a la Escritura 935/2009, otorgado por los esposos Moscoso-Mercado al Banco FIE S.A. asimismo, de la revisión de la demanda de fs. 41 y Vlta. se establece que como consecuencia de la anulabilidad de la Escritura Nº 115/2007, la parte actora pretende también la anulación de los registros de compra-venta y "registros posteriores" al tenor del Art. 547 del Código de Procedimiento Civil, pretensión que es reiterada en el punto 7 de la misma el cual expresamente los demandantes solicitan "anular los registros de Derechos Reales hasta el asiento Nº A-4 inclusive del folio real Nº 9011010004207"

2.- Por otro lado, es evidente, que la Sentencia no cumplió con los requisitos establecidos por los art.190 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, y que debió pronunciarse respecto a la pretensión de invalidar la Escritura Pública Nº 115/2007 que corresponde al asiento A-4, esa pretensión de invalidar todos los registros posteriores, contemplan también las pretensiones de invalidar el asiento Nº A-5 que comprende el registro del derecho propietario de la entidad financiera FIE S.A.

Por lo que la Sentencia tenía que haberse pronunciado sobre esa pretensión, o sea, si correspondía o no invalidar esos registros posteriores y como consecuencia el registro del banco FIE S.A.; si bien ese aspecto fue resuelto en un primer momento, al haber establecido declarado improbada la demanda en contra del banco, aquello cambia con el Auto complementario Nº 59/2012 de fs. 223 que excluye de la parte dispositiva, precisamente de aquella determinación, generando que la Sentencia, respecto a esta pretensión demandada, de anular los registros posteriores, quede sin respuesta y sin resolución por parte del órgano jurisdiccional, determinando en consecuencia que la Sentencia se torne incongruente, es decir infra petita (conceder menos de lo pedido).

Cabe puntualizar que la Sentencia debe estar enmarcada al principio de congruencia, que es un principio procesal que hace a la garantía del debido proceso, que marca al Juez un camino para poder llegar a la Sentencia, y fijar un límite a su poder discrecional proceso Civil el Juez no puede iniciarlo de oficio, ni tomar en cuenta hechos o pruebas no alegados por las partes, y a ello debe limitarse la Sentencia: solo a lo peticionado en la demanda. La congruencia también se manifiesta en la adecuación entre lo pedido y la decisión judicial contenida en la Sentencia, ésta debe estar referida exclusivamente a las partes intervinientes, referirse al objeto o petición y a la causa o los fundamentos concretos planteados en el litigio, sin considerar aspectos o probanzas que las partes no hayan aportado.

Una Sentencia incongruente es arbitraria, pues excede la potestad del Juez, ya sea que decida más de lo reclamado, o menos de lo que fuera pedido, o sobre cuestiones no articuladas. En el caso, al no haberse pronunciado de una forma u otra sobre la pretensión de invalidar el registro del derecho propietario del Banco FIE S.A. la Sentencia juntamente con el Auto complementario se estaría enmarcando en una Sentencia incongruente.

3.- Es preciso también hacer notar, que si bien el Tribunal de apelación tomó la decisión de anular obrados y disponer que el Juez de la causa dicte nuevo Auto de relación procesal, estableciendo como uno de los puntos a probar, la mala fe de los demandantes y codemandado, con el fundamento de que el Auto complementario a la Sentencia, habría excluido a una de las partes del proceso aspecto este que, afectaba al principio de congruencia de la Sentencia. Al respecto se debe señalar que de la revisión de obrados se evidencia que ni los demandantes ni demandados, objetaron de inicio el Auto de fs. 91 en el que se establecieron los puntos a ser probados por cada una de las partes, es decir no ejercieron su derecho de objeción en el plazo establecido por el Art. 371 del Código de Procedimiento Civil, concordante con el principio de Preclusión, que al respecto el tratadista Eduardo Couture en su Libro Fundamentos del Derecho Procesal Civil señala: " El principio de Preclusión está representado a que las diversas etapas del proceso se desarrollan en forma sucesiva, mediante la clausura definitiva de cada una de ellas, impidiéndose el regreso a etapas y momentos procesales ya extinguidos y consumados" consecuentemente habiendo convalidado dicha situación" "que resulta normalmente de tres situaciones, a) por no haber observado el orden u oportunidad dado por ley para la realización de un acto, b) por haberse cumplido una actividad incompatible con el ejercicio de otra; c) por haberse ejercido ya una vez, válidamente esa facultad (consumación propiamente dicha)". Que también está íntimamente ligado a lo que es el principio de convalidación, que tiene lugar cuando los justiciables no ejercen en forma oportuna o legal los recursos previstos por la ley adjetiva. Si los procesos deben sustanciarse en forma ordenada, así también las partes deben exponer sus reclamaciones dentro el tiempo y en la forma debida, esto por un elemental sentido de seguridad jurídica. Por consiguiente no se puede concebir la invalidación del proceso hasta el Auto de relación procesal, toda vez que las partes tuvieron la oportunidad de objetar los puntos de probanza, concretamente a la parte actora en cuanto a la mala fe de los demandados y codemandado Banco FIE S.A.

Sin perjuicio de lo referido precedentemente resulta imperativo que éste Tribunal de Casación haga uso de la facultad prevista por el art. 252 del Código de Procedimiento Civil, que establece que el Juez o Tribunal de casación anulará de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público, y en ese marco reorientar la nulidad dispuesta en base a las siguientes apreciaciones:

Que la nulidad de obrados dispuesta por el Ad quem hasta fs. 91 (Auto de relación procesal) en atención al principio de congruencia de la Sentencia, no debió comprender hasta ese actuado, ciertamente es incorrecta porque no se valoró el Auto de relación procesal correctamente, toda vez que como ya se había manifestado, si bien, no se estableció puntualmente como punto a probar la mala fe de los demandados y codemandado, más que los efectos de la anulabilidad de la Escritura Pública 115/2007 con relación a la Escritura 935/2009 otorgado por los esposos Moscoso- Mercado al Banco FIE S.A., en el punto 6 del Auto de relación procesal, asimismo los sujetos procesales no objetaron el indicado Auto y consiguientemente convalidaron el mismo, por lo que, los Jueces ni Tribunales no pueden suplir los actos no realizados por las partes.

Este Tribunal también ha considerado que el a quo no ha pronunciado Sentencia dentro de los parámetros establecidos en las normas procesales sobre las pretensiones de las partes, habiendo emitido Auto Complementario contradictorio Nº 058/2012 a fs. 223, aspecto que importa no solo el incumplimiento del principio de congruencia y pertinencia previsto por el artículo Art. 190 y Sgts., del Código de Procedimiento Civil, que como se precisó, de la revisión de la demanda las pretensiones de los recurrentes no solo se avocan a la anulación de la Escritura de Nº 115/2007, consecuentemente los actores pretenden también la anulación de los registros de ventas posteriores por lo que la Sentencia debe contener un pronunciamiento expreso al respecto, ya sea en sentido positivo o negativo.

Por todo lo expuesto, al amparo del art. 252 del Código de Procedimiento Civil, corresponde a este Tribunal fallar en la forma prevista por el artículo 271 inc. 3) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, ejerciendo la facultad conferida por los artículos 252, 271 inc. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA obrados hasta fojas 211 inclusive y dispone que el Juez A quo, emita nueva resolución, en estricta observancia de lo previsto por los artículos 190 y siguientes del Código de Procedimiento Civil y a los fundamentos expuestos en el presente Auto Supremo. Siendo excusable el error, no se impone multa.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17 parágrafo IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Magistrada Dra. Rita Susana Nava Durán.