TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 489/2.012

Sucre: 14 de diciembre de 2012

Expediente: CB - 88 - 12 - S

Partes: Juana Toranzo Vda. de Carballo

c/

Teodora Vargas Saavedra

Proceso: Reivindicación.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Teodora Alicia Vargas Saavedra de fs. 424 a 429, contra el Auto de Vista cursante de fs. 418 a 419 vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso doble de reivindicación y entrega de bien inmueble, seguido por Juana Toranzo Vda. de Carballo contra Teodora Vargas Saavedra y acción reconvencional de la demandada y ahora recurrente Teodora Vargas Saavedra de Usucapión decenal, la concesión de fs. 432, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Primero de Partido Mixto de Punata, dicta la Sentencia de fs. 368 a 374 vlta., declarando improbada la demanda principal; improbada las excepciones perentorias de ilegalidad, falsedad, falta de acción y derecho opuestas contra la reconvención; improbadas las excepciones perentorias de falsedad, falta de acción y derecho, improcedencia y prescripción de la demanda opuestas por la demandada de fs. 40 a 42. Improbada la reconvención de fs.40 a 42.

Deducida la apelación por la demandante Juana Toranzo Vda. de Carvallo, adhiriéndose a la misma la demandada Teodora Alicia Vargas Saavedra, la Sala Civil Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, mediante Auto de Vista de 18 de junio de 2012, cursante de fojas 418 a 419 vlta. ANULA obrados con reposición hasta el estado que se cite al Gobierno Municipal Autónomo de Tarata con la acción reconvencional de usucapión formulada por Teodora Alicia Vargas Saavedra, mediante escrito de 03 de agosto de 2004. Auto de Vista del cual, la demandada, recurre en casación.

CONSIDERANDO I.-

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.-

Contra la resolución de segundo grado, la demandada y reconviniente Teodora Vargas Saavedra, en base a los artículos 257y 258 del Código de Procedimiento Civil, interpone recurso de casación en el fondo, enumerando de 0 a 19, los supuestos agravios inferidos por el Tribunal de instancia, acusando asimismo de haber vulnerado y violado las normas adjetivas y sustantivas, habiendo incurrido además en error de hecho y de derecho al no haber tomado en cuenta y valorado como correspondía las pruebas aportadas al proceso y no haber advertido las infracciones procedímentales en que ha incurrido la Juez Aquo , como era su obligación, haciendo énfasis en el hecho de que hubiera quedado debidamente probada la falsedad del documento de compañia y de que el terreno cuya reivindicación pretende la actora, no es el que ella ocupa, sino otro, que ya ha sido transferido a terceras personas en su integridad. Dentro de las normas cuya conculcación se acusa tenemos:

1.-Que el Tribunal de alzada no otorga valor legal a la prueba de fs. 2 que en relación a las pruebas de fs. 183, demuestra la falsedad y falta de acción, incurriendo en error de hecho y de derecho, las pruebas demuestran que la propiedad de la demandada es otra y no la que ella ocupa y pretende usucapir.

2.- Que el Tribunal incurre en error de hecho y de derecho, porque no considera ni valora las pruebas de fs. 190 y 301 que demuestran la transferencia de la totalidad de la propiedad de la demandante, en favor de León Montaño y Félix Villarroel.

3.- Que el Tribunal incurre en error de derecho porque no valora la confesión espontánea realizada por la demandante en su memorial de demanda:

- Fs. 8 vlta., dice que:" que si bien yo no estaba en posesión del lote de terreno y las construcciones rústicas"(relación con el documento de COMPAÑÍA que es falso.)

-fs. 66 línea 21ª "El inmueble que ocupa la ex esposa de mi hermano fue adquirido por él" (su esposo)

Fs. 298.- línea 4 "cabe aclarar a su autoridad como hice constar en audiencia de inspección que estos ambientes se encuentran en el inmueble de propiedad de mi hermano Edmundo Totanzo..."

4.- Error de derecho al no considerar y otorgarle valor a la certificación de fs. 347 y 349 que no fue observada, por el Art. 346 inc. 2, demuestra la falsedad del documento de compañía.

5.- Que no observó que la Juez Aquo ha incurrido en error de derecho en la valoración de la prueba, vulnerando los artículos 1286 del Código Civil y 397 de su procedimiento cuando señala que la demandante tiene registrado a su nombre el bien inmueble ubicado en la calle José Quintín Mendoza, porque se tiene demostrado que el inmueble que le pertenecía ya ha sido enajenado en su integridad.

6.- Que incurre en error de derecho porque no observa que el documento de contrato de compañia es falso e incurre en error de derecho porque inobserva los arts. 1286 del Código Civil y 397 del Código de Procedimiento Civil porque no le da a la prueba de fs. 347, 349 y 357 el valor que tienen, porque demuestran que la emisión del papel sellado en el que está suscrito el contrato, es posterior a la fecha de suscripción del mismo.

- Que incurre en error de derecho, porque no otorga el valor que corresponde a las confesiones de la demandante al responder al interrogatorio de confesión provocada.

8.- No observa que el Juez A quo ha inobservado los artículos 1286 del Código Civil; 346 num.2 del y 397 del Código de .Procedimiento Civil al no valorar los informes periciales de fs. 183 a 188, fs. 205 a 210. Que estas pruebas demuestran su posesión por más de diez años.

9.- Que incurre en error de hecho al vulnerar el art. 1330 del Código Civil, porque no otorga valor a las declaraciones de los testigos de cargo y descargo

10.- Que no da valor a las pruebas de fs. 261 a 287.

11.- Que incurre en error de derecho al igual que el Juez A quo porque no da valor a la prueba de fs. 227 a 229 en relación al 1296 del Código Civil. Demuestran su posesión continua por más de diez años.

12.- No observa al Juez A quo cuando señala que no ha demostrado su posesión ininterrumpida y sin perturbación, en virtud del contrato de compañía, el contrato de devolución de materiales de construcción y la demanda de interdicto de adquirir la posesión, cuando el contrato de COMPAÑIA es falso.

13.- Error de hecho porque el Tribunal no valora documento de fs. 80 a 81 porque ella no es parte de ese documento y José Edmundo Toranzo no es parte en la demanda, la misma no debía valorarse.

14.- Inobserva y viola los artículos 1454 del Código Civil 15 No observa que el Juez A quo dice que no ha demostrado que el inmueble lo ha adquirido de Ana María Hidalgo y esto es un óbice para adquirir la propiedad, vulnera el Art. 138 del Código Civil.

16.- Que el Tribunal no observa que el Juez A quo ha violado el artículo 138 del Código Civil, cuando dice que no ha demostrado la entrega de los documentos a José Edmundo Toranzo y que este los ha destruido, y que esto es un óbice para la usucapión.

17.- Que no observa que la Juez A quo dice que no procede la usucapión porque el derecho de propiedad de la actora se halla protegido por el Artículo 6-I- inc. 1) de la Constitución Política del Estado, vulnerando los artículos 110, 138, 1286 del Código Civil y 397 de su Procedimiento, pese a que se ha demostrado la falsedad del documento de fs. 87 con la prueba de fs. 347 a 349. Existe también violación del artículo 1454 del Código Civil.

18.- Que el Tribunal, al no considerar el Auto impugnado el parágrafo I del artículo 87, los parágrafos I y II del artículo 88, art. 93 del Código Civil, ha inobservado y violado estas normas.

19.- Que el Tribunal ha realizado errónea interpretación del artículo 131 de la ley 2028 al anular obrados, pues no se trataba de propiedad municipal y no debía notificarse, por lo tanto no correspondía la nulidad.

Por los supuestos agravios inferidos, pide se case el Auto de Vista recurrido y se declare improbada la demanda principal y probada la demanda reconvencional de usucapión, así como las excepciones de falsedad y falta de acción opuestas contra la demanda principal.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Expuestos los motivos que imperan para la interposición del presente recurso, conviene a tiempo de fundamentar la resolución, señalar que el recurso de casación, se constituye en un extraordinario medio de impugnación que se apertura, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos tanto de forma como de fondo, cuyo incumplimiento deviene en resolución que declara su improcedencia. Es en ese entendido que debemos señalar, que este medio de impugnación tiene por objetivo que el máximo Tribunal de Justicia, tome conocimiento de la causa para que a través de la decisión que vaya a asumir, se restablezca no solo la ley, sino y por sobretodo los derechos de aquellos ciudadanos que han acudido a los Tribunales para encontrar justicia, es decir que se revisen y/o se reparen los vicios con los que han sido tramitadas las causas y se restituya el ordenamiento jurídico, en aquellos casos en los que las normas han sido vulneradas por los jueces y/o Tribunales de instancia, e ahí la razón de porqué el recurso de casación, no es procedente cuando no se han agotado todos los recursos ordinarios que la ley franquea a las partes para la defensa de sus derechos.

La casación es un instituto jurídico que se convierte en garante de la correcta interpretación y aplicación de las normas legales, pues se constituye en el órgano rector y de control de su aplicación y del cumplimiento de los principios constitucionales dirigidos al logro de la transversalización de la justicia y de la búsqueda de la verdad material como principio elemental en la aplicación de la ley.

El recurso de casación deviene en dos formas: Recurso de casación en el fondo, conforme al Artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, que se interpone, cuando se advierte que existen errores de fondo, debiendo para su interposición, ajustarse a las causales establecidas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil cuya resolución, si resultan ser ciertas y evidentes las infracciones acusadas en el recurso, casa, el Auto de Vista, dictando nueva Sentencia que resuelva el fondo del litigio, en base a una correcta valoración de la prueba y la aplicación o interpretación de la de la ley.

La casación puede también ser de forma, según previene el Artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, cuando los errores por los que se recurre, afectan al procedimiento, es decir, cuando hubiera existido vulneración de las normas esenciales que afecten el debido proceso, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso en caso de evidenciarse la violación de las normas procedimentales acusadas.

El recurso de casación puede ser planteado en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, debiendo en todos los casos, cumplir con lo dispuesto por el Artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, entendiéndose que uno y otro son distintos porque atacan errores o vicios totalmente diferentes.

Del recurso de casación en el fondo.-

Entrando al caso de autos, y del análisis del memorial de recurso interpuesto por Teodora Alicia Vargas Saavedra, debemos señalar que el mismo no cumple con lo dispuesto por el inc. 2) del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que la redacción del mismo carece de una adecuada técnica recursiva, limitándose el recurrente a una simple enumeración o desglose de citas y frases extraídas de las piezas procesales, quedando las mismas en muchos de los casos reducidas a simples enunciados repetitivos en extremo y carentes de fundamentación y de coherencia resultando el mismo prácticamente una copia ampliada y confusa del recurso de apelación.

Que, al respecto debemos señalar que, cuando la resolución que se impugna dispone la nulidad de obrados, como en el caso de Autos, sólo es procedente la interposición del recurso de casación en la forma, toda vez que este Tribunal asumirá competencia, sólo para revisar la legalidad o no de los motivos que dieron lugar a la nulidad de obrados, ya que al no haber ingresado el Tribunal de alzada en análisis de fondo, ni emitido criterio alguno respecto del asunto del litigio, no se apertura la competencia para que este Tribunal ingrese a conocer el fondo del recurso, de lo que se infiere que el recurso de casación en el fondo , interpuesto por Teodora Alicia Vargas Saavedra, no es procedente. Así lo tiene establecido la línea jurisprudencial de la Ex Corte Suprema de Justicia, con la que compartimos criterio.

A manera de aclaración, se advierte que el recurso tiende a acusar al Tribunal de alzada respecto de la supuesta inobservancia en que habría incurrido al no ejercer control y observar los errores de hecho y de derecho, así como la vulneración y violación de las normas tanto sustantivas como adjetivas en la tramitación del proceso, habiendo realizado una inadecuada y errónea interpretación y valoración tanto de las pruebas literales como aquellas que se integran al proceso a raíz de la confesión judicial provocada de la demandante y otras que según la recurrente, se producen a raíz de confesiones espontáneas que realiza y las que no hubieran sido tomadas en cuenta por la juez A quo, así como tampoco por el Tribunal de alzada, que tampoco habría considerado ni valorado las referidas pruebas, incurriendo en error de hecho y de derecho. Señala asimismo que el Tribunal de alzada ha realizado una mala interpretación del artículo 131 de la Ley 2028 de Municipalidades, toda vez que el predio que pretende usucapir, es particular y que por lo tanto no correspondía la nulidad de obrados dispuesta por el Juez A quo, toda vez que la misma se refiere a bienes municipales.

De lo referido tenemos que la recurrente, a tiempo de interponer el presente recurso de casación en el fondo, no ha tomado en cuenta que la resolución emitida por el Tribunal de alzada es anulatoria, fundada la misma, en observancia de lo dispuesto por el Artículo 17 parágrafo I de la Ley Nº 025, en resguardo de las normas de orden público y por consiguiente de cumplimiento obligatorio, toda vez que en la tramitación del proceso, se ha obviado la notificación al Gobierno Municipal, incumpliendo lo dispuesto por el Artículo 131 de la Ley Nº 2028, Ley de Municipalidades y viciando de nulidad el proceso, toda vez que la norma señalada supra, dispone que en los procesos de usucapión, sobre bienes muebles susceptibles de ser adquiridos mediante este medio derivativo, imperativamente debe citarse con la demanda, al Gobierno Municipal, bajo sanción de nulidad. Actuado procedimental que no ha sido cumplido por la autoridad judicial de primera instancia, conforme se tiene de la revisión del cuaderno procesal y que justifica la decisión asumida por el Tribunal de alzada, por lo que ante la existencia de una inobservancia, sancionada con nulidad, resultaría inoficioso para el Juez Ad quem, emitir criterio o pronunciamiento alguno sobre el fondo de la Litis.

Por lo anteriormente señalado, respecto al recurso de casación en el fondo, corresponde a este tribunal, resolver de acuerdo a lo previsto el art. 271 inc.. 1) con relación al 272 inuc. 2), todos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación de lo previsto en el art. 271 inc. 1) y 272 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Teodora Alicia Vargas Saavedra, contra el Auto de Vista de fecha 18 de junio de 2012 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Cochabamba cursante de fs.418 a 419 vlta., de obrados. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.