TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 472/2012

Sucre: 3 de diciembre de 2012

Expediente: SC-108-12- S

Partes: Jorge Willams Bowles Camacho c/ Carlos Aguirre Ardaya.

Proceso: Cumplimiento y Pago de Obligación

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 472 a 474, interpuesto por Carlos Aguirre Ardaya contra el Auto de Vista Nº 134 de fecha 21 de marzo de 2011 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de Cumplimiento de Pago y de Obligación, seguido por Jorge Willams Bowles Camacho contra Carlos Aguirre Ardaya, la concesión de fs. 480, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Noveno en lo Civil y Comercial dicta Auto de fs. 450 de 21 de abril de 2010, declarando improbada la prescripción opuesta en memorial de fs. 446, disponiendo además la notificación con la Sentencia que se tiene pronunciada en el proceso.

Resolución que es recurrida de apelación y como consecuencia de ello se dicta el Auto de Vista Nº 134 de fecha 21 de marzo de 2011, cursante a fs. 466 que confirma el Auto de fecha 21 de abril de 2010; resolución de alzada que es recurrida de casación en el fondo y en la forma, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

En el recurso interpuesto por Carlos Aguirre Ardaya de fs. 472 a 474, expresa los siguientes fundamentos de consideración:

1.- De la casación en la forma: señala que el Tribunal de alzada no se pronunció sobre todos los puntos apelados.

2.- De la casación en el fondo: señala que existe violación del art. 1493 del Código Civil, respecto al comienzo de la prescripción; violación del art. 1507 del Código Civil, sobre el plazo de prescripción común; también acusa violación del art. 1509 del Código Civil, sobre la prescripción de los intereses; y además expresa la violación del art. 589 del Código de Comercio, respecto a la prescripción de la acción ejecutiva de la letra de cambio.

Finalmente solicita al Tribunal Supremo de Justicia dicte Resolución anulatoria, y alternativamente dicte Resolución casando los Autos recurridos, pidiendo deliberó en el fondo y se declare probadas las prescripciones opuestas por su parte.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso de casación es un recurso extraordinario, que conforme el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, se concede para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley, por tal motivo la casación procede sólo contra determinadas resoluciones y por motivos preestablecidos por ley, por ello la norma adjetiva civil en su art. 255 estableció expresamente las Resoluciones contra las cuales procede el recurso, limitada en sus cinco ordinales.

En ese orden de cosas, no está previsto el recurso de casación contra Autos de Vista que resolvieren la impugnación de incidentes no definitivos en la tramitación ordinaria del proceso, por determinación expresa del art. 255 del adjetivo Civil, en concordancia del art. 262 num. 3) de la misma norma legal.

En el caso de Autos, se observa que a fs. 446 y vlta. de obrados Carlos Aguirre Ardaya incoa la prescripción del derecho del actor, el cual mereció la Resolución (Auto) de fs. 450 de fecha 21 de abril de 2012, que declara improbada la prescripción, decisión judicial de instancia que fue apelada y luego resuelta por Auto de Vista de fs. 466 de fecha 21 de marzo de 2011, que confirma el Auto de fecha 21 de abril de 2011. Empero, de fs. 472 a 474 de obrados Carlos Aguirre Ardaya presenta recurso de casación en el fondo y en la forma, que previo trámite pertinente, permite la radicatoria en éste Tribunal.

Conforme lo esbozado, se evidencia que la pretensión de prescripción de fs. 446 y vlta., incoada por Carlos Aguirre Ardaya, es deducida como incidente, el cual fue resuelto mediante Auto de fs. 450, que por su forma de resolución de ninguna manera es definitivo pues no corta el procedimiento ulterior. En tal caso, el Auto de Vista de fs. 466, frente al cual se ha opuesto el recurso de casación, no resuelve en apelación Auto interlocutorio que pusiere término al litigio ni mucho menos Sentencia definitiva, por lo cual no es una resolución contra la cual proceda el recurso de casación por imperio del art. 255 del Procedimiento Civil, situación que debió ser advertida por el Tribunal Ad quem, y en aplicación del art. 263 num. 3) del mismo cuerpo normativo procesal, correspondió negar la concesión del recurso por su manifiesta improcedencia.

Por lo expuesto éste Tribunal de casación emite resolución en la forma determinada por el art. 271num.1) y 272 num 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 num. 1) y 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto por Carlos Aguirre Ardaya cursante de fs. 472 a 474. Se llama la atención al Tribunal de Alzada por no haber dado aplicación del art. 262 num. 3) del Código de procedimiento civil, por otro lado, se exhorta al Tribunal Ad quem como al Juez A quo conducir el proceso en el marco de los principios de celeridad y eficiencia señalados en el art. 30 de la Ley Nº 025. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

?? ?? ?? ??