TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

 

Auto Supremo: 463/2012

Sucre: 3 de diciembre de 2012

Expediente: LP-123-12-S

Partes: Vicky Magaly Siñani Mamani

c/

Amalia Mendoza de Alavi

Proceso: Acción Reivindicatoria

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Amalia Mendoza de Alavi a fs. 153 y Vlta. impugnando el Auto de Vista Nro. S-316/2012 de fecha 22 de agosto de 2012, pronunciado por la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso Acción Reivindicatoria seguido por Vicky Magaly Siñani Mamani contra Amalia Mendoza de Alavi, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa el Juez de Partido 2do. En lo Civil y Comercial dicta Sentencia declarando Probada la demanda interpuesta de fs. 28 a 29 modificada a fs. 32, sobre acción Reivindicatoria interpuesta por Vicky Magaly Siñani Mamani contra Amalia Mendoza de Alavi, concediendo el plazo de diez días de ejecutoriada la resolución para restituir a la legítima propietaria el inmueble ubicado en la Urbanización Villa Adela, con los datos expresados en la resolución.

Recurrida la Sentencia mediante apelación por Amalia Mendoza de Alavi por memorial de fs. 124 a 127, la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nro. S-316/2012, de fecha 22 de agosto de 2012, cursante a fojas 144 y Vlta., anula obrados hasta fs. 117 Vlta., a fin de que regularice procedimientos.

Resolución que dio lugar al recurso de casación interpuesta por parte de la demandada Amalia Mendoza de Alavi por intermedio de su apoderado Mario Vicente Cussi Mendoza, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que la resolución del Ad quem es anulatorio de obrados hasta antes de dictarse Sentencia, cuando correspondería nulidad de obrados hasta el estado que se dilucide el incidente de nulidad de obrados, al habérsele presuntamente sometido a indefensión, al habérselo declarado rebelde y coartado su derecho a presentar su reconvención. Que producto de ello se habría limitado a defender sobre la pretensión de la demandante y que esta última no habría demostrado a cabalidad su pretensión, por lo cual la apelación de primera instancia.

Que sin embargo de la nulidad de obrados no estaría de acuerdo con el fallo, y que se avizoraría fallo en el mismo sentido dictado por la presunta parcialidad del juzgador con la demandante por una parte, y que la carga procesal de dictar nueva Sentencia y no tramitar todo el proceso sería fácil, pues debería ser legal toda la tramitación, considerando que desde su apersonamiento a fs. 48 y admisión a fs. 49 se encontraría viciado de nulidad.

Como petitorio concluye solicitando la revocatoria del Auto de Vista y disponer la nulidad de obrados hasta fs. 49 de obrados admisión del incidente de nulidad de obrados.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho al debido proceso o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

La Casación tiene por fin privilegiar la recta aplicación de la ley y de esta manera alcanzar la justicia en la resolución de los conflictos procesales. Por ello estamos ante una institución necesaria y de enorme importancia en la administración de justicia, pues gracias a ella se cuenta con una vía que asegura la correcta aplicación o interpretación de las normas jurídicas y la uniformización de la jurisprudencia nacional.

Como característica esencial de este recurso podemos establecer que no se trata de una tercera instancia, pues el Tribunal de casación es un Tribunal de derecho y no de hecho, por ello el recurso solo procede por las causales taxativamente indicadas por la ley, debiendo el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas por el recurrente y siempre que se formulen con observancia de los requisitos exigidos por la misma ley.

Al respecto la uniforme jurisprudencia sentada por la ex Corte Suprema de Justicia, con la que se comparte criterio, señaló que el recurso de casación esta asimilada a una demanda nueva de puro derecho, que puede ser planteado en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto por errores en la resolución de fondo del litigio error "in iudicando", caso en el cual los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil y está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que resuelva el fondo del litigio; en tanto que si se plantea en la forma error "in procedendo", es decir por errores de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258´num.2) del Código de Procedimiento Civil; es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

Con ese antecedente, del análisis del memorial venido como recurso de casación, este Tribunal establece que no tiene la menor técnica recursiva, no obstante lo anterior en consideración a que su pretensión fuera la de anularse obrados hasta fs. 49 en desacuerdo de lo anulado por el Ad quem de anular obrados hasta fs. 117 vlta. que antes de dictar Sentencia se pronuncie con relación al incidente de nulidad de citación planteado por la demandada, entenderemos que se trata de casación en la forma, verificando que la denuncia de no haberse anulado obrados hasta la foja que reclama le sometería a indefensión al haberse imposibilitado presentar su propia pretensión, no tiene justificación si consideramos que luego de formulado el incidente no hizo ningún reclamo porque se pronuncie el órgano jurisdiccional con respecto de ello, sometiéndose a su tramitación en el estado en que se encontraba el proceso, purgando la multa de rebeldía, solicitando audiencia de conciliación cual verifica el actuado de fs. 54, asistiendo ante estrados judiciales con ese propósito como se verifica del Acta de fs. 57, ofreciendo y produciendo prueba de descargo, estableciéndose entonces que asumió defensa de manera irrestricta, sin que esto implique que se le haya restringido sus derechos o se haya quebrantado el debido proceso, sin embargo es evidente que el A quo debió pronunciarse de manera positiva o negativa con relación al incidente planteado por la ahora recurrente de manera oportuna, empero esta situación ya fue advertida por el Tribunal Ad quem por lo que procedió a anular obrados de manera correcta.

Por otro lado debemos dejar claramente establecido que de la lectura del memorial del recurso de apelación, en ningún momento se hizo la reclamación sobre la presunta nulidad de obrados por indefensión o ante la no emisión de resolución al incidente planteado, de manera que al tenor de lo establecido por el art. 258-3) del Código de Procedimiento Civil no puede ahora reclamar de manera extemporánea, pretendiendo una resolución per saltum.

Por lo anterior, en consideración a que no tiene fundamento válido lo reclamado en el recurso, es que corresponde a este Tribunal fallar en sujeción a lo determinado por los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 275 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación contenido en el memorial de fojas 153 y vlta. presentado por Amalia Mendoza de Alavi. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

RELATOR: Mgdo. Dr. Rómulo Calle Mamani.