TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 437/2012

Sucre 15 de noviembre de 2012

Expediente: O - 26 - 12 - S.

Partes: Javier Aguirre Alanes c/ María Antonia Díaz Sánchez

Proceso: Guarda de menor

Distrito: Oruro

VISTOS: El recurso de casación de fs. 194 y 195 vlta., interpuesta por María Antonia Díaz Sánchez contra el Auto de Vista Nº 099/2012 de fs. 187 a 191 de fecha 16 de agosto 2012 emito por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro el proceso de Guarda de menor seguido por Javier Aguirre Alanes contra María Antonia Díaz Sánchez, el auto de concesión del recurso de fs. 199, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I

ANTECEDENTES DEL PROCESO.

Que, el Juez de Partido de la Niñez y Adolescencia el 15 de mayo 2.012 pronunció la Sentencia Nº 11/2012 cursante de fs. 163 a 171 de obrados por la cual declara IMPROBADA la demanda de Guarda de fs. 25 a 28 y 31, mantiene subsiste la Guarda y tenencia del niño Javier Aguirre Díaz en favor de la madre María Antonia Díaz Sánchez y concede el derecho de visitas a favor del padre del padre Javier Aguirre Alanes hacia su hijo, disponiendo las visitas los días domingos, feriados y en vacaciones en forma alterna, asimismo dispone que el equipo interdisciplinario de ese despacho judicial se realice el seguimiento permanente, por el lapso de dos años, en su caso de tres años, debiendo elaborarse informes periódicos; contra la referida sentencia se plantea el recurso de apelación por parte de María Antonia Díaz Sánchez en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia dicta el Auto de Vista No. 099/2012 que confirma la sentencia apelada y contra esta resolución se plantea recurso de casación en el fondo, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN

La recurrente fundamenta su recurso de casación manifestando que el Tribunal de Alzada al confirmar la sentencia apelada interpretó erróneamente los alcances de los informes psico - sociales, manifestando que no se han valorado lo expresado por el menor, asimismo argumenta que no se han considerado algunos aspectos que tiene el Informe Social, entre otros, que el menor habría manifestado que no quiere ver a su padre ni mantener relación afectiva porque refirió que él le pegaba a su mamá, tampoco le gustaría vivir junto a él, señala que el Juez A quo ni el Tribunal de Alzada no analizaron a los dos informes para determinar las visitas y salidas del menor Javier Aguirre Díaz, lo que resulta atentatoria a los intereses del menor.

En su segunda parte del memorial de casación la recurrente encuentra vulneración de los arts. 101, 102, 103, 105, y 106 del Código del Niño, Niña y Adolescente, arguye que el menor no se encuentra preparado para asumir las visitas determinadas en sentencia de acuerdo a los informes psicológico y Social, pues los niños son titulares de los derechos y garantías constitucionales, en este caso se habría vulnerado su derecho a la libertad de expresión y opinión, no se han considerado en la sentencia ni en el Auto de Vista su expresión respecto a la relación con su padre, considera la recurrente que las visitas sean paulatinas y no abruptas como se pretende; concluye solicitando se pronuncie Auto Supremo CASANDO la resolución de segunda instancia y deliberando en el fondo impetra que se confirme parcialmente la sentencia respecto a la guarda y tenencia y revoque la determinación con respecto a las visitas o en su defecto que dichas visitas se realice con intervención de un funcionario del equipo interdisciplinario o con funcionarios de SEDEGES.

CONSIDERANDO III

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

El recurso de casación se ha instituido a favor de todo litigante para invalidar una Sentencia o Auto Definitivo en los casos expresamente señalados por ley, así dicta el art. 250 del Código de Procedimiento Civil. El recurso de casación es un recurso extraordinario que para su interposición no sólo se observa elementos de contenido sino también los plazos inherentes al proceso bajo un principio de preclusión procesal. Para la materia de atención el art. 284 del Código del Niño, Niña y Adolescente expresamente señala: "(recursos)...El recurso de casación deberá ser presentado en un plazo no mayor a 10 días desde el momento de la notificación", de lo referido podemos deducir que la norma indica que el recurso de casación debe plantearse en un plazo no mayor a 10 días de la notificación con el Auto de Vista y que éste plazo (corre) se computa desde el momento de la notificación, infiriéndose imperativamente que el plazo de casación es fatal y corre de momento a momento. Este mismo razonamiento se vertió en el Auto Supremo Nº 157 de 24 de mayo de 2010, de la ex Corte Suprema, que el Tribunal Supremo de Justicia acoge.

Del caso de análisis, de la revisión del expediente, se evidencia que la recurrente fue notificada con el Auto de Vista de fs. 187 a 191 en fecha 17 de agosto 2012 a horas l6:10 p.m. así consta de la diligencia de notificación de fs. 192, y el memorial de casación fue presentado el día lunes 27 de agosto de 2012 a horas 18:20 p.m. conforme consta del cargo de recepción cursante a fs. 195 vlta., después de haber transcurrido 10 días, 2 horas y 10 minutos desde la notificación con la resolución de alzada, habiéndose presentado el recurso fuera del plazo establecido en el art. 284 del Código Niño, Niña y Adolescente.

Sólo en vía de aclaración, se hace notar que las visitas reguladas no sientan estado, pudiendo ser modificadas o revocadas en el transcurso del tiempo por el Juez de instancia, incluso de oficio, con respaldo de los antecedentes y los informes psicosociales de los profesionales que realizan el seguimiento en éste caso. Asimismo, es menester de éste Tribunal Supremo de Justicia instar a ambas partes mantener respecto en la prosecución de ésta causa, más allá de las divergencias existentes entre ambos esta el bienestar del hijo, por lo cual las decisiones asumidas no deben ser objeto de instrumentalización buscando afanes diferentes que no sea el de priorizar el interés superior del niño.

Siendo que el plazo previsto por el art. 284 del Código Niño, Niña y Adolescente es perentorio y fatal, que se computa de momento a momento, o sea, desde la notificación a la recurrente, en tal razón se observa que el recurso de casación fue presentado fuera del plazo previsto, por lo que éste Tribunal Supremo de Justicia debe resolver conforme lo previsto por los arts. 271 inc.1) y 272 inc. 1 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio 2010, y en aplicación de los arts. 271 inc. 1) y 272 inc. 1 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por María Antonia Díaz Sánchez. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Rómulo Calle Mamani.

?? ?? ?? ??