TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 407/2012

Sucre: 01 de noviembre de 2012

Expediente: LP-86-12-S

Partes: Josefa Ana Ramírez Alarcón c/ Oscar Benavides Choque y otros.

Proceso: Nulidad de contrato anticrético, escritura pública de renuncia a herencia y de préstamo de dinero.

Distrito: La paz

VISTOS: El recurso de casación en la forma y el fondo de fs. 351 a 352 vuelta interpuesto por Betzabe Benavides Choque impugnando el Auto de Vista Nº 48/2011 de fecha 03 de marzo de 2011 y Auto complementario de fecha 30 de abril de 2011, ambos pronunciados por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz (ahora Tribunal Departamental de Justicia de la Paz), cursante de fs. 338 a 341 y 347 respectivamente, dentro del proceso ordinario de nulidad de contrato de anticrético, de escritura pública de renuncia a herencia y de préstamo de dinero.

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, de fs. 54 a 57 Josefa Ana Ramírez Alarcón, interpone demanda directa y oblicua de nulidad de contrato anticrético, de escritura pública de renuncia a herencia y de préstamo de dinero contra Oscar Benavides Choque, Betzabe Benavidez Choque y Vivian Maggy Rodas Ocampo, manifestando que suscribió un contrato de anticresis mediante documento privado con Oscar Benavides Varela por el monto de $us 13.000, por el departamento ubicado en el primer piso de la Avenida General Lanza No 1988, Zona Cristo Rey de la ciudad de La Paz, que fallecido el propietario, reclamó la devolución del dinero a su hijo Oscar Benavides Choque, quien manifestó que estaba saneando los papeles y que le devolvería el dinero, sin embargo de ello a fin de no cumplir con dicha devolución, suscribió un contrato de renuncia de herencia con su hermana Betzabe Benavides Choque, en el que su hermana renuncia a las acciones y derechos sobre el referido inmueble en favor de su hermano. Dicha renuncia tendría por finalidad viabilizar un préstamo de dinero efectuado por Vivian Maggy Rodas por la suma de $us. 20.000 con la garantía hipotecaria del referido departamento en favor de Oscar Benavides Choque, por lo que solicita la nulidad del documento del contrato anticrético y la devolución del dinero, la nulidad del documento de renuncia a herencia por no cumplir con las formalidades establecidas en el Art 1062 del Código Civil y a través de acción oblicua o directa de nulidad de la Escritura Pública 393/2006 sobre préstamo de dinero con garantía hipotecaria del referido departamento.

Contestada la demanda por los demandados Betzabe Benavides Choque interpone excepción perentoria de falta de acción y derecho y demanda reconvencional de pago de daños y perjuicios, el codemandado Oscar Benavides Choque interpone excepción perentoria de falta de acción y derecho y excepción perentoria de legitimación pasiva y demanda reconvencional de pago de frutos civiles. La codemandada Maggy Rodas Ocampo Plantea excepción perentoria de falta de legitimación pasiva o de cualidad subjetiva en los demandados. Dictada la Sentencia por el Juez Segundo de Partido en lo Civil Comercial de la ciudad de La Paz, declara probada la demanda de nulidad de documento privado de anticresis y acuerdo complementario de fecha 4 de diciembre de 1995, disponiendo la devolución de la suma $us.13.000, igualmente declara nula la Escritura No 312/2005 sobre renuncia de herencia suscrita por Betsabe y Oscar Benavides Choque y nula la Escritura Pública No 393/2005 sobre préstamo de dinero suscrita por Vivian Maggy Rodas en favor de Oscar Benavides Choque, improbada la excepción perentoria de falta de acción y derecho y demanda reconvencional de pago de daños y perjuicios interpuesta la co-demandada Betzabe Benavides Choque, improbada la excepción perentoria de falta de legitimación ad causam en la demandante y falta de legitimación pasiva o cualidad subjetiva en los demandados con relación a la acción oblicua interpuesta por la codemandada Vivian Maggy Rodas Campos, probada la excepción perentoria de falta de legitimación ad causam en la demandante y falta de legitimación pasiva o de cualidad subjetiva en los demandados con relación a la acción directa interpuesta por la codemandada Vivian Maggy Rodas Ocampo, probada en parte la demanda reconvencional interpuesta por Oscar Benavides Choque con relación a la nulidad del documento privado de anticresis, improbada la reconvencional de declaratoria de documento de mutuo de dinero y pago de frutos civiles, las excepciones perentorias de falta de acción y derecho, excepción perentoria de falta de legitimación pasiva, excepción perentoria de prescripción interpuesta por el codemandado Oscar Benavides Choque.

Deducida la apelación interpuesta por las demandadas Vivian Maggy Rodas Ocampo y Betzabe Benavides Choque, la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, confirma la sentencia recurrida, auto complementario de Fs. 236 así como autos de Fs. 152,154 y 157 con costas

Contra el Auto de Vista Nº 48/2011 de fecha 3 de marzo de 2011 y Auto complementario de fecha 30 de abril del mismo año, la recurrente Betzabe Benavidez Choque interpone recurso de casación en la forma y en fondo cursante de fs. 351 a 352 vlta, pidiendo que se anule obrados o se case el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo se revoque la Sentencia declarando improbada la demanda.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, Betzabé Benavidez Choque plantea recurso de casación en la forma y en el fondo contra el contra el Auto de Vista Nº 48/2011 de fecha 3 de marzo de 2011 y Auto complementario de fecha 30 de abril de 2011, fundado en los siguientes aspectos:

Con relación al recurso de casación en la forma:

1.- La recurrente acusó que se convocó a la Dra. Miriam Aguilar Rodríguez presidenta de la Sala Civil Segunda para conformar sala sin cumplir con el requisito de poner a conocimiento de las partes tal llamamiento, al no existir diligencia que evidencia tal situación y por consiguiente dejarle en estado de total indefensión y se afecte la seguridad jurídica de su persona, afectando esta situación al debido proceso y en franca violación del Art 90 del Código de Procedimiento Civil.

Con relación al recurso de casación en el fondo

2.- La recurrente plantea recurso de casación en el fondo al tenor del Art 253 inc.1) del Código de Procedimiento Civil argumentando que nunca se declaró heredera de su fallecido padre Oscar Benavidez Varela, por lo tanto no puede ni debe responder por la obligaciones de su causante, aclara también que el único que figura como propietario de la casa otorgada en contrato de anticresis es su hermano Oscar Benavidez Choque y no ella. Establece que la Escritura Pública Nº 312/2005 fue suscrita por ella sorprendida en su buena fe, pero como no es válida porque debía hacerse ante Juez Instructor de Turno en lo Civil, hecho que no se cumplió, por ende es ilegal, y aun así no implica que exista una aceptación tácita consiguientemente no debe cancelar centavo alguno a la demandante

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Tomando en cuenta que el recurso de casación ha sido presentado en la forma y en el fondo, corresponde en principio analizar el recurso en la forma porque de ser evidentes las infracciones acusadas ameritaría la nulidad de obrados sin poder considerar el recurso de casación en el fondo.

Cuando se plantea el recurso de casación en la forma las causales están claramente establecidas en el Art 254 del Código de Procedimiento Civil, pretendiendo el recurso de casación en la forma que se revise errores in procedendo lo que se observa es el alejamiento de las formas que rigen la sustanciación del proceso, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, cuando se hubieran violado las formas esenciales del proceso sancionado con nulidad. La recurrente al plantear el recurso no cita con claridad y precisión las normas que han sido violadas, o aplicadas indebidamente o en su caso en que consiste la violación, requisitos que necesariamente deben ser cumplidos para que se haga viable el recurso de casación, es decir al amparo del Art 258- 2) debe citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas erróneamente y especificar en que consiste la violación, falsedad o error, especificando que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse en forma posterior.

En el caso que nos ocupa la recurrente indica que con la convocatoria a la Dra. Miriam Aguilar Rodríguez para conformar Sala, por la renuncia presentada por el Dr. Ricardo Alarcón Pozo no se le hubiera notificado, razón por la cual no se hubiera puesto en conocimiento de las partes dicha convocatoria, en atención a que la recurrente podía hacer valer sus derechos en el supuesto caso de una posible recusación. De la revisión del proceso se puede evidenciar a fs.335 de obrados se encuentra la providencia de convocatoria, a fs 336 vuelta cursa la notificación a la ahora recurrente y a todas las partes involucradas en el proceso, con esa providencia de convocatoria, pudiendo, la ahora recurrente, si tenía motivos para hacerlo presentar recusación contra la vocal convocada, por lo que resulta infundado el reclamo que se hace puesto que existe la notificación con la convocatoria, cumpliendo con la finalidad de poner a conocimiento de las partes la misma, aclarar también que por un error involuntario se coloco en la notificación con la convocatoria de fs 553, siendo lo correcto 335, entendiendo que ha sido un lapsus calami del oficial de diligencias. Respecto a la incongruencia de fechas observadas por la recurrente, se puede evidenciar que no existe tal porque cursa en el proceso a fs. 335 convocatoria a vocal, fs. 336 notificaciones con la convocatoria a las partes y fs. 337, sello de sorteado y entregado a vocal relator, por cuanto no existe incongruencia porque el orden de las fojas no invalida la sucesión de los actos procesales, ya que se han ido dando en un orden correlativo por lo que el recurso de casación interpuesto en la forma deviene en infundado.

Respecto al recurso de casación presentado en el fondo la recurrente plantea el mismo al tenor del Art 253 inc 1) del Código de Procedimiento Civil, argumentando que nunca se declaró heredera de su fallecido padre y que en todo el proceso no existe la declaratoria de heredera respecto a su causante Oscar Benavides Varela, razón por la cual no le correspondía devolver el monto del anticrético de $us 13.000, a la demandante Josefa Ana Ramírez Alarcón, que en el momento que se suscribió su padre el documento de contrato de anticresis ella era menor de edad, y al adquirir la mayoría de edad, no realizo el tramite de declaratoria de heredera. De la revisión del proceso se puede evidenciar que si bien no existe la declaratoria de herederos la recurrente ha tenido legitimación pasiva en el proceso, porque que ha sido demandada dentro del mismo, en calidad de heredera de su causante, asumiendo la defensa de sus intereses en esa calidad, por lo que existe una aceptación tácita de su condición de heredera, también se puede evidenciar que ha sido convocada, a reconocer la firma de su causante en la demanda de reconocimiento de firmas, respecto al documento privada de anticresis, como heredera de su padre, e incluso ha apelado la resolución de reconocimiento de firmas y rúbricas. Al respecto, al abrirse la sucesión, conforme señala el artículo 1024. I del Código Civil, la aceptación de la herencia, puede hacerse en forma pura y simple o con beneficio de inventario, en ese sentido y conforme al artículo 1025 del citado cuerpo legal, la aceptación pura y simple puede ser expresa, mediante declaración escrita presentada al juez o al asumir el título de heredero (declaratoria de herederos), y tácita, cuando el heredero realiza uno o más actos que no tendría el derecho de realizar sino en calidad de heredero, presumiendo por ello su voluntad de aceptar la herencia.

Que en caso que nos ocupa la recurrente ha realizado una aceptación tácita respecto a su condición de heredera, porque ha realizado varios actos que no tendría por qué realizar sino tuviera dicha calidad, entre ellos la escritura publica de renuncia de herencia suscrita con su hermano Oscar Benavides Choque, cursante de fs 43 a 44 de obrados en la que ha existido la voluntad de renunciar a las acciones y derechos que le corresponden sobre el inmueble en la Avenida General Lanza No 1988, Zona Cristo Rey de la ciudad de La Paz en favor de su hermano Oscar Benavides Choque, documento en el cual no se renuncia a la herencia como tal sino a las acciones que le corresponden como coheredera, respecto al referido inmueble, renuncia que importa primero la aceptación de herencia para luego poder ceder los derechos que tenía en el inmueble, conforme lo establece el Art 1026 del Código Civil que dice" cesión de derechos sucesorios que importan aceptación importa la aceptación de herencia la acción gratuita o onerosa que el heredero haga de sus derechos sucesorios en favor de un extraño o de todos o de algunos de los coherederos". En el mencionado documento la recurrente acepta su calidad de coheredera y en atención a esa calidad realiza la cesión de sus acciones en favor de su hermano coheredero Oscar Benavides Choque

Por lo que resulta claro que en la recurrente ha existido la voluntad de aceptar dicha herencia y luego renunciar a las acciones sobre el bien inmueble objeto del contrato de anticresis, porque ha comparecido ante un notario de Fe pública para expresar precisamente dicha voluntad, con la única finalidad de viabilizar el préstamo de dinero otorgado a su hermano, con la garantía del bien inmueble objeto del anticrético. El art. 1027 del Código Civil indica que importa igualmente aceptar la herencia la renuncia gratuita por el heredero en herederos determinados, así como la renuncia onerosa en todos los coherederos". De lo que se infiere que la recurrente ha aceptado tácitamente la herencia de su causante renunciando a las acciones que le corresponden en el inmueble objeto del contrato de anticrético en favor de su hermano

Esta establecido además que en el transcurso del proceso, la recurrente ha actuado asumiendo defensa de sus intereses, oponiendo excepciones, demanda reconvencional, incidentes y otros, asumiendo tácitamente su calidad de heredera, y defendiendo sus intereses y derechos precisamente en esa calidad, por lo que resulta infundados los agravios expuestos en el recurso de casación en cuanto al fondo.

Por todos estos antecedentes y ante la evidencia de no haberse demostrado la transgresión de norma sustantiva alguna, corresponde a este Tribunal fallar conforme lo dispuesto por los arts. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por los artículos 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil y lo establecido por el articulo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de fecha 24 de junio de 2010, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo cursante de fs. 351 a 352 vuelta de obrados interpuesto por Betzabe Benavides Choque. Con costas por existir respuesta al recurso.

Se establece honorario profesional en la suma de Bs.700

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

elator: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran.