TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 403/2012

Sucre: 01 de noviembre de 2012

Expediente: SC -86 - 12 - S

Partes: Julio Rodolfo Arce López c/ Mercedes Arce López

Proceso: Cumplimiento de reconocimiento de derecho y división de bienes comunes.

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 242 y vlta de obrados, interpuesto por Mercedes Arce López, contra el Auto de Vista de fs. 239 y vlta de fecha 09 de agosto de 2.012, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario de Cumplimiento de reconocimiento de derecho y división de bienes comunes, seguido por Julio Rodolfo Arce López contra Mercedes Arce López, el auto de concesión de fs. 248, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez 13º de Partido Civil y Comercial, el 1 de marzo de 2012, pronunció Sentencia, cursante de fojas 218 a 221, de obrados, por el cual declaró Probada la demanda de Cumplimiento de reconocimiento de derecho y de división de bienes, e Improbada la demandada reconvencional por nulidad de documento y de desocupación y entrega de inmueble y en consecuencia dispuso:

Se reconoció a favor del demandante su derecho propietario en el 50% sobre: El inmueble ubicado en la UV 110, Mza 24, superficie 676.50 m², colinda al Norte con Jorge Sánchez de Lozada y mide 20 m, al sur con Wilfredo Escobar y mide 10.22 m, al este con la Av. Perimetral s7n y mide 41 m, y al oeste, con Jorge Sánchez de Lozada y mide 46.38 m, inscrito en la Matricula No. 7.01.1.99.0020944, asiento Nº 2 de fecha 8 de junio de 2001, a nombre de Mercedes Arce López. 2.- La cuenta No. 701-00365901-2-84, del Banco de Crédito de Bolivia S.A. a favor de Mercedes Arce López, por la suma de $us. 192.25. Se ordenó la inscripción del derecho propietario en el 50% indiviso a favor del demandante sobre el inmueble inscrito en la matricula No. 7.01.1.99.0020944 Asiento Nº 2 de fecha 8 de junio de 2001. Por otro lado en ejecución de Sentencia se derivo a la división y partición del inmueble entre ambas partes.

Contra esa sentencia de primera instancia, la parte demandada interpuso recurso de apelación a la sentencia, recurso que fue resuelto por Auto de Vista, donde el Tribunal de alzada Confirmo totalmente la Sentencia referida.

Contra esa resolución de segunda instancia, recurren en casación la demandada y lo realiza mediante recurso de casación en el fondo el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En aplicación del art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, interpuso recurso de casación en el fondo, acusando violación de la ley, indicando que conforme el art. 105 del Código Civil y garantizado por el art. 56 de la C.P.E. se estaría afectando su derecho propietario, el mismo que es oponible a terceros conforme manda el art. 1538 del C.C., menciono que para la afectación de su propiedad debería hacerse por medio de un contrato contractual o mediante una expropiación según el art. 108 del C.C. y 57 de la C.P.E., acusó que con la Sentencia y el Auto de Vista se violan dichas normas al otorgarle calidad de bien común al inmueble objeto de la litis.

Por otro lado acuso la aplicación indebida y errónea de la Ley al aplicar aún sin expresar el contenido del Art.- 1003 del C.C. al hacer desprender el bien común de una promesa unilateral y no así de un bien sucesorio, indicando que es un bien que lo adquirió y registro a su nombre de manera particular y privada muy ajena a la masa hereditaria.

Concluyo peticionando que se Case el Auto de Vista y se pronuncie en el fondo, declarando Improbada la demanda principal.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÒN

Que, el recurso de casación en el fondo que se analiza se funda en la violación y aplicación indebida y errónea de la ley, específicamente en la errada aplicación de los art. 105, 1003 y 1538 del Código Civil y del art. 56 de la Constitución Política del Estado, dentro de ese marco indicaremos lo siguiente:

Conforme a los antecedentes del proceso, las partes (demandante y demandada), suscribieron y firmaron un acuerdo voluntario en dependencias de la Brigada de Protección a la Familia, hecho suscitado por acusación de Mercedes Arce López, denuncia que derivo en el Informe de la Intervención Policial, donde de manera textual se indica "se extiende citación para el día miércoles 22/10/08 a hrs. 8:30 am. En fecha y hora indicada ambas partes presentes se procedió al dialogo donde la denunciante indica que el problema que ellos tienen es por la herencia que dejó su papá y que ella lo puso toda a su nombre pero ella dice que le dará a mitad de todo como lo indicó su papá antes de fallecer y para el tramite lo hará en el lapso de un mes y pide también que su hermano no se meta en su vida privada de ella el sindicado lo único que pide es que ella cumpla con la voluntad de su papá y se compromete a no meterse en la vida privada de su hermana ambas partes deciden hacer la repartición de bienes en un mes por instancias correspondientes a ley y también pone en conocimiento que le dará la mitad de las cuentas del banco que tiene que dejó su papá y dice también que no quiere que se metan terceras personas ya que ella arreglara con su hermano..." , compromiso éste que fue firmado en forma reciproca en el L- 40 F- 186 de la Brigada de Protección a la Familia.

Si bien en el acuerdo llegado en la Brigada de Protección a la Familia no se especifica sobre la existencia del bien inmueble que fue objeto en la litis, el acta firmada y reconocida por la demandada hace presumir la división voluntaria del inmueble ubicado en la UV 110 Manzano 24, con una superficie de 676.50 m² con colindancias al Norte con Jorge Sánchez de Lozada y mide 20 m; al sur, con Wilfredo Escobar y mide 10.22 m; al Este, con Av. Perimetral s/n y mide 41 m; y al Oeste, con Jorge Sánchez de Lozada y mide 46.38 m, cuyo derecho propietario se encuentra registrado en Derechos Reales bajo la Matricula No. 7.01.1.99.0020944, Asiento No. 2 de fecha 8 de junio de 2001, y que este forma parte de aquel acuerdo, hecho que no ha sido desconocido por la parte demandada en el proceso, quien se limitó a reconvenir la nulidad del acta, la desocupación y entrega del inmueble, nulidad basada en el criterio de que dicha acta carecería de objeto concreto, cierto y determinado, criterio errado de la demandada; toda vez que el objeto de aquel acuerdo fue el de resolver la controversia suscitada entre los hermanos Arce López mediante las concesiones reciprocas convenidas en la forma en la que consta en la referida acta.

Siendo eso los antecedentes principales de la litis, se tiene que en base a esa acta de fecha 21 de octubre de 2008, , la ahora recurrente se comprometió a otorgar la mitad de lo que su padre dejo y que registro a su nombre en ese sentido los tribunales de instancia concluyeron a raíz de la valoración de la prueba que el inmueble objeto de la litis registrado sólo a nombre de Mercedes Arce López, y que este forme parte del compromiso de fecha 21 de octubre de 2008, aspecto que es corroborado no sólo por el acta firmada en la Brigada de Protección a la Familia, sino por que ambas partes siempre vivieron junto al padre en el bien inmueble, que el progenitor de ambos se dedicaba al préstamo de dinero y que el inmueble es proveniente de los dineros de dicha actividad del padre, hechos que apreciados por los tribunales de instancia generaron en ellos la convicción razonable de que el inmueble se trata de un bien hereditario dejado al fallecimiento del de cujus y que no puede desconocer la parte recurrente al pretender la nulidad de dicha acta de conciliación bajo pretexto de carecer ésta de objeto cierto y determinado y de haber sido firmado en dependencias policiales en un estado de salud inadecuado, pretendiendo la desocupación y entrega del inmueble; acta que como se evidencia en obrados fue realizada a solicitud personal de la recurrente bajo denuncia de maltrato psicológico lo que derivo en el acuerdo voluntario de ambas partes (denunciante y denunciado). En ese entendido la nulidad de dicho documento ciertamente no resulta coherente y se encuentra en contradicción con su anterior conducta de solucionar sus problemas personales por medio del dialogo como lo acordaron en la Brigada de Protección a la Familia, aspecto que quebranta la buena fe, contrariando a sus propios actos, asumiendo una conducta contraria a la asumida en fecha 21 de octubre de 2008; aspecto que fue analizado por el Juez A quo al indicar que no procedía su demanda de nulidad del acta que fue firmada en dependencias policiales y reconocida voluntariamente por la vía judicial sin oponer objeción alguna.

Al respecto la parte recurrente en todo el proceso no demostró de algún modo la certeza de su afirmación, nos referimos a que ella hubiese comprado con dineros propios el bien inmueble o que dicho inmueble no se encuentre contemplado en el acuerdo suscrito en el acta de la Brigada de Protección a la Familia , aspectos que los tribunales de instancia concluyeron estableciendo que del acta firmada en dicha institución este referida al inmueble que se encuentra ubicado en la U.V. 110 Manzano 24, con una superficie 676.50 m², cuyo derecho propietario se encuentra registrado en Derechos Reales bajo la Matricula No. 7.01.1.99.0020944, Asiento No. 2 de fecha 8 de junio de 2001, y que el mismo pertenece en un 50% al demandante (hermano menor), por su parte las pretensiones de nulidad, desocupación y entrega del bien inmueble de la demandada no fueron comprobados, demostrados, o corroborados con prueba legal que otorguen convicción a los tribunales inferiores.

Por lo dicho la conclusión que llegó el juez a quo es correcta en virtud de que evidencio que en el acta firmada en la Brigada de Protección de Familia se indicó que la demandada puso todo a su nombre y que ella se comprometió a darle al demandante la mitad de todo su patrimonio y como en la litis las partes se limitaron a debatir sobre el reconocimiento del derecho propietario en el 50 % del inmueble descrito con anterioridad y de la partición del saldo de la cuenta bancaria resulta correcta lo dispuesto en sentencia.

Otro aspecto que la recurrente confunde en su recurso de casación es lo indicado al art. 1003 del Código Civil, enumeración que no ha sido mencionado o dilucidada en la litis por los tribunales inferiores, quienes se limitaron a reconocer que la obligación existente de parte de la demandada ahora recurrente, tiene origen sucesorio al reconocer que los bienes que se encuentran registrados a su nombre en realidad pertenecen al de cujus y no a ella.

Por último, si bien el art. 1538 del Código Civil, indica que el derecho propietario registrado en Derechos Reales, surte efectos contra terceros, en la litis no se ha discutido sobre los requisitos del registro de la mencionada propiedad o sobre la inscripción del mismo, siendo el artículo mencionado totalmente impertinente a la litis y no aplicable en el presente caso que sólo se limito a verificar el cumplimiento de una obligación.

Por todo lo expuesto, y no siendo evidente lo acusado en el recurso de casación corresponde a este Supremo Tribunal fallar en la forma prevista por los artículos 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 -I) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación del art. 271 - 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 242 y vlta de obrados, interpuesto por Mercedes Arce López, contra el Auto de Vista de fs. 239 y vlta de fecha 09 de agosto de 2.012. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en a suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Rómulo Calle Mamani.