TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 401/2012

Sucre: 01 de noviembre de 2012

Expediente: CB-72-12-A

Partes: Germán Suárez Soria c/ María Daysy Angulo y otra.

Proceso: Anulabilidad de documento privado de venta

Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fojas 144 a 147 vlta, interpuesto por María Daysy Angulo de Suarez y Lizbeth Mónica Suarez Angulo, contra el Auto de Vista Nº 150/2012 de fecha 22 de junio de 2012, cursante de fojas 141 y vlta, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de Anulabilidad de documento privado de venta, seguido por Germán Suarez Soria y Pastor Suarez Soria, contra María Daysy Angulo Soria y Lizbeth Mónica Suarez Angulo, los antecedentes procesales; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Qué, German Suarez Soria y Pastor Suarez Soria, interponen demanda anulabilidad de documento privado de venta de inmueble, indicando que su hermana Felicidad Suarez Soria, no hubiese vendido el inmueble ubicado en la calle Santa Cruz de Villa José Quintín Mendoza San Benito, porque se encontraba enferma, y toda vez que aparece el documento de venta tres días antes de su muerte en favor de María Daysi Angulo de Suarez y Lizbeth Mónica Suarez Angulo, indican también que la superficie transferida no coincide con la superficie del terreno, manifiestan que la vendedora no otorgó su consentimiento, porque a la edad de 83 años no era capaz de entender.

Contestada la demanda por las demandadas, oponen excepción previa de incompetencia en razón de la cuantía. Resuelta la excepción previa, por auto de 16 de septiembre de 2011, el Juez de Partido Mixto Liquidador y de Sentencia No 1 de Punata, declina competencia en razón de la cuantía. Contra el referido Auto, se plantea recurso de apelación, mismo que es concedido en el efecto suspensivo.

Deducida la apelación la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia dicta Auto de Vista, anulando el auto de concesión de alzada, disponiendo la apelación en el efecto diferido, ante una eventual apelación de sentencia, sin perjuicio de remitirse antecedentes ante el Juez de Instrucción Mixto de Turno de la Provincia de Punata, conforme se resolvió en el auto apelado.

Contra este auto, las recurrentes plantean recurso de casación en el fondo y la forma

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÒN:

Que las recurrentes plantean recurso de casación en la forma y en el fondo, argumentando lo siguiente:

En cuanto al recurso de casación en el fondo: indican que la resolución de segunda instancia no se enmarca en las cuatro formas de resolución establecidas por el art 237- I del Código de Procedimiento Civil, toda vez que anula indebidamente el auto de concesión de alzada y dispone que la apelación debería ser en el efecto diferido, cuando en todo caso solo podía dictarse un Auto de Vista anulatorio o repositorio.

Expresaron que según el art 339 del Código de Procedimiento Civil contra la resolución que declare cualquiera de las excepciones contenidas en los inciso de 1 a 6 del art 336 del Código de Procedimiento Civil la apelación solo será en el efecto devolutivo, sin embargo concedió la apelación en el efecto suspensivo. Indica también que el Tribunal de Segunda instancia de ninguna manera debió conceder la apelación en el efecto diferido porque una vez resuelta la excepción previa declarándose probada, se entiende que nada existe para tramitarse ante el Juez incompetente, el efecto diferido al que hace referencia el Tribunal de Segunda Instancia solo procede cuando se declara improbada la excepción de incompetencia, conforme la enorme jurisprudencia establecida por la extinta Corte Suprema de Justicia.

En cuanto al recurso de casación en la forma: Las recurrentes plantean recurso de casación en la forma manifestando que el Tribunal A quem obro otorgando más de lo pedido, sin haberse pronunciado sobre las pretensiones deducidas en el proceso, manifestando exceso de poder al disponer la anulación del auto de concesión de Alzada, disponiendo una apelación en el efecto diferido, cuando no les correspondía aquello, ya que su actuación solo debía estar enmarcada en los marcos de lo previsto por el art 236 del Código de Procedimiento Civil.

Concluye su petitorio solicitando se case el Auto de vista recurrido y deliberando en el fondo se declare probada la excepción previa de incompetencia, o se disponga que el Tribunal de Alzada pronuncie nuevo auto, observando las formas de resolución establecidas en el art 237 del Código de Procedimiento Civil, aplicando las leyes conculcadas o en su caso se anule obrados hasta que el Juez de primera instancia pronuncie nueva resolución, observando las formas de resolución.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que en el caso de autos las recurrentes plantean recurso de casación en la forma y en el fondo contra el Auto de Vista Nº 150/2012, de fecha 22 de junio de 2012.

Señalar también que al ser el Auto de Vista anulatorio, conforme la jurisprudencia sentada por este Tribunal no corresponde presentar el recurso de casación en el fondo, por cuanto no hay nada que resolver respecto a ese aspecto toda vez que al ser anulatorio el Auto de Vista, solo es viable el recurso de casación en la forma.

Establecido lo anterior corresponde señalar que en materia de nulidades procesales se debe tener en cuenta que la nulidad es la sanción por la cual el ordenamiento jurídico priva a un acto jurídico de sus efectos normales cuando en su ejecución no se han guardado las formas prescritas para ello. Al respecto el tratadista Eduardo Couture, señala que: " siendo el derecho procesal un conjunto de formas dadas de antemano por el orden jurídico, mediante las cuales se hace o desarrolla el juicio, la nulidad consiste en el apartamiento de ese conjunto de formas necesarias establecidas por la ley".

La nulidad es sin lugar a dudas un vicio, que se configura cuando en la elaboración del acto procesal existe un alejamiento de las formalidades previstas por la ley.

Si las leyes procesales han establecido un conjunto de procedimientos, implica que los actos no deben apartarse de dicho camino, bajo alternativa, en caso de hacerlo, de imponerse una sanción.

Ahora bien al tratar sobre las nulidades procesales debemos tener en cuenta que no se trata de un tema de defensa de meras formalidades, pues, las formas previstas por ley no deben ser entendidas como meros ritos, sino como verdaderas garantías de que el proceso se desarrollará en orden y en resguardo de los derechos de las partes.

En ese sentido es preciso distinguir las formas esenciales de las meras formalidades, a las que no en pocas ocasiones acuden juzgadores y abogados, unos para no conocer el fondo del asunto sometido a su autoridad, y otros para dilatar indefinidamente la tramitación de las causas que defienden.

Que en el caso de autos las recurrentes indican que respecto a la excepción planteada de incompetencia en razón de la cuantía, el Juez A quo hubiera resuelto la excepción sin declararla probada o improbada tal cual lo establece el Art 338 numeral II) del Código de Procedimiento Civil, sin embargo, declinando su competencia como si hubiese existido un conflicto de competencia. Aclarar que el Juez Ad quo resolvió la excepción de incompetencia, declinando su competencia entendiéndose probada por esta razón la excepción, al considerarse incompetente. Dicho auto que resolvió la excepción previa de incompetencia fue apelado, concediendo el Juez A quo la misma en el efecto suspensivo y no en el efecto devolutivo, como correspondía sin embargo de ello, el Tribunal de Segunda Instancia resolvió el recurso de apelación anulando obrados y estableciendo que la apelación debía ser en el efecto diferido conforme establece el Art. 24 numeral 1) de la Ley 1760 Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar.

Establecidos los antecedentes del proceso, corresponde señalar que la excepción es un medio de defensa que puede utilizar el demandado para desvirtuar la pretensión jurídica del demandante. Las excepciones previas o dilatorias- Según Palacio "Son aquellas oposiciones que, en caso de prosperar, excluyen temporariamente un pronunciamiento sobre el derecho del actor, de manera que tan solo hacen perder a la pretensión su eficacia actual, pero no impiden que ésta sea satisfecha una vez eliminados los defectos de que adolecía." Conforme dispone los articulos 336 y 337 del Código de Procedimiento Civil, las excepciones previas deben plantearse todas juntas dentro del plazo de cinco días desde la notificación con la demanda y antes de la contestación. Para el caso que nos ocupa nos interesan las excepciones previas establecidas en el inciso 1 al 6 del Art 336 del Código de Procedimiento Civil, ya que la excepción planteada por las recurrentes se halla establecida en el numeral 1) del mencionado artículo referida a la incompetencia, la misma debe resolverse conforme lo determina el Art 338 del Adjetivo Civil, estableciéndose que solo podrá oponerse como excepción previa.

Ahora bien es importante para su análisis y consideración la forma en que ha sido resuelta, toda vez que si la misma ha sido declarada probada implica la declinatoria de competencia por lo que el Juez A quo queda suspendido del conocimiento y resolución de la causa por lo que ante una eventual apelación esta deberá concederse en el efecto devolutivo, como lo establece en su última parte el Art 339 del Código de Procedimiento Civil, de lo que se infiere que en el caso que nos ocupa, el Juez A quo, al conceder el recurso de apelación en el efecto suspensivo, concedió el mismo en un efecto que no correspondía.

Del contenido del Art 339 del Código de Procedimiento Civil se puede establecer que cuando las excepciones previas contenidas en el Art 336 del Procedimiento Civil se declararen probadas la apelación puede ser concedida en el efecto suspensivo o devolutivo según sea el caso de la excepción planteada, pero si son declaradas improbadas no procede el recurso de casación en ninguno de los efectos (suspensivo o devolutivo) en este caso conforme lo establece el Art 24 inc. 3) de la Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar procede el recurso de apelación en el efecto diferido porque esta forma de resolución no corta procedimiento ulterior

En el caso de autos, conocida la apelación por el Tribunal de Alzada, dispone que la apelación debía ser en efecto diferido anula obrados, basando esta determinación en el Art 24 numeral 1) de la Ley 1760, indicando que procede apelación en el efecto diferido contra autos interlocutorios que resuelvan excepciones previas, cuyo trámite y procedimiento se encuentra establecido en el art. 25 de la citada Ley.

Al respecto corresponde realizar el presente análisis, que a partir de la vigencia de la Ley de Abreviación Civil, se introdujo un nuevo efecto cual es el diferido, que permite tener presente el recurso de apelación incidental hasta el momento de considerar una eventual apelación de la sentencia, resolviéndose dicha apelación con la sentencia.

Que, si bien es cierto que el Art 24 numeral 1) de la Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar establece que procede la apelación en el efecto diferido contra autos interlocutorios que resuelven excepciones previas, sin entrar a mayor análisis y ninguna distinción si estas fueron probadas o desestimadas por el Juez de Primera Instancia, puesto que los efectos son diferentes, si la excepción previa de incompetencia ha sido probada, la apelación debe concederse en el efecto devolutivo, sin perjuicio de plantearse recurso de casación conforme lo establece el art 255-2) del Código de Procedimiento civil.

Si la excepción de incompetencia se declara improbada lo cual permite al Juez seguir conociendo el proceso, corresponde la apelación en el efecto diferido. Por lo que, se establece que solamente las excepciones previas resueltas improbadas pueden ser objeto de apelación en el efecto diferido, así se tiene establecido en la Sentencia Constitucional 2852/2010 R "Del citado artículo se puede constatar que el numeral 1 refiere que la apelación en el efecto diferido procederá contra los autos interlocutorios que resolvieren excepciones previas, sin realizar ninguna distinción sobre ellas, lo cual conllevaría a la posibilidad de aplicar el citado efecto a las excepciones previas, sin importar si éstas fueron probadas o desestimadas por el juez de primera instancia, lo que desnaturalizaría el proceso civil, por la aplicación de nomas adjetivas en cumplimiento estricto de ellas, cuando materialmente caerían en la irracionalidad. En todo caso, y realizando una interpretación de la normativa jurídica contenida en el art. 24.1 de la LAPCAF, de manera integral dentro del contexto de las demás normas citadas previamente, debe comprenderse que el efecto de la apelación incidental interpuesta contra una excepción previa, procederá únicamente cuando dicha excepción se desestimó por el juez de instancia, por cuanto, como se señaló precedentemente, al haber sido rechazada, el proceso no concluye, sino más bien, continúa con su tramitación. Criterio no aplicable, al contrario, cuando dicha excepción se declaró probada, en ese caso, no corresponderá la alzada en el efecto diferido, sino la apelación directa porque ahí se pone fin al litigio, habida cuenta que en el primer caso, mientras la excepción no se hubiere declarado probada, constituiría únicamente una mera pretensión del demandado"

Por ello, se establece que el Tribunal Ad quem al anular obrados y resolver el recurso de apelación de la excepción de incompetencia declarada probada, en el efecto diferido, equivocó su determinación, por no corresponder la apelación en este efecto, toda vez que la incompetencia fue declarada probada para lo cual debía concederse en el efecto devolutivo, conforme la jurisprudencia sentada en los A.S. No 242/2005 de fecha 15 de agosto de 2005, AS Nº 221/2009 de 15 de octubre de 2009

Por lo expuesto y en base a lo determinado por el Art 252 del Código de procedimiento civil corresponde a este tribunal fallar en la forma prevista por los arts 271 -3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de fecha 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 numeral 3) y 275) del Código de Procedimiento Civil,ANULA obrados hasta fs. 132 de obrados, disponiendo que el Juez A quo conceda el recurso de apelación en el efecto correspondiente.

Siendo excusable el error del Juez A quo y el Tribunal A quem no se impone multas.

En cumplimiento del art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, comuníquese al Consejo de la Magistratura para los fines de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Durán

?? ?? ?? ??