TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 372/2012

Sucre: 15 de octubre de 2012

Expediente: CB-73-12-S

Partes: María Amanda Castro Vda. de Daza c/ Blanca Ivone Daza de Viscarra

Proceso: Demanda División y partición de bienes

Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 141 a 145 de obrados, interpuesto por Lilian Gabriela Mérida Bolaños en representación apoderada de Blanca Ivone Daza de Viscarra, contra el Auto de Vista Nº 113/2012 de 18 de junio 2012, cursante de fs. 138 y vlta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de división y partición de bienes seguido por Maria Amanda Castro Vda. de Daza en contra de la recurrente, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, adjuntando documental María Amanda Castro Vda. de Daza interpuso demanda de división y partición de bienes en contra de la hija de su ex esposo Blanca Ivone Daza de Viscarra. Tramitado el proceso, el Juez Quinto de Partido en lo Civil y Comercial de la capital, mediante Sentencia de 10 de noviembre 2011 declaró probada la demanda de división y partición del inmueble signado con el Nº 139 de una extensión superficial según título de 254 m² ubicado en la Urbanización Linde de la ciudad de Cochabamba y de la acción telefónica Nº 4289034; debiendo determinarse en Ejecución de Sentencia si los bienes indicados admiten o no cómoda división y en caso de no ser divisibles en especie, señaló el A quo que debe procederse a la subasta y remate de los mismos.

En conocimiento de la determinación adoptada por el Juez de primera instancia, conforme consta de fs. 121 a 124 Blanca Ivone Daza Viscarra, a través de su apoderada Lilian Gabriela Mérida Bolaños interpuso recurso de apelación, mismo que remitido ante la instancia competente, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, mediante Auto de Vista Nº 113/2012 de 18 de junio 2012 anuló el auto de concesión de alzada de 3 de diciembre de 2011 y declaró Ejecutoriada la Sentencia apelada.

Que, Lilian Gabriela Mérida Bolaños por Blanca Ivone Daza de Viscarra, interpuso recurso de casación en el fondo mismo que se pasa a considerar.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Señala que el Ad quem no consideró los agravios sufridos por su mandante ni el fondo de los argumentos explicados en el recurso de apelación. Haciendo referencia además que conforme el art. 220 parágrafo I num. 1) del Código de Procedimiento Civil, señala que la apelación, salva disposición contraria expresa, se interpone dentro de los plazos siguientes: diez días de las sentencias y autos definitivos pronunciados en procesos ordinarios, sumarios y ejecutivos; a su vez este artículo señala que estos plazos son fatales y se computan a partir de la notificación con la Sentencia o Auto; disposición con la que hubieran cumplido toda vez que la notificación con la sentencia fue efectuada el 14 de noviembre 2011 (fs. 109 de obrados) y según el timbre electrónico el memorial de apelación fue presentado el 23 de noviembre 2011; es decir presentado dentro de los diez días encontrándose dentro el plazo previsto por la norma, además señala que se debe tomar en cuenta los plazos se computan por días y no por horas.

Afirma que la demandante con una serie de mentiras y aprovechándose de la buena fe de los administradores de justicia ha tramitado en el Juzgado Tercero de Instrucción de Familia una declaración judicial de unión libre, concluyendo la misma con Sentencia favorable, quien posteriormente realizó la declaratoria de herederos, ante dichos hechos irregulares impetra que el Tribunal Supremo examine la prueba documental cursante a fs. 111, 112, 113 y 15-18 referidas al Certificado de Matrimonio de la demandante y por el que se demuestra que la misma se encontraba casada con el Sr. Roberto Gutiérrez López desde julio de 1961, habiendo fallecido su esposo el 24 de diciembre 2009; es decir que cuando se tramitó la unión conyugal libre o de hecho ella no gozaba de libertad de estado al igual que su padre que tampoco gozaba de libertad de estado al continuar casado con la madre de su mandante.

Asevera que al no haberse considerado el recurso de apelación presentado, se ha conculcado los derechos de su mandante de reclamar los bienes que pro derecho le corresponde a la misma como hija única del fallecido Zenón Daza Morales. Por lo que recurre en casación en el fondo contra el Auto de Vista de 18 de junio 2012 y solicita que en virtud a lo previsto en el art. 271 num. 3) y 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, se anule obrados hasta el estado de que el Ad quem dicte nuevo Auto de Vista y se pronuncie en el fondo del recurso de apelación o en su caso anule de oficio dicho Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

Como característica esencial de este recurso podemos establecer que no se trata de una tercera instancia, pues el Tribunal de casación es un Tribunal de derecho y no de hecho, por ello el recurso solo procede por las causales taxativamente indicadas por la ley, debiendo el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas por el recurrente y siempre que se formulen con observancia de los requisitos exigidos por la misma ley.

Al respecto la uniforme jurisprudencia sentada por la ex Corte Suprema de Justicia, con la que este Tribunal Supremo comparte criterio, señaló que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que puede ser planteada en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto por errores en la resolución de fondo o errores en la resolución de fondo del litigio, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que resuelva el litigio, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia. En tanto que si se plantea en la forma, es decir por errores in procedendo, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes. El de fondo, está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio y en este caso lo que el recurrente pretende es que el Auto Supremo Case la resolución recurrida y resuelva el fondo de la controversia en base a la correcta aplicación o interpretación de la ley o la debida valoración de la prueba. En cambio el recurso de casación en la forma esta orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa que conlleven la afectación del debido proceso.

Que en el caso presente, el recurso presentado por la apoderada de la demandada resulta contradictorio e impreciso, por dos razones: 1) Contradictorio, porque el Auto de Vista recurrido, anula el auto de concesión de alzada de 3 de diciembre 2011 y declara Ejecutoriada la Sentencia; es decir no ingresa a resolver el fondo del litigio ni responde los agravios expuestos en la apelación, toda vez que dicho recurso fue interpuesto fuera del plazo previsto en el art. 220-I-1) del Adjetivo Civil; de lo que se infiere que ante una resolución que es anulatoria y en la que el Tribunal de Alzada no emitió criterio alguno respecto al fondo de lo demandado, no puede interponerse recurso de casación en el fondo sino en la forma conforme las causales previstas en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil y en cumplimiento a lo dispuesto en el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, señalando de manera clara y específica de qué manera el Tribunal de Alzada hubiera incurrido en alguna de las causales previstas en la citada norma legal. 2) Impreciso porque en la redacción acusa cuestiones de fondo como el hecho de que el Ad quem no ha considerado la prueba documental presentada en el recurso de apelación cursante de fs. 111, 112, 113 y 15-18 de obrados; señalando en su petitorio la causal prevista en el art. 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil y concluye su petitorio indicando que en virtud al art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil se anule obrados hasta el estado de que el Tribunal de Ad quem pronuncie nuevo Auto de Vista resolviendo el recurso de apelación; sin percatarse que invocando la causal prevista en el art. 253 num. 3) del Adjetivo Civil se resuelve conforme lo previsto en los arts. 273 y 274 de la misma norma legal, es decir infundando o casando el recurso, mas no anulando obrados.

De lo que se concluye que la recurrente no ha dado cumplimiento a lo estipulado en el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil; es decir no cita en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente ni especificar en qué consiste cada una de ellas, menos propone la solución jurídica al caso planteado, olvidando lo mencionado de manera precedente respecto a que el recurso de casación en cualquiera de sus formas se equipara a una demanda nueva de puro derecho, cuya fundamentación legal debe ser totalmente clara y precisa, además de congruente con las pretensiones de quien la interpone.

Por lo anteriormente señalado y conforme está planteado el recurso de casación, no puede abrirse la competencia del Tribunal Supremo, correspondiendo resolver de la manera prevista en el art. 271 num. 1) y 272 num. 2) del adjetivo de la materia.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en el art. 271 núm. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo presentado por Lilian Gabriela Mérida Bolaños en representación de Blanca Ivone Daza de Viscarra de fs. 141 a 145. Con Costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dra. Rita Susana Nava Duran.

?? ?? ?? ??