TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 371/2012

Sucre: 15 de octubre de 2012

Expediente: O-24-12-S

Partes: Ohilda Ballesteros Flores c/ Herminia Flores Terrazas Vda. de Alanoca, Luis Fernando Alanoca Flores y Gualberto Alanoca Flores, Mabel Herminia Alanoca Flores (herederos de Gualberto Alanoca Mendoza).

Proceso: Usucapión.

Distrito: Oruro

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Flavio René Ballesteros Flores por su mandante Ohilda Ballesteros Flores de fs. 222 a 224, impugnando el Auto de Vista Nro. 69/2012 de fecha 31 de mayo de 2012, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso de Usucapión seguido por Ohilda Ballesteros Flores contra los Herederos de Gualberto Alanoca Mendoza, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa en primera instancia se dicta Sentencia declarando probada la misma y en etapa de ejecución ante el planteamiento de incidente de nulidad de obrados de fs. 175 a 176 vlta. se dicta Resolución de fecha 14 de febrero de 2012 Auto Interlocutorio Definitivo por el que se anula obrados sin reposición hasta fs. 47 vlta. inclusive disponiendo el nombramiento de defensor de oficio a los herederos de Gualberto Alanoca Mendoza corriéndole en traslado con la demanda y demás actuados a fin de que conteste la demanda.

Recurrida la resolución mediante apelación por Ohilda Ballesteros Flores mediante su apoderado por memorial de fs. 178 a 179 vlta. por una parte; y por Herminia Flores Terrazas Vda. de Alanoca, Luis Fernando Alanoca Flores, Gualberto Alanoca Flores y Mabel Herminia Alanoca Flores por intermedio de su apoderada por memorial de fs. 182 y vlta.; la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, mediante Auto de Vista Nro. 069/2012 de fecha 31 de mayo de 2012, cursante de fojas 202 a 207 vlta., confirma el Auto Interlocutorio de fecha 14 de febrero de 2012 cursante de fs. 175 a 176 vlta. de obrados.

Resolución que dio lugar al recurso de casación interpuesta por parte de la demandante Ohilda Ballesteros Flores por intermedio de su apoderado Flavio René Ballesteros Flores, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que en sujeción a lo determinado por el art. 257 del Código de Procedimiento Civil interpondría recurso de casación en el fondo mencionado el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, pidiendo se case totalmente el Auto de Vista 069/2012 y fallando en el fondo se "Revoque" el Auto Interlocutorio emitido por la Juez de Partido Segundo en lo Civil de fecha 14 de febrero de 2012, manteniéndose en consecuencia intangible la cosa juzgada que tuviera la Sentencia dictada en la causa.

Refiriendo a ese fin el cumplimiento de los requisitos exigidos para su procedencia, la presunta violación de normas adjetivas y sustantivas Civiles, señalando que las causales de nulidad estuvieran previstas por ley de manera expresa, además de considerar que se habría violentado el régimen normativo de la nulidad de citación refiriendo al art. 17 p. III de la Ley del Órgano Judicial.

Por otro lado se reclama la presunta existencia de errónea y falsa aplicación de la Ley adjetiva Civil, en sentido de que no habría norma que obligara la citación del defensor de oficio y que no podría ser considerado éste como parte del proceso en sujeción a lo dispuesto por el art. 50 del Código de Procedimiento Civil, que estaría establecido las formas de citación, que en ese contexto habría citación legal a los demandados por Edictos, que en consecuencia se habría nombrado defensor de oficio y notificado legalmente, finalmente no existiría justificación legal debida para enervar la calidad de cosa juzgada. Que habría forzada e ilegal interpretación de la Juez que pondría en riesgo la Seguridad Jurídica, generando precedente peligroso e injustificado.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el caso que se analiza, se plantea recurso de casación en el fondo con el antecedente que se realiza contra resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia, a ese efecto es preciso referir el imperioso cumplimiento de lo mandado por el art. 518 del Código de Procedimiento Civil que previene: "Las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior". Entonces, la norma abordada excluye toda posibilidad de procedencia de recurso de casación en fase de ejecución, por lo que no corresponde analizar el recurso planteado, en razón a que la competencia no nace de una decisión discrecional del Órgano Judicial, sino de lo que la Ley expresamente ha delimitado, como ha establecido la amplia jurisprudencia emitida por este Tribunal Supremo.

Corresponde además analizando el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, señalar que el mismo es de orden público y cumplimiento obligatorio como manda el art. 90 del Compilado Procesal Civil; siendo esto así, el Tribunal inferior debe rechazar la concesión del recurso de casación por virtud de esta normativa, en atención a que en aplicación del art. 213-II del Código de Procedimiento Civil, el Tribunal ante quien se recurre no puede considerar el recurso, negando su examen cuando la ley declara irrecurrible una resolución. Estamos frente a un caso en que el recurrente pretende se someta a análisis una resolución no recurrible en casación, no apresurándose la competencia del Tribunal de Casación la consecuencia lógica será la de su improcedencia por varios factores, el primero en sujeción a lo determinado por el art. 262 del Código de Procedimiento Civil complementado por el art. 26 de la Ley Nro. 1760 de 28 de febrero de 1997 con relación al art. 255 del Código Adjetivo Civil de la materia. Luego como se ha dicho en sujeción a lo previsto por el art. 518 del Código de Procedimiento Civil.

Por las razones expuestas, no correspondía en el presente caso interponerse y menos concederse el recurso de casación, al haberse dictado el Auto de fecha 14 de febrero de 2012 (fs. 175 a 176 vlta.) en ejecución de Sentencia, sólo admitía apelación sin recurso ulterior por disposición del art. 518 del Procedimiento. Civil, habiendo precluído la fase de impugnación con el Auto de Vista de 31 de mayo de 2012 (fs. 202 a 207 vlta.).

Concluyendo entonces que este Tribunal Supremo no tiene abierta su competencia para resolver el recurso de casación indebidamente planteado y concedido, aspecto que debió ser correctamente observado por el Tribunal de Segunda Instancia, pues se genera imagen negativa en la correcta administración de justicia y la obligación de substanciar los procesos en estricto apego a las normas que rigen la materia.

Por lo expuesto, corresponde fallar en la forma prevista por los arts. 271 inc.1) y 272 inc.1) del Código de Procedimiento Civil

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial Nro. 025 de 24 de junio 2010, en aplicación de lo previsto por los artículos 271inc.1) y 272 inc.1) del Código de Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE el recurso de casación contenido en el memorial de fojas 222 a 224, presentado por Ohilda Ballesteros Flores por intermedio de su apoderado Flavio René Ballesteros Flores. Sin costas por no existir respuesta.

Apercibiéndose a los miembros del Tribunal Ad quem a fin de dar cumplimiento a lo determinado por el art. 262 inc.1) del Código de Procedimiento Civil.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

RELATOR: Mgdo. Dr. Rómulo Calle Mamani