TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 365/2012

Sucre: 25 de septiembre de 2012

Expediente: PT-19-12-S

Partes: Nieves Gabriela Mora c/ Jesús Edgar Fernández Villanueva

Proceso: Declaración Judicial de Paternidad

Distrito: Potosí

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fojas 123 vlta., interpuesto por Jesús Edgar Fernández Villanueva, contra el Auto de Vista Nº 096/2012 de fecha 19 de abril de 2012, cursante de fojas118 a120 de obrados, pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro del proceso de Declaración Judicial de Paternidad, seguido por Nieves Gabriela Mora contra Jesús Edgar Fernández Villanueva, los antecedentes procesales; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que Nieves Gabriela Mora interpone demanda de Declaración Judicial de Paternidad, bajo el fundamento que después de haber enamorado su madre con el demandado, mantuvo unión conyugal libre, llegando su madre a embarazarse de ella. Contestada la demanda por el demandante opone excepción previa de incompetencia en razón al territorio y sin estar resuelta esta excepción previa responde negativamente a la acción.

Formalizado el proceso una vez resuelta la excepción de incompetencia, en la ciudad de Potosí, y declarado rebelde el demandado se tramita el proceso, pronunciando Sentencia Nº 73/2011, la Juez de Partido Primero de Familia de Potosí declarando probada la demanda de declaratoria de paternidad ordenándose la inclusión de los datos del padre en la Partida de Nacimiento y en Ejecución de Sentencia el registro correspondiente.

Deducida la apelación la Sala Civil, Comercial y Familiar pronuncia Auto de Vista Nº 096/2012 confirmando la Sentencia recurrida con costas.

Contra el Auto de Vista Nº 096/2012, el recurrente plantea recurso de casación cursante a fs. 123 vlta., de obrados.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

Error de hecho y derecho en la apreciación de las pruebas.- Que el recurrente

plantea recurso de casación fundamentando que ha existido error de hecho y derecho en la apreciación de las pruebas, porque la declaración de los testigos de cargo no constituyeron prueba plena y que la resolución se basa en indicios y presunciones que no constituyen prueba plena y objetiva para la declaración judicial de paternidad por lo que el fallo de segunda instancia resulta ultra petita.

Incongruencia del Auto de Vista.- Considera que el Auto de Vista recurrido, incurre en incongruencia entre lo pedido, lo demandado y lo resuelto, porque ha pesar de observar que la Juez Aquo debía tener en cuenta la contestación de la demanda ante el Juez incompetente y no declarar la rebeldía del recurrente, siendo que el mismo impetró corrección de procedimiento por preclusión, concluye el Auto de Vista que el demandado no ha impugnado en su momento procesal las resoluciones que le correspondieron.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que en el caso de autos el recurrente plantea el recurso de casación en el fondo concretamente en las causales establecidas en el Art 253 inc1) y 3) del Código de Procedimiento Civil, considerando el mismo tenemos:

El recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

La Casación tiene por fin privilegiar la recta aplicación de la ley y de esta manera alcanzar la justicia en la resolución de los conflictos procesales. Por ello, estamos ante una institución necesaria y de enorme importancia en la administración de justicia, pues gracias a ella, se cuenta con una vía que asegura la correcta aplicación o interpretación de las normas jurídicas y la uniformización de la jurisprudencia nacional.

Como característica esencial de este recurso podemos establecer que no se trata de una tercera instancia, pues el Tribunal de casación es un Tribunal de derecho y no de hecho, por ello el recurso solo procede por las causales taxativamente indicadas por la ley, debiendo el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas por el recurrente y siempre que se formulen con observancia de los requisitos exigidos por la misma ley.

Al respecto la uniforme jurisprudencia sentada por la ex Corte Suprema de Justicia, con la que se comparte criterio, señaló que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que puede ser planteada en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto por errores en la resolución de fondo o errores in iudicando, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes, el uno, nos referimos al de fondo, está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio. En cambio el recurso de casación en la forma está orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa que conlleven la afectación del debido proceso, en ese caso la pretensión recursiva del recurrente está orientada a la nulidad de la resolución impugnada o a la nulidad de obrados.

En el caso que nos ocupa el recurrente no específico con claridad si su recurso es en la forma o en el fondo o en ambos, aparentemente inferimos por su petitorio final que cita al Art 253 inc. 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil que el recurso está planteado en el fondo, es decir cuando en la Sentencia recurrida contuviera violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de derecho o error de hecho, este último debe evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador.

El recurrente al plantear error de hecho o derecho en la apreciación de la prueba sin citar en términos claros y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas, ni explicar en qué consiste la falsedad o error, simplemente indica que hubiera habido error de hecho y de derecho en la apreciación de la prueba, sin cumplir con los requisitos exigidos por el Art 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por lo que su recurso deviene en improcedente.

Señalar que la apreciación de la prueba es atribución de los jueces de grado incensurable en casación, a menos que se demuestre error de hecho y de derecho, lo cual al presente no fue demostrado por el recurrente. Adviértase que a tiempo de interponerse recurso de casación, el recurrente no solamente tiene que señalar que se ha valorado de manera indebida la prueba o que ha existido error de hecho y de derecho, sino también demostrarlo.

No obstante la deficiente técnica recursiva con la que se plantea el recurso, sólo a manera de aclaración señalar que el recurrente considera que ha existido una equivocada valoración de la prueba porque la declaración de los testigos de cargo que han sido contestes y uniformes, concluyentes en hechos tiempos y lugares, no constituyen prueba plena, que la resolución se basa en indicios y presunciones, sin embargo de ello, aclarar que las presunciones se dejan a la prudencia del Juez, en el caso que nos ocupa sumado a la declaración testifical de cargo han hecho el convencimiento del Juez, tampoco ha existido por parte del recurrente, prueba alguna que demuestre lo contrario, pudiendo proponer la que vea por conveniente, incluyendo la prueba de ADN para desvirtuar que los hechos referidos a la paternidad de la demandante no son ciertos.

Respecto a la incongruencia del Auto de Vista el recurrente, tampoco cita con claridad y precisión, la violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, o las razones por las que acusa de incongruente el Auto de Vista confundiendo el recurrente el recurso de casación en el fondo con el recurso de casación en la forma porque en la fundamentación que realiza indica errores de forma o errores in procedendo referidos a que no podría ser citado nuevamente por el Juez competente y tampoco debía ser declarado rebelde, porque contestó la demanda ante el Juez incompetente y a pesar de la contestación fue declarado rebelde, impetrando la corrección del procedimiento en base al Principio de Preclusión, errores que debía acusar en la forma fundamentando las leyes o normas violadas, o interpretadas erróneamente. Si la pretensión era que se anule obrados, debió interponer recurso de casación en la forma en base a lo previsto por el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil cumpliendo estrictamente con los requisitos inherentes. También en la vía aclaratoria referir que el recurrente no impugnó en su oportunidad la declaratoria de rebeldía, dejando pasar el momento procesal para hacerlo, y convalidando dicha actuación en virtud al Principio de Preclusión que tiene lugar cuando los justiciables no ejercen en forma oportuna y legal los recursos previstos por la ley adjetiva. Si los procesos deben sustanciarse en forma ordenada así también las partes deben exponer sus reclamaciones dentro del tiempo y en la forma debida, esto por un elemental sentido de seguridad jurídica.

Por lo manifestado y no pudiendo este Tribunal suplir las deficiencias del recurso de casación planteado en el fondo corresponde por ello fallar en la forma prevista por los arts. 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de fecha 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 numeral 1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 123 y vlta., interpuesto por Jesús Edgar Fernández Villanueva, con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda Dra. Rita Susana Nava Durán

?? ?? ?? ??