TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 340/2012

Sucre: 21 de septiembre de 2012

Expediente: PT-25-12-A

Partes: Dora Eduarda Cuenca Jaliri Vda. de Ramírez c/ Lourdes Marina Toledo Pérez

Proceso: Resolución de Contrato.

Distrito: Potosí.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 63 a 67, interpuesto por Dora Eduardo Cuenca Jaliri Vda. de Ramírez; contra el Auto de Vista Nro. 124/2012, de fs. 60 a 61 vlta, de fecha 2 de junio de 2012, pronunciado por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro el proceso de Resolución de Contrato, seguido por Dora Eduardo Cuenca Vda. De Ramírez contra Lourdes Marina Toledo Pérez; la concesión de fs. 72 vlta; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Cuarto en lo Civil - Comercial, el 4 de mayo de 2012 pronunció Auto Definitivo, de fs. 40 vlta. a 41 vlta., donde declara Probada la excepción de cosa juzgada interpuesta por Lourdes Marina Toledo Pérez y dispuso no ha lugar la tramitación de la demanda ordinaria de Resolución.

Contra dicha resolución, presenta su recurso de apelación la demandante Dora Eduardo Cuenca Jaliri Vda. de Ramírez el mismo que fue resuelto por el tribunal de Alzada mediante el Auto de Vista Nro. 124/2012 que Confirma Totalmente lo resuelto por el juez A quo.

Contra la resolución de segunda Instancia, recurre en casación en la forma y en el fondo la demandante, recurso que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

En la forma:

Acusó la falta de sorteo del proceso, luego de la representación del secretario de Cámara el Presidente de Sala decretó Autos para resolución en fecha 28 de mayo de 2012, en la misma fecha se notifica y en fecha 2 de junio de 2012 se dicta resolución de segunda instancia y el mismo es registrado en el libro de tomas de razón en fecha 6 de julio de 2012; a criterio de la recurrente el Auto de Vista se dicto el 2 de julio y no así el 2 de junio, además indicó que de esa secuencia procesal no se puede advertir la fecha del sorteo del proceso el mismo que permite computar los 30 días para pronunciar la resolución de segunda instancia conforme los señala el art. 204 - III del Código de Procedimiento Civil y dicha infracción deviene en nulidad.

Por otro lado acusó la perdida de competencia toda vez que el Auto de sorteo es de fecha 28 de mayo y la resolución es de 2 de julio y que está fuera de los 30 días que cuenta para dictar resolución de segunda instancia y que el plazo máximo era hasta el 26 de junio de 2012, perdiendo competencia el vocal relator, siendo nulo en Auto de Vista.

En el Fondo:

Acusó la infracción del art. 253 num. 2) del C.P.C. mencionando que existe contradicción al mencionar el art. 1319 del Código Civil en relación a los arts. 514, 515 y 517 del Código de Procedimiento Civil y que a criterio de la recurrente se debería citar las sustantivas del art. 1318 parágrafo II num. 3) y el art. 1451 que se refieren a la cosa juzgada.

Por otro lado indicó que para la procedencia de la excepción de cosa juzgada existen requisitos de validez y de fondo como lo es la presentación del testimonio de la Sentencia y que tiene que estar ejecutoriada, hecho que en la litis no se evidencia, solo existe copias de un proceso sumario tramitado por la ahora demandada donde no se adjunta Auto supremo , menos una certificación sobre la ejecutoria y firmeza de las resoluciones presentadas, debiendo revocarse dicho Auto definitivo o por lo menos anular en virtud de la infracción cometida por la demandada al presentar dichos documentos de manera extemporánea.

Continuó acusando la errónea interpretación de la ley, mencionando que la resolución se basa en el proceso ordinario de cumplimiento de contrato, hecho que no es evidente en virtud de no ser un proceso ordinario sino sumario de cumplimiento de contrato y que en el mismo proceso se reconvino por la nulidad del mismo, a consecuencia del incumplimiento de pago de la compradora que es causal de resolución conforme al art. 568 I del Código Civil. Indicó que el objeto y causa de la presente acción es distinta a la tramitada por la vía sumaria no existe la triple identidad consagrada en el art. 1319 del Código Civil.

Terminó peticionando que se Case el Auto de Vista y se prosiga con la presente demanda de Resolución de contrato.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que, en función a los fundamentos expuestos y en consideración a que se ha planteado ambos recursos, es decir, tanto en la forma como en el fondo, corresponde a este Tribunal Supremo pronunciarse primero respecto a las causales de nulidad acusadas, pues de ser evidentes aquello se resolvería por la anulación de obrados, determinando la imposibilidad de emitir pronunciamiento sobre el fondo.

Manifestado aquello, corresponde precisar:

1.- Sobre la acusación de la falta de constancia de sorteo del proceso, se tiene que de la revisión de obrados en fecha 28 de mayo de 2012 a fs. 58 cursa la resolución, mediante la cual se decretó Autos para la resolución cumpliendo lo establecido por el art. 234 del Código de Procedimiento Civil, acto que fue notificado a las partes en la misma fecha, como consta en la diligencia de fs. 59 de obrados. De igual forma siguiendo con lo establecido por el procedimiento se resolvió la apelación planteada, mediante el Auto de Vista de fecha 2 de junio de 2012, acto procesal que cursa de fs. 60 a 61 vlta.

Estos actos, se han efectuado dentro de los 30 días que estipula la norma para que se dicte resolución, el Auto de Vista acusado está dentro del plazo legal estipulado por el art. 204 parágrafo III del Código de Procedimiento Civil que dispone, "Los Autos de Vista y los de casación se pronunciarán dentro del plazo de treinta días, computables desde la fecha en que se sorteare el expediente", en ese marco desde el 28 de mayo de 2012, comenzaba a correr los 30 días para su resolución, venciéndose el mismo el 27 de junio de 2012.

2.- Sobre la pérdida de competencia se tiene que, el Auto de Vista Nº 124/2012 fue resuelto el 02 de junio de 2012, resolución que se encuentra dentro del plazo de 30 días estipulado por el art. 204 del Adjetivo Civil, no pudiéndose aplicar lo previsto por el art. 209 del Código de Procedimiento Civil (Pérdida de Competencia de Vocales relatores).

Ahora bien, se hace también evidente que el Registro en el Libro de Tomas de Razón 03/2012 se registra el 06 de julio de 2012, fecha posterior a la emisión del Auto de Vista.

Este aspecto, si bien contraviene a la lógica de una supuesta extemporaneidad del Auto de Vista, también se enmarca en la negligencia que pudo tener la auxiliar para registrar el Auto de Vista, no pudiendo proceder la anulación en virtud de dicha negligencia.

Por lo mencionado, este Tribunal Supremo en el recurso de casación en la forma, presentado por el recurrente no encuentra evidentes sus acusaciones y el mismo deviene en infundado.

En el Fondo:

1.- De la lectura de la demanda principal de fs. 6 a 8 vlta de obrados, Dora Eduarda Cuenca Jaliri Vda. de Ramírez interpone demanda de Resolución de Contrato con el argumento que dentro de un contrato de venta de un bien inmueble de su propiedad, venta acordada por el precio total de $us. 40.000.- y recibido como adelanto $us. 30.000.-, documento de fecha 17 de septiembre de 2009, no se llegó a cumplir con el compromiso adquirido de cancelar el saldo restante de $us. 10.000.- hasta la fecha convenida de 17 de diciembre de 2009, por dicho incumplimiento, solicitó que se deje sin efecto y valor alguno el documento objeto de la presente acción y se proceda a la devolución de su bien inmueble.

2.- Por memorial de fs. 22 a 23 de obrados, Lourdes Marina Toledo Pérez interpone excepción de cosa juzgada con el argumento de que en otro proceso sustanciado entre ambas partes, se resolvió el cumplimiento de obligación, proceso resuelto y que tiene la calidad de cosa juzgada al concluir en todas sus instancias legales, donde se dispuso que la señora Dora Eduarda Cuenca Jaliri Vda. de Ramírez entregue los documentos saneados de dicho inmueble.

De los antecedentes descritos del proceso, se conoce que efectivamente existe un otro proceso iniciado con anterioridad al que se analiza, persiguiendo el cumplimiento de obligación, al que hace referencia las fotocopias legalizadas adjuntadas por la demandada, proceso que inició Lourdes Marina Toledo Pérez en contra de Dora Eduarda Cuenca Jaliri, donde se demuestra un proceso iniciado a consecuencia del incumplimiento de Dora Eduarda Cuenca Jaliri al documento privado de fecha 17 de septiembre 2009, el mismo que fue reconvenido por la mencionada demandada pidiendo la anulabilidad del contrato suscrito en dicha fecha, pretensiones que fueron resueltas mediante Sentencia, Auto de Vista y Auto Supremo, donde se declaró probada la demanda de cumplimiento de obligación instaurada por Lourdes Marina Toledo Pérez, e Improbada la demanda reconvencional de anulabilidad de dicho contrato pretendida por Dora Eduarda Cuenca, disponiéndose que Dora Eduarda Cuenca Jaliri haga la entrega de los documentos saneados del inmueble ubicado en la calle Victoria Zona San Pedro de la ciudad de Potosí y que posterior firme la minuta de transferencia.

Ahora bien, la excepción de cosa juzgada, se entiende como "Autoridad y eficacia de una Sentencia judicial cuando no existen contra ellas medios de impugnación que permiten modificarla" (Couture); "Indiscutibilidad de la esencia de la voluntad concreta de la ley afirmada en la Sentencia" (Chiovenda); por su parte nuestra legislación ha recogido dicho instituto en el art. 1319 del Código Civil, estableciéndose la existencia de ciertos requisitos que necesariamente deben cumplirse, Identidad legal de personas que consiste en la identidad que debe presentarse en las personas, entre la nueva demanda y la anteriormente resuelta. Identidad de la cosa pedida, para que exista identidad de cosa pedida es necesario que entre el primer proceso y el segundo tengan un mismo objeto. El objeto del proceso se suele definir como: "el beneficio jurídico que en él se reclama". Y por último la Identidad de causa de pedir La ley lo define como: "el fundamento inmediato del derecho deducido en el juicio". No debe confundirse con el objeto del pleito, ya que en dos procesos puede pedirse el mismo objeto, pero por causas diferentes, la causa de pedir será el principio generador del mismo. En consecuencia, ante una excepción de cosa juzgada, se hace necesario que el juzgador conozca que en un litigio anterior fue resuelto, mediante Sentencia firme, el asunto que se le pone de manifiesto, demostrando plenamente la existencia de identidad de sujetos, del objeto litigado y la causa de la pretensión, triada a la que precisamente se refiere el art. 1319 del Código Civil.

Al respecto, Rafael Martínez Sarmiento identifica tres identidades clásicas que son: Idem corpus, que es el mismo petitum, objeto o derecho ventilado; eadem casua petendi, la causa es el hecho del cual surge el derecho litigioso y Eadem conditio personarum, por regla general, las Sentencias no producen efecto sino Inter partes, es decir entre los litigantes.

De la misma forma hace Hugo Alsina, que identifica tres elementos importantes para la procedencia de cosa juzgada y nos enseña que: "La inmutabilidad de la Sentencia que la cosa juzgada ampara, está condicionada por la exigencia de que la acción a la cual se opone sea la misma que motivó el pronunciamiento. Este proceso de identificación se hace por la comparación de los elementos de ambas acciones, y la excepción de cosa juzgada procederá cuando en ellas coincidan: 1º) los sujetos, 2º) el objeto, 3º) la causa. Basta que una sola difiera para que la excepción sea improcedente"

Ahora bien, contrastando la doctrina con los hechos expuestos y los antecedentes del presente proceso, se tiene lo siguiente: Sujetos, las misma partes, en el primer proceso ordinario de cumplimiento, Lourdes Marina Toledo Pérez, intervino como demandante, mientras que Dora Eduarda Cuenca Jaliri Vda. de Ramírez, intervino como demandada; entretanto, en la presente demanda ordinaria, Dora Eduarda Cuenca Jaliri Vda. de Ramírez se constituye en la demandante y Lourdes Marina Toledo Pérez en la demandada, cumpliendo dicho elemento. Objeto, la pretensión, en el primer proceso ordinario fue el cumplimiento del contrato y en la presente demanda es la Resolución del Contrato, pretensiones distintas entre ambos procesos, por último la causa, es el hecho jurídico que se invoca, la compra y venta del bien inmueble, que en el presente proceso resulta siendo el mismo que en el primero proceso.

Por lo mencionado, se concluye que no se cumple con los requisitos del art. 1319 del Código Civil, varía uno de ellos y al no contar con el mismo objeto no se puede aplicar la procedencia de la excepción de cosa juzgada como erradamente lo efectuaron los ribunales de instancia.

Finalmente, la tramitación del primer proceso de cumplimiento de contrato, puede generar convicción a los tribunales de instancia para resolver el presente proceso de Resolución, toda vez que el cumplimiento de obligación iniciada por la ahora demandada Lourdes Marina Toledo Pérez, declara probada en el Auto de Vista Nº 021/2011 de fecha 04 octubre de 2011, sirve con indicio de prueba al incumplimiento que se acusa en la presente demanda de resolución.

Por todo lo analizado en función de las violaciones y acusaciones que contiene el recurso en el fondo, se evidencia que los Tribunales de instancia, tanto en el Auto definitivo como en el Auto de Vista impugnado, han incurrido en la causal de casación prevista en el ordinal 1) del artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, por lo que corresponde dar aplicación a la previsión de los artículos 271-4) y 274 del Adjetivo Civil y fallar de conformidad a lo estipulado en el art. 41 de la Ley Nº 025 Ley del Órgano Judicial que menciona. "Las resoluciones que adopte la Sala Especializada, será por mayoría absoluta de sus miembros".

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41, 42 num.1) de la Ley del Órgano Judicial y de los arts. 271 numerales 2) y 4); 273 y 274 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en relación al recurso de casación en el fondo, CASA el Auto de Vista Nro. 124/2012, de fs. 60 a 61 vlta, de fecha 2 de junio de 2012, pronunciado por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí y declara improbada la excepción de cosa juzgada; asimismo dispone que se continúe la tramitación del mismo en base a lo indicado en el presente Auto Supremo.

No se impone multa por ser excusable el error.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani