TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 338/2012

Sucre: 21 de septiembre de 2012

Expediente: PT-21-12-S

Partes: Donata Candi Arpa de Villca c/ Fanny Alvis Candi y Otros

Proceso: Usucapión

Distrito: Potosí

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Elías Candi Albis de fs. 229 a 230, impugnando el Auto de Vista de Nro. 117/2012, pronunciado por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro del proceso de Usucapión decenal seguido por Donata Candi Arpa de Villca contra Fanny Albis Vda. de Candi, Elías Candi Albis, Lucy Candi Albis, María Antonieta Candi Albis, Daysi Candi Albis, Santiago Candi Albis, Francisca Candi Albis, mas terceros interesados, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el Juez Segundo de Partido en la Civil y Comercial de Potosí, emitió la Sentencia de Nº 012/2012 de fecha 13 de febrero de 2012 cursante de fojas 201 a 202 vlta., declarando probada la demanda de fs. 20, 21 y 22 de obrados y se declara a Donata Candi Arpa dueña y absoluta propietaria del bien inmueble situado en calle Uyuni entre Ocaña s.n. de esta ciudad con 183.30 m2 de superficie, detallando sus colindancias y disponiendo su inscripción y registro en Derechos Reales.

Recurrida la Sentencia mediante apelación por Elías Candi Albis, la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental del Distrito Judicial de Potosí, mediante Auto de Vista Nro. 117/2012, de fecha 4 de junio de 2012 cursante a fojas 225 a 226 vlta., confirma totalmente la Sentencia apelada N° 012/2012.

Resolución que dio lugar al recurso de casación interpuesto por parte de uno de los codemandados Elías Candi Albis, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

En la forma (error en el procedimiento) según el recurso.

Que, habría planteada recurso de apelación contra la Sentencia con la manifestación que el Juez a quo se habría olvidado resolver la excepción planteada, acto que no fuera susceptible de convalidación y que inclusive el Tribunal de apelación debería anular de oficio, no habiendo siquiera mencionado esa apelación, con lo que se habría dejado en indefensión a las partes.

Que, habría planteada excepción de litispendencia, que habría sido declarada probada de principio, ordenando el envío del expediente ante el Juzgado de Partido Tercero en lo Civil; que posteriormente habría una nulidad de obrados hasta fs. 128 que revocaría y ordenaría la devolución del proceso ordinario seguido por Donata Candi Arpa de Villca contra Fanny Albis y otros ante el Juzgado de Partido Segundo en lo Civil, sin haberse pronunciado en el fondo de la excepción al no señalar si estuviera probada o improbada y se limitaría a anular obrados.

Que, fuera deber del juzgado resolver nuevamente la excepción, pese a que su naturaleza fuera previa; que lo manifestado habría generado violación de derechos y principios constitucionales, que en el caso evidenciarían nulidad de obrados cual señalaría el art. 90-II, concordante con el art. 251 y 15 de la Ley de Organización Judicial.

Que, con relación a lo señalado el art. 15 de la Ley de Organización Judicial facultaría a los tribunales a efectuar revisiones de oficio. Y que el art. 251 del Código de procedimiento Civil dispondría que ningún trámite o acto judicial será declarado nulo si la nulidad no estuviere expresamente señalada por ley.

Que fuera importante hacer notar que el fundamento de la excepción es la sustanciación de otro proceso de división y partición ante el Juzgado de Instrucción Segundo en lo Civil, que tampoco fuera objeto de resolución y/o análisis, lo que también generaría nulidad, denotándose nulidad por defecto absoluto.

En el fondo (Error en el fondo) según el recurso

Que, extrañaría que de la revisión de pruebas se evidenciarían aspectos como que la declaratoria de herederos y la presentación de documento de sesión de derechos fuera del año 2009, que recién a partir de esa gestión estaría queriendo poseer la propiedad y el cómputo debe ser de esa gestión y no desde 1977 como se habría plasmado como fundamento de la demanda.

Concluye solicitando que se conceda el recurso y se dicte resolución anulando el

Auto de Vista y se dicte uno nuevo conforme a la doctrina legal aplicable.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Que, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho, existiendo la posibilidad de su presentación como recurso de casación en el fondo y en la forma, o en ambos a la vez, debiendo contener los requisitos enumerados en el artículo 258 del Código de Procedimiento Civil; siendo menester la fundamentación por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, siendo insuficiente la simple cita de disposiciones legales, siendo necesaria la demostración de la infracción que se acusa.

Debiendo fundarse el recurso de casación en la forma en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas para cada caso en concreto por el articulo 254 del Código de Procedimiento Civil, en tanto que el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los Tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil.

En virtud a lo anterior y sus características singulares, la resolución de cada una también adopta una forma específica y diferenciada, que, cuando se plantea recurso de casación en la forma, el objetivo es la nulidad de obrados; cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se procura es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Consecuentemente al margen de la exposición de motivos en que se fundare el recurso de casación en la forma como en el fondo, es obligación del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

Con esa aclaración necesaria en el caso de Autos, ante la existencia de recurso planteado tanto en la forma denominado -error de procedimiento- y de casación en el fondo, denominado como -error en el fondo-, este tribunal se referirá primero al recurso planteado en la forma, en consideración a que si los argumentos fueran ciertos, se anularía obrados con la imposibilidad de pronunciarse sobre el fondo.

En ese antecedente, el argumento principal sobre la que versa el recurso, está referido al presunto no pronunciamiento con relación a una excepción planteada que hubiera sido reclamada en apelación, empero incluso de ser evidente que en los hechos no existe- la reclamación sobre este aspecto no tiene sustento, pues de la revisión de obrados, se verifica que el Juez A quo se pronunció a fs. 62 vlta. declarando probada la misma, empero acumulado el proceso a otro, se dicta el Auto de fecha 8 de febrero de 2011 por el que se anula obrados revocando el Auto de fecha 12 de diciembre de 2009 como consta a fs. 97 a 98, y contra esta resolución anulatoria el ahora recurrente pese a su legal notificación, no presenta cuestionamiento alguno, resultando insulso que mediante recurso de apelación contra la sentencia se haya pretendido nuevo pronunciamiento, esto fue bien comprendido por el Tribunal Ad quem y en su pronunciamiento refiere dando respuesta a ese presunto agravio en sentido que no existe la debida fundamentación, para finalmente confirmar la sentencia.

Del argumento repetido en el recurso de casación estando absuelto el cuestionamiento en el fallo de segunda instancia, no existe fundamentación válida que pueda ser considerado. No obstante lo anterior, el recurso de casación en la forma planteado como error de procedimiento, se limita a señalar que habría indefensión a las partes, cuando en los hechos solamente él recurre de apelación y casación, habiendo los otros codemandados admitido la procedencia de la demanda de usucapión a favor de la demandante, en ese sentido pretende un defecto de procedimiento sin fundamentar debidamente cual fuera el daño o perjuicio que le ocasionare los presuntos defectos sino limitarse a señalar el art. 90 p. II, y en contradicción aludir al art. 251, ambos del Código de Procedimiento Civil, además de solicitar que en aplicación del art. 15 de la Ley de Organización Judicial, la posibilidad de revisión de oficio, sin considerar que la referida disposición legal ha sido abrogada por la Ley Nro. 25 de 24 de junio de 2010.

Por lo anterior y no siendo evidente la vulneración de derechos que se pretende, no existe fundamento válido para acoger de manera favorable el recurso planteado; corresponde en consecuencia dar aplicación a lo preceptuado por el art. 271-2); 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo (Error en el fondo) según el recurso:

Al no contener fundamentación alguna sino la sola mención de fechas de declaratoria de herederos y la referencia a una cesión de derechos por las que presuntamente la posesión debía comenzar en su cómputo el 2009 y no en 1977, se concluye el incumplimiento absoluto del art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, sumado a que en el petitorio se pretende se dicte un nuevo Auto de Vista conforme a la doctrina legal aplicable cual si fuera resolución a dictarse en materia penal.

Por lo anterior, corresponde a este Tribunal resolver en sujeción a lo determinado por los arts. 271 num.2), 273; 271 num 1) y 272 num.2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial Nro. 025 de 24 de junio 2010,y en aplicación de lo previsto por los artículos. 271 num.2), 273; 271 num 1) y 272 num.2) del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma e IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, ambos contenidos en el memorial de fojas 229 a 230 presentado por Elias Candi Albis. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs.1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Rómulo Calle Mamani.