TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 337/2012

Sucre: 21 de septiembre de 2012

Expediente: PT-23-12-S.

Partes: Maricel Murillo c/Juan Carlos Nina Paco.

Proceso: Divorcio

Distrito: Potosí

VISTOS: El recurso de casación de fs. 165 a 168 vlta., interpuesto por Juan Carlos Nina Paco, impugnando el Auto de Vista Nº 160/2012, pronunciado por la Sala Familiar, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, cursante de fs. 160 a 161 vlta, dentro del proceso ordinario de Divorcio, seguido por Maricel Murillo en contra de Juan Carlos Nina Paco.

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, de fs. 5 a 6 Maricel Murillo interpone demanda de divorcio por la causal del Art 131 del Código de Familia, indicando que hace siete años se encuentra separada de Juan Carlos Nina Paco, habiendo procreado una hija que cuenta con 10 años de edad. Tramitada la causa, la Juez de Partido Cuarto de Familia dicta Sentencia No 13/2012 declarando improbada la demanda de divorcio, consiguientemente mantiene vigente el vínculo matrimonial.

Ante ésta resolución la demandante plantea recurso de apelación, mismo que es resuelto mediante Auto de Vista No 25/2012, pronunciado por la Sala Familiar, de la Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, revocando la Sentencia de primera instancia y declarando probada la demanda y disuelto el vínculo matrimonial, estableciendo la guarda de la menor a favor de la madre y fijando una asistencia familiar, determinando que en ejecución de sentencia se procederá a la división y partición de bienes previa comprobación.

Ante ésta resolución de segunda Instancia Juan Carlos Nina Paco plantea recurso de casación.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que, Juan Carlos Nina Paco plantea recurso de casación sin especificar si el mismo es en la forma o en el fondo o en ambos, argumentando lo siguiente:

Que el Auto de Vista Nº 25/2012 en su parte considerativa hace referencia a que el recurrente no hubiera cancelado la multa impuesta por la declaratoria de rebeldía, sin embargo de ello ha presentado prueba testifical de descargo la misma que ha sido valorada, habiendo violado el principio del debido proceso y seguridad jurídica, razón por la cual habiéndose percatado el Tribunal Aquen de ésta omisión debía anular el proceso y no declarar probada la demanda.

Arguye que el Tribunal A quem hubiera incurrido en error de hecho y derecho y falsa interpretación de la ley, porque habla de la confesión judicial provocada afirmando que en ningún momento existiría la misma por parte del recurrente.

Aduce que respecto a la prueba de descargo el Tribunal de Alzada argumenta que la prueba testifical ha sido impertinente, por lo tanto no debía valorársela, observando el recurrente que testigos resultan impertinentes.

Concluye pidiendo que se considere el recurso de casación por vulneración de derechos y garantías y de los principios procesales civiles, luego pide que se corra en Traslado de Ley, a la contraparte. Solicitando la anulación del Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Tomando en cuenta que el recurso de casación ha sido presentado aparentemente en la forma se pasa a considerar los fundamentos del mismo:

El recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

La casación tiene por fin privilegiar la recta aplicación de la ley y de esta manera alcanzar la justicia en la resolución de los conflictos procesales. Por ello, estamos ante una institución necesaria y de enorme importancia en la administración de justicia, pues gracias a ella, se cuenta con una vía que asegura la correcta aplicación o interpretación de las normas jurídicas y la uniformización de la jurisprudencia nacional.

Como característica esencial de este recurso podemos establecer que no se trata de una tercera instancia, pues el Tribunal de casación es un Tribunal de derecho y no de hecho, por ello el recurso solo procede por las causales taxativamente indicadas por la ley, debiendo el Tribunal de Casación circunscribirse a considerar las causales invocadas por el recurrente y siempre que se formulen con observancia de los requisitos exigidos por la misma ley.

Al respecto la uniforme jurisprudencia sentada por la ex Corte Suprema de Justicia, con la que se comparte criterio, señaló que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que puede ser planteada en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto por errores en la resolución de fondo o errores in iudicando, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes, el uno, nos referimos al de fondo, está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio. En cambio el recurso de casación en la forma está orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa que conlleven la afectación del debido proceso, en ese caso la pretensión recursiva del recurrente está orientada a la nulidad de la resolución impugnada o a la nulidad de obrados.

En el caso que se analiza, el recurrente plantea su recurso con una deficiente técnica sin especificar que infracciones se acusan en la forma y que otras se acusan en el fondo.

En cuanto al recurso el recurrente indica que hubieran infracciones de la ley, sin especificar que leyes se han infringido o aplicado incorrectamente, haciendo una relación del Auto de Vista recurrido, sin cumplir con la previsión establecida en el Art 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil debiendo especificar las leyes violadas o aplicadas erróneamente, o en caso indicar en que consiste la violación, falsedad o error, citando en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas erróneamente, ya que se trata de un recurso de casación en la forma, en el fondo o en ambos, el recurrente indica que se han violado el principio del debido proceso y la seguridad jurídica, sin fundamentar por qué razón el Tribunal Ad quem que ha emitido el Auto de Vista hubiera violado dichos principios, por lo que el presente recurso deviene en Improcedente.

Solo a manera de aclaración el recurrente considera que al no cancelar la multa impuesta por la declaratoria de rebeldía, y valorar la prueba aportada sin el cumplimiento de ese requisito daría lugar a la nulidad de obrados, nulidad que debería determinar el Tribunal de Alzada, no siendo evidente esa infracción primero porque nadie puede fundar una nulidad basada en su propio yerro u omisiones y segundo porque, el cobro de las multas impuestas no constituye causal de nulidad expresamente prevista por ley, en todo caso su efectivizacion podrá ser ordenada por el Juez en cualquier instancia de la causa, aún en ejecución de sentencia.

La fundamentación expuesta por el recurrente se circunscribe a señalar que el Tribunal de Alzada hubiera violado principios de legalidad, eficiencia y debido proceso, sin realizar una adecuada fundamentación de la forma en que se hubiera cometido dicha violación, por lo tanto sin cumplir con la previsión establecida en el art 254 del Código de Procedimiento Civil porque no especifica la infracción de requisitos formales en la resolución cuya nulidad pretende cumplir con el art. 258 num. 2) de la misma norma legal.

Por las razones expuestas se concluye que el recurrente interpuso en forma deficiente su impugnación, correspondiendo por ello fallar en la forma prevista por los arts. 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272) num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma interpuesto por Juan Carlos Nina Paco que cursa de fojas 165 a 168 vlta de obrados. Sin costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

elator: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran.