TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 313/2012

Sucre: 17 de Septiembre de 2012

Expediente: SC-68-12-A

Partes: Jorge Córdova Serrudo y Silvia Godefroy de Córdova c/ Banco Sur S.A. en liquidación y otros.

Proceso: Nulidad de transferencias.

Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 140 a 144, interpuesto por Carolina Carrasco Pedriel en representación de Banco Sur S.A. en liquidación en contra del Auto de Vista Nº 278 de fecha 5 de julio de 2011 pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de nulidad de transferencias por causa y motivos ilícitos, seguido por Jorge Córdova Serrudo y Silvia Godefroy de Córdova y otros contra el recurrente, la concesión de fs. 149, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Mediante Auto de fecha 31 de septiembre de 2010, el operador judicial a cargo del Juzgado de Partido 13avo de Partido en lo Civil y Comercial del Distrito Judicial de Santa Cruz, emite resolución rechazando el recurso de reposición (fs. 82 a 83 del testimonio) planteado por Sandra Kettels Vaca en su calidad de interventora-liquidadora del Banco Sur S.A. en Liquidación, por el que mantiene subsistente el decreto de 15 de mayo de 2010 que cursa a fs. 60 del legajo de apelación.

Contra el Auto interlocutorio de fecha 31 de septiembre de 2010, la nombrada interventora - liquidadora mediante memorial de fs. 97 a 98 del testimonio, interpone recurso de apelación, con los argumentos allí referidos, y que previo traslado se concede dicho recurso ante la Corte Superior de Justicia de Santa Cruz (hoy Tribunal Departamental de Justicia), a raíz del mismo la Sala Civil Primera de esa Corte, anula el oficio de remisión, y en cumplimiento a dicho fallo, se dicta el Auto interlocutorio de fecha 18 de abril de 2011, concediéndose el recurso de apelación formulado de fs. 97 a 98 del legajo testimonial.

Consiguientemente, cumplido el trámite de remisión se dicta el Auto de Vista Nº 278 de fecha 5 de julio de 2011 cursante a fs. 127 del cuaderno testimoniado, por el que la Sala Civil Primera anula el Auto de concesión del recurso de apelación en el efecto devolutivo de fecha 06 de noviembre de 2010 (fs. 101 vlta. del cuaderno de apelación), resolución de vista que es impugnada mediante recurso de casación en el fondo por parte del Banco Sur S.A. en Liquidación, objeto de estudio y análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

Banco Sur. S.A. en liquidación, mediante su interventora - liquidadora, interpone recurso de casación en el fondo, con argumentos ausentes de sistematización como sigue:

Aludiendo el resumen de la demanda, señala que erróneamente se ha dirigido la acción en contra del Banco Sur en Liquidación, cuando debía ser dirigida en contra de ASFI, continúa manifestando que su recurso guardaría relación con los arts. 220 parágrafo I inc. 1) y 223-3) del Código de Procedimiento Civil, y que de acuerdo a dicha normativa, refiere que, en contra de los Autos interlocutorios definitivos procede el recurso de apelación en el efecto devolutivo, pues en su entender señala que los Autos que resuelven incidentes sobre la intervención de terceros, ponen fin a las pretensiones del tercero y que el Auto de concesión del Juez de Partido 13avo de Partido en lo Civil sería el correcto, solicitando casar el Auto de Vista recurrido y que se dicte nueva resolución de vista, ingresando a resolver el fondo de la problemática planteada.

Por otra parte, señala que de acuerdo al art. 187 y siguientes del Procedimiento Civil, la ley hace referencia a providencias, Autos interlocutorios, Sentencias, sin referirse a Autos interlocutorios definitivos, por lo que en su razonamiento, deduce que el plazo para recurrir de un Auto definitivo sería de diez días conforme al Art. 220 del Código de Procedimiento Civil, continúa arguyendo que si los títulos se encuentran a nombre de Banco Sur S.A. tendrían derechos e intereses propios concordantes con la ASFI y el Estado y que en calidad de terceros tendrían derecho a formular incidentes, como en el caso de tercerías de dominio excluyente. Aduce que su reclamo de fs. 57 se constituye en un incidente, que puede o no darse en un proceso y que la resolución que defina el derecho pretendido tendrá la calidad de Sentencia, también indica que los Autos se clasifican en Autos definitivos y simples o propiamente dichos, los primeros coartarían todo procedimiento posterior del juicio, haciendo imposible la prosecución del proceso.

Aduce que el Art. 225-3) del Código de Procedimiento Civil, de manera imperativa señalaría que en contra de los autos interlocutorios procede la apelación en el efecto devolutivo que no condice aplicar los Arts. 215 y 216 del Código de Procedimiento Civil, pues los Autos que resuelven los incidentes no serían resoluciones de mero trámite, sino que desde el punto de vista del incidente de un tercero, ponen fin a las pretensiones del tercero y adquieren la calidad de Autos interlocutorios definitivos, refiere también que los Autos interlocutorios simples pueden ser objeto de reposición y mutación en cualquier momento, pero no de apelación ni de casación, en cambio los Autos con fuerza definitiva, no son revocables ni susceptibles de reposición, concluye señalando que los incidentes como en su caso, se resolverían mediante Autos definitivos, sujetos a impugnación en vía de apelación directa.

Sostiene que el razonamiento de los vocales recurridos, no sería el adecuado, ni responde a una interpretación sistematizada y concordancia práctica, arguyendo que el art. 225 num. 3) Código de Procedimiento Civil viabiliza la apelación en el efecto devolutivo sobre Autos interlocutorios que se pronunciaren durante la sustanciación de los procesos y en contra de los cuales la ley admitiere este recurso, deduciendo que el Auto recurrido de apelación sería un de carácter definitivo, y que "los vocales recurridos" al anular el proceso hasta el Auto de concesión, no se ha pronunciado en el fondo como ordena el art. 23 haciendo una interpretación errónea de las normas aplicables al caso, habiendo vulnerado la garantía del debido proceso, en su elemento del derecho a recurrir, peticionando se case el Auto de Vista Nº 278 por haber infringido el art. 274 del Código de Procedimiento Civil y deliberando en el fondo fallando en lo principal disponiendo se dicte nuevo fallo, que deje sin efecto la providencia de 15 de mayo de 2010.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Para la procedencia del recurso de casación en el fondo, las causales se encuentran descritas en el Art. 253 del Código Procesal Civil, estas son: 1) cuando la Sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, 2) cuando contuviere disposiciones contradictorias; 3) cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de hecho o de derecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador; esta norma tiene estrecha relación con la disposición del art. 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil, que de forma imperativa señala que en el recurso de casación debe señalarse la normativa violada, aplicada falsa o erróneamente y especificar en que consiste el error, identificando en el tipo de recurso que se interpone.

En el sub lite, se evidencia que el recurrente señala que el Tribunal Ad quem no se hubiera pronunciado sobre las cuestiones apeladas conforme al art. 236 del cuerpo procedimental de la materia, aspecto que vulneraría sus derechos, alegando una serie de normas, no atinentes a un recurso de casación en el fondo, pues ya que este recurso busca revocar en forma parcial o total un fallo sobre la base de la problemática del juicio, en cambio el recurso de casación en la forma busca, anular o dejar sin efecto una resolución o actos procesales por aspectos formales, para que sean corregidos, no busca la modificación sustancial de la polémica, sino busca corregir un formalismo no relativo al fondo del asunto, aspecto en que ha errado el recurrente, no podía formular recurso de casación en el fondo para anular el Auto de Vista recurrido y solicitar que case el Auto de Vista anulando la resolución e impetrando que el Tribunal de Apelación dicte nuevo auto de vista, aspecto totalmente contradictorio, por lo que no ha cumplido con la regla exigida en el numeral 2) del art. 258 del Código de Procedimiento Civil, en vista de advertirse que ninguna de las causales descritas en el art. 253 del mismo cuerpo legal hayan sido fundamentadas.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos no es posible que se haya recurrido en el fondo cuando el Auto de Vista es anulatorio, no pudiendo abrirse la competencia del Tribunal Supremo para atender el mismo, correspondiendo resolver conforme dispone los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 140 a 144, interpuesto por Carolina Carrasco Pedriel en representación de Banco Sur S.A. en liquidación. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.