TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 307/2012

Sucre: 10 de septiembre de 2012

Expediente: CB-63-12-S

Partes: Hospital "Univalle" c/ Celia Fernández de Herbas.

Proceso: Cumplimiento de Obligación

Distrito: Cochabamba


VISTOS: El recurso de casación de fs. 193 a 196 interpuesto por Celia Fernández de Herbas, impugnando el Auto de Vista Nro. 28/2012, de fecha 23 de abril de 2012 de fs. 189 a 190, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, cursante de fs. 189 a 190, dentro del proceso ordinario de Cumplimiento de Obligación seguido por Hospital "Univalle" contra Celia Fernández de Herbas.

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, de fs. 17 a 18 el Hospital "Univalle", representado legalmente por Pablo Julio Campuzano Foronda, interpone demanda ordinaria de Cumplimiento de obligación contra Celia Fernández de Herbas, manifestando que mediante documento de contrato de garantía la demandada se comprometió a cancelar los gastos de atención médica, emergentes del accidente de Tránsito de Natividad Torrez Rasmucin, gastos que ascienden a la suma de Bs. 50.490.

Contestada la demanda por la demandada, opone excepciones previas de incompetencia, transacción y falsedad de documento, que luego fueron declaradas improbadas, asimismo plantea demanda reconvencional de nulidad de documento de Contrato de Garantía, la entidad demandante responde a la reconvención planteando excepciones perentorias de ilegalidad y falta de acción y derecho.

El Juez de Partido Noveno en lo Civil Comercial de Cochabamba, dicta Sentencia, de fecha 18 de enero de 2007, declarando Probada la demanda de fs. 17 a 18, improbadas las excepciones opuestas, improbada la demanda reconvencional, y probada la excepción perentoria de falta de acción y derecho opuesta por el demandante contra la demanda reconvencional.

Deducida la apelación interpuesta por la demandante la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dicta Auto de Vista Nro. 28/2012 de fecha 23 de abril de 2012, confirmando la Sentencia recurrida con costas.

Contra el Auto de Vista 28/2012, de fecha 23 de abril de 2012, la demandada ahora recurrente, interpone recurso de casación cursante de fs. 193 a 196, pidiendo que se declare procedente su recurso en el fondo y en la forma

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACÍON:

Que, Celia Fernández de Herbas, interpone el recurso de casación en la forma y en el fondo contra el contra el Auto de Vista Nro. 28/2012 de fecha 23 de abril de 2012 de fojas 193 a 196 fundado en los siguientes aspectos:

La Recurrente, indica que el Auto de Vista Nro.28/2012 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, no le ha hecho justicia por que, lo que pretendía era la nulidad del documento de garantía, manifiesta que tampoco ella autorizó ninguna intervención a Natividad Tórrez.

Cuestiona que el reconocimiento de firmas del documento de garantía, se hubiera realizado a través de una medida preparatoria vía judicial, cuando debía realizarse mediante Notario de Fe Pública y en todo caso correspondería un proceso ejecutivo y no la acción de cumplimiento de obligación.

Sin explicar en qué consisten las infracciones cita artículos del Estatuto y Reglamento del Colegio Médico de Bolivia, finalmente pide declarar nulo y retornar hasta el vicio más antiguo; solicitando se declare infundado el Auto de Vista. Concluye solicitando se declarare procedente en la forma y en el fondo su recurso.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCÍON:

Tomando en cuenta que el recurso de casación ha sido presentado sin la técnica recursiva necesaria, sin especificar que infracciones se acusan en el fondo y que otras en la forma, es conveniente puntualizar:

Que, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo o en la forma, o ambos, debiendo contener los requisitos enumerados en el Art. 258 del Código de Procedimiento Civil; además debe fundamentarse por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en que consiste la infracción que se acusa.

Al respecto la uniforme jurisprudencia sentada por la Corte Suprema de Justicia, señaló en reiteradas oportunidades que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que es concedido para invalidar una sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo o por errores in iudicando, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del adjetivo civil, siendo su finalidad la casación del Auto de vista recurrido y la emisión de una nueva resolución, unificando la jurisprudencia e interpretación de las normas jurídicas o creando nueva jurisprudencia; en tanto que si se plantea en la forma o por errores in procedendo, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley.

En mérito a las características que hacen a uno y otro recurso, la resolución de cada uno también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del conflicto, cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Por ello al margen de exponer los motivos en que se funda tanto el recurso de casación en la forma como en el fondo, es deber del recurrente concretar su pretensión recursiva en forma congruente con el recurso que deduce.

En el caso que nos ocupa la recurrente plantea recurso de casación sin especificar cuáles son las infracciones en el fondo y cuales las infracciones en la forma, en la primera parte del recurso indica que lo que pretendía era la nulidad del documento de garantía, luego manifiesta que la presente acción debía ser ejecutiva y no ordinaria, continúa citando artículos del Estatuto y Reglamento del Colegio Médico, sin especificar que infracciones han cometido los Tribunales de Instancia, respecto a tales artículos. Luego al plantear el recurso en la forma hace referencia al contrato de garantía indicando que en el mismo hubiera error esencial, citando un Auto Supremo como jurisprudencia que no se aplica al presente caso, finalmente indica errores de derecho sobre las pruebas aportadas por la recurrente y no manifiesta en qué consisten esos errores y que pruebas son las que objeta.

Por lo que, se concluye que las pretensiones de la recurrente son oscuras, contradictorias, sin fundamento, carecen de la técnica recursiva necesaria y definitivamente el recurso planteado no cumple con los presupuestos legales establecidos en el Art 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil

Que, en el caso de Autos, la recurrente al terminar su recurso nos pide declarar nulo hasta el vicio más antiguo e infundado el Auto de Vista y al mismo tiempo declarar procedente su recurso, sin tener en cuenta las formas de resolución establecidas en el Art 271 del Código de Procedimiento Civil, al que debe sujetarse su petición, aspecto que imposibilita a este Tribunal aperturar su competencia.

Por las razones expuestas, el recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por la recurrente resulta a todas luces improcedente.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 Num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Celia Fernández de Herbas. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Duran.